Curso Básico de Marxismo-Leninismo-Maoísmo (Capítulo 4: Los primeros años de Marx y Engels hasta que se hicieron marxistas)

Capítulo 4

 

El siguiente documento ha sido redactado por el Partido Comunista de la India (Maoísta) y es utilizado como guía de estudio por sus cuadros. El blog “Cultura Proletaria” ha decidido, por su gran importancia y por el interés que suscita, traducir el documento al español.

 

 

Capítulo 4: Los primeros años de Marx y Engels hasta que se hicieron marxistas

 

Obviamente, nadie nace marxista, ni siquiera Marx. Es necesario que haya algún proceso en el que las ideas y los puntos de vista sean desarrollados y formulados de manera que se forme un cuerpo básico llamado ideología. Naturalmente, Marx y Engels también tuvieron que pasar por este proceso antes de descubrir y adoptar las verdades universales de lo que hoy conocemos como marxismo. Este proceso cognitivo fue determinado, en gran medida, por las experiencias concretas que ambos pasaron. En vista de comprenderlos con cierta profundidad, debemos prestar nuestra atención brevemente a las primeras experiencias de estes dos grandes maestros.

Karl Marx nació el 5 de mayo de 1818, en la ciudad de Trier, en la entonces llamada Prusia Renana, hoy parte de Alemania. Su padre, Heinrich Marx, fue uno de los mejores abogados más reputados de la ciudad. Su familia era respetada y culta, pero no revolucionaria. Los padres de Marx venían de un largo linaje de sacerdotes judios. Sin embargo, a pesar de ser económicamente estables, sufrieron la discriminación social en la atmósfera antisemita prusiana. En 1816, el padre de Marx se vio obligado a convertirse al cristianismo debido a las leyes establecidas por el gobierno prusiano, que impedían a los judios ejercer la abogacía. Del mismo modo, en 1824, otra ley planteada por el gobierno prusiano impedía a los no cristianos integrar las escuelas públicas. Debido a eso, Heinrich Marx se vio obligado a bautizar a su hijo Karl junto con sus hermanos y hermanas. Así, a pesar de no ser partidario de ninguna religión, el padre de Marx se vio obligado a adoptar una nueva fe para poder seguir ejerciendo su profesión y poder ofrecer a sus hijos una buena educación.

El lugar de nacimiento de Marx, Trier, es la ciudad más antigua de Alemania. A lo largo de los siglos fue la residencia de los emperadores romanos y más tarde de los obispos católicos, contando con una administración religiosa para la ciudad y sus alrededores. En agosto de 1794, los ejércitos franceses dominaban la ciudad, estableciendo una administración civil e implantando las ideas e instituciones de la Revolución Francesa. La ciudad sólo volvería a las manos del rey de Prusia después de la derrota de la Francia napoleónica en 1815. De este modo, durante el período de nacimiento y juventud de Marx, cargó el profundo impacto de 21 años de las ideas revolucionarias francesas.

Trier era una pequeña ciudad de unos 12.000 habitantes. Era, principalmente, una ciudad mercante para las regiones próximas, que durante siglos había sido una famosa área vinícola. Las ocupaciones de su población eran típicas de una ciudad de “servicios”, funcionarios públicos, sacerdotes, pequeños comerciantes, artesanos, etc. Quedó intacta por la Revolución Industrial y se mantuvo relativamente atrasada en el campo económico. Durante el período relativo a la juventud de Marx, también hubo un alto crecimiento de la pobreza. Estadísticas oficiales de 1830 muestran que el desempleo alcanzaba a uno de cada cuatro habitantes, a pesar de que las tasas reales no documentadas deberían ser mucho mayores. Mendigos y prostitutas eran comunes y las tasas de pequeños crímenes como robos y hurtos eran extremadamente altas. Así, en los primeros años de su vida, el joven Marx fue testigo de la miseria de las clases trabajadoras.

Después de completar su educación básica, Marx ingresó en el Friedrich Wilhelm Gymnasium (escuela secundaria) en 1831, el cual terminó en 1835. Tres semanas después fue enviado, para comenzar sus estudios superiores, a la facultad de derecho a cuarenta millas de Trier, en la ciudad de Bonn (un importante centro que hoy es la capital conjunta de Alemania). Marx, decidido a aprender y estudiar tanto como fuese posible, se registra inmediatamente en nueve cursos además de derecho, incluyendo la poesía, la literatura, el arte, etc. Al principio iba a sus clases y conferencias, pero luego perdió el interés, especialmente en derecho, el cual encontraba pesado e insatisfactorio. Redujo sus cursos de nueve a seis, y más tarde a cuatro.

