Archivo de la etiqueta: China

La extensión de la Revolución Cultural (Documentos sobre la GRCP)

200842520163477146

 

Al invitar a la población a que expresara libremente sus opiniones acerca de la actividad de los cuadros de las ramas locales del Partido, los órganos centrales de la capital trataban de aclarar los abusos burocráticos por una parte y las actividades oposicionistas por la otra. Las organizaciones locales del Partido debían aceptar las críticas, hacer un balance de todas ellas, corregir sus erroers y al mismo tiempo identificar a los responsables y, de acuerdo con la naturaleza de su falta, destituirlos o invitarlos a rectificar su trabajo.

El movimiento de masas debería actuar como un revelador, al mostrar cuáles eran los cuadros a los que la población otorgaba su confianza y cuáles los que rechazaba. Mao Tse-tung sabía bien, después de lo ocurrido durante el Movimiento de Educación Socialista y durante el episodio de los grupos de trabajo, que la oposición presente en las filas del Partido se esforzaría por frenar o limitar la libertad de crítica proveniente del exterior del Partido. También sabía que las tendencias burocráticas y rutinarias actuarían en el mismo sentido. El movimiento de masas podía hacer aparecer estos dos factores, y éste era precisamente el propósito que se buscaba. Después habría que tratar por separado y sin confundirlas las manifestaciones del simple burocratismo y las de la oposición política.

Nunca es sencillo el trabajo de movilizar a toda una población para comprometerla en actividades políticas.

Es preciso explicarle lo que se espera de ella, suscitar el surgimiento de sus iniciativas, encontrar militantes que la guíen. Todo esto era aún más complicado en China, debido a la pesadez del aparato del Partido y a la presencia de opositores en las filas de la organización. Evidentemente con el propósito de evitar esta dificultad y acelerar el proceso deseado la juventud estudiantil y universitaria había sido organizada y lanzada a lo largo del país para que realizara los cambios revolucionarios. Se confiaba en su espontaneidad y en su espíritu de impugnación, y el tiempo demostró la justeza de estas previsiones.
Sigue leyendo

Anuncios

Los fallos de los anarquistas (1967) (Documentos sobre la GRCP)

prc-1968-gemingweiyuanhui010

 

1) El anarquismo niega el poder del proletariado y se opone al pensamiento de Mao Tse-tung. “Nosotros no reconocemos ninguna autoridad basada en la confianza. Todas las reglas y todas las restricciones deben ser abolidas“.

Todas estas negativas vuelven a rechazar toda autoridad, incluso el poder del proletariado, y en particular el poder absoluto del pensamiento de Mao Tse-Tung.

2) El anarquismo niega toda dirección justa al pensamiento de Mao Tse-tung e invita a bombardear el cuartel general del proletariado. “¡Viva la sospecha hacia todos! Rechazar todo, invertirlo todo! ¡Abajo todos los gobernadores, eliminar todas las barreras!“¿Significa esto que la dirección del cuartel general del proletariado, representado por el Presidente Mao, deberá ser parte, también, de la sospecha?, ¿debe ser rechazada y revertida?, ¿debe considerarse también como una “barrera” y “suprimirlo”?

3) El anarquismo suprime la diferencia fundamental existente entre la dictadura del proletariado y la dictadura burguesa, se opone a la dictadura del proletariado.

¡Transformar todos los órganos actuales de la dictadura del proletariado!

¡Reformar totalmente la dictadura del proletariado! ¡Abajo con toda la burocracia, abajo todos los mandarines!

Todas estas consignas son realmente dirigidas contra el cuartel general del proletariado.

4) El anarquismo socava la gran alianza de los revolucionarios proletarios. “¡Viva la fracción revolucionaria!, ¡que cada grupo luche por lo suyo, que cada individuo luche por sí mismo! Todo estará bien cuando el desorden sea lo suficientemente grande como para forzar a todos a ser su propio grupo de combate!“. Debemos combatir la forma de disciplina revisionista burguesa. Pero jamás la disciplina revolucionaria proletaria. Debemos transformar en desorden el viejo orden burgués revisionista. Pero jamás transformar en desorden el nuevo orden proletario o la gran alianza de los revolucionarios.

5) El anarquismo trastorna la lucha por la toma del poder por los revolucionarios proletarios. “¡Negar toda forma de poder!, ¡llevar a cabo la anarquía antes de nada!, ¡obedecer las instrucciones de los dirigentes proletarios es de “mentalidad de esclavo”!

