Stalin sobre Sverdlov

17DdT22Wfw8Sverdlov

 

Hay hombres, líderes proletarios, de los cuales se habla poco en la prensa, tal vez porque a ellos mismos no les gusta que se hable de su persona, pero que son, sin embargo, savia vital y verdaderos dirigentes del movimiento revolucionario. I.M. Sverdlov era uno de esos líderes.

Organizador hasta la médula, organizador por naturaleza, por hábito, por educación revolucionaria, por instinto, organizador por toda su ferviente actividad: tal es la figura I. M. Sverdlov.

¿Qué significa ser líder y organizador, en nuestra situación, cuando el proletariado está en el poder? No significa escoger asistentes, crear un aparato burocrático para dar órdenes a través de él. En las condiciones reinantes en nuestro país, ser dirigente y organizador significa, en primer lugar, conocer a los colaboradores, saber descubrir sus virtudes y sus defectos, saber lidiar con ellos, y, en segundo lugar, saber distribuirlos de manera que:

– Cada uno sienta que está en el lugar que le corresponde.

– Cada uno pueda dar a la revolución lo máximo que le permitan las cualidades personales que tiene.

– Semejante distribución no acarree obstáculos al trabajo, sino que tenga como resultado una acción armoniosa, unidad y aumento de las actividades en su conjunto.

– La dirección general del trabajo organizado sea de esa manera la expresión y la realización de la idea política en cuyo nombre se realiza la distribución de hombres.

I. M. Sverdlov era precisamente este tipo de líder y organizador de nuestro Partido y de nuestro Estado.

El período de 1917-1918 fue un período de transformación para el Partido y para el Estado. El Partido se convirtió entonces, por primera vez, en la fuerza gobernante. Por primera vez en la historia de la humanidad surgió un Poder de nuevo tipo, el Poder de los obreros y de los campesinos, el Poder de los Soviets. Encaminar el Partido, hasta entonces clandestino, a la nueva ruta, crear las bases de organización del nuevo Estado proletario y encontrar las formas de organización para las relaciones entre el Partido y los Soviets, asegurando al Partido la dirección y a los Soviets su desarrollo normal; tal era la compleja tarea de organización que entonces se levantaba ante el Partido. No hay en todo el Partido quien se atreva a negar que Sverdlov fue uno de los primeros, si no el primero, en resolver con acierto y hábilmente esta tarea de organización en la construcción de la nueva Rusia.

A los ideólogos y a los agentes de la burguesía les encanta repetir frases gastadas, afirmando que los bolcheviques no son capaces de construir, que sólo son capaces de destruir. I. M. Sverdlov y toda su obra son una refutación viva de tales calumnias. I. M. Sverdlov y su actividad en nuestro Partido no son una casualidad. El Partido que forjó un constructor tan grande como Sverdlov puede decir realmente que sabe tanto construir lo nuevo como destruir lo viejo.

Estoy muy lejos de pretender que conozco a todos los organizadores y constructores de nuestro Partido, pero debo decir que, de todos los organizadores excepcionales que conozco, después de Lenin, sólo hay dos de los cuales nuestro Partido puede y debe orgullecerse: I. F. Dubrovinski, quien murió en Turukhansk, donde fue deportado y I. M. Sverdlov, que se consumió trabajando en la construcción del Partido y del Estado.

 

 

Traducido por “Cultura Proletaria” de la revista “Proletarskaia Revolutsia”, Nº11, Noviembre de 1934.

Anuncios

Un pensamiento en “Stalin sobre Sverdlov

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s