En memoria de María Oktyabrskaya

Imagen

En la cultura popular surgió la historia de Batman, es decir, el “hombre-murciélago”, que junto con superhéroes como Superman combatían el crimen. Batman sería sólo otro superhéroe de “La Liga de la Justicia”, no era un caso especial, él no tenía “superpoderes”, aunque el héroe mítico tenía otro tipo de “superpoder” que, a diferencia de los demás héroes, existe en la vida real, el dinero. El multimillonario Batman, utilizaba sus recursos económicos para luchar contra el crimen, construyendo para ello un automóvil con las mejores armas, el Batmóvil. Lo que pocos saben, sin embargo, es que en realidad existió un héroe con ese perfil en la vida real, o para ser más exactos, una heroína con este perfil, María Vasilyevna Oktyabrskaya.

María Garagulya nació en el Imperio Ruso en 1902, en el pueblo de Kiyat, ahora ubicado en Ucrania. Ucraniana, María vivió en Sebastopol, en Djankoy y luego en Simferopol, teniendo un hermano y una hermana. A mediados de los años 30, la familia de María fue des-kulakizada siendo trasladada a los Montes Urales, la frontera que separa la Rusia europea de la Rusia asiática. Después de haber completado sus estudios, María consiguió trabajo como telefonista en los Urales, donde conoció a su marido, el Comisario coronel Ilya Fyodotovich Oktyabrsk, cuyo nombre significa “de Octubre”, convirtiéndose así en “Maria Oktyabrskaya”. Junto con su marido, se trasladó a Kishnyov (Chisinau), en la República Socialista Soviética de Moldavia, un país miembro de la Unión Soviética, a causa de la profesión militar de éste. Estando cerca de la frontera con Alemania, una vez que ya no existía Polonia, el esposo de María fue una de las primeras víctimas de los nazis en la Operación Barbarroja. Un telegrama le informó de que su marido había muerto “valientemente en la batalla en Ucrania”. A razón de eso, ella y sus familiares fueron evacuados a Tomsk, donde trabajó en una fábrica.

La muerte de su esposo fue un golpe muy duro para la telefonista soviética, tanto que decidió alistarse en el Ejército Rojo para luchar contra los fascistas. El intento de María, sin embargo, fue inútil, ya que fue descartada por cuestión de edad, era mayor de 40 años. Pero María no se dio por vencida, se arriesgó a llevar a cabo una aventura inusual. Se dedicó a trabajar muy duro, día y noche, para recaudar todo el dinero que pudiera, ya que en el socialismo se trabajaba bajo el principio de “a cada cual según su capacidad”. Después de conseguir una suma considerable, María vendió todo lo que tenía en casa, todo lo que pudo, cubiertos de plata, mesas, sillas, anillos, camisetas, todo fue vendido por la operaria soviética, llegando a recaudar cerca de 50 mil rublos por todas las ventas y el dinero conseguido con su trabajo, entonces decidió depositar esta cantidad en el banco nacional soviético y escribir una carta al entonces Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la Unión Soviética, el comandante y el veterano revolucionario Iosif Stalin:

Moscú, Kremlin. Dirigida al Comité Estatal de Defensa. Al Comandante Supremo:
03 de marzo 1946

Querido Iósif Vissaryonovitch! En su lucha por la patria cayó mi marido, el comisario y coronel Ilya Fyodovitch Oktyabrsk. A causa de su muerte, de la muerte de los soviéticos, torturados por los bárbaros fascistas, quiero luchar contra los perros fascistas, y para eso deposité en el banco estatal todo lo que tenía para la construcción de un tanque, 50 mil rublos. Pido que el tanque se llame “Amiga luchadora” y se me lleve al frente en condición de conductora de este tanque. Tengo especialidades como chófer, puedo manejar una ametralladora muy bien, me presento para los tiradores de Voroshilov. Te envió un afectuoso saludo y el deseo de dar largos, largos años de miedo al enemigo por la gloria de nuestro país.

