Archivo de la etiqueta: Chen Boda

De las bases revolucionarias en el campo a la victoria completa de la revolución

mao-02

 

Como es generalmente conocido, la revolución China triunfó después de una larga y cruel lucha, luego de capturar uno a uno todos los baluartes enemigos. Después de 1927, la captura de estos baluartes no comenzaba en las grandes ciudades, sino en el campo. En esta época, el Partido Comunista de China representado por Mao Tse-tung, trasladó el centro de gravedad de su trabajo a las aldeas, tomo fuerza allí y las utilizó para cercar las ciudades y luego tomarlas. Esta fue la línea de trabajo sobre la cual Mao Tse-tung insistió. Hace mucho tiempo los hechos probaron que esta línea trajo la victoria completa, puesto que era la línea correcta y la única. Estaba basada en un solido análisis científico Marxista-Leninista de las condiciones de la China.

Los enemigos de la revolución China eran numerosos y poderosos. Ya en 1927 Stalin había dicho:

«… los enemigos de la revolución China —tanto internos (Chang Tso-lin, Chiang Kai-shek, la gran burguesia, los señores feudales, etc.), como externos (los imperialistas)— son muy numerosos y demasiado fuertes…«(1).

Analizando los enemigos de la revolución China que incluían no solamente los poderosos países imperialistas, sino también las poderosas fuerzas feudales y la gran burguesía que estaba en colusion con los imperialistas y las fuerzas feudales, y que eran hostíles al pueblo, Mao Tse-tung consideró una serie de cuestiones a saber:

«Enfrentada a tales enemigos, la revolución China llegó a tener un carácter cruel y una naturaleza prolongada. Siendo los enemigos tan sumamente poderosos, no fue sino después de un largo período de tiempo que las fuerzas revolucionarias pudieron ser aglutinadas y fortalecidas al punto de ser invencibles y obtener la victoria final. Puesto que nuestros enemigos se esfuerzan ferozmente por aniquilar la revolución, las fuerzas revolucionarias no podrían mantener firmementte sus propias posiciones y enfrentarse a ellos, a menos que se fortalecieran -y se desarrollaran con tenacidad. La concepción de que las fuerzas de la revolución China pueden ser construidas en un abrir y cerrar de ojos, y que la lucha revolucionaria China puede triunfar de la noche a la mañana, es en consecuencia falsa.
 
Enfrentada a tales enemigos, la revolución China debe ser -en lo que respecta a su carácter fundamental- una revolución armada antes que una revolución pacífica. Esto se debe a que nuestros enemigos imposibilitan al pueblo Chino -privado de todos los derechos y de todas las libertades políticas- la realización de cualquier acción política pacífica. Stalin dijo: «En la China, la revolución armada está luchando contra Ia contrarrevolución armada. Esta es una de las peculiaridades y una de las ventajas de la revolución China». Esta es una formulación perfectamente correcta. Las concepciones que dan escasa importancia a Ia lucha armada, a la guerra revolucionaria, a la guerra de guerrillas y a un trabajo militar, son por consiguiente falsas. Enfrentada a tales enemigos, la revolución China tiene también que abordar la cuestión de las áreas de bases revolucionarias. Las grandes potencias imperialistas y los ejércitos de sus aliados, las fuerzas reaccionarias en la China, han ocupado siempre e indefinidamente las principales ciudades. Si las fuerzas revolucionarias no querían comprometerse con ellas, sino que deseaban continuar firmemente en la lucha, si tenían por objetivo crecer, acumular fuerzas, fortalecerse y evitar batallas decisivas con su poderoso enemigo antes de haberse podido concentrar y Ilegado a ser bastante fuertes, entonces, deben transformar las regiones rurales atrasadas en grandes baluartes revolucionarios tanto en el plano militar como en el político, económico y cultural. Entonces, desde estos baluartes, la fuerza revolucionaria puede lanzar ataques para liquidar al enemigo acantonado en las grandes ciudades pero cercado por nuestras aldeas y, en una prolongada lucha llevada hasta el fin, gradualmente ganar una victoria absoluta para la revolución«.(2)
Sigue leyendo

«Stalin y la Revolución China» Chen Boda

Imagen

Stalin y la Revolución China

1 de Julio de 1952

I – La Ayuda Teórica y Práctica de Stalin

Con ocasión de las ceremonias celebradas en Yenan en conmemoración del 60º aniversario de Stalin, el camarada Mao Tse-Tung dijo:

«Stalin es el líder de la revolución mundial. Se trata de una cuestión de suma importancia. Es un gran acontecimiento el hecho de que la humanidad tenga a Stalin. Mientras que lo tengamos, las cosas irán bien. Como todos ustedes saben, Marx está muerto y también Engels y Lenin. Si Stalin no existiese, ¿quién nos guiaría? Pero ya que los tenemos, es un acontecimiento feliz. Actualmente existe en el mundo una Unión Soviética, un Partido Comunista y un Stalin.  Por lo tanto, los problemas mundiales pueden marchar bien».

El camarada Mao Tse-Tung hizo ver a los camaradas de nuestro Partido Comunista:

«Es nuestro deber aplaudirlo, apoyarlo y aprender de él. Debemos aprender de él de dos maneras: de su teoría y de su obra».

El camarada Mao Tse-tung explicó los méritos de Stalin en el desarrollo del marxismo-leninismo. Manifestó que el liderazgo de Stalin en la finalización de la construcción del socialismo en la Unión Soviética era «cuestión de importancia monumental». Quedó claro que Stalin ha ayudado a la causa del pueblo chino, tanto con la teoría como con la ayuda material. El camarada Mao Tse-Tung declaró:

«En el pasado, el marxismo-leninismo dio una dirección teórica a la revolución mundial. Ahora, fue añadida alguna cosa más, es decir, se puede dar una ayuda material a la revolución mundial. Este es un gran mérito de Stalin».

Pasaron más de diez años y ahora celebramos el 70º aniversario del camarada Stalin. Esta efeméride tiene lugar después de que la humanidad haya pasado por las luchas de la Segunda Guerra Mundial, y los pueblos del mundo, liderados por la Unión Soviética, derrotaran a los tres Estados imperialistas y fascistas, Alemania , Italia y Japón. Se produce después la aparición en el mundo de muchas nuevas Democracias Populares. Se produce después de que el pueblo chino derrotara al imperialismo japonés, continuando la lucha para desbaratar el gobierno contrarevolucionario del Kuomintang y para expulsar a las fuerzas invasoras del imperialismo norteamericano, de lo que resultó el establecimiento de la República Popular de China. Se produce en el momento en que la Unión Soviética se convirtió incomparablemente fuerte en el mundo, mientras que el sistema imperialista mundial, liderado por el imperialismo americano, está tambaleante. Una serie de importantes acontecimientos históricos de los últimos diez años no puede ser separada del nombre de Stalin. Con mayor razón, estos eventos no se pueden separar de la obra de Stalin o de la ayuda de Stalin a los pueblos de todos los países. Los acontecimientos históricos mundiales de los últimos diez años han demostrado una vez más que Stalin no sólo es la bandera de la victoria del pueblo soviético, sino también de la humanidad progresista en todo el mundo. Demostró también lo que el camarada Mao Tse-Tung señaló hace diez años:

«Stalin es el líder de la revolución mundial. Se trata de una cuestión de suma importancia. Es un gran acontecimiento el hecho de que la humanidad tenga a Stalin. Mientras que lo tengamos, las cosas irán bien. El hecho de que la humanidad tenga un Stalin es realmente un acontecimiento feliz». Sigue leyendo