Archivos Mensuales: agosto 2014

Un poema de Lenin

lenin_oleo_brodski

 

Borrascoso año aquel.
Los Huracanes sobrevolaban el país entero.
Se desataban los nubarrones,
Sobre nosotros se precipitaba la tempestad, y el granizo y el trueno.
Heridas se abrían en los campos y en las aldeas bajo los golpes del azote terrestre.
Estallaban los rayos, los relámpagos redoblablan violencia.
El calor quemaba sin piedad, los pechos estaban oprimidos
Y el reflejo de los incendios alumbraba las tinieblas mudas de las noches sin estrellas.

Trastornados los elementos y los hombres,
Los corazones oprimidos por una inquietud oscura,
Jadeaban los pechos en la angustia,
Resecas las bocas se cerraban.
Mártires por millares han muerto en las tempestades sangrientas.
Pero no en vano han sufrido ellos lo que han sufrido y la corona de espinas.
En el reino de la mentira y de las tinieblas; por entre esclavos hipócritas
Ellos han pasado como las antorchas del porvenir.
Con trazo de fuego, con un trazo indeleble,
Ellos han grabado ante nosotros la vía del martirio,
Y en la carta de la vida han estampado el sello del oprobio
Sobre el yugo de la esclavitud y la vergüenza de las cadenas
El frío arrecia. Las hojas se marchitan y caen
Y cogidas por el viento se arremolinan en una danza macabra.
Viene el Otoño gris y pútrido,
Lagrimeante de lluvia, sepultado de barro negro.

Y para los hombres la vida se hizo detestable y opaca.
Vida y muerte les fueron igualmente insoportables,
Les rondaron sin tregua la cólera y la angustia.
Fríos y vacíos y oscuros sus corazones como sus hogares.
Y de pronto, ¡la Primavera! Primavera en pleno Otoño putrefacto,
La Primavera Roja descendió sobre nosotros, bella y luminosa,
Como un presente de los cielos al país triste y miserable,
Como una mensajera de la vida.

Una aurora escarlata como una mañana de mayo
Se levantó en el cielo empañado y triste;
El sol rojo, centelleante, con la espada de sus rayos
Perforó las nubes y se derruyó la mortaja de la bruma.

Como el fuego de un faro en el abismo del mundo,
Como la llama del sacrificio en el altar de la naturaleza,
Encendido para la eternidad por una mano desconocida,
Trajo hacia la luz a los pueblos adormecidos.

Rosas rojas nacieron de la sangre ardiente,
Flores de púrpura se abrieron,
Y sobre las tumbas olvidadas
Trenzaron coronas de gloria.

Tras el Carro de la Libertad,
Y blandiendo la Bandera Roja,
Fluían multitudes semejantes a ríos,
Como el despertar de las aguas con la primavera.

Los estandartes rojos palpitaban sobre el cortejo,
Se elevó el himno sagrado de la libertad
Y el pueblo cantó con lágrimas de amor
Una marcha fúnebre para sus mártires.

Era un pueblo jubiloso,
Su corazón desbordaba de esperanzas y de sueños,
Todos creían en la libertad que venía,
Todos, desde el sabio anciano hasta el adolescente.

Pero el despertar sigue siempre al sueño,
La realidad no tiene piedad,
Y a la beatitud de las ensoñaciones y de la embriaguez
Sigue la amarga decepción.

Las fuerzas de las tinieblas se agazapaban en las sombras
Reptando y silbando en el polvo. Esperaban.
Y repentinamente hundieron sus dientes y sus cuchillos
En las espaldas y los talones de los valientes.
Los enemigos del pueblo, con sus bocas sucias,

Bebían la sangre cálida y pura
Cuando los amigos inocentes de la libertad,
Agotados por penosas caminatas,
Fueron cogidos de sorpresa, soñolientos y desarmados.

Se esfumaron los días de luz,
Los reemplazó una serie interminable y maldita de días negros.
La luz de la libertad y el sol se extinguieron.
Una mirada de serpiente acecha en las tinieblas.

Los asesinatos crapulosos, los pogroms, el lodo de las denuncias,
Son proclamados actos de patriotismo,
Y el rebaño negro se regocija
Con un cinismo sin freno.

Salpicado con la sangre de las víctimas de la venganza,
Muertas de un pérfido golpe
Sin razón ni piedad,
Víctimas conocidas y desconocidas.

En medio de vapores de alcohol, maldiciendo, mostrando el puño,
Con botellas de vodka en las manos, multitudes de granujas

Corren, como tropel de bestias,
Haciendo sonar las monedas de la traición,
Y bailan una danza de apaches.

Pero Yemelia, el pobre idiota,
A quien las bombas han vuelto más tonto y asustadizo, tiembla como un ratón,
Y en su festón se pone con aplomo La insignia de los Cien Negros.

La risa lúgubre de los búhos y de las lechuzas
Resuena en la oscuridad de las noches, anunciando la muerte de la libertad y de la alegría,
Y un Invierno cruel, con la nieve tempestuosa,
Viene del reino de los hielos eternos.

Con sus nieves espesas, semejantes a una mortaja blanca,
El invierno ha vuelto al gran país.
Atando a la Primavera con cadenas de hielo,
El frío-verdugo ¡e ha dado muerte antes de tiempo.
Como manchas de barro, por aquí y por allá, aparecen
Las pequeñas islas negras de las aldeas miserables sepultadas bajo las nieves.

El hambre junto a la miseria y al frío pálido
Por doquiera se guarecen en las moradas apestosas.
A través de la llanura de nieve sin fin,
A través de las estepas, sin medida ni límite,
Donde en el verano el viento ardiente trae consigo un calor tórrido,
Aciagas borrascas de nieve van y vienen como blancos pájaros rapaces.
La tempestad aúlla como una bestia salvaje y de pelambre enmarañada,
Precipitándose sobre cuanto conserve una gota de vida,
Y vuela, con estrépito, como una terrible serpiente alada,
Para borrar de la faz de la tierra todo rastro de vida.

La tempestad doblega a los árboles, quiebra los bosques,
Amontona la nieve en las montañas heladas.
Los animales se han guarecido en sus cubiles.
Han desaparecido los senderos y el viajero es engullido sin dejar huella.

Magros lobos acuden, hambrientos,
Yerran sobre los pasos de la tempestad,
Feroces, la presa se arrebatan los unos a los otros,
Aúllan a la luna, y todo lo vivo tiembla de espanto.

La lechuza ríe, el lechy salvaje golpea las manos.
Ebrios, los demonios negros giran en torbellino
Y hacen chasquear los ávidos labios: olfatean ellos una gran matanza
Y esperan la señal sanguinolenta.
El hielo cubre todo, muerte en todas partes, todo yace yerto.
Toda vida pareciera esfumada,
Una fosa común el mundo entero, una fosa única.
Ni siquiera las sombras de la vida libre y luminosa.

Pero es aún temprano para que la noche triunfe sobre el día,
Para que la tumba celebre su fiesta de victoria sobre la vida …
Aún bajo cenizas se incuba la chispa.
La chispa que la vida reanimará con su soplo.

La flor de la libertad quebrada y deshonrada
Ha sido pisoteada y muerta está por siempre.
Los negros se regocijan al ver aterrado al mundo de la luz,
Pero en la tierra natal el fruto de esta flor ya espera en el subsuelo.

En las entrañas de la madre el grano milagroso
Misterioso se conserva e invisible;
Ha de ser alimentado por la tierra, se reanimará en la tierra,
Para renacer a una vida nueva.

Llevará el germen ardiente de la nueva libertad,
Fundirá la corteza de hielo, la resquebrajará,
Crecerá y -árbol gigante- iluminará el mundo con su follaje rojo,
El mundo entero surgirá a su luz, y bajo su sombra congregará a todos los pueblos.
¡A las armas, hermanos! ¡La felicidad está cercana! ¡Coraje! ¡Al combate! ¡Adelante!
¡Despertad vuestros espíritus! ¡Expulsad de vuestros corazones el miedo cobarde y servil!
¡Estrechad vuestras filas! ¡Todos unidos contra los tiranos y los amos!
¡La suerte de la victoria está en vuestras poderosas manos de trabajadores!
¡Coraje! ¡Este tiempo de desgracias pasará rápido!
¡Levantaos como uno solo contra los opresores de la libertad!
La Primavera llegará … se acerca … ya viene.
¡La roja libertad, tan bella, tan deseada, camina hacia nosotros!