Maria Vasilyevna Otkyabrskaya, Tomsk, Berlinskogo, 31

Stalin respondió así:

Gracias, María Vasilyevna por tu preocupación por las fuerzas blindadas del Ejército Rojo. Sus deseos serán realizados. Reciba mis saludos.

Así, el 3 de mayo de 1943, María comenzó el curso de formación de tanquista, convirtiéndose en conductora. Ya en octubre de 1943, María “de Octubre” recibió su bautismo de fuego en el frente occidental, como sargento de Guardia Mecánica y conductora de un tanque T-34 llamado Boyevaya Podruga, es decir, “Amiga luchadora”, comandado por un teniente y teniendo a un radialista (especialista comunicación por radio) y un francotirador, un total de 4 tripulantes en la “Amiga luchadora”. Formando parte de una unidad de “Guardia”, título que promovía las unidades que mejor se destacaban en el combate, por eso recibieron el mejor equipo, el “Amiga luchadora” logró varios éxitos en el frente, llegando hasta Berlín. Este avance, sin embargo, no se materializó debido a un trágico suceso que se produjo en enero de 1944. Debido a que el tanque “Amiga luchadora” tenía un engranaje de la parte izquierda seriamente dañado por un proyectil enemigo, Maria Otkyabrskaya intentó, bajo el fuego enemigo, reparar el daño, el cual no fue posible por culpa de la detonación de una mina cercana, cuyos fragmentos le causaron heridas letales en su ojo. Siendo trasladada inmediatamente al hospital militar, María se sometió a una cirugía, y después fue llevada a otro hospital, donde recibió la Orden de la Guerra Patria de Primera Clase. Después de resistir durante varias semanas, en el mes de marzo, el coraje y la dedicación de María Otkyabrskaya, ejemplo para sus compatriotas y para todas las naciones amantes de la paz y la libertad, se conviertieron en un hecho legendario y María en historia, siendo enterrada con grandes honores militares y póstumamente galardonada con 2 órdenes de Lenin y con la mayor condecoración del país, la Medalla de la Estrella de Oro de Héroe de la Unión Soviética, por decreto del Presidium del Soviet Supremo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Imagen

Aunque su creadora había pasado a la eternidad, el “Amiga luchadora” continuó en acción, era algo más que un tanque, más un tanque con una historia de triunfos, incluso antes de que pasara a la acción en el plano militar. El “Amiga luchadora” alcanzó Könnisberg, actual Kaliningrado, siendo posteriormente destruida. A pesar de eso, otro “Amiga luchadora” fue construido en honor a su “mamá”, como llamaban a Mariya Otkyabrskaya. El segundo “Amiga” participó en la liberación de Minsk, el tercero participó en varios combates, y el cuarto “Amiga luchadora” acabó sus combates cerca Könnisberg .

El ejemplo de Mariya Oktyabrskaya fue notable en la historia militar. Muchos soviéticos hicieron donaciones para construir vehículos para defender a su país, incluyendo a un hombre de Asia Central que vendió todo lo que tenía para comprar un caza para la Fuerza Aérea Soviética. Pocos, sin embargo, fueron aquellos que solicitaron pilotar y luchar en el vehículo que ellos compraron. A principios de mayo de 1945, tanques T-34 entraron en Berlín, poniendo fin a la locura fascista que se apoderó del país, cuyo líder cobarde se suicidó para escapar al enjuiciamiento de su pueblo.

En un documental reciente, el aún vivo mariscal de los Cuerpos Blindados, Olyeg Losik, describió las hazañas de Mariya Oktyabrskaya, junto con la coronel Lyudmila Kalinina.

Fuentes: http://ru.wikipedia.org/wiki/%D0%9E%D0%BA%D1%82%D1%8F%D0%B1%D1%80%D1%8C%D1%81%D0%BA%D0%B0%D1%8F,_%D0%9C%D0%B0%D1%80%D0%B8%D1%8F_%D0%92%D0%B0%D1%81%D0%B8%D0%BB%D1%8C%D0%B5%D0%B2%D0%BD%D0%B0

Traducido por “Cultura Proletaria” de “A Página Vermelha”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s