GULAG

Gulag

 

Artículo que Viktor Zemskov (historiador durante la Perestroika) publicó en la revista “Investigaciones sociológicas” en el que aclara los datos sobre las estadísticas de prisioneros políticos del GULAG.

El objetivo del presente artículo es mostrar una estadística auténtica de los prisioneros del GULAG, una parte ya ha aparecido en artículos de A.N. Nudin, V.F. Nekrasov (1) y en el semanario “Argumenty i fakty”.

A pesar de la existencia de estas publicaciones, en las cuales se dan datos auténticos con su confirmación documental sobre el número de prisioneros del GULAG, la sociedad soviética y extranjera se encuentra completamente bajo la influencia de los datos estadísticos inventados que no se corresponden a la realidad histórica, contenidos en los trabajos de autores extranjeros (R. Conquest, S. Cohen y otros), así como en publicaciones de investigadores soviéticos (R.A. Medvedev, V.A. Chalikova y otros). Además, en los trabajos de todos estos autores la diferencia con las estadísticas auténticas nunca va en el sentido de la disminución sino exclusivamente en dirección de su aumento. Da la impresión de que compiten entre ellos para sorprender a los lectores con cifras, por decirlo de algún modo, astronómicas.

He aquí, por ejemplo, lo que escribe S: Cohen (extraído del libro de R. Conquest “El gran terror”, publicado en 1968 en los Estados Unidos): “… A finales de 1939 el número de prisioneros en cárceles y campos de concentración creció hasta los 9 millones de personas (en comparación con los 30 mil de 1928 y los 5 millones de 1933-1935” (2). En realidad en enero de 1940 había en los campos del GULAG 1.334.408 prisioneros, en colonias del GULAG 315.584 y en cárceles 190.266 personas. En total, entre campos, colonias y cárceles había 1.850.258 prisioneros (tabla 1), es decir, los datos ofrecidos por R. Conquest y S. Cohen están aumentados en casi 5 veces.

La investigadora soviética V.A. Chalikova repite a Conquest y Cohen, y dice: “Las cuentas, basadas en distintos datos, muestran que entre 1937-1959 se encontraban en los campos, que ocupaban superficies enormes, entre 8 y 12 millones de personas” (3). V.A. Chalikova da una cifra máxima de 12 millones de prisioneros en el GULAG (evidentemente en el concepto de “campo” incluye las colonias) para determinada fecha concreta, pero en realidad para el periodo de 1934 a 1953 la cifra máxima de prisioneros en el GULAG fue el 1 de enero de 1950 y fue de 2.561.351 personas (ver tabla 1). Por consiguiente, V.A. Chalikova, siguiendo a R. Conquest y S. Cohen, aumenta en unas cindo veces el número auténtico de prisioneros en el GULAG.

También hizo su aportación a la cuestión de la confusión en la estadística de prisioneros del GULAG N.S. Jruschev, que evidentemente, con el objetivo de aumentar el valor de su propio papel como liberador de las víctimas de la represión estalinista, escribió en sus memorias: “… Cuando murió Stalin, en los campos había 10 millones de personas” (4). En realidad, el 1 de enero de 1953 en el GULAG había 2.468.524 presos: 1.727.970 en campos y 740.554 en colonias (ver tabla 1). En el Archivo Central Estatal de la Revolución de Octubre se guardan copias de los informes de la dirección del Ministerio del Interior de la URSS enviados a nombre de N.S. Jruschev con indicaciones exactas del número de prisioneros, entre otros momentos a la muerte de Stalin. N.S. Jruschev estaba muy bien informado de la cifra real de prisioneros del GULAG y la aumentó en cuatro veces.

 

Tabla 1  (Pinchar en imágenes para aumentar)

Número de prisioneros del GULAG (a 1 de enero de cada año) (5)

Tabla1

* En campos y colonias.

 

Tabla 2

Cantidad de prisioneros en cárceles de la URSS (6) (datos a mitad de cada mes)

 

Tabla2

Las publicaciones sobre las represiones desde los años 30 hasta principios de los 50, como norma, contienen datos deformados, fuertemente aumentados sobre el número de personas juzgadas por motivos políticos o, como se llamaba oficialmente, por “delitos contrarrevolucionarios”, es decir, por el tristemente famoso artículo 58 del Código Penal de la Federación Rusa y los artículos correspondientes de los códigos penales de otras repúblicas soviéticas. Esto también afecta a los datos ofrecidos por R.A. Medvedev sobre la envergadura de la represión en 1937-1938. He aquí lo que escribió: “En 1937-1938, según mis cuentas, fueron represaliados entre 5 y 7 millones de personas: Cerca de un millón de miembros del partido y cerca de un millón de antiguos miembros del partido como resultado de las purgas en los años 20 y la primera mitad de los años 30; el resto, 3-5 millones de personas eran sin partido, pertenecientes a todas las capas de la población. La mayoría de los arrestados en 1937-1938 acabaron en campos de trabajo correccionales, que en una densa capa cubrían todo el país” (7).

De creer a R.A. Medvedev, el número de prisioneros del GULAG en 1937-1938 debería haber aumentado en varios millones de personas, pero eso no se observa. Desde el 1 de enero de 1937 hasta el 1 de enero de 1938 el número de prisioneros del GULAG aumentó desde 1.196.369 a 1.881.570 y hasta el 1 de enero de 1939 disminuyó hasta 1.672.438 personas (ver la tabla 1). En 1937-1938 en el GULAG hubo realmente un aumento del número de prisioneros, pero de unos cientos de miles, no de varios millones. Esto es comprensible, pues en realidad el número de condenados por motivos políticos (por “delitos contrarrevolucionarios”) en la URSS en el periodo de 1921 a 1953, es decir en 33 años, fue de 3,8 millones de personas. La afirmación de R.A. Medvedev de que solo en 1937-1938 fueron represaliados 5-7 millones de personas no responde a la realidad. La comunicación del representante del KGB de la URSS, V.A. Kryuchkov, de que en 1937-1938 se arrestó a no más de un millón de personas está totalmente de acuerdo con las estadísticas del GULAG de la segunda mitad de los años 30 que hemos estudiado.

En febrero de 1954 se preparó un informe para N.S. Jruschov, firmado por el fiscal general de la URSS R. Rudenko, el ministro del interior de la URSS S. Kruglov y el ministro de justicia de la URSS K. Gorshenin, en el que se indicaba el número de condenados por delitos contrarrevolucionarios en el periodo desde 1921 al 1 de febrero de 1954. En todo este tiempo fueron condenados por Colegios del OGPU, “troikas” del NKVD, Asambleas extraordinarias, Colegio Militar, tribunales y tribunales militares 3.777.380, de ellos condenados a la pena máxima 642.980, a condena de encierro en campos y cárceles para periodos de 25 años o menos 2.369.220 y a confinamiento o deportación 765.180 personas. Se indicaba también que del número total de arrestados por delitos contrarrevolucionarios, aproximadamente 2,9 millones de personas fueron juzgadas por Colegios del OGPU, “troikas” del NKVD y Asambleas extraordinarias (es decir, por órganos extrajudiciales) otras 877.000 personas por tribunales, tribunales militares, Colegios especiales y Colegios militares. En la actualidad, se decía en el informe, en campos y prisiones hay 467.946 personas arrestadas que han sido condenadas por delitos contrarrevolucionarios y además 62.462 personas en destierro tras cumplir la pena..

En el mismo documento se indicaba que la Asambleas extraordinaria del NKVD, creadas en base al decreto del Comité Ejecutivo Central y del Consejo de Comisarios del pueblo de la URSS el 5 de noviembre de 1934, que existió hasta el 1 de septiembre de 1953, condenó a 442.531 personas, de entre ellas 10.101 a la máxima pena, 360.921 a privación de libertad, 67.539 a destierro o confinamiento (dentro del país), y 3.970 a otras penas (detención provisional, destierro al extranjero, internamiento médico forzoso). La gran mayoría de los casos de la Asamblea Extraordinaria fueron condenados por delitos contrarrevolucionarios.

En la primera versión del informe, de diciembre de 1953, cuando el número de personas condenadas por actividades contrarrevolucionarias que se tenía era de 474.950 personas, se sabía el lugar en que se encontraban 400.296 presos: En la República Autónoma Soviética de Komi había 95.899 (y además en Pechorlage 10.121), en la República Soviética de Kazajstán 57.989 (de ellos en la región de Karaganda 56.423), en la región de Javarovsk 52.742, en la región de Irkutsk 47.053, en Krasnodar 33.233, en la República Autónoma Soviética de Mordovia 17.104, en la región de Molotov 15.832, en la de Omsk 47.053, en Krasnodar 33.233, en la República Autónoma Soviética de Mordovia 17.104, en la región de Molotov 14.453, en la de Kemerovo 8.403, en la de Gorki 8.210, en la República de Bashkiria 7.854, en la región de Kirov 6.344, en la región de Kuybishev 4.936, en la de Yaroslavl 4.701. El resto de los 74.654 prisioneros políticos se encontraban en otras regiones o repúblicas (Magadán, Primorski, Yakutia, etc).

En la misma versión del informe se indicaba que las personas que a finales de 1953 se encontraban en destierro o confinamiento de entre los antiguos prisioneros condenados por delitos contrarrevolucionarios vivían: En la región de Krasnoyarsk 30.575, en Kazajstán 12.465, en el Norte 10.276, en Komi 3.880, en la región de Novosibirsk 3.850, en otras regiones 1.416 personas (8).

Hay que subrayar que: del mencionado documento oficial se deduce que en el periodo de 1921 a 1953 fueron condenados a la máxima pena menos de 700.000 personas de las detenidas por motivos políticos. En esta relación consideramos nuestro deber desmentir la declaración de la antigua miembro del comité de control del partido en el Comité Central de PCUS y en la comisión de investigación del asesinato de Kirov y de los procesos judiciales de los años 30, O.G. Shatunovskaya, que refiriéndose a cierto documento del KGB, que más tarde parece que desapareció misteriosamente, escribe: “…desde el 1 de enero de 1935 al 22 de junio de 1941 fueron arrestados 19 millones 840 mil “enemigos del pueblo”. De ellos 7 millones fueron fusilados. Del resto, la mayoría murió en los campos” (9).

