La perspectiva

ImagenAntón Makarenko

El verdadero estímulo de la vida humana es el mañana dichoso. En la técnica pedagógica, esa alegria de mañana constituye uno de los objetos más importantes del trabajo. Debe comenzarse por organizar Ia propia alegría, hacerla aflorar a Ia vida y presentarla como una realidad. Después hay que transformar insistentemente tipos mas sencillos de alegría en otros más complejos y de mayor importancia humana. En todo esto existe una línea interesante: desde Ia satisfacción primitiva más simple basta el más profundo sentimiento del deber.

Lo más importante que acostumbramos a valorar en el hombre son su fuerza y su belleza. Una y otra se determinan exclusivamente de acuerdo con la actitud que mantiene hacia la perspectiva. La persona que determina su conducta basándose en el futuro más inmediato es Ia más debil. Si se contenta únicamente con su propia perspectiva, aunque sea lejana, puede parecernos fuerte, pero no suscita en nosotros sensación de belleza personal y valor auténtico. Cuanto más amplia es la colectividad, cuyas perspectivas son también para el hombre las suyas personales, tanto más bella y sublime es Ia persona.

Educar a una persona significa acostumbrarle a tener miras futuras. La metodología de este trabajo reside en trazar nuevas perspectivas, en utilizar las ya existentes y en plantear paulatinamente otras más valiosas.

Se puede comenzar también por una buena comida y Ia asistencia a una sesión de circo; pero también hay que hacer aflorar a Ia vida, ampliar gradualmente las perspectivas de toda Ia colectividad y elevarlas al nivel de las de toda Ia Unión Soviética.

Los fracasos de muchas instituciones infantiles, de casas y colonias de niños dependen de Ia debilidad e incertidumbre de sus perspectivas. Incluso establecimientos infantiles, bien dotados de todo, si no organizan esto no conseguirán buen trabajo ni tendrán disciplina.

La perspectiva inmediata

A una colectividad infantil, todavía incapacitada de orientar sus anhelos e intereses a largo plazo, el mañana tiene que parecerle forzosamente mejor que el presente. Cuanto mayor es Ia edad de los que Ia integran, tanto más se desplaza el límite forzoso de Ia perspectiva más optimista y cercana. Para un joven de 15 ó 16 anos, el futuro inmediato ya no puede tener una importancia tan grande como para un adolescente de 12 ó 13 anos. Es frecuente que a una persona mayor le baste con Ia perspectiva aún lejana, todo depende del grado de conciencia y desarrollo político de dicho individuo.

Una de las tareas más esenciales en el desarrollo de nuestro proceso educativo es pasar del logro de satisfacciones más inmediatas a la obtención de satisfacciones mas alejadas. Pero, en cuanto al porvenir, esta tarea es todavía insuficiente y, en principio, no diferencia en nada a nuestra pedagogía de la burguesa. Nuestro trabajo con vistas al futuro reside también en que todos nosotros inculquemos líneas colectivas de afanes y no sólo de tipo individual. El individuo en el que predomina Ia perspectiva colectiva sobre la personal es ya una persona de tipo soviético.

Nuestra misión reside, por último, en armonizar las Iíneas de las perspectivas individuales y colectivas de forma que a nuestros educandos (estudiantes) no les invada ninguna sensación contradictoria entre ellas.

Debido a esta complejidad, el trabajo en esta esfera adquiere suma trascendencia, convirtiéndose en el más importante en el terreno de la educación propiamente dicha.

El planteamiento de perspectivas inmediatas debe empezarse, por supuesto, definiendo las orientaciones personales. La primera fase de este trabajo es forzosamente necesaria en toda institución bien ordenada. Locales y aulas bien equipados, habitaciones bien acondicionadas, comida satisfactoria, cama limpia, plena protección del niño contra Ia arbitrariedad y el despotisrno de los mayores, tono amable y sencillo en las relaciones; tal es el mínimo espectativo necesario, sin el cual es realmente difícil imaginarse un atinado trabajo educacional.

Y, sin embargo, no debemos perder de vista el hecho de que hay chicos en los que ya son habituales costumbres relacionadas con metas próximas de otro tipo: demostrar su fuerza sobre los camaradas más débiles, hacer objeto de manifiesta grosería a las chicas, contar un chiste de mal gusto; también las adquisiciones materiales por Ia vía del robo y Ia bebida constituyen así mismo afanes sobre Ia linea de un propósito inmediato. Para estos muchachos, Ia vida ordenada de un establecimiento infantil no es a menudo tan atractiva como para que sus ambiciones dentro de las condiciones habituales puedan olvidarse. Claro que también dentro de las condiciones de vida mas confortables se puede jugar a la baraja, beber y mofarse de otros.