Autocracia
Nacionalismo
Ortodoxia
Ya demostraron irrefutablemente sus altas virtudes:
En su nombre se nos golpeaba, se nos golpeaba, se nos golpeaba,
Hasta la sangre misma se castigaba a los mujiks,
Se les quebraban los dientes,
Se sepultaba a los hombres en los presidios, encadenados,
Se saqueaba, se asesinaba,
Para nuestro bien, según la ley,
Para la gloria del Zar y la salud del Imperio,
Los servidores del Zar daban de beber a los verdugos,
Con el vodka del Estado y la sangre del pueblo
Sus soldados regalaban a sus rapaces cuervos.

Se daba de beber a los ejecutores de las altas órdenes,
Se alimentaba a sus cuervos rapaces
Con los cadáveres aún tibios de los esclavos rebeldes
Y con los cadáveres dóciles de los esclavos más fieles.

Con una oración ardiente, los servidores de Cristo
Regaban de agua bendita un bosque de horcas.

¡Hurra! ¡Viva nuestro Zar!
¡Con su nudo corredizo bien jabonado y mejor bendecido!
¡Viva el esbirro del Zar,
Con su látigo, su sable y su fusil!

¡Soldados, ahogad vuestros remordimientos
En un pequeño vaso de vodka!
¡Disparad, valientes, sobre los niños y sobre las mujeres!
Matad el mayor número posible de vuestros hermanos para divertir al padrecito.

¡Y si tu propio padre cae bajo tus balas,
Que se ahogue en su sangre, vertida por la mano de Caín!
¡Embrutecido por el vodka del Zar,
Mata a tu propia madre, sin piedad!
¿A qué temes tú?
No es a los japoneses, a quienes tienes adelante.
No temes sino a tus prójimos, a tus propios familiares,
Y ellos están del todo desarmados.

Una orden se te da, valet del Zar.
¡Sé como antes una bestia de carga, esclavo eterno,
Enjuga tus lágrimas con tu manga
Y golpea el suelo con tu frente!

Oh, pueblo, fiel, feliz
Amado por el Zar hasta la muerte,
Soporta todo y obedece hasta la muerte …
¡Y fuego! ¡Látigo! … ¡Golpead … !
¡Dios: protege al pueblo,
Poderoso, majestuoso!

¡Que nuestro pueblo reine, haciendo sudar de miedo a los zares!

Con su tropa sin gloria Nuestro Zar está desencadenado,
Con su jauría de servidores despreciados
Los lacayos suyos se festejan
Sin lavar la sangre de sus manos.
¡Dios: protege al pueblo
Durante los días sombríos!
¡Y tú, pueblo, protege la Bandera Roja!

¡Opresión sin límite!
¡Azote de la policía!
¡Tribunales de sentencias súbitas
Como las salvas de las ametralladoras!
¡Castigos y fusilamientos,
Horrible bosque de horcas
Para castigar vuestras rebeldías!

Colmadas están las prisiones,
Los deportados sufren infinitudes,
Las salvas desgarran la noche,
Los buitres se han saciado.
El dolor y el duelo
Se extienden sobre el país natal.
¡Ni una familia ajena al sufrimiento!

Festeja con tus verdugos,
Déspota, tu banquete sangriento,
¡Roe, Vampiro, la carne del pueblo,
Con tus perros insaciables!

¡Siembra, Déspota, el fuego!
¡Monstruo, bebe nuestra sangre!
¡Levántate, Libertad!
¡Flamea, Bandera Roja!

¡Vengaos, castigad,
¡Torturadnos una última vez!
¡La hora del castigo está cercana!
Ya llega el tribunal. ¡Sabedlo!

¡Por la libertad
Iremos a la muerte, a la muerte,
Tomaremos el poder y la libertad,
Y la tierra será del pueblo!

¡En el combate desigual
Cayeron víctimas sin nombre!
Por el trabajo libre,
Sus miradas llamean de amenazas.

¡Repica hasta el cielo,
Eterno carillón del trabajo!
Golpea, martillo, golpea por siempre.
¡Pan! ¡Pan! ¡Pan!

¡Marchad, marchad, campesinos!
Vosotros no podéis vivir sin la tierra.
¿Os estrujaron los señores,
Os oprimirán aún por mucho tiempo?

¡Marchad, marchad, estudiantes!
Muchos de vosotros serán segados en la lucha.
¡Cintas rojas envolverán
Los ataúdes de los que hayan caído!

¡Marchad, marchad, hambrientos!
¡Marchad, oprimidos!
¡Marchad, humillados,
Hacia la vida libre!

El yugo de las bestias reinantes
Es nuestra vergüenza.
¡Expulsemos a las ratas de sus madrigueras!
¡Al combate, proletario!
¡Abajo todos los males!
¡Abajo el Zar y su trono!
Ya brilla la aurora de la libertad estrellada
Y expande su llama.

Los rayos de la felicidad y de la verdad
Aparecen ante los ojos del pueblo.
El sol de la libertad
Nos iluminará a través de las nubes.

La canalla del Zar,
“¡Bajo las patas de los caballos con ellos!”,
Dirá la poderosa voz del toque a rebaño
Glorificando la libertad.
Destruiremos las bóvedas de las prisiones.
La justa cólera está rugiendo,
La bandera de la liberación
Conduce a nuestros combatientes.

Tortura, Okhrana,
(Okhrana:policía secreta zarista)
Látigo, cadalso, ¡abajo!
¡Desencadénate, combate de hombres libres!
¡Muerte a los tiranos!

Extirpemos de raíz
El poder de la autocracia.
¡Morir por la libertad es un honor;
Vivir en las cadenas, una vergüenza!

Echemos por tierra la esclavitud,
La vergüenza del servilismo.
¡Oh, libertad, danos la tierra y la independencia!

 


Traducción al castellano de Waldo Rojas, de la versión aparecida en francés, en la revista L’Arche, París 1964. El manuscrito original es propiedad del viejo diputado, primero menchevique y después bolchevique y luego aún renegado y traidor al movimiento comunista y su patria soviética, Gregory Alexinsky, que vivió en Francia desde la Primera Guerra Mundial. El poema expresa los sentimientos de Vladimir Ilich después de la derrota de la revolución de 1905. No ha aparecido en ninguna edición de las Obras completas de Lenin.

Discurso pronunciado por Mao Tse-Tung en la II Sesión Plenaria del VIII Comité Central del PCCh

 

15 de noviembre de 1956

(Dos meses después del VIII Congreso)

 

Voy a abordar cuatro problemas: el económico, el de la situación internacional, el de las relaciones de China con la Unión Soviética y el de democracia grande y democracia pequeña.

 

I

Para resolver en forma apropiada cualquier problema, debemos analizarlo en todos sus aspectos. La disyuntiva de avanzar o retroceder, de montar el caballo o apearse, debe decidirse con arreglo a la dialéctica. En el mundo, es cosa común tanto montar el caballo como apearse, tanto avanzar como retroceder. ¿Dónde se ha visto que uno cabalgue todo el día sin apearse? Al caminar, no echamos adelante los dos pies a la vez, sino alternativamente. Para dar el primer paso, avanzamos un pie dejando el otro atrás y, para dar el segundo, hacemos lo mismo con los pies contrarios. Cuando se proyecta una película, en la pantalla vemos a los personajes en continuo movimiento, pero si miramos la copia, hallaremos que son estáticos en cada cuadro del celuloide. En el capítulo “Bajo los cielos”, del libro Chuang Tsi, se dice: “La sombra de un pájaro en vuelo es inmóvil.” He aquí la dialéctica en el mundo: movimiento y a la vez inmovilidad. No hay inmovilidad exclusiva ni movimiento exclusivo. El movimiento es absoluto, mientras que el reposo es temporal y condicional.