Aquellos que difunden estas ideas se oponen a la toma del poder por la revolución proletaria.
Sigue leyendo

El paso decisivo (Documentos sobre la GRCP)

200906221201086b5c9

 

Al leer el editorial de “Bandera Roja” aparecido el 3 de octubre de 1966, muchos chinos comprendieron que la Revolución Cultural proletaria tomaría desde ese momento un nuevo giro. En sus resultados finales, el verano habla sido un período indeciso. Habla tenido lugar ese extraño episodio de junio y julio, cuando los grupos de trabajo fueron bruscamente creados y puestos en funciones y después, en forma también brusca, retirados, no sin dejar tras ellos algunos recuerdos amargos. Después se empezó a hablar de otra cosa, de la Cuadrilla Negra nuevamente y de sus fechorías, de la lucha contra la tradición, de la burguesía. Y después hubo todo aquello de los guardias rojos, que iban y venían, que hacían mucho ruido y agitaban. El problema de los grupos de trabajo habla terminado y, sin embargo, su presencia en las universidades había originado varios problemas, a juzgar por las polémicas y las riñas que se habían suscitado y que aún hoy proseguían, de acuerdo con algunos rumores. Y, ¿cómo explicarse que Liu Shao-chi y Teng Siao-ping ya no sean, como en otros tiempos, fotografiados y citados al lado del presidente Mao? Algunas personas pretenden que estos dos personajes cometieron graves errores en el período de los grupos de trabajo. ¿No parece acaso verosímil que ambas cosas estén ligadas entre sí?

El número 13 de “Bandera Roja” apareció al día siguiente de la Fiesta Nacional que ese año estuvo caracterizada no por deefiles de tanques con flores o exhibiciones artísticas sino por un inmenso desfile de más de dos millones de guardias rojos y “rebeldes” que duró siete horas y que empezó a disipar la indecisión y las interrogaciones.

En las fábricas, las escuelas, las oficinas, por todas partes, se organizaron lecturas colectivas de este editonal. También se confirmaba de manera oficial que, en algunos lugares, se continuaba ejerciendo la represión contra los revolucionarios; que aquellos que habían sido falsamente acusados no habían recibido satisfacciones ni se les había rehabilitado y que algunas personas mal intencionadas continuaban incitando a los grupos de estudiantes a pelear entre sí.

Por primera vez, los lectores y auditores del editorial notaron la aparición de términos nuevos. Se hablaba de una lucha entre dos líneas en el seno del Partido. Se dejaba entender con toda claridad que, desde el inicio de la Revolución Cultural hasta ese día, se manifestaba en la dirección del Partido una verdadera corriente reaccionaria opuesta a la linea de Mao Tse-tung.

Los chinos que tenían la experiencia de las batallas que habían ocurrido desde la Liberación del acordaron del asunto Kao Kang, en 1952, y la campaña contra la derechistas en 1957. Muchas personas comprendieron que, desde ese momento, se asistiría a luchas semejantes. No todos se dieron cuenta de que las luchas que se anunciaban rebasarían en amplitud a todas aquellas que hablan sido vistas hasta entonces.
Sigue leyendo

El “primer ‘dazibao’ marxista-leninista nacional” (Documentos sobre la GRCP)

 

El 25 de mayo de 1966 se coloca en la Universidad de Pekín uno de estos cartelones(1), que causó un gran revuelo. Fue firmado por siete personas, entre ellas una profesora de filosofía, Nie Yuan-tsi. Esta maestra se convirtió más tarde en dirigente del Comité Revolucionario de Pekín hasta que fue gravemente herida durante un incidente en la primavera de 1968(2). En este dazibao podía leerse una violenta critica de dos responsables de los asuntos universitarios en la municipalidad de Pekín y del rector de la Universidad; los tres, altos cuadros del Partido y colaboradores de Peng Cheng. Los siete firmantes del cartel enumeraban las diversas limitaciones impuestas al movimiento de la Revolución Cultural en la Universidad por esas tres personas, principalmente la intención de despojar al movimiento de su carácter político para conferirle uno puramente académico, la prohibición de colgar dazibaos y la constante insistencia acerca de la necesidad de reforzar la “dirección” y darle una “justa” orientación. El dazibao denunciaba esas maniobras y afirmaba categóricamente que era indispensable movilizar a las masas sin reservas, desarrollar al máximo el empleo de cartelones, celebrar reuniones de discusión y combatir resueltamente las intrigas revisionistas de los responsables que se opusieran tanto al Partido como al socialismo.

