Acerca de “las dos líneas” dentro del Partido Comunista

e39-676

 

Un requisito fundamental de existencia de todo partido político, mucho más si es marxista-leninista, es su unidad ideológica, política y orgánica; pero la unidad no anula los criterios, las opiniones, las discusiones, las discrepancias, los puntos de vista, etc. de los militantes en todos los niveles partidarios; no pueden ser anulados porque constituyen fenómenos objetivos; su presencia es dialéctica y son ingredientes de vida del partido. Se opina, discute y discrepa dentro de la unidad ideológica-política y orgánica, pues eso constituye la lucha dentro de la unidad, la lucha dentro de lo homogéneo, la lucha en el seno de los comunistas; esto es unidad y lucha en el seno de los comunistas en un partido marxista-leninista; pero la lucha en el seno de los comunistas de un partido proletario es una lucha no-antagónica, y mientras sea así se conserva la unidad. Ningún partido comunista marxista-leninista puede escapar a la unidad y lucha dentro de sus filas, porque son objetivas y porque son uno de los elementos de su desarrollo. Se trata precisamente de la presencia de la ley dialéctica de la unidad y lucha de contrarios rigiendo la vida de un partido. La unidad y la lucha son inseparables; no puede existir unidad solo ni puede existir solamente lucha. Cuando un partido hace unidad por unidad, abandona los principios y se destruye lo mismo que se destruye cuando sólo practica la lucha abandonando la unidad en sus filas.

La presencia de criterios, posiciones y tendencias dentro de un partido marxista-leninista no hace daño si revela un esfuerzo de aplicación de la teoría de clase a la solución de los problemas, si busca el desarrollo y si preserva la unidad. No hay que temer esa presencia, porque la práctica de la lucha de clases y la práctica de la crítica, la autocrítica y la contracrítica sacarán a luz los errores que se cometen. No olvidar que se deben conocer los errores para corregirlos; no olvidar que la corrección de los errores sólo es posible después de conocerlos; y no olvidar tampoco que toda corrección significa un paso hacia adelante en el desarrollo del partido.

En el proceso de desarrollo del partido es posible que surjan elementos que discrepen de alguna forma con la línea general del partido y hasta que elaboren una línea diferente; ¿pero quién puede evitar ese fenómeno sin antes conocerlo? Si la tendencia es errónea y oportunista, la lucha de clases, la lucha por la producción y la investigación científica demuestran el error; entonces la crítica y la autocrítica hacen que esos elementos se corrijan y el partido fortalece su unidad; pero si no lo hacen, persisten en sus errores, pasan de la expresión franca a la difusión subterránea y se transforman en una banda diversionista y escisionista, entonces se han pasado al lado del enemigo, por lo que el partido procede a depurarse drásticamente de esos elementos; se comprueba que la línea general es correcta; muchos militantes despejan sus dudas y se adhieren firmemente a ella. La causa de que algunos elementos elaboren una línea diferente es objetiva, es el reflejo de la lucha de clases en el seno del partido; escapa a toda voluntad; no se puede evitar mientras en el mundo existan las clases sociales; pero un partido marxista-leninista debe defender dialécticamente su línea correcta.

El permitir que unos elementos se expresen sinceramente dentro del partido, aunque hayan llegado al extremo de elaborar una línea diferente, no es legalizar la existencia de dos líneas ni predicar su necesidad, no es conciliar intereses opuestos; es practicar la democracia controlada por el centralismo, es permitir que el mal aflore para administrar la medicina precisa, porque si no se permite la enfermedad, mina a ocultas el cuerpo del partido, y esto sí que es pernicioso. Pero Enver Hoxha no entiende estas verdades que el camarada Mao las captó magistralmente; pero no las entiende a propósito porque toma unas de las palabras de Mao y las separa de su conjunto para acusarlo de “conciliador de dos líneas”. Hoxha ha escrito:

