El marxismo y la cuestión racial

freeAfrika

 

Para Lenin, la desigualdad del desarrollo económico es inherente al capitalismo. A pesar de referirse a la posibilidad del triunfo socialista en un solo país, sus palabras encajan muy bien cuando el asunto es la cuestión racial, pero, en este caso, quien tematizó esta demanda étnicorracial fue Stalin, uno de los colaboradores más cercanos de Lenin.  Es decir, la desigualdad racial está intrínsecamente ligada al sistema capitalista(1). Tal preocupación fue constante en la vida de Stalin, como militante y como dirigente del PCUS ( Partido Comunista de la Unión Soviética), en el que trató de abordar esto, recordando también su pasado, cuyo abuelo Dzhugasvili, era judío. En “El marxismo y la cuestión nacional“, de 1912, señala el peligro del multiculturalismo dentro del Partido y afirma la necesidad de la unidad entre las diversas nacionalidades, que deberían organizarse en un partido fuerte y centralizado(2), sin renunciar a la propia.

El derecho a la autodeterminación es el derecho, no de la burguesía, sino de las masas trabajadoras de una determinada nación. El principio de la autodeterminación debe ser utilizado como un medio de lucha para el socialismo. Debe estar subordinado a los principios del socialismo“. Stalin(3)

Él afirmó esto debido a que siempre fue un consumado conocedor de las luchas del pueblo, pues en ellas en los diversos momentos de su vida, como agitprop -agitador y propagandista-, en la función de editor de periódicos y en las actividades clandestinas donde tuvo un agudo contacto con las minorías étnicas del interior de Rusia (kurdos, judíos, gitanos, turcos, persas, y otros(4)). Stalin entendía como pocos la realidad y el sufrimiento de estas minorías, lo que se volvió fundamental para la consolidación de la URSS, después de 1917. Con la victoria de los bolcheviques, Rusia se convierte en el primer país socialista de la historia, en 1917, y Stalin es elegido Comisario del Pueblo para las Nacionalidades, órgano responsable de la cuestión racial-nacional, el cual el 2 de noviembre de este año edita la “Declaración de los Pueblos de Rusia” con la siguientes diretrices(5):

– Abolición de la opresión nacional
– Igualdad de derechos entre las nacionalidades
– Autodeterminación
– Fin de los “pogromos”
– Exaltación de la amistad y la fraternidad
– Abolición de los privilegios nacionales
– Abolición de las restricciones religiosas y nacionales
– Libertad de las minorías étnicas

Esta declaración, además de defender la autonomía de las repúblicas socialistas, reconocía el derecho de autodeterminación e, incluso, hasta que llegasen a separarse de Rusia, donde el gobierno comunista acababa de llegar al poder, ponía fin a la violencia de unos grupos contra otros, e instaba al pueblo a la hermandad. Pero el principal significado de la declaración a todos los pueblos de Rusia es que, en la práctica, el gobierno soviético daba autonomía para la formación de Estados independientes, respetando la soberanía y el libre desarrollo de las creencias y las costumbres étnicas, con la garantía de la libertad religiosa y la inviolabilidad de estos valores. El Consejo de Comisarios del Pueblo ratificó los principios de esta declaración y los defendió con fervor revolucionario en sus órganos, los soviets de diputados obreros, campesinos y soldados. En la proclamación “A todos los trabajadores musulmanes de Rusia y de Oriente“, artículo publicado el 22 de noviembre de 1917, el gobierno bolchevique se dirigió a la comunidad musulmana(6) llamándola a una política internacionalista liberadora, incentivando su formación y respeto a las instituciones musulmanas en el territorio ruso. Esta actitud era una lucha contra el nacionalismo de cuño burgués, que en el fondo, actuaba en contra de la joven nación socialista. El Comisariado del Pueblo para las Nacionalidades, encabezado por Stalin, fundó las Repúblicas de Tártaro-Barquíria, Kazajstán y Turquestán, ambas independientes del Estado soviético, fruto de la nueva política exterior adoptada por Lenin.

Ya el 19 de noviembre de 1917, el objetivo de la acción política de los comunistas era acabar con los resquicios sexistas que humillaban a las mujeres. En esa fecha se publicaba el decreto “Sobre el matrimonio civil, los hijos y la implantación del Registro Civil” en el que se proclamaba la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, ya que antes de la Revolución de Octubre, la mujer sufría una doble esclavitud, por causa de la explotación capitalista y por ser considerada inferior al hombre en aquella época. Usando esta prerrogativa miles de niñas fueron violadas, golpeadas y maltratadas. El decreto comunista ponía fin a esto y reconocía como legítimos los matrimonios civiles, daba los mismos derechos a los hijos nacidos fuera del matrimonio y el matrimonio religioso pasó a ser una opción de cada familia, por tanto, sin carácter oficial. Para formar al nuevo ciudadano de Rusia con base en estos valores humanistas y socialistas, el gobierno creó el “Decreto sobre la Prensa“, en el que lanzó una campaña masiva contra el analfabetismo, se hizo cargo de la ayuda alimentaria y la ropa de los estudiantes, así como de incentivar la educación pública, técnica, política y obligatoria para todos. Como meta para eliminar el analfabetismo, también elevó los clásicos rusos como propiedad exclusiva del Estado y construyó la Academia Socialista de Ciencias Sociales, preservando la libertad de prensa en el país. En 1921, durante el X Congreso del Partido Comunista de Rusia, Stalin propuso en el documento “Sobre las tareas actuales del Partido en el problema nacional“, la formación de la URSS – Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Conforme al espíritu democrático de ese líder, los países que se uniesen a la Unión Soviética podían separarse más adelante si querían y no perderían su autonomía. Como garantía de esta propuesta habría una reunión en el presidium de la URSS entre los ucranianos, rusos y georgianos. La tesis de Stalin fue calurosamente recibida por el Congreso, siendo aprobada el 30 de diciembre de 1922, durante el I Congreso de los Soviets de la URSS.

