“El concepto leninista de la propaganda y la agitación” A.Pankratova

Imagen

En todas las etapas de la lucha histórica del proletariado, por extirpar del mundo la explotación imperialista, luchando por el socialismo, la propaganda de las ideas del marxismo-leninismo tienen un papel extraordinario.

En los años 1890-1900, cuando la clase obrera de Rusia entró en la etapa de la historia con su gran lucha por la libertad, Vladimir Ilich, el gran Lenin, vio en el anuncio de la doctrina de Marx y Engels la tarea más importante de la socialdemocracia rusa . Lenin escribió entonces:

“Los socialdemócratas rusos lo ven como su tarea, en primer lugar, “propagar” la doctrina del socialismo científico, para difundir entre los trabajadores sólo los conceptos sobre el orden social y económico contemporáneo, en sus fundamentos y su desarrollo en las diversas clases”, “la sociedad rusa, sobre sus relaciones, sobre la lucha de estas clases entre sí sobre el papel de la clase obrera en esta lucha en su actitud hacia las clases, que degeneran y, los que se desarrollan, con el pasado y el futuro del capitalismo en la tarea histórica de la socialdemocracia y la clase obrera internacional de Rusia” (1).

De acuerdo con el contenido propagandístico, Lenin también define el contenido de la agitación.

Lenin dice que el propagandista debe dar un montón de ideas, que serán asimilados por algunas personas. El agitador, hablando sobre el mismo tema, debe dar a las masas una sola idea. Cuando, por ejemplo, el propagandista habla de desempleo, a los trabajadores se tiene que explicar la naturaleza de la crisis, la razón de su inevitabilidad en el mundo capitalista, describir la necesidad de convertir la sociedad capitalista en una sociedad socialista, etc. El agitador, al hablar de desempleo va de frente al problema, por ejemplo, el caso de una familia de trabajadores desempleados, hambrientos, y con este u otros ejemplos intentar de producir la indignación masiva contra el orden capitalista injusto, dejando la explicación completa de estos casos a los propagandistas.

Lenin demostró una vez más que no se puede separar el trabajo teórico de la labor de propaganda, agitación y organización. Por lo tanto, la agitación, se vincula con la teoría de forma práctica, organiza a las masas, les estimula a la acción, concentrándolos en torno a las consignas.

Lenin exigía, ya en 1800-1900, la liquidación de los métodos individuales en la organización del trabajo de propaganda, la concentración de toda la propaganda en el liderazgo de los comités del Partido, locales o regionales, así como la organización de viajes de los propagandistas a varias ciudades. Lenin señaló la necesidad de una educación sistemática de los cuadros de propagandistas y un continuo incremento de su nivel de educación.

Lenin dedicó especial atención a la cuidadosa selección de los propagandistas:

“Los propagandistas de hecho, desde el punto de vista de los principios y la capacidad son “muy pocos” (y para ser honestos, debemos estudiar y demostrar desde la experiencia adquirida y duradera), es necesario especializar a estos hombres, que se ocupen por completo de esa labor y cuidarlos” (2).

En todas las etapas de la revolución, Lenin insistió en la necesidad de vincular estrechamente el “aprendizaje sistemático de las verdades del marxismo” haciéndolo visible en sus enseñanzas para la lucha revolucionaria de las masas.

Lenin exigió estar los propagandistas del partido siempre con las masas, pero nunca marchar a la zaga de ellas.

El ejemplo de Lenin como propagandista

El concepto de la propaganda leninista y la agitación se vuelve más claro con el análisis de la experiencia personal de Lenin como propagandista y agitador. Y Lenin fue un gran maestro, en la circulación de la ideas sobre la propaganda y la agitación de los bolcheviques. Su estilo de la propaganda se caracteriza, sobre todo, en la inmensa fuerza de convicción en la verdad de la causa comunista. Al propagar el marxismo, Lenin desarrolló y enriqueció las tesis brillantes del marxismo a través de nuevas experiencias de la lucha de clases. Cada palabra de la propaganda de Lenin estaba imbuida de amor ardiente y odio irreductible a los trabajadores contra los explotadores.

Desde su juventud, Lenin estudió las obras de Marx y Engels y leído muchas veces, profundamente convencido de la rectitud de su gran ideología.

Lenin creía que el conocimiento profundo de la materia objeto de la propaganda, era su primer objetivo. Lenin sabía que no sólo las obras de Marx y Engels, cuyas ideas ya estaban muy extendidas en 1890, contribuían al comprender la ciencia, en general provenían de una cultura profunda y de más amplios conocimientos. Llegó a dominar la economía política, filosofía, historia, derecho, había estudiado algunos idiomas extranjeros, y leer autores extranjeros en el texto original.

La particularidad de Lenin como propagandista era su maravillosa capacidad de hacer comprensible y adecuada al nivel de las masas la teoría marxista, sino también convertirla en una guía para la acción.

Notas:
¹ VI Lenin – Obras completas, p. 178 y 179, tomo II, edición rusa, Moscú.

² Obras Completas, pág. 185, tomo V de la edición rusa, Moscú.

Traducido por “Cultura Prolertaria” de la página “A Verdade.org.br”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s