En esta información Shatunovskaia aumenta en más de 10 veces la cantidad de represaliados y el número de fusilados. También asegura que la mayoría del resto (hay que suponer que entre 7 y 10 millones de personas) murió en los campos. También disponemos de información totalmente exacta de que en el periodo del 1 de enero de 1934 al 31 de diciembre de 1947 en los campos de trabajo reeducativos del GULAG murieron 963.766 prisioneros. En esta cifra se incluyen no solo los “enemigos del pueblo” sino también los comunes (tabla 3).

La dinámica del movimiento de los prisioneros de los campos del GULAG para el periodo de 1934 a 1947 incluye indicadores tales como mortalidad, fugas, detención y retorno de fugados, liberación de presos y otros, indicados en la tabla 3. Además, en la tabla 4 se indica la relación entre los condenados por órganos judiciales y extrajudiciales entre los prisioneros que se encontraban en los campos del GULAG en el periodo de 1934 a 1941. Por desgracia no disponemos de una estadística análoga para los prisioneros detenidos en colonias del GULAG.

El 1 de marzo de 1940 el GULAG tenía 53 campos (incluyendo los campos dedicados a la construcción de ferrocarriles) con muchos departamentos, 425 colonias correccionales de trabajo (incluidas 170 industriales, 83 agrícolas y 172 de “coontraagentes”, es decir, que trabajaban en la construcción y trabajo de otros departamentos), secciones regionales o republicanas de colonias correccionales de trabajo y 50 colonias para menores de edad. Desde mediados de 1935 a principios de 1940 pasaron por las colonias de menores de edad 155.506 adolescentes de entre 12 y 18 años de edad, de ellos 68.927 habían sido juzgados y 86.579 no juzgados. En marzo de 1949 en el sistema del GULAG existían 90 “casas de niños” (en ellos había 4.595 niños) cuyas madres eran presas (10).

Tabla 3

Movimiento de la población de los campos del GULAG (11)

Tabla3

* Entre 1942 y 1945 la estadística de disminución de los prisioneros de los campos del GULAG no está completa, – nota del autor.

 

Por el tipo de delito los prisioneros del GULAG se distribuían de la siguiente manera (1 de marzo de 1940): Por actividad contrarrevolucionaria el 28,7%, por delitos especialmente graves contra contra el orden público un 5,4%, por gamberrismo, especulación y otros contra el orden público un 12,4%, por hurto un 9,7%, deudas y delitos económicos un 8,9%, delitos contra la persona un 5,9%, malversación de la propiedad socialista un 1,5%, otros delitos un 27,5%. El contingente general de presos que se encontraban en campos de trabajo o colonias de trabajo del GULAG se estableció según los datos centralizados a 1 de marzo de 1940 en 1.668.200 personas. De este número en colonias se encontraban 352 mil, entre ellos 192 mil en colonias agrícolas, 192 mil en colonias “contrayentes”.

En el GULAG la única excepción de la regla – que todos los presos tenían que trabajar – eran los enfermos y los declarados incapaces para el trabajo (de estos en marzo de 1940 había 73 mil). En uno de los documentos del GULAG de 1940 se indicaba que los gastos relacionados con el mantenimiento de los presos enfermos e incapaces para el trabajo “se carga en su mayor parte sobre el presupuesto del GULAG”.

En marzo de 1940 en el GULAG el primer puesto por peso específico lo ocupaban los condenados a pena de entre 5 y 10 años (38,4%), el segundo los de entre 3 y 5 años (35,5%), el tercero hasta 3 años (25,2%), con más de 10 años un 0,9%. Componente por edad en el GULAG (1 de marzo de 1940): Menores de 18 años un 1,2%, de 18 a 21 años un 9,3%, de 22 a 40 años un 63,6%, de 41 a 50 años un 16,2%, más de 50 años un 9,7%. El 1 de enero de 1941 había en campos de trabajo 4.627 presos mayores de 70 años. El 1 de enero de 1939 había entre los prisioneros del GULAG un 63,05% de rusos, un 13,81% de ucranianos, un 3,4% de bielorrusos, un 1,89% de tártaros, un 1,86% de uzbezkos, un 1,5% de hebreos, un 1,41% de alemanes, un 1,30% de kazajos, un 1,28% de polacos, un 0,89% de georgianos, un 0,84% de armenios, un 0,71% de turkmenos, un 8,06 de otras nacionalidades (tabla 5).

Son muy significativos los datos sobre el nivel educativo de los prisioneros del GULAG en 1934-1941. (tabla 6) Para el periodo entre 1934 y 1941 el peso específico de las personas con educación superior aumento en 3 veces, y con educación media casi en 2 veces. El aumento tan significativo del porcentaje de los presos con educación media y superior se produjo a pesar del crecimiento al mismo tiempo de la cantidad de personas con educación básica, baja educación y sin educación. Por ejemplo la cantidad de gente con baja educación entre los prisioneros de los campos aumentó desde 217.390 hasta 413.122 en 1941, casi en 2 veces, pero su peso específico en el total de prisioneros de los campos de trabajo para este periodo disminuyó desde el 42,6% al 28,3%. La cantidad de prisioneros con educación superior aumentó para 1934-1941 en más de 8 veces, los de educación media en 5 veces, lo que condiciona el crecimiento de su peso específico en el total de prisioneros del GULAG.

Estos datos hablan de que tanto el número absoluto como el porcentaje de prisioneros de la inteligentsia creció mucho. La desconfianza, animadversión e incluso el odio hacia la inteligentsia son rasgos generales de los líderes comunistas. La práctica ha mostrado que una vez conseguido un poder sin límites no pudieron contenerse de humillar a la inteligentsia. Con todo la capacidad de humillación de la inteligentsia en la China de Mao, con el envío a “reeducación laboral” a la agricultura casi se puede denominar relativamente humanitaria. Hubo otro líder comunista que actuó de manera más radical: Pol Pot (que dirigió Camboya desde 1975 a 1979) que eliminó físicamente a casi toda la inteligentsia de su país. La variante estalinista consistía en enviar a parte de ellos al GULAG en base a acusaciones inventadas o fabricadas, algo intermedio entre las variantes maoístas y polpotianas. La parte no represaliada de la inteligentsia recibió una humillación en forma de “rapapolvo ideológico”, dirigido por indicaciones “desde arriba” sobre la manera en que había que pensar, crear, leer a los líderes, etc.

El 15 de junio de 1939 apareció la Orden del NKVD Nº0168 de acuerdo con la cual los presos de los que se demostrara que habían participado en la desorganización de la vida del campo y de la producción serían entregados a los tribunales. Hasta el 20 de abril de 1940 los departamentos operativos de la Checa en los campos encontraron responsables por estos hechos y entregaron a los tribunales a 4.033 personas. De ellas 201 fueron condenadas a la máxima pena (cierto que a parte de ellos se les conmutó la pena por prisión de 10 a 15 años).

 

Tabla 4


Relación de condenados por órganos del NKVD, jueces y tribunales entre los condenados de los campos del GULAG (a 1 de enero de cada año) (12)

Tabla4

* En 1941 en el estudio de esta característica no se incluyeron 75767 prisioneros del GULAG. – Nota del autor.

 

Tabla 5

Composición étnica de los prisioneros del GULAG de 1939 a 1941.
(a 1 de enero de cada año) (13)

Tabla5

* Para 1939 en el grupo “otros” se incluyen los iraníes y azerbaijanos. – Nota del autor.

 

En 1940 en la cartoteca central del GULAG se reflejaban datos correspondientes a casi 8 millones de personas, tanto de personas que habían pasado por aislamiento en los años anteriores como de los que se encontraban en el mismo en ese momento.

Junto a los órganos de aislamiento en el sistema del GULAG entraban las llamadas “Oficinas de trabajos correccionales (BIR), cuyo objetivo era no el aislamiento de los presos sino la garantía del cumplimiento de las decisiones judiciales en relación con las personas condenadas al cumplimiento de trabajos forzados sin privación de libertad. En marzo de 1940 en los BIR del GULAG había 312.800 personas, condenadas a trabajos sin privación de libertad. De ellos, el 97,3% trabajaba en su lugar de trabajo habitual, y el 2,7% en otros sitios, determinados por el NKVD.

Unos meses después el número de esta categoría de condenados creció mucho, como consecuencia de la Orden del Presidium del Soviet Supremo de la URSS de 26 de junio de 1940 “del paso a la jornada laboral de 8 horas diarias , a la semana laboral de siete días y de la prohibición de abandono voluntario del puesto de trabajo por el trabajador” (14), que incluía la responsabilidad penal por el abandono voluntario de la institución u organismo de trabajo, por absentismo laboral y retraso al trabajo de más de 20 minutos. Gran parte de estos “forzados” fueron condenados a trabajos reeducativos en el lugar del trabajo habitual, con plazos de hasta 6 meses y con retención de hasta el 25% del salario.

 

Tabla 6

Nivel de estudios de los prisioneros del GULAG de 1934 a 1941.
(a 1 de enero de cada año)
(15)

Tabla6

A comienzos de la Gran Guerra Patria en los BIR del GULAG había 1.264 personas condenadas a trabajos reeducativos sin privación de libertad. Entre ellos los condenados por la Orden de 26 de junio de 1940 eran la gran mayoría. Por ejemplo, el 1 de diciembre de 1944 había 770.000 condenados por distintos delitos a trabajos reeducativos sin privación de libertad, de ellos 570.000, el 74% por la Orden de 26 de junio de 1940.(16)

En los años previos a la guerra la mortalidad entre los prisioneros del GULAG tenía una evidente tendencia a la disminución. En 1939 en los campos era de un nivel del 3,29 del contingente anual, y en las colonias del 2,3%, casi 2 veces menos del porcentaje de mortalidad en los años anteriores (en 1937-1938 en los campos era del 5,5-5,7 del contingente anual). En los informes de la dirección del GULAG de 1939-1941 como principal causa de la disminución de la mortalidad de los prisioneros se cita a la mejora de la atención médica, incluyendo la ejecución de medidas masivas contra las epidemias.