Nuestra economía planificada conlleva tanto el equilibrio como el desequilibrio. El primero es temporal y condicional. El equilibrio que se establece en un momento dado tiende enseguida a sufrir cambios. Lo que está equilibrado en el primer semestre de un año deja de estarlo en el segundo, y lo que tiene equilibrio este año dejará de tenerlo el año próximo. Es imposible mantener un equilibrio permanente, libre de toda ruptura. Los marxistas sostenemos que el desequilibrio, la contradicción, la lucha y el desarrollo son absolutos, en tanto que el equilibrio y el reposo son relativos. Relativo significa temporal y condicional. Ahora bien, examinada con este enfoque, ¿está avanzando o retrocediendo nuestra economía? Debemos decir a los cuadros y a las amplias masas que en ella hay avance y también retroceso y que el aspecto principal lo constituye el avance, pero no un avance en línea recta sino en forma ondulante. Aunque hay momentos en que desmontamos el caballo, por lo general es más el tiempo que estamos montados. Los comités del Partido en sus distintas instancias, los departamentos centrales y los gobiernos a todos los niveles, ¿promueven el avance o promueven el retroceso? Lo que esencialmente hacen es promover el avance. La sociedad está siempre en avance. El avance – el desarrollo – constituye la tendencia general.

¿Es acertado o no el Primer Plan Quinquenal? Yo comparto la opinión de que es correcto en lo fundamental, como lo ha demostrado claramente su aplicación en estos primeros cuatro años. Errores, los tiene realmente, pero ellos son inevitables dada nuestra falta de experiencia. ¿Dejaremos de cometer errores cuando hayamos realizado varios planes quinquenales y adquirido experiencia? No, no dejaremos de cometerlos, pues nunca es suficiente la experiencia que adquirimos. Después de transcurridos diez mil años, ¿se podrá evitar todo error al elaborar un plan? No nos corresponde hacernos cargo de lo que ocurrirá dentro de diez mil años; sin embargo, podemos afirmar que aún entonces se cometerán errores. Los jóvenes cometen errores, ciertamente, pero ¿no sucede igual con las personas de edad avanzada? Confucio dijo que, teniendo setenta años de edad, todo lo que hacía él se compaginaba ya con las leyes objetivas(1). Yo no lo creo; eso no es más que fanfarronería. Algunas de las obras de construcción previstas en el Primer Plan Quinquenal y que requieren inversiones superiores a la norma, han sido diseñadas con la ayuda de la Unión Soviética, y la mayoría restante, por nosotros mismos. Vea usted: ¿Somos incapaces los chinos? No. Somos capaces. Con todo, debemos reconocer que en algo todavía no somos capaces, pues aún no podemos diseñar por nuestra propia cuenta una parte de esas obras. En nuestra labor de construcción de los últimos años se observa una falla, y es que, como han señalado algunos camaradas, sólo hemos prestado atención a la “osamenta”, dando poca importancia a la “carne”, es decir, hemos construido los talleres, montado las máquinas, etc., pero sin complementar esto con las correspondientes obras de urbanización y de servicios públicos, lo que deja una estela de problemas serios para el futuro. A mi parecer, las consecuencias de esa falla no se harán sentir durante este Primer Plan Quinquenal, pero sí en el Segundo, y probablemente en el Tercero. Respecto a si es correcto o no el Primer Plan Quinquenal, ahora se puede concluir algo y, el año que viene, concluir otro poco; pero una conclusión definitiva pienso que no será posible formularla sino hacia fines del segundo quinquenio. En la planificación es imposible evitar por completo el subjetivismo. Por otro lado, incurrir en algunos errores no es del todo malo. Los aciertos tienen un doble carácter, y lo mismo sucede con los errores. Los aciertos lo estimulan a uno y, al mismo tiempo, pueden inducirlo al engreimiento. Los errores le acarrean desgracias y lo desasosiegan; son sus enemigos y, a la vez, le sirven de excelentes maestros. En términos generales, hasta la fecha no se ha advertido en el Primer Plan Quinquenal ningún error grave, ningún error de carácter esencial.

Debemos salvaguardar el entusiasmo de los cuadros y de las masas populares, y no echarles baldes de agua fría. Antes hubo quienes les echaron baldes de agua fría en lo tocante a la transformación socialista de la agricultura. En ese entonces funcionó una especie de “comité de promoción del retroceso”. Más tarde, señalamos que no se debía echar baldes de agua fría y celebramos una reunión para promover el avance. Con anterioridad a ella, nos habíamos propuesto la meta de realizar básicamente en dieciocho años la transformación socialista de la propiedad; pero, con esa promoción del avance, se aceleró de manera considerable el ritmo. La tarea de crear cooperativas agrícolas de tipo superior, que, según se estipula en el proyecto de Programa Nacional para el Desarrollo Agrícola, debería quedar cumplida en 1958, se podrá terminar, por lo visto, en este invierno y la próxima primavera. Aunque subsisten no pocas deficiencias, todo marcha mejor ahora que cuando funcionaba ese “comité de promoción del retroceso”: Los campesinos se muestran complacidos y la producción agrícola ha aumentado. A no ser por la cooperativización, habría sido imposible que, frente a calamidades naturales tan desastrosas como las de este año, se incrementara la producción de cereales en más de 20.000 millones de jin. En las zonas afectadas, la existencia de las cooperativas facilitó la tarea de reparar los daños por medio de la producción. La crítica que hagamos a los defectos de los cuadros y de las masas populares y la que hagamos a nuestros propios defectos deben formularse partiendo de la premisa fundamental de salvaguardar el entusiasmo de los cuadros y de las masas populares. Esto los llenará de energías. Cuando no sea posible materializar de inmediato las demandas de las masas debernos y podemos explicarles claramente las razones.
Sigue leyendo

El deber de todo revolucionario es ser por lo menos más revolucionario que la burguesía más “revolucionaria”

images23

 

La historia ha dado la razón a Lenin y a los escasos heraldos de la actualidad de la revolución. La alianza con la burguesía progresista, que ya en la época de las luchas por la unidad alemana se había revelado como una ilusión, únicamente hubiera sido fecunda en el caso de que el proletariado le hubiera sido posible, como clase, seguir a la burguesía hasta, incluso, en su alianza con el zarismo. Porque de la actualidad de la revolución se deduce que la burguesía ha dejado de ser una clase revolucionaria. El proceso económico que ha protagonizado y del que ha sido la primera en beneficiarse constituye, sin duda, un progreso frente al absolutismo y al feudalismo. Pero este carácter de la burguesía se ha vuelto a su vez dialéctico. Es decir, que el vínculo entre las condiciones económicas que posibilitan la existencia de la burguesía y los postulados de la democracia política, del Estado de derecho, etc., (que fueron realizados, aunque sólo parcialmente, por la gran Revolución Francesa sobre las ruinas del absolutismo feudal), se ha aflojado. La cada vez más inminente revolución proletaria hace por un lado posible una alianza entre la burguesía y el absolutismo feudal que garantice las condiciones económicas de vida y el proceso de expansión de la burguesía, permitiendo, al mismo tiempo, la subsistencia del predominio político de las viejas potencias. Pero, por otro lado, la burguesía, que de este modo decae ideológicamente, cede a la revolución proletaria la realización de sus antiguas reivindicaciones de tipo revolucionario…