Esta es la razón por Ia que en una colectividad joven podrá haber siempre lucha entre las líneas de perspectivas caducas y las nuevas. En esta época es precisamente cuando hay que prestar mayor atención a plantear el futuro inmediato. El cine, los conciertos, veladas, trabajos de los círculos de interés, lecturas colectivas y actividades de aficionados al arte, paseos y excursiones deben desplazar a los tipos primitivos del pasatiempo “agradable”.

Y no obstante, sería un gran error estructurar el futuro inmediato ateniéndose solamente al principio de lo que nos es grato: incluso si en esto grato hay elementos de utilidad. Por este camino imbuiremos en los chicos un epicureísmo absolutamente inadmisible.

El futuro inrnediato debe estructurarse desde los primeros días con arreglo a un plan colectivo. La mayor parte de los pequeños se distinguen siempre por su actividad, por un amor propio demasiado ostensible, por el afán de destacar del resto de sus compañeros, por un anhelo de predominio.

Precisamente en estas facetas dinámicas del carácter es en las que hay que apoyarse para dirigir los intereses de los educandos hacia el logro de las satisfacciones mas elevadas.

Las miras futuras tienen una interesante particularidad. Atraen Ia atención de Ia persona por su aspecto general de satisfacción, pero esta todavía no existe. A medida que se progresa hacia ella surgen nuevos planes para el mañana, tanto más atractivos cuanto mayores sean los esfuerzos empeñados para salvar los diferentes obstáculos.

Hay que facilitar el que los niños ansíen el logro de satisfacciones que exigen cierta aportación de trabajo. Si el patio está sucio surge Ia idea natural de que sería necesario tender un caminito y,entonces, se pasará con agrado por dicho patio; pero cuando comienzan los trabajos para hacer este paseito, surge un nuevo ideal: hacer el caminito más amplio y mejor. Comienza entonces un trabajo muy complicado que exige mayores esfuerzos. Grupos enteros de chicos se suman a esta labor que Ies lleva varios dias. En este caso el educador puede observar cómo el sencillo propósito inicial de un caminito cómodo cambia por otro mas valioso, de cumplir esta tarea laboral en Ia mejor forma.

Si a los chicos se Ies propone Ia construcción de una pista de patinaje es indudable que emprenderán el trabajo con ardor, atraídos por Ia simple y pobre perspectiva de distraerse. Pero en el proceso del trabajo, cuando surjan distintas tareas interesantes, como la estufa para calentarse, los bancos, el alumbrado, etc., esta perspectiva regocijante irá sustituyéndose paulatinamente por un aspecto
más valioso de afanes y de éxito laboral. Y esto Io experimentaran todos. En el proceso de este trabajo, en algunos chicos surgirán orientaciones adicionales de perspectiva inmediata: hallazgos de tipo organizativo, esfuerzos de preceptor.

Cuando Ia colectividad se funde en una familia monolítica, Ia sola idea del trabajo colectivo entusiasma como agradable perspectiva inmediata.

Una de las tareas mas importantes en Ia dirección de un establecimiento infantil es organizar este porvenir inmediato, o sea, saber suscitar el afán general por el mañana, pletórico de esfuerzo y éxitos colectivos. En este sentido pueden encontrarse muchas posibilidades especialmente en el trabajo escolar y en Ia producción. El trabajo en el taller no debe constituir una cadena de operaciones iguales y tediosas. Ante cada taller, ante cada grupo de máquinas debe haber siempre una tarea de honor que arrastre a todos por Ia importancia que tiene en el proceso de desarrollo de Ia institución, por su interés técnico, por el provecho directo que aporta en Ia asimilación de hábitos de trabajo de cada educando. Si en Ia institución se crea este estado de ánimo, los educandos se levantarán por la mañana obsesionados por la alegre perspectiva que les brinda el dia de hoy.