En la tabla 2 se muestra la dinámica del número de presos en cárceles de la URSS para 1939-1948. Para los detenidos en prisiones era a menudo un refugio temporal, y tras el juicio y la ejecución de la sentencia entraban en los campos y colonias del GULAG. Solo una pequeña parte de los detenidos eran condenados a cumplir la pena en las cárceles. En la tabla 2 se ve que la cantidad máxima de prisioneros en cárceles para el periodo 1939-1948 se alcanzó entre 1940 y 1941. Este se debió principalmente a dos motivos. En primer lugar la reciente unión de las repúblicas bálticas, Ucrania Occidental, Bielorrusia Occidental, la orilla derecha de Moldavia y la Bukovina Norte conllevó un aumento del contingente de gente que ingresaba en las prisiones. En segundo lugar, las prisiones de deportación en esa época estaban llenas con condenados por las Órdenes de 26 de junio y de 10 de agosto de 1940. Por la Orden de 26 de junio de 1940 se sentenció a privación de libertad de 2 a 4 años a una pequeña parte de los infractores, pero de todas formas eran cientos de miles. El 10 de agosto se aprobaron dos Órdenes: Por la responsabilidad de la salida de productos sin calidad o sin acabar y por la revisión por tribunales populares sin participación de asesores populares en casos de absentismo laboral y abandono voluntario del trabajo. Como resultado, según datos de 1 de diciembre de 1940, con un cupo máximo en prisiones de 234 mil personas, en ellas había casi 462 mil personas (tabla 7).

Según documentos del GULAG es muy difícil desagregar el flujo de vuelta de 1939, sobre el que A.I. Solzhenitsin escribió: “El flujo de vuelta de 1939: un caso increíble en la historia de los Órganos, ¡una mancha en su historia! Pero, por cierto, esta corriente opuesta no fue muy grande, cerca de un dos o tres por ciento de los atrapados antes de …” (17) En 1939 fueron liberadas del GULAG 327,4 mil personas (223,6 mil de los campos y 103,8 mil de colonias), pero en este caso estas cifras dicen poco, porque no hay indicaciones de cuantos de entre ellos fueron liberados antes de plazo y cuántos “enemigos del pueblo” fueron rehabilitados. Sabemos que el 1 de enero de 1941 en Kolyma había 34 mil prisioneros liberados, de ellos 3 mil (8,8%) fueron totalmente rehabilitados (18).

A.I: Solzhenitsin sin duda tenía razón cuando hablaba del flujo en dirección contraria de 1939 como de un caso inusual en la historia del NKVD. Los órganos de poder locales y los órganos del NKVD fueron colocados en tales condiciones que tuvieron que dedicarse diariamente, cada hora, a la “lucha de clases”. Había una especie de competición en el descubrimiento y neturalización de “enemigos del pueblo”. Con la particularidad de que un retraso en esta competición podía traer las más tristes consecuencias para el ejecutor de este trabajo sucio, es decir, por este motivo podían entrar ellos mismo en la categoría de “enemigos del pueblo”. En estas condiciones para los órganos ya no tenía importancia si la persona era culpable o inocente. Lo más importante era arrestar la suficiente cantidad de “enemigos ocultos” y demostrarlo y por ello los órganos se dedicaron activamente a la “lucha de clases”. Esta actividad del NKVD, sobre todo en el periodo 1937-1938, fue extraordinariamente monstruosa e inmoral, pero según la idea de los años 20-30 sobre las “leyes de la lucha de clases” se consideraba moral todo lo que llevara a la más rápida liquidación del enemigo de clase.

 

Tabla 7

Cantidad de prisioneros en cárceles de la URSS (a 1 de diciembre de 1940) (19)

Tabla7

 

Pero incluso desde las posiciones de estas “leyes de lucha de clases” los resultados de la caza de los órganos del NKVD para los “enemigos ocultos” eran casi una completa chapuza. Más tarde, durante la guerra, se aclaró: Decenas de miles de personas, que experimentaban odio hacia el régimen estatal y social soviético, que deseaban organizar una matanza masiva de comunistas y se convirtieron en cómplices activos de los ocupantes fascistas, escaparon en 1937-1939 del arresto porque no habían levantado ninguna sospecha en los órganos del NKVD sobre su “lealtad ideológica”. Para decirlo de otra manera, a los que eran auténticos enemigos no les costó nada escapar de los órganos. Al mismo tiempo el GULAG estaba repleto de gente leal al partido comunista y al régimen soviético, que durante la guerra pidieron en sus cartas a distintas instancias que se les permitiera el servicio de ir al frente y que les permitieran defender con las armas la patria, las ideas de la revolución de octubre y el socialismo. El hecho de que el NKVD (sobre todo durante la dirección de Yezhov) en general se dedicó no a la auténtica lucha de clases sino a una imitación monstruosa de enormes dimensiones, quedó claro durante la época de las rehabilitaciones masivas de las víctimas de la represión estalinista a mediados de los 50 y después.

Hablando de la chapuza en el cumplimiento de las “leyes de la lucha de clases”, no se puede, por supuesto, olvidad que bajo el nombre de “lucha de clases” se llevó a cabo un ajuste de cuentas interno en el partido. Por la composición de presos del GULAG se puede deducir que se practicó ampliamente una serie de arrestos planificados anteriormente de categorías de personas que no se deseaba mantener en libertad por “intereses de estado”, aunque desde el punto de vista jurídico eran totalmente inocentes. Por ejemplo, en la segunda mitad de los años 30 entre los prisioners especialistas mucho de ellos eran trabajadores de las finanzas (contables y similares). Aquí hay un intento del estado de meterles entre rejas, bajo forma de “enemigos del pueblo”, con el objetivo de mantener mejor los secretos financieros (la privación del derecho a comunicación escrita tenía el mismo objetivo). Esto es solo uno de los ejemplos de práctica fanática de la represión de inocentes por el “interés del estado”.

Desde los años 20 hasta comienzos de los 50 la política represiva nunca se interrumpió, pero en distintos periodos tuvo distintas tendencias a disminuir o a aumentar (el aumento más fuerte se produjo en los años 1937-1938). Esto testimonia que la dirección de entonces del partido y del estado veía la represión como una condición necesaria para el funcionamiento del estado y la paulatina consolidación del régimen, como un instrumento de reafirmación del propio poder, y en definitiva, como una herramienta de construcción del socialismo.

Sin embargo los dirigentes del partido comunista y del estado soviético veían la represión, incluyendo la organización a nivel masivo de un sistema de campos, no solo como un medio de autoconservación, sino también de conservación y reafirmación de las posiciones en la sociedad de su propia base social en forma de clase obrera. En las posiciones de clases sociales, el GULAG era una creación de la clase trabajadora, que tras la revolución de octubre se había convertido enla clase dirigente de la sociedad. Precisamente para el aislamiento de los enemigos de clase, los socialmente peligrosos, explosivos, sospechosos y otros elementos dudosos (reales o imaginarios) cuyos actos o ideas no servían para el fortalecimiento de la “dictadura del proletariado”, se creó el GULAG.

Tras aparecer como un instrumento y lugar de aislamiento de elementos contrarrevolucionarios y delictivos en interés de la defensa y fortalecimiento de la dictadura del proletariado, el GULAG, gracias al principio de la “corrección mediante el trabajo forzado” (en este principio, en nuestra opinión, hay más hipocresía que utopía), se convirtió rápidamente en un sector económico independiente, abastecido por mano de obra barata en forma de presos. Sin el citado instrumento económico la solución de muchas metas de la industrialización en regiones del norte y oriente habría sido prácticamente imposible. De aquí viene un importante motivo de la permanencia de la política represiva, es decir: el interés del estado en mantener el flujo de mano de obra barata, su utilización forzada preferentemente en las condiciones extremas del norte y del este.

Durante la guerra la situación de los prisioneros del GULAG empeoró. Las normas de alimentación se redujeron considerablemente, lo que provocó un aumento inmediato y sensible de la mortalidad. Si en 1940 murieron en los campos del GULAG 46.665 prisioneros, en 1942 murieron 248.877, es decir, 5,3 veces más (ver tabla 3) En enero de 1942 en Sevurallage murieron 1.615 presos, de ellos 698 de poliavitaminosis, 359 de enfermedades cardiacas (parálisis cardiacas debido a descompensación del miocardio u otras), 170 de pulmonía, 118 de tuberculosis, 81 de enfermedades de órganos del sistema gástrico, 22 de órganos de respiración, 13 de pelagra y 154 de otras enfermedades. También empeoró el estado físico de los presos que se mantuvieron vivos (tabla 8) .

Del total de presos muertos en campos del GULAG en 14 años (de 1934 a 1947) 526.841, o el 53,6%, murieron en 3 años (1941-1943) y el resto, 446.925 presos (46,4%) murieron en 11 años (1934-1940 y 1944-1947). (tabla 3) . En 1944 la norma alimenticia del GULAG aumentó algo: En pan un 12%, grano un 24%, carne y pescado un 40%, grasas un 28% y verduras un 22%. Pero incluso tras esto la cantidad de calorías era menor a la época de preguerra en un 30% aproximadamente. En los últimos años de guerra la mortalidad comenzó a disminuir sensiblemente. En 1944 murieron en los campos del GULAG 60.948 personas, en 1945 43.848 (ver la tabla 3). En un informe del departamento sanitario del GULAG en 1945 se lee: “Por grupos de edad la mayor mortalidad es la del grupo de 20 a 40 años”, es decir, las personas más predispuestas a la tuberculosis pulmonar, distrofía alimentaria y pelagra. Por categorías laborales, la mayor caída de mortalidad es la de la categoría 4, un 67,4%, la categoría 3 da un 28,9% de mortalidad. De esa manera, casi toda la mortalidad, el 96,3% va a las categorías 3 y 4 de trabajo físico.

 

Tabla 8

Peso específico de los grupos laborales en la composición de la población de presos del GULAG (%) (20)

Tabla8

Durante la guerra, simultáneamente con la disminución de la norma de alimentación aumentó la norma de trabajo. Sobre el aumento del nivel de intensificación del trabajo de los presos habla, en parte, el hecho de que en 1941 en el GULAG el trabajo de una persona/día se valoraba en 9 rublos 50 kopeks, y en 1944 en 21 rublos. .

Durante el primer periodo de la guerra, de las regiones amenazadas por la ocupación alemana se evacuaron 27 campos y 210 colonias con un total de 750 mil prisioneros. Los presos evacuados llegaron a unos campos y colonias que ya estaban muy llenos en las regiones orientales del país, lo que llevó a un tremendo hacinamiento. En 1942 la superficie media por preso era de menos de 1 metro cuadrado (al final de la guerra era de 1,8 metros cuadrados).