Este cartelón, que expresaba un gran espíritu de decisión y una audacia revolucionaria para criticar a las personas aunque ocupen altos puestos, tuvo un eco considerable, puesto que el propio Mao Tse-tung, al saber de él, solicitó que fuese difundido en la radio y en los periódicos del 19 de junio. El movimiento de revuelta contra los responsables del Partido sospechosos de seguir el camino burgués recibió todo el apoyo y se convirtió en un ejemplo a imitar en todo el pais. Este suceso constituyó indudablemente un viraje de la Revolución Cultural. La audacia de la critica fue estimulada. Las universidades chinas entraron en efervescencia y se cubrieron de cartelones rebeldes. El dazibao del 25 de mayo de 1966 fue denominado “el primer dazibao marxista-leninista nacional“.
Sigue leyendo

Denunciar los engaños de paz de Johnson (1968) (Documentos sobre la GRCP)

55573325_2

 

El líder del imperialismo estadounidense, Lyndon Johnson, ha puesto en marcha lo que él llama un programa de “suspensión parcial de los bombardeos“, programa hecho para falsear la paz, pero en menos de dos semanas, incluso antes de que su complot se haya ejecutado completamente, las intenciones asesinas de Johnson salieron a la luz.

Un gran número de hechos que han demostrado que la estratagema de Johnson ha sido un truco, puro y simple, un gran engaño.

¿Qué hizo el gobierno de Johnson durante los últimos quince días?

En el momento preciso en que Johnson llamaba a “lograr la paz” en Vietnam, el gobierno estadounidense adaptaba una serie de medidas destinadas a intensificar su guerra de agresión. Llevó a cabo una llamada a las armas a 24.500 reservistas de las fuerzas terrestres, de mar y aire, se prepararon para llevar a casi 550.000 efectivos destinados a la agresión en Vietnam. El gobierno de Estados Unidos tuvo problemas para mover sus tropas y sus comandantes. Así que reemplazó a Westmoreland, comandante de las tropas de la agresión norteamericana en Vietnam por Craighton Abrams, al que la población de Vietnam del Sur también ha infligido muchas derrotas.

Por otra parte, el gobierno de Estados Unidos está preparado para llevar a cabo nuevos despliegues militares en el campo de batalla de Vietnam del Sur.

Exigió a la industria militar de Estados Unidos acelerar su producción masiva de armas, con el fin de reforzar el equipamiento de las fuerzas de agresión americanas en Vietnam, así como las fuerzas títeres de Vietnam del Sur.

Llamó a todos sus cómplices en la agresión contra Vietnam a una reunión, con el fin de intensificarla.
Sigue leyendo

Declaración de cuatro organizaciones de obreros, campesinos y guardias rojos revolucionarios de Pekín para apoyar la lucha de los obreros y de los estudiantes franceses (1968) (Documentos sobre la GRCP)

45272_559090_580775

 

En este momento, en todo el mundo capitalista encabezado por el imperialismo estadounidense, la crisis política y económica se está acelerando, un basto e impetuoso movimiento de estudiantes y de obreros se levanta y está en pleno apogeo. En Francia, muchos jóvenes estudiantes que llevan en alto la gran bandera revolucionaria salieron a las calles. Los movimientos obreros y estudiantiles franceses son de una amplitud y de un poder sin precedentes desde el fin de la II Guerra Mundial. Al igual que las olas del mar embravecido, ascienden y atacan violentamente a la sociedad capitalista en descomposición.

A pesar de los innumerables ríos y montañas que separan París y Pekín, la lucha del pueblo francés está estrechamente ligada a la nuestra.

Con gran emoción seguimos cada acción revolucionaria de la clase obrera y de los estudiantes franceses. Apoyamos sinceramente cada una de sus victorias. Sean cuales sean los huracanes, dificultades y contratiempos que se encuentren los franceses a lo largo del camino de la lucha revolucionaria, siempre estaremos al lado de la clase obrera y al lado de los jóvenes estudiantes en Francia y en nuestro corazón latirá al unísono con el del pueblo francés.

La lucha de los obreros y estudiantes de Francia no es fortuita. Es el resultado inevitable del desarrollo de las contradicciones dentro de todo el sistema capitalista, con el imperialismo norteamericano a la cabeza.

Al igual que los otros países capitalistas de América del Norte y de Europa, Francia se enfrenta a una grave crisis política y económica, la burguesía refuerza la explotación y la opresión cruel de los obreros. Los pueblos trabajadores viven cada vez más en la miseria, nuestro gran líder el Presidente Mao enseña: “Donde hay opresión, hay resistencia“.

