Una gran tormenta (1968) (Documentos sobre la GRCP)

u107517885_135eb8dcc6eg214

 

El tempestuoso movimiento revolucionario de masas que arrasa Francia, Europa y América del Norte en los últimos días continúa desarrollándose con furia.

En Francia, 10 millones de trabajadores participaron en la lucha por la huelga y ocuparon la mitad de las fábricas, minerías y empresas nacionales. Con el apoyo de los trabajadores, los estudiantes de París combatieron heroicamente la CRS y la policía reaccionaria, levantando una nueva ola de lucha. Con la profundización de la lucha obrera, el movimiento de los campesinos, también crece rápidamente. La lucha de las masas populares se extiende cada vez más a los países capitalistas. Es una lucha de masas de una amplitud que no habíamos visto desde hace décadas en el corazón del mundo capitalista. Golpea con violencia el sistema capitalista en descomposición, decadente. El gran poder de las masas populares se manifiesta y no podría ser mejor en esta tormenta.

En la embestida revolucionaria de los obreros, de los estudiantes, de las masas populares francesas, constatamos una vez más la verdad enunciada por el Presidente Mao cuando dice: “el imperialismo y todos los reaccionarios son tigres de papel“.

La justa lucha de los pueblos europeos y norteamericanos, entre ellos Francia, ha tenido una gran repercusión en el mundo y goza de la más profunda simpatía y del amplio apoyo de los pueblos revolucionarios del mundo.

En los últimos días, en las cuatro esquinas de China, 20 millones de personas, militares y civiles, han organizado gigantescas manifestaciones para expresar el firme apoyo de los 700 millones de chinos a la lucha revolucionaria de los pueblos de Europa y de América del Norte.

Nuestro gran líder, el Presidente Mao Tse-tung, dijo: “El proletariado y el pueblo trabajador de Europa, de América del Norte y del Norte de Oceanía están experimentando un nuevo despertar“. El movimiento revolucionario de masas que se desarrolla impetuosamente en Europa y en América del Norte es sólo una prueba de este nuevo despertar del proletariado y de las masas proletarias en estos países.

Como todos los traidores y oportunistas experimentados, la camarilla de renegados revisionistas soviéticos y la de los revisionistas franceses juega un papel de lo más despreciable en este huracán de lucha.

Cuando el movimiento de masas toma forma, lo calumnian perfidamente de “aventurerismo”, etc., toda aquella acción revolucionaria que rompa sus convenciones revisionistas. Cuando rechazaron sus calumnias, el movimiento revolucionario de masas se desarrolló rápidamente y se convirtió en un incendio, se han apresurado a colaborar con la burguesía monopolista, intentando vender y sofocar la revolución lo antes posible y en beneficio suyo.

Así es como estos pérfidos payasos actúan de nuevo en el escenario de la historia.

En esta tormenta, las masas revolucionarias de Europa y de Norteamérica desafían las leyes y las bayonetas de las camarillas reaccionarias en el poder y, sin miedo a la represión, persisten en la lucha heroica con un dinamismo revolucionario.

En esta tormenta, diversos medios populares de Europa y de América del Norte han formulado varios requerimientos concretos y consignas de orden de combate. La punta de lanza general de su lucha está claramente dirigida contra la dominación criminal de la burguesía monopolista y contra todo el sistema capitalista. Esto demuestra que la lucha de las masas en Europa y América del Norte ha alcanzado un nuevo nivel.

En esta tormenta, la juventud estudiantil jugó un papel pionero al unirse todos los días con el movimiento obrero. El hecho de que el movimiento estudiantil y el movimiento obrero se ayuden y se animen el uno al otro con fuerza empuja todo el movimiento popular a un nuevo auge.

En esta tormenta, la masa de estudiantes y de obreros de Europa y de América del Norte, rompiendo las formas habituales de lucha utilizadas en el movimiento de masas del pasado, han comenzado a adoptar una serie de actos de violencia militante, creando toda una experiencia de lucha totalmente nueva para el movimiento revolucionario de masas en los países capitalistas. El Presidente Mao nos enseñó que “el imperialismo ha preparado las condiciones para su propia destrucción“. Estas condiciones, son la consciencia de las grandes masas populares en las colonias y semicolonias y en los propios países imperialistas.

