La Revolución Cultural: Logros en Educación y Cultura

zp4f6bdd4d

 

La Revolución Cultural, según proclama la “guía de estudio” de la mayoría de los programas occidentales sobre el tema, siguiendo la “historia oficial” del gobierno anti-maoísta de China, sumió al país en una edad de tinieblas.

Sin embargo, ocurrieron las cosas más extraordinarias.

Educación: Expansión e innovación

 

Empecemos con la educación. Comúnmente acusan a Mao de oponerse al aprendizaje y a la educación. Jung Chang y Jon Halliday en “Mao: The Unknown Story” (Mao: La historia desconocida) sostienen que Mao consignó a la mayoría de la población a ser “trabajadores esclavos analfabetos o semialfabetizados”. Esto es poner la realidad patas arriba.

Prueba 1: Se multiplicaron los recursos educativos en las zonas rurales.

De 1965 a 1976, la inscripción en la escuela primaria aumentó de 115 millones a 150 millones de alumnos, y la de escuela secundaria aumentó de 15 millones a 58 millones, o sea, casi cuatro veces más. Los campesinos tenían acceso a una red de primarias en cada aldea, secundarias integradas para varias aldeas y preparatorias para las comunas. En la sierra, tenían “salones ambulantes”, que viajaban de aldea a aldea. De 1973 en adelante, el 90% de los niños de edad escolar estudiaban. En los años 70, la entrada de obreros y campesinos a la universidad aumentó muchísimo.

Prueba 2: Atacaron el elitismo en la educación universitaria.

Antes de la Revolución Cultural, las universidades eran exclusivamente para los hijos e hijas de los miembros del partido y de las clases privilegiadas. Los niños competían por medio de pruebas para entrar a una jerarquía de escuelas preparatorias cada vez más selectas. Durante miles de años, el sistema de educación feudal confucionista creó una minoría selecta de gente culta que gozaba de privilegios y vivía alejada de la gente común y del trabajo productivo.

La Revolución Cultural abolió ese sistema de selección por medio de pruebas competitivas. Al graduarse de la prepa, los alumnos iban al campo a vivir y trabajar, o trabajaban en fábricas. Después de dos o tres años, cualquier estudiante, sin importar su origen, podía solicitar admisión en la universidad. Como parte del proceso de admisión, su unidad de trabajo lo evaluaba y daba una recomendación.

Cambiaron por completo el plan de estudios con el fin de evitar el elitismo. Combinaban el estudio con el trabajo productivo. Se estudiaba teoría y política revolucionarias. Se criticaban los métodos pedagógicos antiguos que limitaban a los estudiantes a ser recipientes pasivos de información y elevaba a los maestros a la categoría de autoridades absolutas.

La Revolución Cultural contradijo la idea burguesa arribista de que la educación es una escalera para que el individuo “suba” o para que adquiera capacidades y conocimientos para aventajar a los demás. No era cuestión de antiintelectualismo sino de poner el conocimiento al servicio de una sociedad que batallaba para borrar las desigualdades sociales.

Prueba 3: Investigación de “puertas abiertas”.

Un avance muy importante e innovador de la Revolución Cultural fue lo que llamaron la investigación de “puertas abiertas”. En el campo, establecieron estaciones científicas cerca de los sembradíos. Campesinos, junto con científicos de las ciudades, llevaron a cabo experimentos sobre granos híbridos, el ciclo de vida de los insectos y otros aspectos de la ciencia en la agricultura. Esto ayudó a las masas a entender temas científicos y el método científico, y ayudó a los científicos a entender mejor las condiciones sociales, especialmente en el campo.

En las ciudades, las universidades e instituciones de investigación importantes trabajaban con fábricas, comités de vecindad y otras organizaciones. El pueblo iba a los laboratorios y estos iban al pueblo. Se hacían acuerdos innovadores, como el de las mujeres de un taller de vecindad que producía piezas para computadoras avanzadas, no como mano de obra explotada del tercer mundo sino en una relación cooperativa con un laboratorio o instituto, y estudiando la ciencia relacionada con la producción.

3153-574476

 

Profesionales al campo

Durante la Revolución Cultural exhortaron a artistas, médicos, técnicos, científicos y gente de muchos otros sectores a que fueran a vivir con los obreros y campesinos: a aplicar sus conocimientos a las necesidades sociales, convivir con los que hacen el trabajo manual, intercambiar conocimientos y aprender de las masas.

Nos dicen que mandar los profesionales al campo fue como castigarlos. Bueno, y los campesinos, ¿qué? ¿Quién les preguntó que si ellos querían vivir en el campo? El hecho es que la medida de mandar profesionales al campo era parte de la lucha consciente para eliminar las desigualdades sociales, especialmente para reducir la gran diferencia en cultura y recursos entre la ciudad y el campo.

