Por qué apoyamos a China

2013011706584090429107

 

El siguiente texto ha sido escrito por Raymond Jennings en el periódico del partido “The Black Panther”, 20 de abril de 1969.

 

 

Parece muy poco probable que la participación deliberada de la fuerza aérea de los Estados Unidos en la intrusión y en el control territorial ejercido sobre partes de Laos, conocida como la ruta de Ho Chi Minh, sea un movimiento aleatorio.

Esta participación está diseñada para que coincidan los Estados Unidos con los cerdos encubiertos de la Unión Soviética. La inclinación de este país a formar vínculos más estrechos y recíprocos con la URSS y sus científicos soviéticos son otras indicaciones del revisionismo que llevó al pueblo de Rusia y a otros pueblos bajo su control, es decir, Hungría, Polonia, Checoslovaquia, Rumania, Alemania Oriental y Yugoslavia, más cerca de las mandíbulas abiertas del colonialismo y de los afilados dientes del capitalismo y que produjo los movimientos agresivos de las tropas rusas y disputas diplomáticas contra nuestros hermanos de China.

Este movimiento debe ser tomado como un respaldo a la guerra de Vietnam, de lo contrario ¿cómo podrían las campañas actuar de forma simultánea?. Son tan diametralmente opuestas como el día y la noche. O podrían los tontos codiciosos que dictan la política exterior de ambos países decidir que, a pesar de tener algunas diferencias, están tratando con un “país civilizado”, lo que no significa nada cuando se es de color blanco o un títere de la ideología blanca, cuando se trata de lidiar con países no opresivos o no blancos, tales diferencias dejan de existir.

La teoría marxista-leninista indica que debemos unirnos con los verdaderos amigos para distinguirlos de los verdaderos enemigos, y todos sabemos que el capitalismo es nuestro verdadero enemigo. La práctica marxista-leninista demuestra que jamás debemos separarnos de la práctica, demostrando que la teoría de que cualquier ataque del enemigo contra nosotros no es malo, y que todo aquello que no ataque el enemigo no puede ser bueno para nosotros, y esto en la mayoría de los casos nos beneficia más que nos perjudica. Sabemos que el capitalismo es nuestro enemigo. El capitalismo es el gobierno de los Estados Unidos y el gobierno de los Estados Unidos es el capitalismo. Los Estados Unidos se preparan para, directa e indirectamente, atacar la República Popular de China; y aún no está atacando la Unión Soviética. Unirse con los verdaderos amigos para derrotar a los verdaderos enemigos.

Hay demasiada coexistencia con el opresor. Hay un denominador común muy claro en el párrafo anterior, en cada caso hay dos clases dominantes, los que tienen y los que no tienen, el opresor y el oprimido.

China se erige como un faro para los revolucionarios de todo el mundo: la luz que guía y muestra el camino a la libertad a todos nuestros hermanos de África y Asia. Únicamente por esta razón es por lo que ha sido blanco de ataques. Los imperialistas rusos y norteamericanos se dan cuenta, de forma muy astuta, de que si no se puede detener el impulso y la dinámica revolucionaria de China, ellos y sus lacayos, sin enfrentarse a los chinos, pueden seguir sometiendo y explotando África, Asia, América Latina, Harlem, Watts, Okland y el barrio donde quiera que usted esté, pero de lo que no se dan cuenta es que ni usted ni yo vamos a permitirles hacer eso.

 

FREE HUEY
PANTHER POWER TO THE VANGUARD
BLACK POWER TO BLACK PEOPLE — FREE HUEY
Raymond Jennings, East Oakland branch, BPP

 

 

 

Traducido por “Cultura Proletaria” de prisoncensorship.info

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s