Hoy nos encontramos en una nueva y gran era de la revolución mundial. El movimiento de liberación nacional en Asia, África y América Latina golpea duramente al imperialismo encabezado por los EE.UU., acelera el desarrollo de las crisis políticas y económicas en los países imperialistas y profundiza sus contradicciones de clase.

La clase obrera y los pueblos oprimidos expresan su descontento y resisten con más y más fuerza a la dominación reaccionaria de la burguesía monopolista y al actual sistema social.

El nuevo ascenso del movimiento revolucionario de masas en Europa y en América del Norte es justamente una expresión notable de los conflictos más profundos y más agudos que existen en el día a día dentro del mundo capitalista. La amplia difusión del pensamiento de Mao Tse-tung en el mundo estimula el desarrollo y la profundización de la revolución mundial en nuestro tiempo.

El magnífico triunfo de la Gran Revolución Cultural Proletaria en China ha estimulado la voluntad revolucionaria para luchar y derrotar entre los pueblos de todos los países. Por el impetuoso movimiento revolucionario de masas de Europa y de América del Norte, se puede constatar la influencia cada día más creciente que la Gran Revolución Cultural Proletaria en China ejerce en las grandes masas de estas regiones.

Hace once años, cuando formuló la tesis de que el viento del este prevalece sobre el viento del oeste, el Presidente Mao dijo: “La población del campo imperialista es de sólo 400 millones de hombres, los que, por otra parte, están divididos internamente: un “terremoto” puede producirse allí“.

Europa y América del Norte son la guarida misma del imperialismo. El imperialismo, los Estados Unidos a la cabeza, siempre ha considerado a estas regiones como una parte trasera segura, ejerce sobre ellas un control muy estricto; mientras tanto, el revisionismo moderno, cuyo centro es el revisionismo soviético que incluye traidores, obreros renegados y peones contrarrevolucionarios de todo tipo, hizo lo imposible para ayudar al imperialismo y estabilizar su dominación reaccionaria en estas regiones.

Hoy en día, como un violento movimiento sísmico, el desarrollo impetuoso y rápido del movimiento popular en Europa y América del Norte rompe el hermoso sueño de la burguesía monopolista internacional. El imperialismo no tiene lugar donde refugiarse en paz.

Allí donde hay dominación oscura del imperialismo y de los reaccionarios, las masas populares, más del 90% de la población, siempre se levantará para la revolución. En Europa y en América del Norte, el desarrollo de la lucha revolucionaria de la clase obrera y de las amplias masas populares es inevitable.

La burguesía monopolista no puede contenerla, los socialdemócratas y los revisionistas modernos tampoco. En esta parte del mundo, son las grandes masas populares y no la burguesía monopolista, las que son realmente poderosas. La revolución está llena de promesas.

Se llama a todos los pueblos del mundo ante la gran tormenta del movimiento de masas de Europa y de América del Norte.

Armados con el pensamiento del Mao Tse-tung, los 700 millones de chinos se mantienen firmes al lado del pueblo revolucionario de Europa y de América del Norte.

Estamos convencidos de que, en esta feroz lucha, la clase obrera, los campesinos, la juventud progresista y todas las masas revolucionarias no cesarán en elevar su conciencia, en fortalecer su unidad y desarrollar su propia fuerza.

Estamos convencidos de que el sistema capitalista e imperialista serán enterrados si la clase obrera y las amplias masas de Europa y de América del Norte se unen con los pueblos revolucionarios del mundo y persisten en su lucha heroica y sostenida.

 

 

Traducido por “Cultura Proletaria”

 

Editorial de “Renmin Ribao”, 27 de mayo de 1968

Anuncios

2 pensamientos en “Una gran tormenta (1968) (Documentos sobre la GRCP)

  1. Pingback: Una gran tormenta (1968) (Documentos sobre la GRCP) – Diario Octubre

  2. Pingback: 50º Aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria | Cultura Proletaria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s