De la Guerra Civil Española al exilio: discurso, propaganda y reflexión a través de la revista Nuestra Bandera (5)

V – Grandes esperanzas: Francia y la clandestinidad española

Tras la liberación del pueblo francés, muchos de los dirigentes del Partido Comunista, exiliados en Hispanoamérica y la Unión Soviética, se trasladaron al país galo, donde restablecieron de nuevo la dirección del partido. Se instalaron en Toulouse, ciudad en la que residían numerosos españoles desterrados, y retomaron la publicación de Nuestra Bandera(20). Allí surgió en el mes de enero el primer número de una nueva y controvertida etapa francesa, en la que brilló, como en el caso de otras muchas publicaciones del exilio español, la esperanza de un cercano retorno a España. Buen ejemplo de ello es el escrito con el que se inicia la etapa, « Carta abierta de la Delegación del Comité Central a los miembros del Partido, simpatizantes y a todos los antifranquistas en general », donde leemos diversas actuaciones protagonizadas por españoles que vivían bajo el franquismo:

«Pero aún hay otros episodios de lucha acaecidos en la primera quincena de noviembre. En Campamento (Carabanchel), en el cuartel de Carros de Combate, los mandos falangistas formaron la tropa y pidieron voluntarios para ir a luchar con las fuerzas de represión contra los guerrilleros. A pesar de los ruegos y las amenazas, ni un solo soldado salió para ir a luchar contra los guerrilleros. Tres días más tarde, volvieron a formar los soldados, esta vez con más aparato y coacción, insultándoles y amenazándoles con fusilamientos, con el mismo resultado negativo […]».(21)

También podemos apreciar que otros temas cruciales, como la necesidad de la unidad, siguen presentes con el paso de los años:

«A la vez que imprimir un carácter más combativo a Unión Nacional, barriendo las influenciad de la pasividad, hay que conseguir atraer a la Junta Suprema y a los organismos de Unión Nacional una mayor representación de las fuerzas republicanas, socialistas y cenetistas . Todos los republicanos sinceros deben ocupar su puesto en el movimiento de Unión Nacional y estar representados en la Junta Suprema. Con este fin, la Junta Suprema debe proceder -y en parte lo está haciendo ya- a su ampliación y organización. Las exigencias de la lucha reclaman estas medidas, con las cuales la Junta se pondrá en condiciones de rellenar más plenamente y a fondo su papel de organizadora y dirigente de la lucha»(22)

Y que la vertiente reflexiva persistió junto a la propagandística:

«LOS COMUNISTAS TENEMOS QUE ROMPER RÁPIDAMENTE, EN DÍAS, EN SEMANAS, LA ATMÓSFERA DE PASIBIDAD QUE RETARDA AÚN EL DESENCADENAMIENTO DE LA REBELDÍA POPULAR Y PATRIÓTICA EN ACCIONES DE MASAS, EN LUCHAS DE TODO GÉNERO CONTRA FRANCO Y FALANGE. Para ello debemos enjuiciar con toda claridad la situación, y examinar con una mirada autocrítica nuestros éxitos y debilidades.[…]»(23)

En este nuevo ciclo, dividido entre Toulouse y París, tuvo diferentes sedes en las dos ciudades francesas. A pesar de ello, conservó idéntico subtítulo, formato, estructura, frecuencia, colaboradores, etc., a los que había mostrado desde 1938. Apenas notamos un leve cambio, en el formato de la portada, a partir del cuarto número de 1946, momento en el que desaparecen las fotografías que antes habían ilustrado la revista, así como la bandera ondeante con el símbolo del comunismo que había permanecido desde su inicio.

Una de las ausencias más destacadas es la información acerca de la composición de su equipo de redacción, que creemos que fue prácticamente la misma que en México dado que su anterior director se trasladó también por las mismas fechas a Francia.

En Toulouse fue impresa en una editora homónima y, desde su traslado a la capital francesa, por Ediciones Nuestro Pueblo.

Este nuevo ciclo duró cinco años, pereciendo probablemente con el número de Mayo de 1950. Su desaparición iría de la mano del crecimiento y supervivencia de las impresoras clandestinas de la revista, o de publicaciones homónimas, que se produjeron a partir de 1943 aproximadamente en Madrid, Valencia y Alicante. En ocasiones se conservó el formato y subtítulo de la edición iniciada en 1938 y en otros, como en la edición madrileña publicada entre 1944 y 1945, ostentó diferente subtitulado y formato. Pasó a subtitularse « Revista política de Combate » y apareció mecanografiada, con un escaso número de páginas y exenta de toda información acerca de sus directores, impresores, etc.

ImagenPrimera página de un número clandestino publicado en Madrid en Diciembre de 1944.

A partir de 1952 surgió con el subtítulo « Revista de educación ideológica del Partido Comunista de España » y perfeccionando el formato anterior, perdurando hasta la caída del Régimen Franquista.

