La Guerra Ruso-Finesa

Guerra de Invierno

 

Al fortalecer sus fronteras occidentales, la Unión Soviética partía del principio de que, aunque la guerra había comenzado entre Estados imperialistas, la amenaza de una intervención anti-soviética, lejos de disminuir, aumentaba. Testigo de esto, bastante convincente, fueron los éxitos relacionados con el conflicto ruso-finés, en el invierno de 1939-1940.

Los círculos reaccionarios finlandeses, de acuerdo en transformar Finlandia en una plaza de armas anti-soviética del imperialismo internacional, amenazaban la seguridad de las fronteras noroccidentales de la URSS. No sólo rechazaron la propuesta de la URSS de firmar un pacto de asistencia mutua entre ambos países, sino que a finales de 1939, provocaron la guerra con la URSS.

El comienzo de las hostilidades entre la URSS y Finlandia fue recibido con gran entusiasmo por todos los impulsores de la intervención contra la URSS, que aspiraban aprovecharse de este conflicto para desencadenar la guerra anti-soviética. En el campo imperialista se levantó una ola de agitación antisoviética desenfrenada.

 

Stalin

 

Los círculos gobernantes anglo-franceses, estimulando a la camarilla militar finlandesa, abastecieron a Finlandia de armas e instrumentos de guerra y prepararon el envío de un cuerpo expedicionario de tropas para el frente ruso-finés. Chamberlain anunció el envío a Finlandia de 101 aviones, más de 200 tanques y cientos de miles de armas, municiones, bombas y minas antitanques. Daladier, a su vez, declaró que Francia había suministrado a Finlandia 175 aviones, cerca de 500 tanques, más de 5.000 armas de fuego, millones de proyectiles, granadas de mano y otro material de guerra. El mismo tipo de “ayuda” fue proporcionada por los EE.UU. a Finlandia. A principios de 1940, se preparaba el envío, a Finlandia, de cuerpos expedicionarios de 100.000 soldados ingleses y 50.000 franceses.

Gran Bretaña y Francia, encontrándose aún en guerra con Alemania, no emprendieron, sustancialmente, cualquier tipo de operaciones militares en su contra durante este período. En 1940, los Estados mayores, Inglés y Francés, se ocuparon de la elaboración de planes militares contra la URSS. Se preveía no sólo dar un golpe a la URSS por el lado de Finlandia, sino también atacarla desde el sur, el Cáucaso y el Mar Negro.

Pero el ejército soviético se encargó de echar por tierra todos estos planes. El 11 de febrero de 1940, las tropas soviéticas se lanzaron al asalto de las fortificaciones finlandesas que se habían levantado durante varios años y eran conocidas con el nombre de “línea Mannerhein”. Después de diecisiete días de combates, el 1 de marzo, la “línea Mannerheim” fue destrozada. Poco después, las tropas soviéticas tomaban la plaza Cyborg. Finlandia había sido derrotada. Por el tratado de paz con Finlandia, la URSS fortaleció la seguridad de Leningrado, que antes de la guerra estaba sólo a 32 km de la frontera y el ferrocarril de Murmansk.

 

Mannerheim-line

 

ACADEMIA DE CIENCIAS DE LA U.R.S.S.  Era del Socialismo (1917-1957 ). Traducción de Juan Alves dos Santos. Págs. 577-578, Editorial Grijalbo, LTD.  São Paulo – 1960.

 

 

Traducido por “Cultura Proletaria” de apaginavermelha.blogspot.com.es/

Anuncios

Un pensamiento en “La Guerra Ruso-Finesa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s