La lucha revolucionaria del pueblo francés es absolutamente inevitable, como la lucha revolucionaria de los pueblos de los diversos países capitalistas encabezados por el imperialismo norteamericano, como la lucha llevada a cabo por los pueblos de los países bajo el control de camarillas de renegados revisionistas.
Sigue leyendo

El papel desempeñado por los guardias rojos (Documentos sobre la GRCP)

112784765_31n

 

La actividad de la Guardia Roja respondió a dos objetivos principales: el primero de tipo psicológico y el segundo de carácter político. Ambos tenían como finalidad aumentar el número de participantes voluntarios en la realización de la Revolución Cultural proletaria.

En agosto de 1966, dicha participación presentaba un desarrollo muy desigual. Había suscitado debates y efervescencia en las universidades y bachilleratos, pero en menor medida en las fábricas y oficinas. Por otra parte, la Revolución Cultural se desarrollaba y concentraba sobre todo en Pekín y, en una escala menos, en Cantón y Shangai, que habían sufrido también su influencia. En consecuencia, era necesario modificar esta situación.

Para empezar, era preciso golpear las conciencias por medio de manifestaciones espectaculares y aportar pruebas palpables de que la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía no había desaparecido todavía. Una vez que se hubiese logrado crear atmósfera, se podría incorporar más fácilmente a la población en el movimiento. Bruscamente, y con toda la fuerza que puede demostrar, el aparato de propaganda del Partido enfocó sus baterías sobre los guardias rojos de Pekín que, al salir de los recintos de sus escuelas, se esparcían por la ciudad. Una de sus primeras acciones consistió en rebautizar las caIles y los nombres de las tiendas que evocaban a la antigua China imperial y recubrir con Pintora blanca las efigies de los mandarines pintadas en los pórticos de madera del parque del Palacio de verano. Este paso tenía como objeto hacer resaltar, partiendo de un ejemplo muy simple y comprensible para todo mundo, la persistencia de las influencias feudales en el seno del régimen socialista. Esta acción provocó que los guardias rojos fueran calificados, de manera demasiado exagerada, de iconoclastas fanáticos por la prensa occidental. Sin embargo, la destrucción y el vandalismo fueron fenómenos muy limitados, porque las autoridades habían tomado la precaución de cerrar los museos y proteger los monumentos desde los primeros días de la Revolución Cultural. (1)

La segunda acción emprendida por los guardias rojos fue indagar y perquirir las casas de los antiguos capitalistas y propietarios de bienes y raíces. En sus casas confiscaron oro, joyas, pipas y reservas de opio que los antiguos propietarios conservaban, así como armas y viejos títulos de propiedad. Estos hechos fueron dados a conocer por la prensa china y los objetos requisados fueron expuestos al público y presentados como pruebas de que la burguesía seguía existiendo y que aún no habla perdido la esperanza de que volverían los “buenos tiempos”. Estas acciones de los guardias rojos fueron acompañadas en algunas ocasiones por inútiles violencias que contribuyeron a crear la imagen poco halagüeña que de ellos trazó la prensa occidental, aunque deformando y exagerando siempre los hechos y su verdadera magnitud.
Sigue leyendo

No olvidar nunca la lucha de clases (1968) (Documentos sobre la GRCP)

tumblr_lyl90eamfB1r5hcqzo4_500

 

La publicación de nuestro editorial “Enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung; participar activamente en la gran revolución cultural socialista” ha provocado grandes repercusiones tanto dentro como fuera de nuestro Ejército. Las amplias masas de obreros, campesinos y soldados, y los cuadros revolucionarios, mostrando elevado entusiasmo revolucionario, nos han enviado gran número de artículos y cartas. Están participando activamente en la lucha y haciendo explícita su inmensa indignación contra la línea negra antipartido y antisocialista en el campo cultural. Comprenden que la actual gran polémica en el frente cultural no es en absoluto una cuestión que concierne solamente a unos cuantos artículos, obras teatrales y películas, ni se reduce meramente a un debate académico. Se trata de una lucha de clases extremadamente aguda. Es una lucha para defender el pensamiento de Mao Tse-tung, una lucha en torno a una cuestión cardinal de principios. Es una encarnizada y prolongada lucha sobre la cuestión de “quién vencerá a quién” en el dominio de la ideología: el proletariado o la burguesía.

Debemos esforzarnos al máximo en la promoción de la ideología proletaria y en la eliminación de la ideología burguesa en el trabajo académico, la enseñanza, el periodismo, la literatura y el arte, y demás esferas de la cultura. Esta es una cuestión clave que afecta la profundización de la revolución socialista de nuestro país en la presente etapa, una cuestión que atañe a la situación en su conjunto y un problema de importancia primordial que concierne al destino y al futuro de nuestros Partido y Estado, así como a la revolución mundial. Ninguno de nosotros, los combatientes revolucionarios, debe mantenerse de brazos cruzados o indiferente ante esta lucha. Respondiendo al llamado del Partido, debemos enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung, tomar parte activa en esta lucha de clases y llevar resueltamente hasta el fin la gran revolución cultural socialista.