El propio Mao Tse-tung ha predicado la necesidad de la existencia de las dos líneas en el partido. Según él, la existencia de ambas líneas y la lucha entre ellas es algo natural, es una expresión de la unidad de los contrarios, es una política elástica que conjuga en sí misma el espíritu de principios y el compromiso. Así, escribe él, con un camarada que se equivoca pueden utilizarse las dos manos : con una será combatido, con la otra se hará la unidad con él. El propósito de esta lucha es preservar los principios del marxismo, lo cual supone perservar en los principios; este es un aspecto del problema. El otro aspecto es unirnos a él. La unión tiene por objetivo ofrecerle una salida, concertar un compromiso con él”.(1)

Hoxha hace una cita deformada de las palabras que el camarada Mao anotó en su artículo “Método dialéctico para la unidad interna del Partido”. A pesar de su falta de fidelidad y de sus sofismas, la cita no ayuda a sus infamias; al contrario, lo coloca en apuros porque desmiente, por ella misma, la afirmación de que el camarada Mao “… ha predicado la necesidad de la existencia de las ‘dos líneas’ en el partido”. Esta especulación de Hoxha, esta falsificación de la verdad, fácilmente se la descubre. El camarada Mao no predica ni la necesidad de dos líneas opuestas ni la conciliación de ambas; predica la unidad con los camaradas que cometen faltas y no con los enemigos de clase. Leamos con cuidado lo que dijo primeramente, en la parte que Hoxha no ha citado:

A mi parecer, debemos tomar una actitud de unidad para con todos los camaradas, sean quienes fueren, exceptuando a los elementos hostiles y saboteadores. En el trato con los camaradas, debemos adoptar el método dialéctico y no el metafísico. ¿Qué significa aquí el método dialéctico? Significa tratar todas las cosas de manera analítica, reconocer que todo hombre puede incurrir en errores y no descalificar completamente a alguien por el hecho de haberlos cometido”.(2)

En el mismo escrito, un poco más adelante, agregó la parte que Hoxha ha deformado al citarla. He aquí las verdaderas palabras del camarada Mao:

Así, actuamos con dos manos: una para la lucha con los camaradas que incurren en errores y la otra para la unidad con ellos. El propósito de la lucha es perseverar en los principios marxistas, lo cual supone la fidelidad a los principios. Esta es una mano; la otra es para velar por la unidad. El propósito de la unidad es dar una salida a esos camaradas, contrayendo compromisos con ellos, lo que significa flexibilidad. La integración de la fidelidad a los principios con la flexibilidad constituye un principio marxista-leninista y es una unidad de contrarios”.(3)

 

hoxhamao

 

¿Dos líneas en el partido? ¿Dónde está ese planteamiento? Hoxha hace interpretaciones antojadízas. El camarada Mao ha planteado el método dialéctico de resolver la unidad dentro del partido, la manera correcta de actuar con los militantes comunistas que se equivocan. En sus palabras no encontramos la prédica de la necesidad de dos líneas contrarias en el partido. Lo que pasa es que Hoxha utiliza esas palabras para elaborar sofismas con el interés de confundir.