Marx decidió estudiar por cuenta propia y rápidamente se vio envuelto en la tormentosa vida de los estudiantes, en la que posteriormente se convertiría en líder. Interesado en la producción poética, también ingresó en Poetenbund, un círculo de jóvenes escritores fundado por estudiantes revolucionarios. En la constante batalla entre los hijos de los nobles feudales y los de la burguesía, no tardó en convertirse en líder del grupo burgués. A menudo se involucraba en peleas e incluso en duelos de espada. Llevaba consigo un estilete (similar a los cuchillos gupti) por el cual fue arrestado por la policía alguna vez. También fue condenado a un día en la prisión de estudiantes universitarios bajo las acusaciones de “disturbios nocturnos perturbadores de la paz y embriaguez“. En un duelo de espadas le hirieron en la ceja derecha. Este acontecimiento llevó a que su padre lo sacase de la Universidad de Bonn, trayéndolo de nuevo a Trier en agosto de 1836.

Durante su estancia en Trier se comprometió en secreto con Jenny Von Westphalen, hija del Barón Von Westphalen, un noble de alto cargo en el gobierno prusiano. Jenny, que era cuatro años más vieja, y Marx, siendo novios de la infancia, decidieron casarse mientras Marx estaba todavía en la escuela. Ahora eran novios bajo la aprobación de los padres de Marx, pero sin la aprobación de los padres de Jenny, obteniéndola solamente en 1837.

En octubre de 1836, Marx se trasladó a la Universidad de Berlín, que era entonces la capital de Prusia. Esta universidad era mucho mayor que la de Bonn, reconocida como un gran centro de estudios y aprendizaje. Después de matricularse en los cursos de la universidad, Marx entró inmediatamente en un torbellino de trabajos. Noche tras noche, alimentándose precariamente y abusando del tabaco, leía libros vorazmente y llenaba cuadernos con sus anotaciones. En lugar de ir a clases, Marx siguió estudiando por cuenta propia. Trabajando a un ritmo tremendo, cambió el derecho por la filosofía, después poesía y luego arte, escribiendo historias y obras de teatro, para volver de nuevo a la filosofía y a la poesía. Su exceso de trabajo tuvo efectos negativos en su salud, particularmente en sus pulmones, lo que le obligó eventualmente a descansar de sus actividades. Sin embargo, siempre volvía a sus excesivos hábitos de trabajo, leyendo de todo, desde los antiguos filósofos a las más recientes obras filosóficas y científicas. Acabó por volver a la filosofía, siempre intentando encontrar el significado universal; buscaba lo absoluto en los principios, definiciones y conceptos.

Durante su segundo año en la universidad, se unió al grupo de estudiantes de filosofía llamado Jóvenes Hegelianos. Eran seguidores del famoso filósofo alemán Friedrich Hegel, que enseñó en la Universidad de Berlín y murió en 1830. Intentaban aplicar una interpretación radical a la filosofía de Hegel y por eso fueron denominados Hegelianos de Izquierda. Uno de los amigos de Marx y miembro del grupo -de hecho, su líder intelectual- era un maestro llamado Bruno Bauer, un activista ateo que atacaba constantemente las enseñanzas de la iglesia. Estos ataques, junto con los radicales posicionamientos políticos de los Jóvenes Hegelianos, los marcaron frente a las autoridades prusianas. De ese modo, después de terminar su tesis doctoral, Marx no pudo conseguir su diploma de la Universidad de Berlín, dominada por reaccionarios designados por el gobierno prusiano. Después de completar sus estudios en Berlín, presentó su tesis y obtuvo su doctorado en abril de 1841 por la Universidad de Jena, que tenía una orientación liberal y estaba fuera del control prusiano.

Después de obtener su diploma, Marx esperaba convertirse en profesor en la Universidad de Bonn, donde Bruno Bauer se había trasladado en 1839. Sin embargo, Bauer se encontraba en apuros debido a los disturbios que sus discursos antirreligiosos habían causado. Finalmente, el propio rey ordenó la expulsión de Bauer de la Universidad de Bonn. Esto representó el final de la carrera docente de Bauer, así como las esperanzas de un trabajo de maestro para Marx.