La guerra provocó una modificación en la relación del número de hombres y mujeres entre los presos del GULAG (tablas 9, 10) Al comienzo de la guerra los hombres eran el 93% y las mujeres el 7%. En julio de 1944 los porcentajes eran del 74% y el 26%. Durante la guerra, entre los prisioneros aumentó en número de adolescentes que no habían cumplido los 17 años de edad: En 1942 eran 3.112, en 1943 4.147, en 1944 6.988 y en 1945 6.433 (datos a 1 de enero de cada año). A 1 de enero de 1946 el número de adolescentes en campos del GULAG disminuyó a 2.035 personas.

Durante la guerra se interrumpió la anterior práctica del GULAG de liberación anticipada por tribunales de los presos en base a los trabajos cumplidos o la superación de las normas establecidas de producción. Se estableció la norma del cumplimiento íntegro de las penas. Y solo para algunos presos, productores sobresalientes, con indicadores de producción elevados y largos periodos de estancia en privación de libertad, una asamblea especial del NKVD a veces concedía una libertad provisional o disminución del plazo de reclusión.

Durante la guerra en el GULAG el número de condenados por delitos contrarrevolucionarios creción en más de 1,5 veces. Desde el primer día de la guerra se interrumpió la liberación de condenados por traición a la patria, espionaje, terrorismo, diversión, trotskismo y derechismo, por bandidismo y otros delitos similares. La cantidad total de liberados que siguieron presos hasta el 1 de diciembre de 1944 fue de cerca de 26.000 personas. Además cerca de 60000 personas que terminaban su periodo de reclusión fueron mantenidos forzosamente en los campos por “servicio auxiliar”.

 

Tabla 9

Número de prisioneros de campos del GULAG según sexo (a 1 de enero de cada año) (21)

Tabla9

A 1 de enero de 1941 faltaba información sobre el sexo de 37.147 presos de campos del GULAG, a 1 de enero de 1942 de 59.745, a 1 de enero de 1943 de 30.071, a 1 de enero de 1944 de 16.245, a 1 de enero de 1945 de 12.684, a 1 de enero de 1946 15.901, a 1 de enero de 1947 14.248, a 1 de enero de 1948 11.508.

 

Tabla 10

Número de prisioneros de colonias del GULAG según sexo (a 1 de enero de cada año) (22)

Tabla10

A 1 de enero de 1943 faltaba información sobre el sexo de 30.543 presos de colonias del GULAG, a 1 de enero de 1944 de 61.292, a 1 de enero de 1945 de 94.516, a 1 de enero de 1946 de 48.6465.

En uno de los informes de la dirección del GULAG (1944) se escribió: “Se debe prestar una especial atención a la cuestión del aislamiento total de los condenados por delitos contrarrevolucionarios y otros de gran peligrosidad. Con este objetivo, el NKVD concentra a los presos más peligrosos, condenados por participación en organizaciones troskistas, derechistas o antirrevolucionarias, traición a la patria, espionaje, diversión, terrorismo y dirigentes de organizaciones antirrevolucionarias y partidos antisoviéticos, en cárceles especiales y en campos de trabajo correccionales, situados en el lejano norte y en extremo oriente (región del río Kolyma, círculo polar), donde se estableció una vigilancia reforzada y un régimen con trabajos físicos duros de extracción de carbón, petróleo, minerales y tala de bosques“. Las múltiples peticiones de los presos políticos de ser enviados al frente, salvo muy raras excepciones, no se concedieron.

En 1942-1944 El NKVD realizó algunas movilizaciones de ciudadanos soviéticos (alemanes, finlandeses, rumanos, húngaros, italianos) a las llamadas colonias de trabajo, organizadas según el decreto del Comité Estatal de Defensa Nº 1123 de 10 de enero de 1942. En total se movilizó a estas colonias más de 400 mil personas, entre los cuales entraban también representantes de otras nacionalidades (chinos, coreanos, búlgaros, griegos, calmucos, tártaros de Crimea). 220 mil movilizados a las colonias de trabajo fueron utilizados en la construcción y en los campos del NKVD, y 180 mil en objetos de otros ministerios. Estos contingentes se instalaron en el sistema del GULAG y en otros puntos aislados, rodeados de alambre de espino y con guardia.

En 1943 aparecieron los condenados a trabajos forzados. De acuerdo con la Orden del Presidium del Soviet Supremo de la URSS de 22 de abril de 1943 “sobre las medidas de castigo a los traidores a la patria y la aplicación como medida de castigo a estas personas de los trabajos forzados” el NKVD organizó secciones de trabajos forzados en los campos de Vorkuta y del noreste con el establecimiento de un régimen especial, que garantizaba el cumplimiento de las exigencias de la Orden mediante aislamiento total de los condenados a trabajos forzados: Se alargó la jornada laboral diaria con cumplimiento por los presos de duros trabajos bajo tierra en las minas de carbón, en la extracción de oro y estaño. En julio de 1944 había en los campos 5,2 mil condenados a trabajos forzados (en septiembre de 1947 su número había crecido hasta 60 021 personas.

En los primeros 3 años de guerra en los campos y colonias del GULAG fueron encerrados por responsabilidad criminal 148.296 personas (en la segunda mitad de 1941 26.924, en 1942 57.040, en 1943 47.244, de enero a mayo de 1944 17.088), de ellos 118.615 eran presos, 8.543 movilizados a colonias de trabajo y 21.538 contratados a sueldo. Fueron condenados a la máxima pena 10.858 personas (10.087 presos, 526 movilizados a colonias de traabjo y 254 contratados a sueldo). La pena de muerte se dictó sobre todo por acusaciones de pertenencia a organizaciones y grupos ilegales en los campos. En uno de los informes del GULAG se escribía: Durante los años de 1941 a 1944 en los campos y colonias se descubrieron y destruyeron 603 organizaciones y grupos subversivos, cuyos participantes activos eran 4.640. En este caso no se excluye que los órganos del NKVD, en la manera chapucera que les caracterizaba, “descubrieran” y “neutralizaran” una cierta cantidad de organizaciones y grupos subversivos que en realidad no existían, aunque el hecho de la existencia de bastantes organizaciones subversivas (la “Guardia de Hierro”, la “Sociedad Rusa de Venganza contra los bolcheviques” y otras) no tiene ninguna duda.

De acuerdo con los Decretos del Presidium del Soviet Supremo de la URSS de 12 de julio y de 23 de noviembre de 1941 sobre la liberación anticipada de determinadas categorías de presos, condenados por ausentismo laboral, delitos laborales y económicos, con transferencia de las personas en edad militar al ejército rojo, se liberaron en el GULAG 420 mil presos. Mediante Decisiones del Comité Estatal de Defensa durante los años 1943 se liberó anticipadamente en el GULAG con paso al ejército a 157 mil personas. En total desde el comienzo de la guerra hasta junio de 1944 se transfirieron al ejército rojo 975 mil presos del GULAG (incluyendo liberados por cumplir el plazo de su condena). Por acciones militares en los frentes de guerra, los antiguos presos del GULAG Breusov, Efimov, Otstavnov, Serzhantov y otros fueron condecorados con la condecoración de Héroe de la Unión Soviética.

Además, entre 1941 y 1942 se liberó de los campos del GULAG 43.000 polacos y cerca de 10 mil checoslovacos, en su mayoría para formar secciones militares de sus países. Surge la pregunta: ¿Cómo puede ser que en la estadística de la distribución nacional de los presos del GULAG (ver tablas 5 y 11) de 1940-1943 el número de polacos era significativamente menor que el número de liberados del GULAG en 1941-1942? En nuestra opinión la mayoría de los deportados en 1940-1941, de Ucrania Occidental, Bielorrusia Occidental y Lituania los polacos que fueron a los campos del GULAG se incluyeron en la categoría “otros” (no entraros checos), y en la categoría “polacos” en la estadística del GULAG en general entraban solo los polacos “oriorientales”, es decir, ciudadanos de la URSS en sus fronteras a 17 de septiembre de 1939, y posiblemente una pequeña cantidad de polacos “occidentales”. A 1 de enero de cada año en los campos del GULAG en 1040 se incluían en la categoría “otros” 67.455, en 1941 148.460, en 1942 136.898, en 1943 79.208 (ver las tablas 5 y 11). Estas subidas y bajadas de “otros” pueden explicarse solo porque en 1940 y en la primera mitad de 1941 en los campos del GULAG entraron decenas de miles de polacos de las regiones occidentales, y en la segunda mitad de 1941 y 1942 la mayoría fueron liberados. No encontramos otra explicación para tales cambios en la cantidad de “otros” y en el número de polacos en los campos del GULAG en 1940-1943.

Durante los primeros 3 años de guerra en las subsecciones de construcción del NKVD trabajaban más de 2 millones de presos del GULAG, entre ellos a la construcción de vías férreas fueron transferidas 448 mil personas, a la industria de construcción 310 mil, a la industria de la madera 320 mil, a la metalúrgica 171 mil, a la construcción de aeropuertos y carreteras 268 mil. En el primer periodo de la guerra se enviaron a la construcción de estructuras defensivas 200 mil prisioneros del GULAG.

Además a mediados de 1944 225 mil presos del GULAG fueron utilizados en empresas y construcciones de otros ministerios, entre otros 38 mil a la industria armamentística y de munición, a la metalurgia 40 mil personas, a la industria de aviación y tanques 20 mil, carbón y petroleo 15 mil, centrales eléctricas y producción de electricidad 10 mil, bosques 10 mil. Por tipos de trabajo, estos presos se utilizaron: En trabajos de construcción el 34%, directamente en la producción (en fábricas, preferentemente en trabajos auxiliares) el 25%, en trabajos de minería el 11% y en otros (preparación de la madera, trabajos de carga y descarga) el 30%. Por ejemplo, en los combinados metalúrgicos de Magnitogorsk y Kuznetsk en junio de 1944 había 4.300 presos del GULAG, en la fundición de cobre de Dzhekazgansk 3 mil, en la construcción de la refinería de petróleo de Ufa 2.000, los mismos que en la fábrica Kirov de construcción de tanques. Desde el comienzo de la guerra hasta el final de 1944 el NKVD transfirió a beneficios del estado cerca de 3000 millones de rublos, obtenidos de otros ministerios por la fuerza de trabajo entregada.

En los informes del GULAG sobre el estado de ánimo de los presos se indica que sólo una pequeña parte de ellos deseaba la liberación por las tropas de Hitler. La mayoría de ellos tenía sentimientos patrióticos. Incluso en las horribles condiciones de la vida del GULAG la gente no perdía su preocupación por el destino de la patria.