En un partido comunista hay seres humanos, seres que pueden cometer errores, y no seres “sobrenaturales” que sean la suprema perfección. Los errores son producto de las limitaciones humanas. En todo partido comunista sus militantes cometen errores; los errores no detienen su vida, antes al contrario impulsan su desarrollo. Además de las limitaciones humanas que nos llevan a equivocarnos, en todo partido comunista sus militantes, de un modo general, se ubican en avanzados, intermedios y atrasados; he aquí una causa objetiva de los errores; ¿puede evitarla alguien? En todo partido comunista sus militantes tienen diferentes procedencias de clase, diferente nivel ideológico político, diferente grado de entendimiento y asimilación, y diferente método y estilo personal de trabajo; he aquí otras causas objetivas de los errores; ¿quién puede evitarlas? La cuestión es cómo resolver el problema de los militantes que caen en faltas, en equivocaciones. El camarada Mao ha propuesto el método dialéctico “la integración de la fidelidad a los principios con la flexibilidad”. A este método Hoxha lo apoda de prédica de la necesidad de dos líneas en el partido. ¿Qué plantea él, en cambio? El método metafísico: la intolerancia y la liquidación de los camaradas que se equivocan lo que es la liquidación del partido. Confunde el método de resolver las contradicciones en el seno del partido con el método de resolver las contradicciones del partido con el enemigo de clase. Al enemigo de clase se le combate a ultranza, se le liquida sin miramiento; pero no se puede hacer lo mismo con los comunistas que caen en errores; a ellos se les critica, se analizan pacientemente sus faltas, se les orienta en los pricipios del comunismo y se les da la oportunidad de corregirse y reeducarse, es decir, se aplica la fidelidad y la flexibilidad; por la fidelidad se les hace la crítica persistiendo en los principios del marxismo-leninismo, y por la flexibilidad se les da la oportunidad de corregirse, se contrae el compromiso de que eso suceda en bien de la unidad del partido. Así queda resuelto el problema de la unidad con los militantes comunistas que incurren en faltas; pero, si gozando de la flexibilidad del partido no enmienda sus errores y, muy por el contrario, insiste tercamente en ellos, se convierten en elementos hostiles, saboteadores y fraccionalistas, la contradicción con ellos se vuelve antagónica, con ellos ya no hay unidad y la solución es la liquidación inflexible. Así ha planteado el camarada Mao la manera de resolver la unidad con los comunistas que se equivocan. ¿Dónde está allí la prédica de la necesidad de las dos líneas en el partido? Hoxha se ha enredado en sus propias especulaciones; pero no abandona su afán de deformar la verdad del pensamiento Mao Tse-tung: hace nuevas especulaciones, nuevas citas mutiladas a propósito ynuevas calumnias. Veamos como insiste:

(…)Mao Tse-tung concibe el partido como una reunión de clases con intereses opuestos, como una organización en que están enfrentadas y luchan dos fuerzas, el proletariado y la burguesía…
Así, en 1956 exigía que fueran elegidos al Comité Central los dirigentes de las fracciones de izquierda y de derecha, presentando a este efecto argumentos tan ingenuos como ridículos. ‘Todo el país, el mundo entero, dice él, saben bien que ellos han cometido errores de línea. La razón por la que los elegimos estriba precisamente en que ellos son famosos. ¡Qué otro remedio hay si gozan de fama y la fama de los que no han cometido errores no puede compararse con la suya! En nuestro país, que tiene una gran masa de pequeño-burgueses, ellos son dos banderas’.
Renunciando a la lucha de principios en las filas del partido, Mao Tse-tung hacía el juego a las fracciones, buscaba concertar compromisos con algunas de ellas para oponerse a otras y reforzar así sus posiciones”.(4)

Sigue la cantinela de las dos líneas opuestas en el partido. Hoxha escoge un trocito de las frases de Mao para componer la falacia de que el pensamiento Mao Tse-tung es la teoría de la conciliación de clases enemigas en el seno del partido. El modo como lo hace puede sorprender a intonsos, ya que no indica las causas del planteamiento de Mao, y sólo utiliza el trocito mutilado y aislado del tema en el que consta. Aclaremos:

-Primer punto: Las frases citadas por Hoxha pertenecen al artículo “Fortalecer la Unidad del Partido…”, escrito por Mao en 1956.

-Segundo punto: La propuesta de Mao Tse-tung se refiere a los militantes Wang Ming y LiLi-san.

-Tercer punto: Ellos habían incurrido en errores de línea.

-Cuarto punto: Ellos mismos fueron criticados, se autocriticaron y ofrecieron enmendar sus faltas.

-Quinto punto: La contradicción con ellos era todavía no antagónica; por eso el camarada Mao propuso elegirlos al Comité Central del Partido Comunista de China.

 

Hoxha Kruschev

 
Refiriéndose a Wang Ming y Li Li-san dijo en aquella oportunidad:

Ellos son famosos en el país y en el mundo entero por los errores de línea que cometieron. La razón por la cual los elegimos estriba precisamente en que ellos son famosos. ¡Qué otro remedio hay si gozan de fama y la fama de los que no han cometido errores o sólo han cometido pequeños errores no puede compararse con la suya! En nuestro país, que tiene una gran masa de pequeño-burgueses, ellos son sus banderas. Con su elección, mucha gente comentará: El Partido Comunista todavía los espera e incluso les ha cedido dos asientos a fin de facilitarles la corrección de sus errores”.(5)