Una de las mayores hazañas teóricas de Marx fue la exacta diferenciación que introdujo entre revolución burguesa y revolución proletaria. Una diferenciación de especial importancia práctica y táctica dado el inmaduro ilusionismo de sus contemporáneos y que venía, además, a ofrecer el único método apropiado para captar netamente los elementos verdaderamente nuevos y verdaderamente proletarios del movimiento revolucionario de la época. En el marxismo vulgar, sin embargo, esta diferenciación acabó convirtiéndose en una rígida separación mecanicista.
Separación en que los oportunistas se han basado para generalizar esquemáticamente el hecho de que toda revolución de la época moderna, como indica cualquier observación empírica adecuada, haya comenzado por ser una revolución burguesa, por mucho que esté penetrada de acciones, reivindicaciones, etc., proletarias. En todos estos casos la revolución es, pues, para los oportunistas, una revolución meramente burguesa. Y el deber del proletariado no es otro que apoyar esta revolución. Como consecuencia de esta separación entre revolución burguesa y revolución proletaria el proletariado ha de renunciar, pues, a sus propios objetivos revolucionarios de clase. La concepción ultraizquierdista, sin embargo, que vislumbra claramente el sofisma mecanicista de esta teoría y es perfectamente consciente del carácter revolucionario proletario de nuestra época, cae a su vez en otra interpretación mecanicista no menos peligrosa. De la conciencia de que el papel revolucionario histórico-universal de la burguesía en la era imperialista toca ya su fin, saca la conclusión -basándose asimismo en una separación mecanicista entre revolución burguesa y proletaria- de que hemos entrado en la época de la revolución proletaria pura. Este punto de vista tiene la peligrosa consecuencia de pasar por alto, desdeñar e incluso rechazar todos los movimientos de efervescencia y descomposición que surgen necesariamente en la era imperialista (el problema agrario, colonial, el de las nacionalidades) y que son objetivamente revolucionarios en relación con la revolución proletaria; de este modo, estos teóricos de la revolución proletaria pura renuncian voluntariamente a los más auténticos e importantes aliados del proletariado; desprecian ese contexto revolucionario, que da perspectivas concretas a la revolución proletaria y esperan, en un espacio abstracto -pensando que así ayudan a prepararla-, una revolución proletaria ‘pura’. ‘El que espera una revolución social pura -dice Lenin- jamás llegará a vivirla, y no pasa de ser un revolucionario verbal que no entiende la verdadera revolución’. Porque la verdadera revolución es la transformación dialéctica de la revolución burguesa en proletaria. El hecho histórico innegable de que la clase que en otro tiempo fue cabeza o beneficiaria de las grandes revoluciones burguesas se haya convertido ya en una clase objetivamente contrarrevolucionaria, no significa en modo alguno que los problemas objetivos, en torno a los que giraron dichas revoluciones, estén ya resueltos en el plano social y que las capas de la sociedad vitalmente interesadas en una solución revolucionaria estén ya satisfechas. Todo lo contrario. El giro contrarrevolucionario de la burguesía no implica únicamente su hostilidad hacia el proletariado, sino e desvío, también, respecto de sus propias tradiciones revolucionarias. Abandona al proletariado la herencia de su propio pasado revolucionario. Con lo que el proletariado se convierte en la única clase que está en disposición de llevar consecuentemente a término la revolución burguesa. Es decir que, por una parte, las reivindicaciones de la revolución burguesa -que aún no han perdido su actualidad- únicamente pueden culminar en el marco de una revolución proletaria, en tanto que, por otra, la realización consecuente de estas reivindicaciones de la revolución burguesa conduce necesariamente a la revolución proletaria. La revolución equivale hoy a la culminación y superación de la revolución burguesa.

 

 
Extraído de “Lenin (La coherencia de su pensamiento)” de György Lukács

¡Celebrar el 10º Aniversario del PC de la India (Maoísta)! – Cartel y panfleto del Comité de Odisha del PC de la India (Maoísta)

poster-on-10tn-anvarsry-of-party_osc-cpi-maoist-2

 

 

poster-on-10tn-anvarsry-of-party_osc-cpi-maoist_eng

 

El próximo 21 de Septiembre se cumple el 10º aniversario de la constitución del Partido Comunista de la India (Maoísta), resultado de la fusión del Partido Comunista de la India (Marxista-Leninista) Guerra Popular y del Centro Comunista Maoísta (CCM).
El Partido Comunista de la India (Maoísta), que lleva a cabo la Revolución de Nueva Democracia a través de la guerra popular, va a celebrar este aniversario con diversas actividades y sus distintos comités y organizaciones están realizando preparativos para ello.
Reproducimos hoy el cartel editado por el Comité del Estado de Odisha del Partido Comunista de la India (Maoísta) que hemos extraído del blog del Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India http://icspwindia.wordpress.com/ y que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

21 SEPTIEMBRE 2014
Celebrar el 10º Aniversario del Partido Maoísta con Espíritu Revolucionario
Derrotar la Operación Cacería Verde
Expulsar a las Compañías Multinacionales de la India
¡Construir las Luchas de Clases Antifeudales con la Consigna de “¡La Tierra para Quienes la Trabajan!”!
¡Expulsar a las Compañías de la Burguesía Burocrática Compradora que Desplazan al Pueblo!
Comité del Estado de Odisha
PCI (Maoísta)

Igualmente el Comité del Estado de Odisha del Partido Comunista de la India (Maoísta) ha editado el panfleto y declaración que reproducimos a continuación.

 

CPI

 

Extraído de granmarchahaciaelcomunismo.wordpress.com

Cómo la dictadura polaca arrojó su país a las garras de Adolf Hitler

Jozef_beck_adolf_hitler

 

 

Solamente un descendiente de aquel régimen feudal y oscurantista, como Kaczynski, sería capaz de intentar revertir los hechos para evitar rendir cuentas por el abismo en el que Polonia, otra vez, en esta crisis, se debate. 

Los documentos ahora desclasificados por Rusia sobre la actividad anti-soviética y pro-fascista del gobierno polaco antes de la Segunda Guerra Mundial detallan algunos aspectos, pero los hechos a los que se refieren ya eran sobradamente conocidos en el momento, y después. Es una verdad que ya debería haber pasado a los libros de historia en general -y si no pasaron es sólo porque los años de neoliberalismo fueron también (y, quizá, sobre todo) un pantano de mentiras- que el gobierno polaco de Pilsudski y Beck persuadió a minorías étnicas dentro de la URSS, que mantuvo un aparato de sabotaje y asesinato contra el gobierno soviético y que hizo frente con los nazis para derrotar a los rusos, ucranianos, bálticos, bielorrusos y otros pueblos que estaban construyendo el socialismo. También es cierto que, como dijo el general Lev Sotskov de la inteligencia rusa, con esta política, provocaron una catástrofe para Polonia y para el pueblo polaco.

Sólo un oportunista (o un completo ignorante) como el actual presidente polaco, Lech Kaczynski, puede tener la pretensión de distorsionar e invertir hechos que ya eran más que conocidos. Sin embargo, los hechos son los hechos, y no hay imbécil en el mundo que pueda cambiarlos, ya que ya han sucedido.

El intento es, sin duda, presentar a los soviéticos como los agresores de Polonia cuando los nazis masacraron el país entre 1939 y 1944, asesinando a seis millones de polacos, la mitad de ellos en Auschwitz, Treblinka y otros campos de exterminio.

Solamente un ignorante como Kaczynski trataría de revertir la historia de esta manera. El objetivo es claro: absolver al gobierno polaco de antes de la Segunda Guerra Mundial -una dictadura feudal, oscurantista, con una mezcla de fanatismo idiota y brutalidad- de su complicidad con Hitler, lo que acabó llevando finalmente al país a la peor tragedia de su historia, ya por sí bastante trágica.

No es, por supuesto, gratuito (realmente, gratuito no es) este intento. Kaczynski es un descendiente de los PiBsudski, Beck y otras figuras lamentables que jugaron con Polonia en el abismo. Pero sus razones no son puramente históricas: en la crisis actual, Polonia está de nuevo en el pantano, pagando el precio de la brutal, salvaje e irracional restauración del capitalismo en el país. En aquella época se estancaron todas las aguas residuales de Polonia, de donde surgieron los Walesa, los Kaczynski y otros demagogos sin escrúpulos. Ahora que el desastre está a la vista, que los polacos sufren cada día las consecuencias, quieren huír sin rendir cuentas, echando la culpa a los soviéticos. Pues no lo van a conseguir.
Sigue leyendo

75 años del pacto Mólotov-Ribbentrop

G-S_T_1_Signing

Como es sabido, Hitler empezó la guerra casi en el mismo día en el que lo había hecho Napoleón. Fue el día más largo del año, el día del solsticio. Hasta el presente, este día, los estudiantes de Rusia festejan el fin de bachillerato con fuegos artificiales, bailando y paseando toda la noche por la ciudad (lo pueden ver en la película “Cuando pasan las cigüeñas”).