Privados de la posibilidad de defenderla con las armas, procuraban colaborar en lo que podían a la victoria sobre los agresores fascistas, aumentando en lo que permitían sus fuerzas la productividad del trabajo y la producción de materiales o materias primas.

Privados de la posibilidad de defenderla con las armas, procuraban colaborar en lo que podían a la victoria sobre los agresores fascistas, aumentando en lo que permitían sus fuerzas la productividad del trabajo y la producción de materiales o materias primas.

En 1944 el 95% de los presos del GULAG que trabajaban se incluyó en la emulación laboral, el número de los que rechazaron en trabajo en comparación con 1940 disminuyó en 5 veces y fue de solo el 0,25% del número total de los presos con capacidad para trabajar.

 

Tabla 11

Composición étnica de los prisioneros del GULAG de 1942 a 1947.
(a 1 de enero de cada año) (23)

Tabla11

A 1 de enero de 1946 faltan datos de composición nacional de 145.974 presos de campos del GULAG, a 1 de enero de 1947 faltan de 22 398 presos.

Desde el comienzo de la guerra hasta 1944 fueron producidas por prisioneros del GULAG 70,7 millones de unidades de munición (entre ellas 25,5 millones de minas tipo M-82 y M-120, 35,8 millones de granadas de mano y de espoletas, 9,2 millones de minas antipersonales, 100 mil bombas de aviación y otras), 1.400 fuentes de alimentación para aparatos de radio, 500 mil carretes para cable telefónico, 30 mil barcas ligeras, 70 mil bases de mortero, 1,7 millones de máscaras antigas, 67 millones de metros de tela (de los que se hicieron 22 millones de uniformes), 7 millones de metros de madera y muchos otros productos, materiales y materias primas.

Al comienzo de la guerra el número de prisioneros en campos y colonias del GULAG era de 2,3 millones de personas. A 1 de junio de 1944 su número había bajado hasta 1,2 millones En 3 años de guerra (hasta el 1 de junio de 1944) en los campos y colonias del GULAG habían salido 2,9 millones de personas y entraron nuevamente 1,8 millones de condenados. En uno de los informes, datado el 12 de enero de 1945, se indicaba que desde el comienzo de la guerra hasta diciembre de 1944 salieron 3.400.000 personas y entraron 2.550.000 presos. [1]. A finales de 1944 se había restablecido la estructura del GULAG previa a la guerra. 1 de diciembre de 1944 en el sistema del GULAG había 53 campos de trabajo correccionales con un total de 667 departamentos y 474 colonias de trabajo correccional. En este número se incluyen 17 campos con régimen intensivo y 5 campos para trabajos forzados.

En el primer periodo de la guerra disminuyó mucho el ingreso en el GULAG de ucranianos, bielorrusos, letones, estonios, lituanos, moldavos y polacos. Esto no significa que la ocupación fascista fuera buena para los pueblos citados, pues la política de los conquistadores tuvo un carácter predominantemente represivo. A medida que se expulsaba a los ocupantes del territorio de la URSS, a los lugares de privación de libertad llegaban cada vez más habitantes de las regiones y repúblicas occidentales, sobre todo acusados de actividades de traición (estas acusaciones, por regla general, eran ciertas), así como por otros delitos.

Desde 1944 a 1947 el número de ucranianos en campos de trabajo correccionales aumentó en 2,4 veces, el de bielorrusos en 2,1 veces, lituanos en 7,5, letones en 2,9, estonios en 3,5 veces y polacos en 1,8 veces. Aumentó sensiblemente entre los prisioneros del GULAG para el mismo periodo el peso específico de los representantes de las citadas nacionalidades: los ucranianos pasaron del 11,1 al 22,9%, los bielorrusos del 2,3 al 4,1%, los lituanos del 0,3 al 1,9%, los letones del 0,6 al 1,4%, los estonios del 0,4 al 1,3%, los polacos del 1,3 al 2,1% [2].

En el mismo periodo, en los campos aumentó el número de representantes de otras nacionalidades (por ejemplo rusos, karelios, finlandeses) pero su peso específico en el total de los prisioneros disminuyó ya que el número de ucranianos, bielorrusos, lituanos, letones, estonios, polacos aumentó muy rápidamente. Por eso, a pesar de un cierto crecimiento en el número, el peso específico de los rusos en el periodo 1944-1947 entre los prisioneros de los campos disminuyó del 60,9% al 52,2%, los carelios y finlandeses bajaros del 0,33% al 0,29%.

En lo que se refiere a los prisioneros de los campos del GULAG de nacionalidades tales como judíos, tártaros, kazajos, uzbekos, armenios o georgianos, su número bajó algo en estos años. Esto llevó a una disminución sensible de su peso específico. Entre los prisioneros de los campos de trabajo el peso específico de los judíos en el periodo indicado bajó del 2,31 al 1,21%, los tártaros del 1,8 al 1,4%, los kazajos del 1,73 al 1,03%, los uzbekos del 1,26 al 0,61, los armenios del 1,02 al 0,73, los georgianos del 0,83 al 0,59%.

Según la estadística de los campos en 1044 el número de azeríes era menor que el de georgianos en 1,9 veces, en 2,3 veces menor que el de armenios. En 1947 estos datos fueron respectivamente de 3,1 y 3,8 veces. En realidad el número de azeríes era significativamente mayor. Las dudas son provocadas por los datos sobre el número de turcos. Por lo visto, parte de los prisioneros azeríes y turcos, por algún motivo, se contabilizaban dentro de la otra nacionalidad. En nuestra opinión la solución se oculta en que en en la lista de nacionalidades se incluye “turcómanos” y los turcos y los azeríes son pueblos de lenguas túrquicas, y parece que las estadísticas del GULAG incluían a parte de los prisioneros de estas dos nacionalidades entre los turcómanos.

Un cuadro similar con las nacionalidades de los presos se observa entre las colonias del GULAG. Por composición a 1 e enero de 1944, entre 454.675 prisioneros de las colonias de trabajo (faltan testimonios de 61.550 personas) había 310.670 rusos, 31.832 ucranianos, 16.958 tártaros, 11.480 uzbekos, 9.450 alemanes, 8.352 judíos, 6.668 kazajos, 5.635 bielorrusos, 5.202 armenios, 5.187 georgianos, 5.050 azeríes, 3.244 kirguizos, 3.057 polacos, 2.758 turkmenos, 2.616 bashkirios, 1.547 tayikos, 1.390 moldavos, 1.117 estonios, 947 letones, 922 karelios y finlandeses, 567 coreanos, 365 chinos, 364 griegos, 359 lituanos, y 18.938 de otras nacionalidades. Fijémonos en que en tiempos de paz en el tercer lugar por número, tras los rusos y ucranianos siempre están los bielorrusos, pero en 1944 este lugar lo ocupaban los tártaros, superando en 3 veces el número de bielorrusos. Los ucranianos, aunque seguían en segundo lugar, eran 10 veces menos que los rusos.

Según datos de 1 de enero de 1944, en los campos de trabajo cumplían condena 4.789 extranjeros, entre ellos 1.470 rumanos, 944 chinos, 542 hungaros,375 iraníes, 337 griegos, 194 alemanes, 46 afganos, 37 finlandeses, 29 turcos, 17 bulgaros, 16 eslovacos, 10 japoneses, 5 franceses, 4 norteamericanos, 1 británico, 762 de otros países. Además, a la fecha indicada había 258 extranjeros en colonias.

En la estadística anterior no entran los llamados contingentes especiales del NKVD. Durante la guerra, el significado del término “Contingente especial del NKVD” varió: Identificaba a la gente que pasaba un control y filtro en campos especiales del NKVD, redenominados en febrero de 1945 como campos de control y filtro del NKVD. Los dirigía el Departamento de campos especiales del NKVD de la URSS, desde febrero de 1945 el Departamento de campos de control y filtro del NKVD de la URSS: El contingente especial que pasaba control y filtración en los campos especiales se dividía en tres grupos: El primero, el de los prisioneros de guerra y gente; el segundo, el de los policías, policías rurales y otros civiles sospechosos de traición; el tercero el de civiles (varones) en edad militar que habían vivido en territorio ocupado. Desde el momento de la creación de los campos especiales del NKVD a finales de 1941 hasta el 1 de octubre de 1944 pasaron por ellos 421.199 personas, entre ellas 354.592 del primer grupo, 40.062 del segundo y 26.545 del tercero; de ellos salieron en el mismo periodo 319.239, 3.061 y 13.187 personas respectivamente.

En un documento titulado “Informe sobre el paso por control de prisioneros de guerra , a 1 de octubre de 1944” se decía (citamos literalmente): “¡Para control de antiguos prisioneros del Ejército Rojo que fueron tomados presos por el enemigo, la decisión del Comité Estatal de Defensa N1069 de 27-12-41, se crearon los campos especiales del NKVD!”.

El control de los prisioneros de guerra del Ejército Rojo en los cmapos especiales lo llevan a cabo los departamentos especiales del contraespionaje “Smersh” en los campos especiales del NKVD (cuando se promulgó es decreto se llamaban Departamentos Especiales).

En total pasaron por los cmapos especiales de antiguos prisioneros del Ejército Rojo, huidos del cerco y liberados, 354.592 personas, entre ellos 50.441 oficiales.

De este total fueron controlados y trasladados:

  1. a) Al Ejército Rojo 249.416 personas

Entre ellos:

A secciones militares, a través de comisarías militares 231.034

De ellas, oficiales: 27.042

A batallones de asalto 18.382

De ellas, oficiales: 16.163

  1. b) a la industria, por órdenes del Comité Estatal de Defensa 30.749

Entre ellos, oficiales: 29

  1. c) A la formación de tropas de traslado y guardias de campos 5.924

Arrestados por órganos del “Smersh” 11.556

De ellos, agentes de inteligencia y contraespionaje del enemigo 2.083

de ellos, oficiales (por distintos delitos) 1.284

Dados de baja por distintos motivos para todo el periodo: a hospitales, lazaretos o por muerte 5.347

Se encuentran en campos especiales del NKVD de la URSS para control 51.601

Entre ellos, oficiales: 5.657

Del número de los oficiales que permanecen en campos del NKVD de la URSS en octubre se formaron 4 batallones de 920 personas cada uno:

Por composición a 1 de enero de 1945, en los campos especiales del NKVD pasaron control 71.398 persona, de ellos 32.483 prisioneros de guerra (1.375 oficiales y 31.108 soldados y sargentos), 15.289 personas que habían servido en el ejército alemán u otros ejércitos enemigos, 9.796 policías, 6.078 civiles del tercer grupo, 3.590 dirigentes locales, 2.863 personas que habían servido en organismos administrativos o represivos del enemigo, 2.589 legionarios, 65 vlasovistas y 20 alcaldes. Además hubo otras 25.019 personas que pasaron control. Consecuentemente, en total por los campos especiales del NKVD pasaron 96.417 personas (96.282 hombres y 135 mujeres) de ellos 53.225 eran del primer grupo, 35.322 del segundo y 7.840 del tercero (al final de la guerra el tercer grupo dejó de existir).