¿Cómo aplicaron esta medida? ¿A punta de fusil? De ninguna manera. Primero, apelaban a los ideales más elevados y a la aspiración de servir a la sociedad. Segundo, libraban una lucha ideológica para que todos discutieran la cuestión: ¿qué vale más, el “derecho” de un médico a tener una vida privilegiada en la ciudad u ofrecer servicios de salud para todos? Tercero, muchas personas respondieron a ese llamamiento con entusiasmo y compromiso, y dieron ejemplo a los demás. Por último, sí hubo cierta coacción e institucionalizaron la medida de ir al campo. Pero no toda la coacción es mala. Por ejemplo, ¿es malo que un gobierno elimine la segregación racial de las escuelas, aunque unos se opongan?

Como mencioné, muchos profesionales y jóvenes respondieron con gran entusiasmo al llamamiento a ir al campo. Les recomiendo mucho que le echen un vistazo al libro “Some of Us” (Una de nosotras, New Brunswick: Rutgers University Press, 2001). Contiene varios ensayos de chinas que participaron en la Revolución Cultural y ahora viven en el Occidente. Describen que la experiencia de ir al campo les cambió la vida de manera positiva: lo mucho que aprendieron de los campesinos, que hicieron cosas que nunca habían pensado que serían capaces de hacer, que sintieron el poder de la mujer y que la Revolución Cultural promovió un espíritu de pensamiento crítico.

 

 

Cultura

 

Ahora abordemos la cultura. Dicen que la Revolución Cultural convirtió a China en un desierto cultural, pero la verdad es muy distinta. Se dio una explosión de actividad artística de parte de obreros y campesinos: poesía, pintura, música, cuento, hasta cine. Se hicieron grandes proyectos artísticos de masas y se popularizaron nuevos tipos de obras populares cooperativas, incluso en el campo y las zonas remotas. Esculturas colectivas de gran escala, como las figuras del Patio del Cobro de Rentas, alcanzaron un nivel muy alto de expresión artística y fondo revolucionario.

La Revolución Cultural produjo “obras revolucionarias modelo”: obras que marcaban la pauta para la creación de una variedad de obras artísticas por toda China. En las obras modelo de ópera y ballet las masas populares ocupaban el escenario, y expresaban su vida y su papel en la sociedad y la historia. Estas obras modelo también alcanzaron un nivel artístico extraordinario; combinaron expresiones tradicionales chinas con instrumentos y técnicas occidentales. Un avance especial fue el papel prominente en las óperas revolucionarias de mujeres fuertes y combativas.

Varias compañías de Ópera de Pekín hacían giras en el campo, tanto para dar ejemplo a grupos culturales locales como para aprender de ellos. Les voy a leer lo que cuenta un campesino sobre el impacto que tuvieron en su aldea las obras revolucionarias modelo y la difusión general de cultura revolucionaria.

Dice: “Fui testigo de un auge sin precedente de actividades culturales y deportivas en mi aldea natal de Gao. Las aldeas del campo, por primera vez en la historia, organizaron grupos de teatro y presentaban obras que incorporaban los temas y la estructura de las ocho Óperas de Pekín modelo, con el idioma y la música locales. Además de entretenerse, los aldeanos se enseñaron a leer y escribir estudiando la letra de las obras, y organizaban competencias deportivas con otras aldeas. Todas estas actividades les daban una oportunidad de reunirse, comunicarse, enamorarse, así como disciplina y organización. Creaban una esfera pública donde las reuniones y comunicaciones superaban los clanes tradicionales de familia y aldea. Eso nunca había ocurrido antes ni ha vuelto a ocurrir”. (1)

 

 

stalinism-culturalrev2

 

 

Notas:

(1) Mobo Gao, “Debating the Cultural Revolution” (Debate sobre la Revolución Cultural), Critical Asian Studies, 34:3 (2002), pp. 427-28.

Por Raymond Lotta

 

Extraído de revcom.us

Anuncios

4 pensamientos en “La Revolución Cultural: Logros en Educación y Cultura

  1. Viajes a India

    Principal de marxismo-leninismo es tan importante en Asia , porque hay muchos pobres en Asia , primero hay que pensar a dar comida a cada uno . Soy de viajes a India y es verdad que en India en este momento hay muchos desallario .

    Responder
  2. Pingback: 50º Aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria | Cultura Proletaria

  3. Pingback: 50º Aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria – Diario Octubre

  4. Ossmeey Clavijo

    He tenido la oportunidad de ver el Ballet, algunas obra de teatro como también algunas pinturas en la galería de arte nacional y es espectacular . cada especialidad se observa la dedicación, mística. en su trabajos.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s