Con respecto a la guerra y a su inicio en los últimos años han habido tantas mentiras y mitos, que no es de extrañar, que los expertos “todólogos” nos hablen por la televisión de tales cosas como que mientras los vagones con petróleo soviético iban a Alemania, los nazis ya ocuparon una buena parte del país, que Stalin estaba muy asustado y perplejo y se escondió bajo la cama, donde no lo pudieron encontrar durante un año. O a veces llegan a decir que Stalin mismo desató la guerra y el pobre Hitler se vio obligado a defender los “valores europeos”, etc. Ufff… Ya estoy cansado de leer en los foros extranjeros los “testimonios” tipo:

…the Soviets even salute Nazi Germany, under Nazi flag, with a Nazi salute. I highly recommend you watch “The Soviet Story“.

Y claro, que después de ver tantas películas como “The Soviet Story”, guiadas por los alumnos del doctor Goebbels, se puede sacar conclusiones muy fuertes:

When the Soviets occupied northern Europe they killed everyone who was not Russian and that meant Jewish too, many Jewish” (Robert Camara, Medellin).

History Channel & Co. hacen su trabajo. Y yo en mi turno, poco a poco, voy a presentar aquí nuestra versión de los hechos en esta nueva guerra mundial de sentidos y conceptos.

Creo, que sería lógico empezar desde la “bomba” de las interpretaciones trastocadas del Pacto Ribbentrop-Mólotov (hay que advertir, que en ruso el pacto se llama el pacto Mólotov-Ribbentrop, incluso esta manera de presentar el pacto en Occidente al revés ya es muy elocuente). La “bomba” del Mólotov-Ribbentrop según mis observaciones, ya ha destrozado bastantes cerebros.
Sigue leyendo

El marxismo y la cuestión racial

freeAfrika

 

Para Lenin, la desigualdad del desarrollo económico es inherente al capitalismo. A pesar de referirse a la posibilidad del triunfo socialista en un solo país, sus palabras encajan muy bien cuando el asunto es la cuestión racial, pero, en este caso, quien tematizó esta demanda étnicorracial fue Stalin, uno de los colaboradores más cercanos de Lenin.  Es decir, la desigualdad racial está intrínsecamente ligada al sistema capitalista(1). Tal preocupación fue constante en la vida de Stalin, como militante y como dirigente del PCUS ( Partido Comunista de la Unión Soviética), en el que trató de abordar esto, recordando también su pasado, cuyo abuelo Dzhugasvili, era judío. En “El marxismo y la cuestión nacional“, de 1912, señala el peligro del multiculturalismo dentro del Partido y afirma la necesidad de la unidad entre las diversas nacionalidades, que deberían organizarse en un partido fuerte y centralizado(2), sin renunciar a la propia.

El derecho a la autodeterminación es el derecho, no de la burguesía, sino de las masas trabajadoras de una determinada nación. El principio de la autodeterminación debe ser utilizado como un medio de lucha para el socialismo. Debe estar subordinado a los principios del socialismo“. Stalin(3)

Él afirmó esto debido a que siempre fue un consumado conocedor de las luchas del pueblo, pues en ellas en los diversos momentos de su vida, como agitprop -agitador y propagandista-, en la función de editor de periódicos y en las actividades clandestinas donde tuvo un agudo contacto con las minorías étnicas del interior de Rusia (kurdos, judíos, gitanos, turcos, persas, y otros(4)). Stalin entendía como pocos la realidad y el sufrimiento de estas minorías, lo que se volvió fundamental para la consolidación de la URSS, después de 1917. Con la victoria de los bolcheviques, Rusia se convierte en el primer país socialista de la historia, en 1917, y Stalin es elegido Comisario del Pueblo para las Nacionalidades, órgano responsable de la cuestión racial-nacional, el cual el 2 de noviembre de este año edita la “Declaración de los Pueblos de Rusia” con la siguientes diretrices(5):

– Abolición de la opresión nacional
– Igualdad de derechos entre las nacionalidades
– Autodeterminación
– Fin de los “pogromos”
– Exaltación de la amistad y la fraternidad
– Abolición de los privilegios nacionales
– Abolición de las restricciones religiosas y nacionales
– Libertad de las minorías étnicas
Sigue leyendo

Qué se debe hablar de Lenin a los escolares y cómo

Lenin's Speech at the IIIrd Congress of the KomSoMol

 

 

Algunos piensan que sólo se debe hablar a los niños de la infancia de Lenin, que únicamente eso les interesa. No es cierto. A nuestros niños les interesa toda la vida de Lenin. Los guías del Museo de Lenin son testigos fehacientes de ello.

Hay que hablarles, naturalmente, de la infancia de Lenin, pero ¿cómo? No hay nada peor que presentar a Ilich, y eso estuvo de moda en algún tiempo, como un chico modelo, afable, aplicado, que no hacía travesuras, es decir, como sobresaliente en el estudio. Otros añadían que Ilich era un niño especialmente dotado. Hay que hablar de otro modo de la infancia de Lenin. Es preciso hablar del padre de Ilich, de que procedía de una familia pobre y de que fue director de las escuelas primarias. Hay que recordar que aquellos tiempos eran muy duros, que la vida de los campesinos era muy penosa, que en la aldea reinaba la ignorancia y que en todo se advertían las consecuencias del régimen de servidumbre. El padre de Ilich odiaba a este régimen. Quería que la vida mejorara y dedicó todo su tiempo y energías a la organización de escuelas para hijos de campesinos. Ilich oyó hablar mucho de la dura suerte de los campesinos a la niñera, mujer a quien quería mucho y a la que le limpiaba cuidadosamente los lentes. Ilich escuchaba con atención las conversaciones de su padre con los demás maestros. A Iliá Nikoláievich le entusiasmaban las poesías de Nekrásov y de los poetas de la Iskra que censuraban con acritud al régimen y a la intelectualidad de aquella época. Hay que hablar de lo que se escribía entonces en los libros para los niños, de La cabaña del tío Tom, de América, de la guerra de los Estados del Norte contra los del Sur por la liquidación de la esclavitud de los negros y de cómo resaltaba sobre este fondo la opresión de los “no rusos” por el zarismo. Iliá Nikoláievich se preocupaba de los niños chuvashios y morduanos y de su instrucción. Ilich se comportaba muy bien en la escuela con los muchachos de otras nacionalidades. Es preciso hablar de la sublevación polaca y de la represión que desencadenó el gobierno zarista contra los polacos sublevados. Hay que hablar de la sensación que produjo en 1881 el asesinato de Alejandro II, de que Ilich escuchaba atentamente las conversaciones del hermano mayor y la hermana, de que decidió con firmeza ser revolucionario, de la impresión que le produjo el encarcelamiento y la ejecución de su querido hermano mayor y de la claridad con que vio que había que seguir otro camino: el de la lucha de masas de la clase obrera.

Los niños deben saber cómo se preparó para ser revolucionario, dedicando cada instante libre a leer libros sobre la lucha de la clase obrera y la revolución, en vez de patinar y estudiar latín, idioma que tanto le gustaba, de cómo creció y se educó el Ilich pensador y revolucionario, que sabía observar la vida.
Sigue leyendo

Algunos autores a favor y en contra de Stalin

Algunos autores a favor y en contra de Stalin

 

En este breve capítulo, analizaremos algunas de las críticas que se lanzaron contra Stalin, por parte de ex-comunistas, revisionistas, traidores y tránsfugas en las épocas negras del dominio revisionista. También veremos algunos escritores más equilibrados.

Winston Churchill, primer ministro británico durante la II Guerra  Mundial

Churchill, el famoso ministro británico durante la II Guerra Mundial, fue un hábil político y un personaje muy importante del siglo XX. Tuvo la oportunidad de conocer muy de cerca a Stalin y tratar con él en momentos cruciales de la II Guerra Mundial y por lo tanto, siendo un anti-comunista convencido y confeso, sus opiniones tienen un gran valor para aquilatar objetivamente la personalidad de Stalin.