Marx comenzó entonces a centrarse en el periodismo, en el que comenzaría las actividades inmediatamente después de su salida de la universidad. Esto también le ayudará a participar más estrechamente en el creciente movimiento de oposición democrática radical y, luego, desarrollarla en la provincia del Rin y en la provincia vecina de Westphalia. Estas provincias, que habían experimentado la influencia liberadora de las reformas francesas antifeudales, fueron los principales centros de oposición al rey de Prusia. La industrialización llevó al crecimiento de la burguesía, sobre todo en Colonia, la ciudad más rica de Renania. Esto acabaría por convertirse en un fuerte apoyo al movimiento de oposición radical por los industrialistas, alimentados de revuelta por el control excesivo de las clases feudales.

Marx comenzó a escribir para el “Rheinische Zeitung“, un diario financiado por los industrialistas, y, en octubre de 1842, se convirtió en su editor jefe. En las manos de Marx, el diario pronto se convirtió en un vehículo de lucha por los derechos democráticos radicales. Esto, sin embargo, llevó a Marx a entrar en un conflicto constante con la censura prusiana, altamente represiva. Finalmente, cuando el período publicó una crítica al despotismo zarista ruso, el propio zar presionó al rey de Prusia para que tomase medidas. El periódico fue prohibido y cerrado en marzo de 1843. Marx entonces comenzó a planear la creación de un nuevo periódico, el “Deutsch-Französische Jahrbücher“.

Durante esta época, entre 1841 y 1843, Marx estaba profundamente implicado en la vida política de este período. Sin embargo, era básicamente un demócrata radical y no tenía en la época posiciones comunistas. A nivel filosófico, su mayor transformación durante este período fue en 1841, después de leer el libro “La esencia del cristianismo” de Ludwig Feuerbach, que presentaba un ensayo crítico de la religión teniendo el materialismo como base. Este libro tuvo un papel fundamental en el cambio de las ideas idealistas de Marx, procedentes del grupo de los Jóvenes Hegelianos para el materialismo. Otra obra filosófica de 1841 (La Triarquia Europea) que influyó a Marx fue el intento de su amigo Moisés Hess, de desarrollar una filosofía comunista combinando el socialismo francés a las ideas de los Hegelianos de Izquierda.

Sin embargo, en ese momento, Marx todavía tenía un conocimiento limitado de las ideas socialistas y comunistas. Su primer contacto con estos fue en 1842, al leer con interés las obras de varios de los pioneros teóricos socialistas franceses. No obstante, no se convirtió al comunismo o al socialismo por tales lecturas. Este cambio sólo sucedió a través de su contacto con los grupos clasistas de trabajadores comunistas y su estudio de la economía política, ambos después de trasladarse a París a finales de 1843.

Siete años después de su compromiso, Marx y Jenny se casaron en junio de 1843. Tuvieron una corta luna de miel en Suiza, en la que Marx escribió un folleto presentando sus primeras críticas a Hegel. Después de su luna de miel, comenzó sus estudios y preparaciones para su traslado a París, en donde nacería el ya mencionado “Deutsch-Französische Jahrbücher“. Este cambio a París fue planeado con el fin de evitar la censura prusiana. Sin embargo, como el periódico fue planeado como un periódico mensual, colapsó después de una edición, que salió en febrero de 1844.

Sin embargo, la estancia de Marx en París fue marcada por nuevas y significativas experiencias. El contacto directo con diferentes grupos comunistas y socialistas, de los que París fue la cuna, fue de una importancia colosal. Además de conocer un gran número de teóricos y revolucionarios, Marx se benefició en gran medida del contacto regular con varios revolucionarios procedentes de las clases trabajadoras de París. Al mismo tiempo, Marx comenzó sus estudios en economía política, leyendo la mayoría de los trabajos de los famosos economistas clásicos bretones. El contacto revolucionario sumado a su estudio tuvieron gran impacto, reflejado en sus escritos.

La única edición del “Deutsche-Französische Jahrbücher” fue de una importancia crucial, ya que contenía la primera generalización de Marx acerca de la comprensión marxista de la historia, expresada en su artículo crítico de la filosofía hegeliana. En este artículo Marx formuló la importante definición del papel histórico del proletariado. También hizo aquí la famosa formulación de que la religión es el opio del pueblo. Esa misma edición también contaba con un artículo crítico de Engels sobre la economía política, que también que también proporcionó una comprensión materialista en lo que respecta al desarrollo del capitalismo moderno.

Fue el interés de Marx en los escritos de Engels lo que posibilitó la reunión de los dos en París, entre el 28 de agosto y 6 de septiembre de 1844. Esta fue una reunión histórica que ayudó a los dos grandes pensadores a aclarar sus ideas y edificar los primeros fundamentos del marxismo. Aunque ambos habían llegado de forma independiente a conclusiones similares, esta reunión les ayudó a alcanzar un absoluto consenso teórico. Fue en esta reunión que alcanzaron con mayor claridad una correcta comprensión de la concepción materialista de la historia, que es la piedra de toque de la teoría marxista.