Del total de los que se encontraban el 1 de enero de 1945 en los campos especiales, 31.585 personas eran repatriados, de ellos 28.518 prisioneros de guerra y 3.067 civiles.

El 10 de mayo de 1945 en campos de control y filtración había 160.969 personas de contingente especial, que fueron utilizados para trabajos de los ministerios: Industria del carbón: 90900 personas, construcción: 2.650, defensa: 800, armamento: 5.000, munición: 6.600, construcción de morteros: 2.300, metalurgia: 5.000, industria química: 3.900, centrales eléctricas: 12.600, construcción de maquinaria pesada: 955, construcción de maquinaria media: 2.000, construcción de maquinaria ligera: 710, metalurgia negra: 950, industria textil: 130, papel: 359, construcción de máquina-herramienta: 400, transportes y comunicaciones: 265, petróleo: 280, flota de guerra: 1.000, otras: 3.800 personas.

El círculo de personas enviadas a los campos especiales de filtro era muy amplio, llegando incluso a los espías soviéticos en territorio enemigo. Así, en la esplicación enviada el 21 de agosto de 1945 del vicejefe del departamento F del NKVD, Zapevalin, dirigida al jefe de la Dirección militar del NKVD para la defensa de la retaguardia del grupo Norte de tropas soviéticas, Rogatin, se indicaba que los repatriados, “antiguos trabajadores operativos de nuestros órganos, agentes y espías enviados a la retaguardia del enemigo por las secciones de inteligencia del Ejército Rojo y miembros de organizaciones clandestinas deberán dirigirse a los campos de filtración de NKVD”.

 

Tabla 12

Cantidad de prisioneros en cárceles de la URSS (a 10 de mayo de 1945)

Tabla12

En la directiva de NKVD de 1 de agosto de 1945 se dice: “En los campos de filtración, los inválidos, enfermos incurables, mujeres embarazadas, mujeres con hijos menores y ancianos serán separados en grupos aparte y su control se realizará en el plazo de 20 días. A falta de materiales sobre delitos concretos, las personas indicadas serán enviadas a sus lugares de domicilio permanente”.

El 11 de agosto de 1945 salió la nueva Directiva del NKVD de la URSS Nº1076 en la que se decía: “Se deberá liberar de los campos de filtración a todos los inválidos, enfermos incurables, ancianos, mujeres embarazadas y mujeres con niños, de los grupos 1 y 2… Se enviarán los liberados a su lugar de residencia permanente, manteniendo las limitaciones establecidas por su régimen, se les entregarán documentos identificativos para que los cambien en su lugar de residencia por pasaporte“.

El 26 de septiembre de 1945 se extendió la disposición de la directiva de 11 de agosto de 1945 a los contingentes especiales que se encontraban en campos y colonias del GULAG. En noviembre de 1945 esta directiva se extendió también a los enfermos graves y mutilados de la policía, vlasovistas y otros elementos que habían servido en el ejército enemigo o formaciones traidoras si no habían participado en operaciones de exterminio o fusilamientos. Fueron enviados a campos de filtración a sus lugares de residencia.

En enero de 1946 el departamento de campos de filtración del NKVD de la URSS fue eliminado y las personas que se encontraban en él pasaron al sistema del GULAG. En el transcurso de 1946 pasaron control en el campos de filtración 228 mil repatriados. De ellos el 1 de enero de 1947 fueron transferidos a cuadros de la industria (a “batallones de trabajo”) y enviados a su lugar de origen 199.100 personas. Los otros 28.900 repatriados siguieron bajo control (además de en campos de filtración, algunos estaban en campos de trabajo correccionales). Según su composición a 1 de septiembre de 1947 Había en el GULAG 4.727 repatriados, que habían pasado control estatal. Para la composición de presos en cárceles a 10 de mayo de 1945, ver la tabla 12.

En el momento de la publicación de la Orden del Presidium del Soviet Supremo de la URSS de 7 de julio de 1945 “De la amnistía en relación con la victoria sobre la Alemania hitleriana”, en las cárceles había 263.819 presos, entre ellos 110.555 condenados.

Como resultado de la liberación de parte de los prisioneros por la amnistía en las cárceles el 1 de septiembre de 1945 había 188.699 presos (de ellos 70125 condenados).

Desde el 1 de septiembre de 1945 hasta el 10 de enero de 1945 entraron en prisión 65830 presos, entre ellos 19.129 procesados y 46.701 condenados. Desde el 1 de septiembre de 1945 al 10 de enero de 1946 salieron de prisiones a campos y colonias 234.368 condenados. En julio de 1946 había en la URSS 514 prisiones, de ellas 504 de régimen general, 2 prisiones internas del Ministerio del Interior, 3 prisiones de régimen especial y 5 prisiones hospital.

La cantidad media anual de presos superaba en varias veces a la media mensual. Por ejemplo, el 20 de enero de 1947 en las cárceles había 304.386 presos, y el 15 de diciembre del mismo año 288.912; para todo el año 1947 pasaron por las cárceles 1.761.938 personas. Para el periodo 1939-1951 (faltan datos de 1945) en las cárceles murieron 86.582 presos, de ellos en 1939 7.036, en 1940 3.277, en 1941 7.468, en 1942 29.788, en 1943 20.792, en 1944 8.252, en 1946 2.271, en 1947 4.142, en 1948 1.442, en 1949 982, en 1950 668, en 1951 424.

Entre los motivos de que en torno a 1949-1950 hubiera mínimos en la mortalidad en toda la historia del GULAG, hay que observar que en 1947 se suprimió la pena de muerte en la URSS. El contingente que antes era condenado a muerte, ahora ingresaba en el GULAG. En 1950 la pena de muerte fue reestablecida, lo que supuso una disminución (si bien poco significativa) del número de presos en el periodo 1951-1953.

En la segunda mitad de los 40 y a principios de los 50 se usaron más extendidamente los trabajos de presos para trabajos de “contratas”. Según los datos a 1 de noviembre de 1947 estaban ocupados en ellos 353.723 presos del GULAG, entre ellos en las empresas del Glavneftegaztroi 22.624, en la construcción: de industrias pesadas 51.678, en la siderurgia 12.122, en la metalurgia no ferrosa 16.301, en centrales eléctricas 21.907, en industrias del ejército y la flota 22.596, en industrias de combustrible 15.343, en industria del carbón en regiones orientales 6-846, en la industria del carbón en regiones occidentales 9.822, en industria de la madera 22.078, en industria química 5.637, de aviación 12.947, de alimentación 9.945, textil 5.175, industria ligera 2.358, materiales de construcción 10.874, ministerio de transportes 13.237, maquinaria agrícola 7.876, construcción civil 6161, en otros ministerios o agencias 63.424.

En 1 de septiembre de 1948 en el GULAG había 2.258.957 presos, de ellos (sin contar el Dalstroi) 182.925 eran de la categoría 1, 662.574 de la 2, 246.975 de la 3 y 194.299 de la 4. El número de trabajadores del GULAG transferidos a otros ministerios y agencias era de 1.218.897 personas, de ellas 499.994 estaban ocupados en trabajos de “contratas”. Además, 262.068 presos estaban ocupados en el sistema de la dirección general de campos de la industria forestal, 195.792 en la dirección general de la industria minera, 149.685 en la dirección de la construcción del ministerio del interior, 255.885 en la dirección general de campos de construcción ferroviaria, 39.989 en la dirección general de industria minera del ministerio del interior (búsqueda de oro sin contar el Dalstroi),19.282 en la dirección general de presas hidraúlicas del ministerio del interior, 117.359 en el Dalstroi (extracción de oro).

En la tabla 3 se dan datos por nacionalidad de los presos del GULAG a 1 de enero de 1951, en total y separado por campos y colonias. El porcentaje de rusos en el total de prisioneros del GULAG era del 55,59%, ucranianos el 20,02%, bielorrusos el 3,82%, tártaros el 2,25%, lituanos el 1,7%, alemanes el 1,28%, uzbekos el 1,19%, letones el 1,13%, armenios el 1,06%, kazajos el 1,03%, judíos el 1,01%, estonios el 0,97%, azeríes el 0,94%, georgianos el 0,93%, polacos el 0,93%, moldavos el 0,90% Las nacionalidades citadas eran casi el 95% de los presos del GULAG. El 5% restante pertenecía a otras decenas de nacionalidades.

 

Tabla 13

 Composición nacional de los presos del GULAG (a 1 de enero de 1951). Total y especificado por campos y colonias

Tabla13

En 1951, el 60,7% de los prisioneros del GULAG estaba en campos, el 39,3% en colonias. Por nacionalidades había una gran diferencia en esta relación Se observaba lo siguiente: Los presos de las nacionalidades de territorios que sufrieron la ocupación fascista se encontraban en su gran mayoría en campos. Esto ese entiende: Precisamente en las regiones occidentales se produjo el flujo principal de acusados de colaboracionismo o actividad burguesa-nacionalista, para los cuales a la vista de la gravedad de las acusaciones se les dio como lugar de reclusión los campos. En 1951, del total de lituanos que se encontraban en el GULAG, el 83,2% estaban en campos de trabajo, de los polacos el 81,5%, de los letones el 76,0%, de los estonios en 73,9%, de los ucranianos el 71,6%, de los moldavos el 70,4% y de los bielorrusos el 66,2%. Como media para todas las nacionalidades había en campos de trabajo 1,5 veces más personas que en colonias de trabajo, pero para los lituanos eran 4,9 veces más, los polacos 4,4; los letones 3,2; los estonios 2,8; los ucranianos 2,5; los moldavos 2,4 y los bielorrusos 2 veces.