Churchill negoció con Stalin una cantidad muy grande de problemas derivados de la guerra y de la alianza estratégica entre Gran Bretaña y la Unión Soviética. Sostuvo conversaciones y tratativas muy complejas con Stalin en tres conferencias internacionales: Teherán, Yalta y en parte Postdam. Sus criterios no pueden, de modo alguno, ser interpretados como una concesión, por el contrario, el hecho mismo de haber sido enemigos irreconciliables a partir de la guerra fría, muestran su honestidad y equidad.

Churchill escribió lo siguiente de Stalin:

La suerte para Rusia fue que durante los años de la grandes pruebas fue dirigida por ese estratega inflexible que fue José V. Stalin. Fue una personalidad importante, señalada e incuestionable. Stalin estaba dotado de una energía extraordinaria, era un erudito con una voluntad fuerte, inflexible, implacable tanto en el trabajo como en las discusiones y yo mismo, a pesar de toda mí ciencia del Parlamento inglés, no hubiera podido contradecirle en nada. La fuerza activa de su trabajo era tan grande en él que constituía un caso único entre todos los Jefes de Estado de todos los tiempos y de todos los pueblos.  Stalin producía impresiones muy fuertes sobre cada uno de nosotros. Su Influencia sobre el pueblo era incuestionable. Cuando entraba en la sala de la Conferencia de Yalta, cada uno de nosotros, como sí nos lo hubieran pedido, se levantaba y, de manera sorprendente, ponía las manos en las costuras de los pantalones permaneciendo inmóvil. Poseía una inteligencia profunda. Era un maestro inigualable para descubrir soluciones a los problemas más arduos, incluso en los casos en que parecía que no había solución posible. Había creado y mandaba un país colosal. Era una persona que habría podido eliminar a sus enemigos con la ayuda de las manos de sus enemigos y logró incluso hacernos combatir contra los imperialistas, a nosotros que también nos consideraba abiertamente como tales. Stalin era tan grande que era incomparable en el mundo. Había salido de la nada y dejó tras de sí una Rusia equipada de armas nucleares […] No, no importa lo que se diga de él, ni la historia ni los pueblos lo olvidarán…” (Subrayado nuestro)

Además, Churchill citado por Nina Andreieva, dice refiriéndose a Stalin:

Uno de mis más peligrosos adversarios políticos. Él fue una figura destacada que se impuso a nuestro tiempo en aquel período en que transcurrió su vida. Stalin fue un hombre con erudición y energía no comunes, con una fuerza de voluntad inquebrantable, brutal, áspero, implacable tanto en el trabajo como en las conversaciones; inclusive yo, educado en el parlamento inglés, nunca pude contradecirlo en nada. En sus obras se sentía una fuerza colosal. Esta fuerza era tan grande en Stalin que parece que él es inigualable entre los dirigentes de todos los tiempos y pueblos (sic). Su influencia sobre las personas era incontestable. Cuando entró en la sala de la Conferencia de Yalta, todos nosotros, como respondiendo a un comando, nos pusimos de pie. Y sorprendentemente manteníamos las manos en la cintura. Stalin tenía una inteligencia profunda, lógica y razón privada de todo pánico. El era un maestro perfecto para encontrar en los momentos difíciles los caminos para salir de las situaciones más difíciles. El era un hombre que liquidaba a sus enemigos con las manos de sus enemigos, él nos obligó a nosotros, que él llamaba abiertamente imperialistas, a enfrentarnos con los imperialistas. El encontró a Rusia con arado y la dejó equipada con armas atómicas….“.

Parecería que los anteriores conceptos proceden de un comunista de tendencia francamente estalinista, no es así, se trata del anti-comunista más destacado del siglo pasado.

¿Qué más claridad podemos pedir de un destacado estadista capitalista opinando sobre su peor enemigo político? Sigue leyendo

La fiesta de los ladrones: el saqueo de la URSS

soviet union shortage

 

En 1987, la deuda exterior de los EE.UU. se elevó a los 246 mil millones. Y el 19 de octubre de 1987, Wall Street se estrelló. Sólo un milagro podría salvar a los EE.UU.. El milagro ocurrió, y su salvador fue Gorbachov.

Gorbachov salvó la economía de los EE.UU. arruinando la URSS.

¿Sabes cómo sucedió esto?

En enero de 1987 las restricciones sobre el comercio exterior fueron derogadas. Estas restricciones protegían el mercado interno de la Unión Soviética del colapso. Sin ellas, el mercado interno de la Unión Soviética -con sus precios ridículamente bajos para los alimentos y los bienes esenciales de consumo, en comparación con los mercados extranjeros- no se pudo mantener ni un solo día.

Y, de repente, empresas e individuos fueron autorizados a exportar alimentos al exterior, materias primas, electrónica, energía, productos químicos, simplemente… ¡de todo!

Era como si un poderoso huracán hubiese pasado sobre el vasto territorio de la URSS. En solo un instante arrastró fuera del país todos los productos de valor. Productos alimenticios y objetos manufacturados desaparecieron de las tiendas.

El saqueo de las reservas de oro

El 21 de julio de 1989, nuevas regulaciones aduaneras derogaron todas las restricciones sobre la exportación de oro y piedras preciosas.

El trabajo de las aduanas soviéticas de los últimos 70 años fue inmediatamente lanzado a la basura.

Oro, en cantidades hasta entonces inéditas, fue lanzado al mercado interno, para ser comprado a un precio interno, y luego exportado.

En esa época, el diario “The Moscow Komsomol” describió así el comercio de joyas:

Una brillante imagen de especulación desenfrenada, la cuota de ventas de la Tesorería del Estado (Gokhran) para joyas fue fijada más y más… Los tesoreros estaban bajo ataque, el Tesoro Público fue bombardeado con cartas solicitando nuevos suministros de oro y piedras preciosas…“.

El diario “Izvestia” solicitó como medida de control contra las colas para el oro y los diamantes “ser colocada en el mercado una extraodinaria cantidad de oro, tales como las reservas de oro del Estado“.

El diario “Cultura soviética” llamó a la eliminación permanente de las barreras aduaneras para la exportación de oro.

Después de un tiempo, G.Yavlinsky (responsable de la economía en el gobierno en ese momento) alarmó a la prensa con una declaración acerca de la desaparición de las reservas de oro. Pero todo se calmó rápidamente.
Sigue leyendo

Cómo fue inventado el pueblo judío: Un libro importante de Shlomo Sand

book_0001_NEW

Una lluvia de insultos fustigó en Israel a Shlomo Sand cuando publicó un libro cuyo título “Cómo fue inventado el pueblo judío” desmonta mitos bíblicos que son cimiento del Estado sionista de Israel.

Profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Tel Aviv niega que los judíos constituyan un pueblo con un origen común y sustenta que fue una cultura específica y no la descendencia de una comunidad arcaica unida por lazos de sangre el instrumento principal de la fermentación protonacional.

Para él, el “Estado judaico de Israel” lejos de ser la concretización del sueño nacional de una comunidad étnica con más de 4000 años fue hecho posible por una falsificación de la historia dinamizada en el siglo XIX por intelectuales como Theodor Herzl.

En tanto académicos israelíes insisten en afirmar que los judíos son un pueblo con un ADN propio, Sand, basado en una documentación exhaustiva, ridiculiza esa tesis acientífica.

No hay además puentes biológicos entre los antiguos habitantes de los reinos de Judea y de Israel y los judíos de nuestro tiempo.

El mito étnico contribuyó poderosamente para el imaginario cívico. Sus raíces de sumergen en la Biblia, fuente del monoteísmo hebraico. Tal como la Ilíada, el Antiguo Testamento no es obra de un único autor. Sand define la Biblia como “biblioteca extraordinaria” que habrá sido escrita entre los siglos VI y II antes de Nuestra Era.

El mito principia con la invención del “pueblo sagrado” a quien fue anunciada la tierra prometida de Canaán.