Friedrich Engels nació el 28 de noviembre de 1820, en la ciudad textil de Barmen, en la provincia del Rin, en Prusia. Su padre era un rico propietario de una fábrica de hilado de algodón y era un ferviente cristiano protestante de perspectivas políticas reaccionarias.

Barmen, así como Trier de Marx, pertenecía a la parte de Prusia que contaba con dos décadas de dominación francesas. Debido a ello transcurrieron influencias progresistas en la región. Sin embargo, una de sus principales características era albergar uno de los mayores centros industriales renanos. Por lo tanto, Engels, desde muy temprano, fue testigo de las graves condiciones de pobreza y explotación de las clases trabajadoras. Para sobrevivir a la competencia de las fábricas, los artesanos se vieron obligados a trabajar desde la mañana hasta la noche. A menudo trataban de ahogar sus problemas en el alcohol. El trabajo infantil y las enfermedades pulmonares derivadas del trabajo industrial eran algo normal.

Engels frecuenta la escuela de Barmen hasta los 14 años. Es enviado al colegio de la ciudad vecina de Elberfeld (actualmente, Barmen y Elberfeld forman una sola ciudad). Este colegio (escuela secundaria) tenían la reputación de ser una de las mejores escuelas de Prusia. Friedrich era un estudiante inteligente, con gran facilidad para aprender nuevos idiomas. También formaba parte de un círculo de poesía junto con otros estudiantes y escribía sus propios poemas y pequeños cuentos. Planeaba estudiar economía y derecho; sin embargo, su padre estaba más interesado en hacer que su hijo mayor aprendiese el negocio familiar. Luego, a los 17 años, fue apartado de repente de la escuela y su padre lo metió en el taller como aprendiz.

A pesar de ser este el final de los estudios formales de Engels, siguió utilizando su tiempo libre para estudiar historia, filosofía, literatura y lingüística, así como escribir poesía, que le encantaba. Al año siguiente, en julio de 1838, Engels fue enviado a trabajar como ayudante a una gran e importante fábrica comercial en la ciudad portuaria de Bremen. El ambiente de la gran ciudad trajo a Engels el contacto con la literatura extranjera y la prensa. En sus horas de ocio comenzó a leer ficción y política. Continuó aprendiendo nuevos idiomas, y, además del alemán, tenía conocimiento del latín, griego, italiano, español, portugués, inglés, holandés, etc. Esta capacidad de aprender nuevos idiomas acompañaría a Engels durante toda su vida, llegando a aprender más de veinte idiomas, incluido el persa y el árabe. En Bremen, Engels se convierte en un buen caballero, nadador, espadachín y patinador.

En sus días de escuela, Engels se había convertido en un firme opositor contra la burocracia. Como joven adulto, se sentía atraído por las ideas democráticas radicales de la revolución democrático-burguesa que sacudía Alemania. El primer grupo en el que estuvo interesado fue el grupo literario Juventud Alemana, debido a sus radicales posicionamientos políticos. Pronto comenzó a escribir para su periódico de la ciudad portuaria de Hamburgo, no lejos de Bremen. Escribió dos artículos sobre la situación en su distrito natal. Expuso las severas condiciones de explotación que sufrían los trabajadores de Barmen y Elberfeld, las enfermedades que sufrían y el hecho de que la mitad de los niños de la ciudad fueran privados de la escuela y obligados a trabajar en las fábricas. Engels atacó sobre todo la hipocresía de la religión de los grandes propietarios explotadores (que incluía a su propio padre).

A mediados de 1839 comenzó sus estudios de la filosofía de Hegel, la cual intentaba relacionar con sus propias creencias democráticas. Sin embargo, sólo llegó a hacer más progresos en su estudio hegeliano después de completar su internado en Bremen en 1841, y después de algunos meses se trasladó a Berlín para cumplir su año de servicio militar obligatorio.

Mientras prestaba servicio militar, entró en la Universidad de Berlín como estudiante externo e hizo el curso de filosofía. Entonces conectó estrechamente con la Juventud Hegeliana, grupo del que Marx formaba parte. Él, al igual que Marx, fue influenciado por las visiones materialistas del libro de Feuerbach, lanzado en el mismo año. Los escritos de Engels ahora presentaban algunos aspectos materialistas. El principal elemento que destacaba era la acción política. Eso le hizo romper, en 1842, con su antiguo grupo Juventud Alemana, en el que se sentía limitado a vacíos debates literarios. Sin embargo, continuó estrechamente vinculado a los Jóvenes Hegelianos, especialmente Bruno Bauer y su hermano.