Hay que hacer que los planes de producción, las dificultades que surjan en el proceso productivo los conozca toda Ia colectividad, organizando para ello Ia emulación socialista. Aún en el caso de que Ia producción esté todavía deficientemente regulada, de que haya pocas máquinas y malas herramientas, a pesar de todo eso, Ia colectividad debe ser movilizada a Ia lucha por una mejor labor de producción. Debe saber qué máquinas y dónde se compran, cuándo serán recibidas, dónde serán instaladas…

Exactamente igual hay que plantear miras con vistas al futuro en Ia escuela y en el club. El educando que ha estudiado bien su lección se despierta siempre con una perspectiva radiante. Por eso es importante ayudarlo a que asimile ésta. Con el mismo pensamiento venturoso en el mañana vive también el que participa en Ia obra teatral del circulo dramático y el miembro de Ia redacción, si el periódico ha sido bien confeccionado.

La vida de Ia colectividad debe ser pletórica en dicha, precisamente en este sentido. Pero no por el placer de Ia distracción simple y del regocijo que puede lograr ahora, inmediatamente, sino por el deleite que le brindan los esfuerzos Iaborales y los éxitos del mañana.

La labor organizadora del futuro inmediato debe realizarse regularmente y bajo las formas mas diversas. Este trabajo es muy fácil e interesante y no requiere habilidades especiales. Basta, por ejemplo, anunciar que dentro de dos semanas se celebrará un encuentro de fútbol entre el equipo de dicha institución y cualquier otro equipo de las inmediaciones para que Ia colectividad se sienta invadida de optimismo por esta perspectiva.

Se sobreentiende que el juego referente a proyectos futuros sólo será real si ustedes se preocupan verdaderamente de Ia colectividad, si verdaderamente se esfuerzan por que su vida sea más radiante, si no la engañan ofreciéndole planes seductores que más tarde resultan irrealizables. Cualquier alegría, incluso Ia más pequeña, prometida a Ia colectividad hará que ésta sea más fuerte, monolítica y animosa. A veces también es necesario plantearle una tarea dura y honrosa y, otras, se precisa proporcionarle Ia mas simple satisfacción infantil anunciándole, por ejemplo, que dentro de una semana se dara helado de postre.

La perspectiva intermedia

La perspectiva intermedia no es más que un acontecimiento colectivo un poco alejado en el tiempo. Es algo absolutamente necesario. Incluso Ia persona mayor prevé siempre, con cierta antelación, una suma de acontecimientos más o menos agradables: vacaciones, viaje a un balneario, ascenso en el cargo y, con mayor motivo, esto es más necesario para los niños.

Estos acontecimientos no deben prodigarse demasiado. En octubre de 1935, en Ia comuna Dzerzhinski se dijo Io siguiente: ustedes son una de las mejores instituciones. El Primero de Mayo de 1936 Ia comuna irá a Kiev, donde saludará a nuestro Gobierno, participando en Ia manifestación cívica de esta ciudad.

ImagenMakarenko entre los miembros de la comuna F. Dzerzhinski

La dirección de Ia comuna concedió Ia debida importancia a este acontecimiento. El Primero de Mayo de 1936 debía ser para Ia colectividad una fiesta grande y dichosa, para Ia que todos debían prepararse con mucha antelación, y cada comunero debía tenerlo muy presente.

Este viaje del Primero de Mayo sólo puede ser provechoso en el aspecto educativo si se deja sentir durante todo el invierno, cada día laboral de Ia colectividad, vigorizando y embelleciendo toda perspectiva inmediata.

Como fines intermedios pueden figurar: participación en las manifestaciones festivas y campañas de todo el pueblo, celebración de fechas revolucionarias, del aniversario de la fundación del establecimiento infantil y de los cumpleaños del padrino de honor, cuyo nombre lleva la institución, comienzo y terminación del año docente, fiesta con motivo de Ia graduación, el logro del primer puesto por Ia institución, inauguración de un nuevo taller, cumplimiento del plan de producción proyectado, así como el comienzo de las vacaciones veraniegas.

El futuro intermedio sólo tendra importancia si los grupos se preparan con mucha antelación para estas fechas, si a ellas se les concede una significación especial, si a su contenido fundamental se Ie suman los temas más diversos, rendición de cuentas y gestiones de grupos y comisiones, recepción de invitados, actos para entrega de premios, inauguración de locales y puesta en servicio de nuevas herramientas y publicidad de los resultados de Ia emulación anual.

La preparación para semejante día (que no deben ser más de dos o tres al año) al principio sólo debe notarse en forma de pensamiento colectivo, charlas y consideraciones. Mucho antes de Ia fiesta hay que organizar Ia elección de las distintas comisiones, incluyendo en ellas el mayor numero posible de educandos. Estas comisiones deben rendir cuentas más a menudo ante Ia asamblea general. Será de utilidad si con motivo de Ia celebración de esta fiesta surgen en Ia colectividad dos proyectos y toda ella se ocupa de dilucidar cuál es el mejor.