Al mismo tiempo, entre los presos de nacionalidades cuyo territorio no fue ocupado durante la guerra por el enemigo, al contrario, se observaba una preponderancia significativa de presos en las colonias sobre los de los campos. Por ejemplo, en 1951 los azeríes en las colonias eran 2,5veces más que en los campos. Los georgianos 2,4 veces más. Del total de los azeríes en el GULAG en 1951 sólo el 28,3% estaban en campos (el resto en colonias), de los georgianos el 29,5%, turkmenos el 42,2%, armenios el 44,9%, bashkirios el 46,1%, uzbekos el 47,1%, kazajos el 48,5%. Entre los presos tártaros y tayikos había aproximadamente una relación similar entre campos y colonias.

En los campos era más de la mitad, pero menos de la media, la relación del número de prisioneros en campos y colonias, para todas las nacionalidades. Para los rusos era del 53%, para los hebreos del 56,5%, kirguizos el 56,5% y udmurtios el 54,8%.

De los datos por nacionalidad de los presos en campos y colonias del GULAG a 1 de enero de 1951 se extrae otra regla. Los presos que por su nacionalidad pertenecían a pueblos deportados o no naturales de la URSS, así como los extranjeros solían estar, sobre todo, en campos y solo en mucha menos proporción en colonias. Por ejemplo, había6,9 veces más chinos en campos que en colonias, los mongoles eran 5,4 veces más, los turcos 4,8; los rumanos 4,1 veces; los japoneses 3,4 veces más; los afganos 3,2 veces; los coreanos 2,1 veces, los griegos 2,0; los alemanes 1,9.

Según composición a 1 de enero de 1951, entre los presos de los campos y colonias del GULAG se contabilizaban 12.085 extranjeros, entre ellos 3.949 de Alemania, 1623 de Hungría, 1.109 de China, 997 de Polonia, 752 de Irán, 652 de Japón, 531 de Rumanía, 227 de Checoslovaquia, 161 de Grecia, 93 de Bulgaria, 84 de Yugoslavia, 68 de Finlandia, 67 de Turquía, 41 de Afganistán, 34 de Francia, 10 de Italia, 8 de los USA, 2 de Albania, 1 de Gran Bretaña y 1676 de otros países.

En la tabla 3 se hace un desglose de los presos por tipo de delito, tanto para todo el GULAG como por campos y colonias. En la tabla 4 se dan datos similares por número de años de condena. Del total de condenados por delitos contrarrevolucionarios el 82,1% estaba en campos y el 17,9% en colonias; por delitos penales un 54,3% en campos y un 45,7% en colonias.

Del total de condenados por delitos contrarrevolucinonarios, el 57,7% fueron juzgados por traición a la patria, el 17,1% por propaganda antisoviética, el 8% por participación en complots antisoviéticos o en organizaciones y grupos antisoviéticos, el 6,4% por sabotajes antirrevolucionarios, el 3,2% por espionaje, el 2,2% por sublevación o bandidismo político, el 1,7% por terrorismo, el 0,8% por actividades de sabotaje, el 0,6% por se miembros de familias de traidores a la patria. El 2,3% de “contrarrevolucionarios”·restante cumplían condena en campos y colonias por otras acusaciones de carácter político. En lo referente a los condenados por delitos penales, la mayoría (el 60%) fue condenado en base a los artículos del código penal, y en base disposiciones de carácter inferior (Ordenes del Presidium del Soviet Supremo de la URSS sobre la responsabilidad por abandono voluntario del puesto de trabajo, por escapar del lugar de establecimiento obligatorio, etc.).

En 1947, en campos y colonias del GULAG había 14.630 niños hijos de presas y 6.779 mujeres embarazadas, en 1948 10.217 y 4.588 respectivamente, en 1949 22.815 y 9.310, en 1950 19260 y 11.950, en 1951 14.713 y 6.888, en 1952 28.219 y 11.096, en 1953 35.505 y 6286 (datos de la tabla 3, del 1 de enero de cada año).

 

Tabla 14

Presos del GULAG por el tipo de condena (a 1 de enero de 1951).

Total de condenas, en campos y colonias 1 2 3 4

Tabla14

De los datos por cada 1000 niños, la mortalidad en las “casas de niños” de GULAG fue en 1947 de 409, en 1948 de 309, en 1949 de 200, en 1950 de 159, en 1951 de 109, en 1952 de 81, en 1953 de 46 niños.

En los años 40 la administración del GULAG consiguió crear una red de agentes de información entre los presos. Esta red creció desde el 1% en 1940 hasta el 8% en 1947. En otras palabras, si en 1940 por cada mil presos había 10 “chivatos”, en 1947 eran 80. En julio de 1947 la red de agentes incluía a 138.992 presos del GULAG, de ellos 9958 residentes, 3.904 agentes, 64.905 informadores y 60.225 “miembros de la red”.

Los especialistas y trabajadores cualificados que se encontraban presos eran utilizados en su mayor parte en trabajos cercanos a su especialidad. Según datos a 1 de enero de 1947 en el GULAG se utilizó “según especialidad” al 74,5% de tales presos (tabla 5). Por encima incluso de este nivel se encontraban los constructores (88,7%), trabajadores del recubrimiento con madera (87,5%), trabajadores de las minas (83,2%). También tenían un porcentaje alto los ingenieros (86,9%), técnicos (77,8%), trabajadores de la sanidad (88,2%) y personal veterinario (80%). Algo por debajo de la media eran los datos entre los metalúrgicos (73,8%), trabajadores de instalaciones energéticas (72%), especialistas forestales (73,8%). En las especiales condiciones productivas de la vida del GULAG era más difícil utilizar en su especialidad o alguna cercana a transportistas, técnicos de comunicación así como a especialistas agrícolas (agrónomos y similares). Entre los presos de profesiones de transporte acuático este indicador era del 49,1%, los del transporte aéreo del 57,1%, y los ferroviarios del 58,2%, los técnicos radioeléctricos el 66,6%.

Parte de los presos no estaba vigilada, pero eran una minoría. A fecha de 1 de agosto de 1947 había en el GULAG 191.016 presos sin vigilancia, un 10,8% del total.

De acuerdo con las Decisiones del Consejo de ministros de la URSS Nº 4293-1703 de 20 de noviembre de 1948 y Nº 1065-376 de 13 de marzo de 1950, los presos de todos los campos y colonias de trabajo recibían un sueldo por su trabajo, el sueldo de su cargo reducido en un 30%, con los añadidos de los premios y aumentos por el pago de trabajo establecidos para los trabajadores en los sectores económicos equivalentes. Con objeto de aumentar la productividad del trabajo y el interés de los presos utilizados en los trabajos en el sector de defensa, extracción de oro, construcción de centrales eléctricas e industrias petrolíferas, construcción de ferrocarriles, trabajos forestales o mineros, se les aplicaba un sistema de redención de días de condena por superar las normas de trabajo. En abril de 1954 este sistema se aplicaba en los campos y colonias a un total de 737.800 presos (54,2% del total).

 

Tabla 15

Composición de los presos del GULAG según tiempo de condena (a 1 de enero de 1951).

Tabla15

Según datos a 1 de marzo de 1940, en el GULAG como media para cada 16 presos había un guarda, y a 1 de abril de 1954 ya había 1 guarda para cada 9 presos. EL 1 de abril de 1954 el número total de guardas en los campos y colonias del GULAG era de 148.049, de ellos 98.863 de tropa, 37.688 suboficiales y 11.498 oficiales.

Una cantidad tan grande de guardias permitió la disminución de las fugas de presos, el fortalecimiento de la disciplina y el orden en los campos y colonias. Sin embargo, como demostró la práctica, la guardia no siempre estaba en disposición de protejer a los presos, a los que otros presos condenaban a muerte. Solo entre enero y marzo de 1954, en los campos y colonias, por venganzas y similares se cometieron 129 asesinatos.

En el transcurso del año 1953 y del primer trimestre de 1954 en los campos y colonias del GULAG ingresaron 589366 nuevos presos y salieron 1.701.310, de los cuales 1.201.738 fueron liberados anticipadamente de acuerdo con el Decreto del Presidium del Soviet Supremo de 27 de marzo de 1953 “De la amnistía”, adoptado por iniciativa de L.P. Beria. A 1 de abril de 1954 había en el GULAG 1.360.303 presos (897.051 en campos y 463.252 en colonias), de ellos 448.344 por delitos contrarrevolucionarios, 190.301 por bandidismo, bandolerismo y asesinato premeditado, 490.503 por robo y otros delitos penales graves, 95.425 por gamberrismo,135.730 por delitos económicos u otros. Entre los presos que había el 1 de abril de 1954 en el GULAG había 1.182.759 hombres (87%) y 177.544 mujeres (13%); jóvenes de edad hasta 25 años había 383.243.

A comienzos de 1954 la superficie habitacional mínima por cada preso era de 2 metros cuadrados. Sin embargo en algunos lugares (en los campos de Dalstroi, Norilsk y de Vorkuta-Pechorski, los campos forestales del ministerio del interior) por la falta de edificios habitables la superficie media era de 1-1,5 metros cuadrados.

 

Tabla 16

Empleo de los prisioneros de especialistas y mano de obra calificada en el Gulag (al 1 de enero de 1947)

Tabla16

El 1 de abril de 1954 entre los presos del GULAG había un 55,6% de aptos para el trabajo físico, un 32,7% con capacidad limitada y un 11,7% de inválidos y ancianos. Los presos aptos para el trabajo se empleaban en trabajos en los siguientes campos económicos: En la metalurgia 182 mil, en la industria petrolífera 96 mil, en el carbón 95 mil, en la construcción de centrales eléctricas 60 mil, en la construcción de ferrocarriles 51 mil, en campos de trabajo forestal del ministerio del interior 229 mil, en la dirección de construcción y la de construcción especial del ministerio del interior 93 mil, en campos agrícolas del ministerio del interior 45 mil, en otros objetos económicos y de construcción 46 mil personas. El empleo laboral del resto de los presos estaba limitado a su lugar de reclusión en sus colonias o campos, que disponían de sus empresas económicas o agrícolas en que trabajaban los presos según el plan estatal.

En los campos de trabajo había tres regímenes de reclusión: severo, reforzado y general. En régimen severo estaban los detenidos por bandidismo, robo con armas, asesinato premeditado, fuga del lugar de reclusión y criminales reincidentes. Estaban bajo vigilancia reforzada, no podían ser deportados, trabajaban preferentemente en trabajos físicos duros, tenían las medidas de castigos más duras si rechazaban el trabajo o violaban el régimen del campo. En régimen reforzado estaban los condenados por robo u otros crímenes graves, ladrones reincidentes. Estos presos tampoco podían estar en deportación y eran empleados principalmente en trabajos generales. El resto de los presos de los campos, y los que estaban en colonias, se encontraban en régimen general.

