Para llegar a ser espada, disciplina de acero

ml02_dosversiones

 

Ya hemos subrayado que la más severa selección de los miembros del partido, en cuanto a la claridad de su conciencia de clase y su absoluta entrega a la causa de la revolución, ha de ir unida a la íntegra fusión con la vida de las masas que sufren y combaten. Y todo intento de atender a una sola de todas estas exigencias, descuidando su polo contrario, termina en una petrificación sectaria de los grupos, incluso de los compuestos por auténticos revolucionarios… Las masas, no obstante únicamente adquieren conciencia de sus intereses en la acción, en la lucha. En una lucha cuyas raíces económicas y sociales están en perpetuo cambio, y en las que, en consecuencia, las condiciones y los medios de lucha se transforman sin cesar. El partido dirigente del proletariado únicamente puede cumplir su misión yendo siempre a un paso por delante de las masas que luchan, indicándoles así el camino. Ahora bien: sin adelantarse nunca más de un paso delante de ellas, con el fin de seguir siendo siempre el guía de su lucha. Su claridad teóricamente únicamente, es, pues, valiosa, cuando en lugar de limitarse a la simple perfección general, puramente teórica, de la teoría, la hace culminar en el análisis concreto de la situación concreta. De ahí que el partido deba tener, por un lado, la claridad teórica y la firmeza suficientes como para proseguir por el camino justo, a pesar de las fluctuaciones de las masas, e incluso corriendo a veces el riesgo de un aislamiento momentáneo. Pero, por otra parte, debe seguir siendo elástico y receptivo, con el fin de iluminar en todas las manifestaciones de las masas, por muy confusas que parezcan, aquellas posibilidades revolucionarias de las mismas a cuyo conocimiento las masas no podían llegar por si solas. Semejante adecuación del partido a la vida de la totalidad es imposible sin la más severa disciplina. Si el partido no es capaz de adaptar instantáneamente su conocimiento de la situación, una situación en perpetuo cambio, se queda por detrás de los acontecimientos, de dirigente se convierte en dirigido, pierde el contacto con las masas y se desorganiza. De ahí que la organización haya de funcionar siempre con el mayor rigor y la mayor severidad, con el fin de transformar, cuando llega el momento, esta adaptación en hecho.

Pero esto significa, al mismo tiempo, que esta exigencia de la adaptabilidad debe ser aplicada ininterrumpidamente a la organización misma. Una forma de organización que en algún caso determinado ha podido ser útil con vistas a ciertos fines, en otras condiciones de lucha puede convertirse en un verdadero obstáculo…Porque en la esencia de la historia radica la producción constante de lo nuevo. Esta novedad no puede ser calculada siempre de antemano con la ayuda de alguna teoría infalible: ha de ser reconocida en la lucha, a partir de sus gérmenes primero, siendo luego aprendida a nivel consciente. La tarea del partido no es, en modo alguno, imponer a las masas determinado tipo de comportamiento elaborado por vías abstractas, sino aprender por el contrario, incesantemente, de la lucha y de los métodos de lucha de las masas. No obstante, también debe ser activo en su aprendizaje, preparando las siguientes acciones revolucionarias. Debe elevar a nivel de conciencia, vinculándolo a la totalidad de las luchas revolucionarias, aquello a lo que las masas han llegado de manera espontánea, en virtud de suinstinto de clase; debe explicar a las masas sus propias acciones, como dice Marx, y no sólo con el fin de asegurar así la continuidad de las experiencias revolucionarias del proletariado, sino para activar también conscientemente el desarrollo ulterior de dichas experiencias. La organización debe integrarse como instrumento en el conjunto de estos conocimientos y de las acciones que de ellos se deducen. Si no lo hace así, será sobrepasada por la evolución de las cosas, una evolución a la que, en tal caso, no habría comprendido y en consecuencia no podría dominar. De ahí que todo dogmatismo en la teoría y toda rigidez en la organización sean funestos para el partido… La organización leninista es dialéctica en si misma –o sea, no es únicamente el producto de la evolución histórica dialéctica, sino al mismo tiempo su impulso consciente–, en la medida en que es, a la vez, producto y productora de si misma. Son los hombres quienes crean su partido; han de tener un alto grado de conciencia de clase y de capacidad de entrega para querer y poder participar en la organización pero únicamente llegan a ser verdaderos revolucionariaos profesionales en la organización y por la organización. El jacobino que se une a la clase proletaria, da forma y claridad a los actos de dicha clase con la ayuda a su firme decisión y de su capacidad de acción, con su saber y entusiasmo. Pero es siempre el ser social de la clase, la conciencia de clase que emana de él, lo que determina el contenido y el sentido de sus acciones. No se trata de actuar en representación de la clase obrera, sino de una culminación de la actividad de la clase misma. El partido llamado a dirigir la revolución proletaria no se presenta como estando ya en disposición de asumir su función directiva: no es, sino que llega a ser“.

 

 

Extraído de “Lenin (La coherencia de su pensamiento)” de György Lukács

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s