Las vacaciones estivales deben constituir un acontecimiento especialmente agradable, ansiosamente esperado largo tiempo; deben entenderse no sólo como una época de descanso, sino, ante todo, como una perspectiva seductora para los educandos. La privación del permiso a los educandos no sólo es perjudicial porque les priva del descanso, sino precisamente porque les arrebata una gozosa ilusión.

Las vacaciones de verano deben estar a tono con los méritos de la colectividad y el desarrollo de la producción, con Ia organización de su vida y del trabajo cultural. Cuanto más importantes son las realizaciones de Ia colectividad en su trabajo, cuanto mayores sean los progresos de organización y disciplina, tanto mejor será el descanso que se le conceda. Cada colectividad debe tender a que sus
méritos sean tan importantes y unánimes que le hagan en su conjunto merecedora de que sus vacaciones transcurran en las mejores condiciones. El descanso ideal para Ia colectividad es un campamento cercano a un río, lago o al mar.

La preparación del campamento, su equipamiento, organización del comedor, áreas deportivas, entrevistas y confección del plan cultural y deportivo, todo esto debe movilizar de antemano a la colectividad.

La perspectiva lejana

A pesar de que Ia permanencia de cada educando en Ia institución es temporal, de que tarde o temprano la abandonará, el futuro del establecimiento infantil, su vida más plena y más rica culturalmente deben figurar siempre ante Ia colectividad como meta importante y sublime que ilumina muchos detalles de Ia vida presente. La experiencia ha demostrado que los chicos no muestran nunca indiferencia por el futuro lejano de su institución si se encuentran en ella a gusto y sienten cariño por ella.

Esta finalidad remota puede servir de acicate a los chicos para grandes trabajos y esfuerzos, puede constituir para ellos una perspectiva realmente radiante. Esta circunstancia se forma en el instinto natural de cada educando como miembro de Ia familia.

La colectividad de Ia institución es una gran familia y, por eso, Ia suerte futura de su institución nunca puede serle indiferente a cada miembro. Esta perspectiva tiene especial importancia si Ia institución no interrumpe sus relaciones con sus antiguos educandos, si mantiene correspondencia constante con ellos y los invita a pasar sus vacaciones con Ia colectividad.

La educación de esta perspectiva es una fase de mucha importancia para la amplia formación política, puesto que sirve de tránsito natural y práctico hacia una perspectiva más vasta, a la de toda nuestra Unión Soviética.

El futuro de la Unión Soviética, su progreso, es el grado supremo de la organización de las miras futuras; no sólo conocer de oídas este porvenir, no sólo hablar y leer de él, sino sentir con todas las fibras de su ser el movimiento de avance de nuestro país, su trabajo y sus éxitos. Los educandos de una institución infantil soviética deben saber quiénes son los amigos y los enemigos de su Patria y de qué parte le amenaza un peligro. Deben saber representarse su propia vida, ni más ni menos, que como una parte del presente y futuro de toda nuestra sociedad.

Para desarrollar estas miras Iejanas no basta con estudiar Ia URSS y su avance. Hay que mostrar a cada paso a los educandos que su trabajo y vida es parte del trabajo y Ia vida de la Unión. Hay que mostrarles los heroicos y gloriosos días de Ia vida soviética no sólo a través de los conocimientos, sino también de forma tangible, en la experiencia, en el trabajo y en el esfuerzo. Es muy importante que los niños vean películas revolucionarias, se Ies hable de los acontecimientos más relevantes de Ia Union Sovietica, comparándolos con los acontecimientos que tienen Iugar en Ia institución, invitar a que visiten Ia colectividad las personas más destacadas de Ia Unión Soviética para hablar con ellas, mantener correspondencia con otras colectividades de niños y mayores y con algunas personas por separado.

Sobre el fondo de tan alta perspectiva soviética siempre es fácil y cómodo trazar proyectos personales lejanos para los distintos educandos. En cuanto el alumno de un establecimiento infantil comienza sus estudios en Ia escuela y en Ia producción ya se siente interesado por su propio futuro. El saber coadyuvar a este porvenir constituye una de las tareas más importantes de cualquier institución infantil y, al propio tiempo, bastante difícil.

Extraído del libro “La colectividad y la educación de la personalidad” de A. Makarenko

Anuncios

Un pensamiento en “La perspectiva

  1. Pingback: La perspectiva | Ícaro e a Utopia Real

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s