Carece de cualquier fundamento histórico el interminable viaje de Moisés y de su pueblo rumbo a Tierra Santa y su conquista posterior. Es necesario recordar que el actual territorio de Palestina era entonces parte integrante del Egipto faraónico.
Sigue leyendo

Socialismo y Religión

vladimir-lenin_10-t

 

La sociedad moderna está enteramente basada en la explotación de las grandes masas laboriosas por una ínfima mayoría de la población: las clases de los terratenientes y los capitalistas. Esta sociedad es una sociedad de esclavitud, porque los obreros “libres”, que trabajan toda su vida en provecho del capital, tan sólo tienen “derecho” a consumir los medios de existencia esenciales para subsistir como esclavos, mientras producen para los capitalistas, o, en una palabra, los medios de vida suficientes para asegurar y perpetuar la esclavitud capitalista.

Esta opresión económica de los trabajadores, engendra inevitablemente todas las formas de opresión política y de degradación social, haciendo cada vez más miserable y sórdida la vida espiritual y moral de las masas. Los trabajadores pueden adquirir un grado mayor o menor de libertad política para luchar por su emancipación económica, pero en la medida en que persista la dominación del capital, ningún grado de libertad podrá librarlos del desamparo, de la desocupación y de la opresión.

La religión es una de las formas de opresión espiritual que gravita por doquiera sobre las masas abrumadas por el trabajo incesante en bien de otros, por la pobreza y la privación. La impotencia de todos los explotados en su lucha contra los explotadores, origina inevitablemente la creencia de una vida mejor, después de la muerte, del mismo modo que la impotencia del salvaje en su lucha con la naturaleza, da origen a la creencia en los dioses, los diablos, los milagros, etc.

La religión enseña a aquellos que se debaten toda su vida en la pobreza a que sean resignados y pacientes en este mundo, y los consuela con la esperanza de la recompensa en el cielo.

En cuanto a los que viven del trabajo ajeno, la religión les enseña a ser “caritativos”, suministrándoles así un justificativo a su explotación y, por decirlo así, un billete barato para el cielo. “La religión es el opio del pueblo”(1). La religión es una especie de tóxico espiritual en el que los esclavos del capital ahogan su conciencia y adormecen su anhelo de una existencia humana decente.

Pero el esclavo que ha adquirido la conciencia de su esclavitud y que se ha elevado a la altura de la lucha por su emancipación, no es ya un esclavo del todo. El obrero conciente de hoy, educado en el ambiente de una fabrica inmensa y esclarecido por la vida urbana, rechaza con desprecio los prejuicios religiosos. Este obrero deja el cielo para los curas y los hipócritas burgueses. Lucha por una vida mejor en la tierra. El proletariado moderno se enrola en el socialismo que, con la ayuda de la ciencia, disipan la densa bruma de la religión y libera a los trabajadores de su fe en una vida después de la muerte, atrayéndolos a la lucha actual por una vida mejor sobre la tierra.

La religión debe ser considerada como una cuestión privada“; tal es la posición corriente de los socialistas respecto a la religión. Pero es menester definir el significado de estas palabras precisamente para evitar todo equivoco. Nosotros exigimos que se considere a la religión como una cuestión privada en lo que concierne al Estado; pero de ninguna manera podemos considerarla como una cuestión privada en nuestro propio Partido.
Sigue leyendo

Entrevista con Kurt Gossweiler

kurt Gossweiler Junge welt

 

Entrevista de Arnold Schölzel “Junge Welt”, 3 de Noviembre de 2007

 

Ellos conocen la importancia de los revolucionarios mejor que nosotros

 

Sobre las causas de la derrota del socialismo y las razones del rechazo de sus perspectivas. Los motivos que llevaron a Kurt Gossweiler a abandonar el estudio del fascismo y a centrarse en la investigación del revisionismo.

Nacido en 1917, Kurt Gossweiler es historiador y vive en Berlín. Es autor de obras como “Großbanken Industriemonopole Staat. Ökonomie und Politik des staatsmonopolistischen Kapitalismus in Deutschland 1914–1932” (1975), “Die Strasser-Legende” (1994); “Wider den Revisionismus” (1997), “Die Taubenfuß-Chronik oder Die Chruschtschowiade” (2002).

Junge Welt (JW) – Usted se ha manifestado principalmente como historiador del fascismo alemán. Sin embargo, en los últimos años ha centrado su trabajo de investigación en estudiar las causas de la derrota del socialismo. ¿Por qué?

Kurt Gossweiler – Por la misma razón por la que me convertí en historiador. En mi vida he tenido dos grandes decepciones. Después de 1930, como joven comunista, tenía muchas esperanzas de que la crisis final del capitalismo llegaría a Alemania, y que rapidamente la bandera roja con la hoz y el martillo sería izada por todo el país. Por eso, el 30 de enero 1933 representó para mí una derrota horrible. Me asaltaron muchas preguntas: ¿cómo fue esto posible? ¿Cuáles son las causas de este desastre? ¿Cómo podemos superar esto? Sólo pude iniciar el estudio científico de este problema después de irme voluntariamente como soldado a las tropas soviéticas, el 14 de marzo de 1943. Desde octubre de 1943 hasta abril de 1944 asistí a la Escuela Antifascista en Taliza, donde me convertí en maestro entre el verano de 1944 hasta el verano de 1947. La búsqueda de las causas de nuestra derrota determinó la elección de mi profesión y me convertí en investigador del fascismo. Las preocupaciones iniciales se unieron una con otra: ¿qué debemos hacer para evitar un nuevo fascismo?

Hubiera seguido investigando el fascismo si nosotros -el mundo del socialismo- no hubiéramos sufrido una derrota aún más pesada. Sin exagerar, fue un desastre que amenaza la vida de la humanidad. Llegó mucho más inesperadamente que la de 1933 porque, hasta el final, se consideraba imposible que sucediese. Esta requiere investigar sus causas, incluso más que la primera. La victoria de la contrarrevolución me impuso la transición casi obligatoria a la investigación del revisionismo. Sin embargo, debo decir que desde 1956 me interesé “casualmente” por la aparición del revisionismo en los países socialistas (mi principal tarea en esa época era la disertación sobre el caso Röhm). Determinados acontecimientos en la URSS me preocupaban y me llevaron a redactar un diario político, cuyas notas hasta el año 1975 fueron publicadas bajo el título de “Die Taubenfuß-Chronik oder Die Chruschtschowiade“.

JW – En su opinión, ¿cuáles fueron las causas de la derrota del socialismo? ¿Qué entiende usted por revisionismo?
Sigue leyendo

Sobre el Encuentro Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India con ocasión del 10º aniversario de la fundación del PC de la India (Maoísta) y la Delegación Internacional a la India – CIAGPI


Nota: Reproducimos a continuación las siguientes informaciones que nos han remitido el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CIAGPI) http://icspwindia.wordpress.com/ sobre el próximo Encuentro Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India con ocasión del 10º aniversario de la fundación del PC de la India (Maoísta) y sobre la Delegación Internacional a la India, que Gran Marcha Hacia el Comunismo hemos traducido al español:

SOBRE EL ENCUENTRO INTERNACIONAL DE APOYO A LA GUERRA POPULAR EN LA INDIA CON OCASIÓN DEL 10º ANIVERSARIO DE LA FUNDACIÓN DEL PC DE LA INDIA (MAOÍSTA)
Como parte de la actividad de apoyo, el Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CAGPI) tomó la decisión de organizar una Segunda Conferencia Internacional por el 10º aniversario del Partido Comunista de la India (Maoísta)
Por nuestra parte, primero tratamos de verificar si era posible organizar esta nueva Conferencia Internacional en Brasil. Tras una cuidadosa evaluación, los camaradas brasileños comentaron que no era posible ahora.
Entonces decidimos organizar en Septiembre en Italia un tipo diferente de Conferencia, una Conferencia para delegados, no para delegaciones de masas como en la Conferencia de Hamburgo.
Con sugerencias de algunos camaradas, decidimos denominar este evento no una Conferencia sino un Encuentro Internacional.
Invitamos a delegados de todos los partidos, organizaciones y comités de solidaridad que tomaron parte en la Primera Conferencia en Hamburgo y en todas las campañas de solidaridad.
Esperamos para este encuentro unos 20-25 delegados.
La participación es por invitación y el encuentro no es una reunión pública.
El evento será anunciado a través de un cartel que no mencionará ni fecha ni país.
Este Encuentro durará dos días, desde la mañana del 27 de septiembre hasta la tarde del 28 de septiembre.
Los camaradas italianos asegurarán el alojamiento con la contribución mínima necesaria para pagar el coste del emplazamiento.
Será un encuentro de apoyo a la Guerra Popular y de saludo ideológico político al Aniversario.
Después de una presentación del Comité Internacional, cada participantes puede aportar documentos o hacer intervenciones, preferentemente no superior a 3 páginas para permitir a todos intervenir o debatir.
Habrá un mensaje de participación de la India y un informe sobre la situación nacional y sobre la celebración del aniversario en la India.
Este encuentro no difiere con otras iniciativas de celebración programadas en otros países.
No utilizaremos equipo de traducción simultánea, por lo que es importante que todos los discursos sean enviados por escrito de antemano, a fin de que, dado que sólo unos pocos camaradas asistentes tendrán la tarea de traducirlos al inglés, francés, español y quizás alemán, todos puedan entender fácilmente los discursos.
Por favor, comunicarnos sobre vuestra participación e intervención.
csgpindia@gmail.com
Comité Internacional de Apoyo a la Guerra Popular en la India (CAGPI)
3 Agosto 2014
Sigue leyendo