La cuestión racial vuelve a ser objeto de debates, en 1936, con la promulgación de la Constitución Soviética se sancionaba legislativamente lo que ya se había convertido en hecho: los logros sociales del pueblo en la lucha por el socialismo. En ella se ratifica la independencia de las nacionalidades, de las etnias y del carácter multinacional de la URSS. Nada menos que 50 millones de trabajadores participaron en estos debates a través de asambleas, reuniones y soviets; recuerde que ningún otro país lo hizo. Pero el mayor orgullo del pueblo ruso era a causa de la reconstrucción de las antiguas ciudades y de los suburbios que ganaron nuevas, cómodas y bonitas casas, y se construyeron nuevos barrios de residencias en los centros operarios de Chelyabinsk, Gorki, Novosibirsk y Jarkov. Moscú consiguió su rápido y barato metro. En 1936 Stalin fue el primer líder mundial en condenar la invasión de Abisinia, hoy Etiopía, por las tropas fascistas italianas(7). Durante la década de 1930, Stalin adaptó las cuotas para los batrak (trabajadores agrícolas) y bedniak (campesinos pobres). Estos tenían preferencia al recibir alimentación, educación (en las escuelas de liquidación del analfabetismo), para participar en los programas sociales del gobierno y en el momento de recibir incentivos técnico-agrícolas, como la adquisición de máquinas y tractores. (Bettanin, 198, p.95).

En 1943, el deseo de Hitler de aniquilar “a toda la población judía sin excepción” fue frustrado por Stalin en los enfrentamientos militares de Petrogrado. En 1948 Stalin apoya la creación del Estado de Israel y en 1955, dos años después de la muerte del líder bolchevique, se lleva a cabo la Conferencia de Bandung llamando a Asia y a África a luchar contra el colonialismo y la discriminación racial(8), haciéndose eco en la III Internacional Comunista, cuya repercusión del pensamiento de Stalin llegaba al Partido Comunista de los Estados Unidos. Para Cannon(9), trotskista y miembro del Socialist Workers Party – SWP-:

La nueva política sobre la cuestión negra, aprendida de los rusos durante los primeros diez años del comunismo estadounidense, dio al Partido Comunista la capacidad de promover la causa del pueblo negro en los años 30; y de extender su propia influencia entre los negros en una escala de la cual ningún movimiento radical se había acercado hasta entonces. Estos son los hechos históricos, no sólo de la historia del comunismo estadounidense, sino también de la historia de la lucha por la emancipación de los negros“. (Cannon, 1959)

El movimiento por los derechos civiles tuvo su mayor agitación, gracias precisamente a esa influencia proveniente de la URSS. Esta hegemonía rusa dentro del partido alcanzó toda una expresiva generación de líderes negros en los Estados Unidos, como Malcom X(10) y Martin Luther King(11). Del otro lado del mundo, en el continente africano, la línea política rusa fue responsable de las victorias contra el colonialismo y el racismo. Estaban bajo esta dirección la mayoría de los líderes negros de los años 1950 y 1960, como Nelson Mandela, quien fue dirigente del Partido Comunista de Sudáfrica, Agostinho Neto (Angola), Amilcar Cabral (Guinea- Bissau), Samora Machel (Mozambique), Léopold Senghor (Senegal), Sam Mujoma (Namibia), Patrice Lumumba (Congo), y más de 60 mil comunistas que participaron en la lucha antirracista para defender a la Madre África.

Pero para los socialistas, la igualdad racial se dirige, específicamente, a los negros, indios y demás grupos étnicos como parte del proletariado, porque éstas son las mayores víctimas del capitalismo, para elevar sus conciencias y hacerlos participar en la construcción de un proyecto de sociedad que no tenga ningún tipo prejuicio contra ellos mismos y ni en contra de cualquier otro segmento, la sociedad socialista.

 

 

Notas:

(1) Lenin, Vladimir.Obras Escogidas.

(2) MARTENS, Ludo. Otra mirada sobre Stalin.

(3) STALIN, Joseph. El marxismo y el problema nacional.

(4) op. cit.

(5) KIM M.P. et al. História de la URSS: la época del socialismo

(6) ibid

(7) MARTENS, op.cit .

(8) KIM. op.cit.p.607.

(9) CANNON, James P.A. Revolución Rusa y el Movimiento Negro Norteamericano.

(10) CALLINICOS, Alex. Race And Class

 

 

 

Traducido por “Cultura Proletaria” de unegro.org.br

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s