¿Es esto predicar la necesidad de las dos líneas en el Partido y hacer un conciliábulo de clases enemigas? ¿Qué clase de marxista-leninista es aquel que como Hoxha idea embustes? El problema que trata el camarada Mao es nada menos que el modo de resolver la unidad con los camaradas que cometen errores, lo que es la solución de un tipo de contradicciones no-antagónicas. ¿Es esto renunciar a los principios marxistas-leninistas para reforzar posiciones personales? Todo lo contrario, es aplicar el método dialéctico a la solución del problema; es aplicar la fidelidad al marxismo-leninismo y la flexibilidad. Wang Ming y Li Li-san eran destacados militantes del Partido Comunista de China, que tenía errores de línea, no eran elementos extraños ni enemigos de clase; todo el PCCH los criticó; aceptaron la crítica, reconocieron sus errores y prometieron corregirse. El camarada Mao propuso, entonces, conservar la unidad con ellos. Pensamos que fue una solución marxista-leninista. Y el hecho de que Li Li-san y Wang Ming cumplieron o no su promesa, es asunto que no competía a Mao Tse-tung ni al resto del partido, pues el partido supo actuar con ellos cuando se convirtieron en incorregibles. En aquel momento se trataba de resolverla unidad con ellos. El presidente Mao, en su artículo que ya tenemos dicho, fundamentó también su concepto de unidad. Con inconfundibles palabras expresó:

Por unidad se entiende que debes unirte con aquellos que tienen divergencias contigo, que te menosprecian y te tratan sin consideración, que se han llevado mal contigo, que te han combatido o te han hecho sufrir. Con aquellos cuyas opiniones son idénticas a las tuyas, como ya están unidos contigo, la unidad no se presenta como problema. Se presenta como tal en el caso de los que todavía no están unidos contigo. Con esto me refiero a aquellos cuyas opiniones son divergentes de las tuyas o que adolecen de graves defectos”.(6)

El camarada Mao no ha predicado la necesidad de dos líneas en el partido; esto sólo es una infame calumnia de Enver Hoxha. El camarada Mao ha advertido el brote de errores de línea y de líneas no proletarias como producto del reflejo de las clases, contradicciones de clase y lucha de clases en el partido, y ha planteado, como hemos visto, el método correcto de solucionar esos problemas. Consideramos que ha hecho una aplicación magistral de la dialéctica materialista y, con eso, un aporte marxista-leninista a la teoría sobre el partido del proletariado.

 

 

 

Notas:

(1)Enver Hoxha: “El Imperialismo y la Revolución”. Edit. Instituto de Estudios Marxistas-Leninistas adjunto al Comité Central del PTA, Tirana, 1979,, págs. 415-416.

(2)Mao Tse-Tung: “Obras Escogidas”. Tomo V, tamaño grande: “Método dialéctico para la unidad interna del Partido”, pág. 561.

(3)Mao Tse-Tung: Ibid. , pág. 563.

(4)Enver Hoxha: Op. Cit. , págs. 417-418.

(5)Mao Tse-Tung: Op. Cit. , Tomo V, tamaño grande: “Fortalecer la unidad del Partido…”, pág.350.

(6)Mao Tse-Tung: Op. Cit., Ibid., pág. 345.

 

 

 

Extraído de “El revisionismo de Hoxha y el pensamiento de Mao Tse-tung” de Antonio Rosales Vargas

Anuncios

3 pensamientos en “Acerca de “las dos líneas” dentro del Partido Comunista

  1. Alo

    Si Mao hubiera firmado el acuerdo de no Agresión con la Alemania Nazi.Que hubiera sido del papel escrito,los altavoces pregoneros. del “Hoxhismo” ,DENUNCIANDO,hasta en la sopa,el nazismo de Mao…Calumniadores e infantiles.

    Responder
  2. Dialectico

    Metodo Hoxhista: El acuerdo de Mao,nunca Dios Stalin,con la Alemania nazi, demuestra inequívocamente, como sostiene Alo, la simpatía de Mao por el NAZISMO. Mao es un amigo de los nazis,Stalin un Dios….Firmado por Bob Esponja.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s