Estaba permitido que fueran deportados, que trabajaran en trabajos administrativos en los campos y trabajar en servicios de traslado y vigilancia de presos.

Por Orden el 25 de marzo de 1953 fueron liberados anticipadamente todos los trasladados (la categoría “trasladados” dejó de existir) y parte de los deportados. En el momento que salió este Decreto había 13.952 trasladados y deportados, de ellos fueron amnistiados 8.042, y quedaron bajo vigilancia 5.910 deportados.

A finales del verano y en otoño de 1953 se planeó una liberación masiva de colonos especiales. En abril-mayo de 1953 en el ministerio del interior de la URSS se realizó el correspondiente trabajo preparatorio, se prepararon los proyectos de Decreto del Presidium del Soviet Supremo de la URSS y la disposición del Consejo de ministros de la URSS para la liberación de los colonos especiales. En la correspondencia que hemos estudiado del ministro del interior de la URSSS. N. Kruglov y L.P. Beria en abril-junio de 1953 queda de manifiesto que se disponían a presentar en agosto los proyectos indicados para su aprobación por el Soviet Supremo de la URSS y el consejo de ministros de la URSS. No tenían ningunaduda de que iban a ser aprobados. Se planeaba liberar antes del final de 1953 cerca de 1,7 millones de personas, y temporalmente, en un plazo de 1-2 años mantener presos 1,1 millones de personas, aligerando su régimen. Sin embargo, debido al arresto de L.P. Beria no se realizó tal liberación. Además tales objetivos fueron declarados sabotaje, ya que su realización supondría el traslado de una gran cantidad de gente, lo que afectaría a los objetivos económicos.

Lo cierto es que más tarde, en 1954-1958 la vida llevó a Jruschev y su círculo a llevar a cabo el plan de Beria de liberación de presos.

A mediados de los años 50 en el GULAG se redujo sustancialmente el número de presos políticos (“contrarrevolucionarios”). Por orden de 27 de marzo de 1952 fueron liberadas antes de plazo las personas condenadas por motivos políticos a 5 ó menos años. Principalmente debido a esta liberación en los campos y colonias disminuyó el número de personas de cerca de 580 mil en 1950-51 a unos 480 mil en otoño de 1953. La disminución del número de prisioneros políticos en el GULAG en 1954-1955 se debió principalmente a los liberados por finalizar su plazo de condena y en menor medida por liberación anticipada por revisión del caso o amnistía. En 1954-1955 se liberaron anticipadamente en los campos y colonias 88278 presos políticos, de ellos 32.798 debido a la revisión de sus casos y 55.480 por el Decreto del Presidium del Soviet Supremo de la URSS de 17 de septiembre de 1955 “Sobre la amnistía de los ciudadanos soviéticos que colaboraron con los ocupantes en el periodo de la gran guerra patria de 1941-1945”. Tras el XX Cogreso del PCUS (1956) el proceso de liberación anticipada de presos políticos por revisión del caso se aceleró. Si el 1de enero de 1955 en los campos y colonias había 309088 condenados por delitos contrarrevolucionarios, el 1 de enero de 1956 había 113.735, y el 1 de abril de 1959 11.027. En el periodo del 1 de enero de 1954 a 1 de abril de 1959 la cantidad de presos políticos detenidos en el GULAG disminuyó en 40,7 veces, y su peso específico en el total de presos pasó del 33,0% al 1,2% (tabla 17) .

 

Tabla 17

Presos de campos y colonias del Ministerio del Interior (a 1 de enero de 1959).

Tabla17

 

Quienes se encontraban en el poder a mediados de los 50, dirigidos por N.S. Jruschev, G.M. Malenkov, K.E. Voroshilov, V.M. Molotov y otros, que habían compartido responsabilidad con el difunto “padre de los pueblos” por las pasadas represiones masivas, se dedicaron a una actividad contradictoria para ellos, al liberar masivamente a presos políticos, e incluso rehabilitar a parte de ellos (en general a los reprimidos en los años 1937-1938). Esto no se debió en absoluto a la aparición de buena voluntad o arrepentimiento. Se debió a la siguiente premisa: La garantía del mantenimiento del régimen y de la propia situación en calidad de élite dirigente en dicha etapa solo podía realizarse mediante una política de liberalización (que era al mismo tiempo una política de protección personal), que incluía diferentes medidas de mejora del clima psicológico y moral en el país, la abolición de órganos extrajudiciales, pasos decididos hacia un estado de derecho, el rechazo público del “stalinismo”.

Un componente imprescindible de la liberalización (el mantenimiento del sistema totalitario) fue también la crítica de la anterior política represiva y su confirmación en la práctica mediante la liberación masiva y la rehabilitación de los reprimidos. Además, la propaganda oficial supo trabajar a la opinión pública en la idea de que las represiones masivas de gente inocente tuvieron lugar en 1937-1938, y en los otros periodos casi no las hubo. Jruschev y su círculo evadieron con éxito la responsabilidad por la represión dejándosela a Stalin, Yezhov y Beria.

En el proceso de alejamiento de la política de represión a finales de los 50, el factor personal tuvo un papel importante, pues las circunstancias fueron más fuertes que lavoluntad y el deseo personal. Nosotros estamos seguros de que si Stalin hubiese estado vivo en esa época, habría dirigido la política de liberalización. Sólo en este caso los rehabilitados no se habría llamado “víctimas del culto a la personalidad de Stalin” sino seguramente “víctimas del enemigo del pueblo Yezhov”.

Los comunistas rehabilitados, incluyendo algunos viejos bolcheviques de antes de la revolución, no volvieron ni siquiera a los niveles más bajos de dirección del partido o del estado. El partido y el estado en todos los niveles siguieron siendo dirigidos, por participantes en una u otra medida en la anterior política como verdugos directos o indirectos, o dirigentes.

En el proceso de rehabilitación póstuma de los dirigentes estatales o del partido, jefes militares, científicos y otros se realizó una selección muy severa. Entre otros criterios estaban los siguientes: a) rehabilitar solo a aquellos que habían sido condenados por los 15 organismos judiciales o extrajudiciales de la URSS; b) no rehabilitar a los que también habían sido condenados por el Komintern. Esto se hizo con el objetivo de no poner en una situación incómoda al movimiento comunista internacional.

Por eso no hubo posibilidad de rehabilitación póstuma de aquellos que habían sido condenados por el Komintern, como los colaboradores cercanos de Lenin. Fue más fácil la rehabilitación póstuma de líderes militares (Tujachevski, Bryujer, Yakir, etc), con cuya condena no había tenido nada que ver el Komintern.

Desde mediados de los años 50 hubo una cierta indulgencia del poder hacia aquellos que hacían algo prohibido. Por ejemplo, si antes por un chiste contra los koljoses se podía recibir una condena de hasta 10 años en un campo, ahora ni siquiera se les arrestaba. Sin embargo, esta indulgencia tenía unos límites definidos, y no se perdonaba a los heterodoxos. El GULAG se convirtió en el destino de una nueva ola de presos políticos: los luchadores contra el totalitarismo, por los derechos humanos.

 

 

Notas:

(1) Nekrasov, V.F. Diez comisarios del pueblo “de hierro” // Komsomolskaya Pravda, 29-9-1989; Zemskov V.N. “Archipiélago GULAG: a los ojos del escritor y la estadística” // Argumenty i fakty, 1989, nº 45; Dugin, A.N. “GULAG: abriendo los archivos” // En el puesto de combate, 27 de diciembre de 1989: Dugin: A.N. “El GULAG: a los ojos del historiador” // Soyuz, 1990, nº 9; Dugin A.N. “El estalinismo: Leyendas y hechos” // SLovo, 1990, nº7; Dugin A.N. “Hablan los archivos: Páginas desconocidas del GULAG” // Ciencias Político-sociales. 1990, nº7.

(2) Cohen S. Bujarin: Biografía política. 1888-1938. M.: Progress, 1988, S. 407

(3) Chalikova, V.A. Colección de archivos // Neva 1988 Nº10 S.158

(4) Memorias de Niñita Sergeevich Jruschov // Cuestiones de historia, 1990, nº3 S.82.

(5) Archivo Central Estatal de la Revolución de Octubre, de órganos superiores del estado y los órganos de dirección de la URSS. Colección de documentos.

(6) El mismo.

(7) Moskovskie Novosti 1988. 27 de noviembre de 1988.

(8) Archivo Central Estatal de la Revolución de Octubre. Colección de documentos.

(9) Shatunovskaya O. Falsificación // Argumenty i fakty. 1990. Nº 22

(10) Archivo Central Estatal de la Revolución de Octubre. Colección de documentos.

(11) El mismo.

(12) El mismo.

(13) El mismo.

(14) Pravda, 27 de junio de 1940.

(15) Archivo Central Estatal de la Revolución de Octubre. Colección de documentos.

(16) El mismo

(17) Solzhenitsyn, A.I., Archipiélago GULAG, tomo 1, pág.83.

(18) Archivo Central Estatal de la Revolución de Octubre, de órganos superiores del estado y los órganos de dirección de la URSS. Colección de documentos. .

(19) El mismo.

(20) El mismo.

(21) El mismo.

(22) El mismo.

(23) El mismo.

 

Extraído de salsarusa.blogspot.com.es

Anuncios

Un pensamiento en “GULAG

  1. horacio

    El gulag donde verdaderamente se encarcelo a toda esa pesadilla de la revolucion bolchevique, castigadas todas esas malditas alimañas, cientos de miles de carroñas anticomunistas enemigas acerrimas de los obreros y campesinos revolucionarios, comunistas, de Marx, Lenin stalin etc. del proletartiado comunista mundial, muchas de estas malditas ratas antes del Gulag y despues desataron sus mostruosas mentes hicieron de su capacidad de escribir y poder manifestar mostrosidades contra el comunismo y fueron reconocidos y galardonadas por todos los imperialistas por su grandiosa labor de destructores de los procesos revolucionarios del mundo. Claro a todos aquellos que prefirieron escuchar a estas ratas malditas que hicieron sus proyectos liberadores creyendo en la paz, en la guerra humanizada, haciendo eco de la llamada defensa de la democracia sin destruir el Estado burgués.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s