El Lenin inédito

Lenin_1916_(Zuerich)

 

Pregunta: – ¿Podría decir usted que las “enfermedades infantiles” son una expresión del
romanticismo revolucionario?

Lenin: – Sí, esto es absolutamente cierto. Pero nosotros, desde luego, de ninguna manera podemos prescindir del romanticismo. Es preferible su exceso que su carencia. Siempre hemos simpatizado con los románticos revolucionarios incluso estando en desacuerdo con ellos. Así, por ejemplo, siempre nos hemos abstenido de recurrir al terror individual. Sin embargo invariablemente hemos expresado nuestra admiración ante el coraje personal de los terroristas, ante su disposición al sacrificio. He aquí nuestro criterio: hacer primero un riguroso análisis de las relaciones económicas y sólo después de ello demostrar con el ejemplo personal las convicciones de uno…

Pregunta: ¿…?

Lenin: – Es necesario aprovechar la vía legal hasta donde sea posible. Por otra parte, considero que el “partido comunista” que se limita única y exclusivamente a la actividad legal, se priva del
derecho de llevar el nombre que se ha puesto. Qué es lo que hay que hacer en cada caso concreto es una cuestión práctica…

 

 

Entrevista a Lenin por el archivario J. Friis, dirigente del Partido Comunista de Noruega en la época de la Comintern. Publicada en Berlín, en Die Rote Fahne, número 96, el 5 de julio de 1920. Su traducción del alemán al ruso se hizo para la publicación en la revista moscovita Kommunist, número 5, 1970.

Salmo Rojo (MÉG KÉR A NÉP) (Miklós Jancsó 1972)

Salmo Rojo relata poéticamente un levantamiento campesino en la Hungría del siglo XIX contra los terratenientes. Jancsó nos habla del trabajo y del cansancio, del trigo y de la sangre, de la humillación y de la rabia. Filmado en apenas veintiséis planos, Salmo Rojo es una de los films más conocidos del gran director húngaro, que le valió la Palma de Oro en el Festival de Cannes. La bellíssima fotografía y la magistral realización subliman el retrato de mujeres hermosas y registran indeleblemente en nuestra memoria la melodía infatigable de los coros libertarios.

Condiciones de admisión de los Partidos en la Internacional Comunista (1920)

2kongress_1920_lenin

 

El I Congreso constituyente de la Internacional Comunista no elaboró las condiciones precisas de admisión de los partidos en la III Internacional. En la época en que se desarrolló su primer congreso, en la mayoría de los países sólo existían tendencias y grupos comunistas.

El II Congreso de la Internacional Comunista se reúne bajo otras condiciones. En la mayoría de los países existen ahora, en lugar de tendencias y grupos, partidos y organizaciones comunistas.

Cada vez con mayor frecuencia, partidos y grupos que hasta hace poco pertenecían a la II Internacional y que ahora querrían adherirse a la Internacional Comunista se dirigen a ella sin por eso haberse convertido verdaderamente en comunistas. La II Internacional está irremediablemente derrotada. Los partidos intermedios y los grupos del “centro”, considerando desesperada su situación, se esfuerzan en apoyarse en la Internacional Comunista, cada día más fuerte, esperando conservar, sin embargo, una “autonomía” que les permitiría proseguir su antigua política oportunista o “centrista”. En cierta forma, la Internacional Comunista está de moda.

El deseo de algunos grupos dirigentes del “centro” de adherirse a la III Internacional nos confirma indirectamente que la Internacional Comunista ha conquistado las simpatías de la gran mayoría de los trabajadores conscientes de todo el mundo y constituye una fuerza que crece constantemente.

La Internacional Comunista está amenazada por la invasión de grupos vacilantes e indecisos que aún no han podido romper con la ideología de la II Internacional.

Además, ciertos partidos importantes (italiano, sueco) cuya mayoría se adhiere a las tesis comunistas, conservan todavía en su seno a numerosos elementos reformistas y socialpacifistas que sólo esperan la ocasión para recuperarse, y sabotear activamente la revolución proletaria, yendo así en ayuda de la burguesía y de la II Internacional.

Ningún comunista debe olvidar las lecciones de la República de los Soviets húngara. La unión de los comunistas húngaros con los reformistas le costó caro al proletariado húngaro.

Es por ello que el II Congreso internacional considera su deber determinar de manera precisa las condiciones de admisión de los nuevos partidos e indicar a los partidos ya afiliados las obligaciones que les incumben.

El II Congreso de la Internacional Comunista decide que las condiciones para la admisión en la Internacional son las siguientes:
Sigue leyendo

Nacionalismo revolucionario y nacionalismo reaccionario

Huey Newton

 

Hay dos clases de nacionalismo: el nacionalismo revolucionario y el nacionalismo reaccionario. El nacionalismo revolucionario depende principalmente de una revolución popular cuyo fin último es que el pueblo esté en el poder. Es más, para ser un nacionalista revolucionario, por necesidad, hay que ser socialista. Si se es un nacionalista reaccionario, no se es socialista, y entonces, su finalidad es la opresión del pueblo.

El nacionalismo cultural -o el “nacionalismo de chuleta de cerdo”, como yo le llamo- es básicamente un problema de tener una perspectiva política equivocada. Parece ser una reacción en lugar de responder a la opresión política. Los nacionalistas culturales se definen por una vuelta a la vieja cultura africana para, de ese modo, ganar su identidad y libertad. En otras palabras, sienten que la cultura africana les dará automáticamente la libertad política. Muchas veces los nacionalistas culturales siguen la línea de los nacionalistas reaccionarios. Papa Doc, en Haití, es un excelente ejemplo de nacionalismo reaccionario. Oprime al pueblo y al mismo tiempo promociona la cultura africana. (…)Simplemente expulsó a los racistas y los substituyó personalmente convirtiéndose él en el opresor. Muchos nacionalistas en este país parecen desear los mismos fines. El Partido de las Panteras Negras, que es un grupo revolucionario de gente negra, es consciente que tenemos que tener una identidad. Tenemos que dar cuenta de nuestra herencia negra para coger fuerza para seguir adelante y avanzar. Pero volver a la vieja cultura africana es innecesario y, en muchos aspectos, no supone un avance. Creemos que la cultura por sí misma no nos liberará. Vamos a necesitar esfuerzos mucho más grandes.

Un buen ejemplo de nacionalismo revolucionario fue la revolución en Argelia cuando Ben Bella llegó al poder. Los franceses fueron expulsados, sin embargo fue una revolución popular porque el pueblo terminó en el poder. Los líderes que llegaron al poder no estaban interesados en buscar su propio beneficio explotando al pueblo y manteniéndolo en un estado de esclavitud. Nacionalizaron la industria y sus beneficios fueron a la comunidad. Eso es de lo que se trata el socialismo, en resumidas cuentas. Los representantes populares están al mando estrictamente por el consentimiento del pueblo. La riqueza del país está controlada por el pueblo y es este el consultado sobre todas las modificaciones en la industria que han de tener lugar.
Sigue leyendo