Fue la cercanía de Engels con Bauer lo que posibilitó su amistad con Marx, al conocerse por primera vez en noviembre de 1842. Engels había completado su servicio militar y estaba camino a casa para unirse de nuevo a los negocios de su padre en Manchester, Inglaterra. En el camino, visitó a Marx en su oficina del periódico en Colonia, en el que Marx era el editor jefe. Marx, entonces, comenzó a criticar a los Jóvenes Hegelianos, especialmente a Bauer, por concentrar demasiada atención a los ataques a la religión en vez de a la política. Entonces Marx y Engels, al componer diferentes agrupaciones políticas, no pudieron estar más cerca en su primer encuentro.

Fueron las experiencias de Engeles en Gran Bretaña lo que le hicieron comunista. Desarrolló una estrecha amistad con los trabajadores de Manchester, así como con los líderes de los trabajadores revolucionarios del movimiento cartista. Manchester era el mayor centro del mundo de la industria textil moderna y pronto Engels emprendería un exhaustivo estudio sobre las condiciones de vida y trabajo de los trabajadores. Visitaba regularmente las áreas de las clases trabajadoras con el fin de adquirir experiencia directa. En este proceso, el amor nació entre él y Mary Burns, una joven obrera irlandesa, que más tarde sería su compañera y esposa. A medida que recogía material para su futuro libro sobre las condiciones de la clase obrera en Inglaterra, Engels comenzó a entender el potencial revolucionario del proletariado. Su contínua participación en el movimiento lo convenció de que las clases trabajadoras no eran sólo una clase sufridora y oprimida, sino también una clase luchadora cuyas acciones revolucionarias construirían el futuro.

Además del contacto con las clases trabajadoras, Engels estudió con ahínco las distintas teorías socialistas y comunistas y conoció a varios líderes y escritores franceses y alemanes que desarrollaron tales teorías. A pesar de no adoptar ninguna de estas teorías, llevó a cabo un análisis de sus puntos fuertes y débiles. Al mismo tiempo, comenzó sus estudios relativos a la economía política burguesa. Tal acción fue con el fin de ayudar en el análisis de las relaciones económicas de la sociedad, al comenzar a intuir se trataba de la base de la transformación social. Los primeros resultados de sus estudios fueron formulados en su artículo y publicados por Marx en su periódico en París. Como citamos anterioremente, tal acontecimiento llevó a que Engel y Marx intercambiaran correspondencia y a su histórico encuentro en 1844.

En este punto, Engels estaba volviendo de Manchester a su ciudad natal de Barmen, deteniéndose en el camino para encontrarse con Marx en París, donde residía entonces. Sus discusiones ayudaron a Marx a formular su concepción materialista de la historia, la cual ambos comenzaron a tomar como verdad. Además de eso, en esta reunión empezaron a trabajar en su primer libro conjunto, consistiendo en un ataque a Bruno Bauer y al grupo de los Jóvenes Hegelianos, en el que los dos, anteriormente, eran participantes.

Engels pasó los siguientes ocho meses haciendo una intensa propaganda comunista y trabajos organizativos en Alemania. Durante este período estuvo en constante conflicto con su padre, que se oponía a sus actividades comunistas y trató de hacer que trabajara en su fábrica. Después de sólo dos semanas en el cargo de su padre, Engels rechazó completamente el trabajo y dejó Barmen para unirse a Marx. En ese momento, Marx era nuevamente objetivo de las autoridades feudales. El rey de Prusia presionó al rey de Francia, que lo expulsó de París. Marx se vio obligado a trasladarse a Bruselas, Bélgica, con su esposa y su hija de ocho meses. Este fue el lugar donde Engels comenzó a vivir, construyendo su propia casa junto a su amigo Marx.

Marx, en ese tiempo, había desarrollado una amplia labor en el desarrollo de las principales características de esta nueva visión del mundo, de la que habían debatido en su reunión anterior. En Bruselas, Marx y Engels comenzaron un intenso trabajo en conjunto. Eso fue, como dijo Engels, con el fin de desarrollar esa nueva perspectiva filosófica em todas las áreas posibles. El resultado fue el histórico libro “La ideología Alemana“, que sólo llegó a publicarse casi cien años más tarde. El principal objetivo de este libro en la época era explicar y aclarar a los dos grandes pensadores acerca de su vieja comprensión y establecer los pilares de esta nueva filosofía, que sería denominada posteriormente como marxismo. ¡Marx y Engels se habían hecho marxistas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s