En las últimas décadas del siglo XX logró unificarse en una sola publicación, que en la actualidad sobrevive, bajo el título Utopías/Nuestra Bandera.

A modo de conclusión, indicaremos que la longevidad de esta publicación nos lleva a ver la importancia que de la prensa en los tiempos de guerra, conflicto que tras la derrota se convirtió en un exilio que les empujaba a seguir luchando. Ellos eran conscientes del valor de este medio de comunicación, como vimos en el número 3-4 de la revista en 1938, donde Esteban Vega dejó claro que se trataba de una de las armas más valiosas para llegar a hasta la victoria:

«Ser políticamente ágiles, estar presentes en cada acontecimiento, reaccionar inmediatamente ante cada situación: he aquí las reglas y el lema para todos y cada uno de nuestros periódicos, especialmente ahora en que la Prensa como una consecuencia natural de la misma importancia de los acontecimientos, ha adquirido una influencia política y social como jamás la tuvo en nuestro país.
Ni el cinema ni la radio, ni el libro ni el folleto, con ser valiosos medios de expresión, llegan a la altura del periódico, de esas hojas impresas que cada día se colocan ante el lector con su cargamento de noticias, con informaciones políticas, económicas y culturales, por medio de las cuales se influye, oriente y mueve a grandes masas, día tras día, tenazmente, en un sentido determinado.
Utilizar ampliamente esta arma gigantesca para hacer llegar a las entrañas del pueblo la justa política del Partido para aumentar el entusiasmo y la energía creadora de todos los antifascistas, para vences las mayores dificultades y colocarnos en condiciones de aplastar al fascismo, debe ser la mayor preocupación de cada uno de nuestros periodistas».(24)

Además, sabían que se trataba de un efectivo medio de propaganda desde el que difundir las ideas de partido, en el que había que creer y en el que debían trabajar para que creciera:

«En este sentido se ha conseguido desde la Conferencia de la Prensa hasta hoy, eliminar muchos errores y deficiencias, pero aún nuestros periódicos en su conjunto no han llegado a la altura que las circunstancias exigen de ellos. Esto ha ocurrido porque en muchos casos los camaradas no conceden la importancia necesaria a la Prensa como elemento difusor de nuestra política, como propagandista, como agitadora y educadora. Comprender en todo su significado esta importancia política de la Prensa significa que cada Comité del Partido cuide a sus periódicos con el mayor cariño, ya que ellos son el mejor vehículo que les permite ponerse en relación diaria con los militantes del Partido y con millares de antifascistas de todas las tendencias».(25)

Y, como se apunta en este y otros muchos textos, nunca dejaron de poner de relieve que la disparidad ideológica con la que convivían era la que minaba desde dentro el proyecto republicano.

Fueron siempre fieles a sus deseos de mejorar las diferentes publicaciones del PCE porque pensaban que se trataba de un esencial medio de comunicación; creyeron siempre que debían continuar con su lucha y seguir difundiendo sus ideas; nunca dejaron de invitar a todos los partidos a la unidad para lograr la caída del Régimen Franquista, etc. Iniciaron en 1937 una larga andadura que continuaron durante décadas, bien en el destierro, bien desde la clandestinidad. Avivaron sus ansias de retorno a través de una publicación que, mientras los principales colaboradores que la iniciaron estuvieron bajo su mando, no mostró en ningún momento un ápice de flaqueza, algún signo de abandono o ganas de doblegarse ante las circunstancias.

Por otro lado, recuperar esta revista, su intensa y prolongada vida, valorar su continuidad durante décadas experimentando durante años la penuria de la guerra, el destierro y la clandestinidad; observar cómo cambia de formato y de consejo adaptándose a circunstancias como la escasez económica o la dispersión de sus antiguos componentes, etc., nos lleva a rescatar un interesante y olvidado caso. No sólo luchó durante la guerra por sus ideas y por sobrevivir publicando las ideas en las que creía, intentó servir a unas ideas y a un país desde el destierro con el deseo de unir a los españoles por una causa que muchos daban por perdida. Fue capaz de subsistir durante décadas en la clandestinidad que el Franquismo imponía y, tras la caída del Régimen, se recompuso tras renovarse, conservando su histórico y valioso nombre.

Notas:

20 LILLO, Natacha, «El PCE en Francia: relaciones con el PCF y evolución (1945-1975)», in Historia del PCE. Congreso 1920-1977, Vol. I, Oviedo, Fundación de Investigaciones Marxistas, Universidad de Oviedo, coord. Manuel Bueno, Carmen García, José Hinojosa., 2007, p. 85.

21 «Carta abierta de la Delegación del Comité Central a los miembros del Partido, simpatizantes y a todos los antifranquistas en general», Nuestra Bandera, nº 1 de 1945, pp. 12-13.

22 Ibid, pp. 20-21.

23 Ibid, p. 3

24 VEGA, Esteban, «La prensa del Partido», Nuestra Bandera, nº 3-4, 1938, p. 1.

25 Ibid, p. 86.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s