El Presidente Mao Tse-tung nos enseña que en la sociedad socialista aún existen clases y la lucha de clases y que prosigue todavía la lucha entre el camino del socialismo y el del capitalismo.

La revolución socialista en el frente económico (en la propiedad sobre los medios de producción) no es suficiente ni se consolida por sí sola. Hace falta además una revolución socialista completa en los frentes político e ideológico.

Es necesario un período muy largo para decidir quién vencerá en la lucha entre el socialismo y el capitalismo en los campos político e ideológico. Para conseguir el éxito, no bastan unos decenios, serán necesarios de cien a centenares de años. De hecho, como ha señalado el Presidente Mao, durante los 16 años transcurridos desde la liberación no ha habido un año, un mes, ni siquiera un día, en que la lucha de clases en el frente cultural haya cesado.
Sigue leyendo

De Bernstein a Liu Shao-chi (1969) (Documentos sobre la GRCP)

235005qjvhiht16td6lewm

 

La “teoría de las fuerzas productivas” es una tendencia ideológica del revisionismo internacional. Según esta “teoría”, la revolución socialista es absolutamente imposible en un país donde el capitalismo no esté muy desarrollado, donde las fuerzas productivas no hayan alcanzado un alto nivel y la economía rural esté dispersa y atrasada. Según esta teoría, el socialismo se llevará a cabo de forma natural cuando el capitalismo se desarrolle plenamente y cuando las fuerzas productivas se desarrollen enormemente.

Por más de medio siglo, de Bernstein, Kautsky, Trotsky a Chen Tu-siu y Liu Shao-chi, este puñado de renegados del proletariado quisieron hacer pasar esta teoría absurda por materialismo histórico, usándola como argumento teórico para oponerse a la revolución proletaria.

No fue casualidad que la “teoría de las fuerzas productivas” haya surgido a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX. El capitalismo mundial se había desarrollado hasta su etapa agónica, es decir, la etapa del imperialismo, en la cual la revolución proletaria estaba a la orden del día. Para satisfacer las necesidades de los imperialistas, los revisionistas de viejo tipo de la II Internacional -Bernstein, Kautsky y Cía.- difundieron esta falacia con la intención de oponerse y estrangular la revolución proletaria desde dentro del movimiento obrero.

Bernstein fue el primero en presentar esta falacia en 1899 en su libro “Las premisas del socialismo y las tareas de la socialdemocracia“. Sostuvo que el capitalismo podía llegar pacificamente al socialismo a medida que las fuerzas productivas sociales se desarrollasen altamente. Por lo tanto, dijo, la revolución por la fuerza armada se convertiría en pura fraseología. Declaró arbitrariamente que la victoria del socialismo sólo podía depender del progreso general de la sociedad, en especial del aumento de las riquezas sociales o del crecimiento de las fuerzas productivas sociales, acompañadas de la madurez de la clase obrera en términos de conocimientos y moralidad. Llegó a la conclusión de que el sistema capitalista no debe ser destruido, sino que hay que fomentar su desarrollo.
Sigue leyendo

Aparición de la Guardia Roja (Documentos sobre la GRCP)

55d487f7-4c3e-481e-bc22-ae74c27d0e1a

 

La aparición de la Guardia Roja es una de las primeras consecuencias de la 11ª sesión plenaria. La Guardia Roja es una organización de masas que agrupa a los alumnos de bachillerato y universidades y algunos profesores, La Guardia Roja no nació bruscamente. Ya se ha señalado que su existencia se remonta al principio de las luchas en bachilleratos y universidades. Desde ese entonces, los alumnos y profesores revolucionarios habían formado grupos más o menos amplios que se dedicaban a criticar los métodos pedagógicos burgueses y aquellos que los aplicaban. Durante el período de los grupos de trabajo, ocurrió con frecuencia que estos núcleos revolucionarios fueron reducidos a una actividad semiclandestina, pues se les expuso a vivos ataques. Es probable que a su regreso a Pekín, a mediados de julio, Mao Tse-tung se haya interesado en establecer contacto con estos núcleos y los haya animado a perseverar en su actividad. El comunicado oficial de la 11ª sesión plenaria del Comité Central indicaba, en todo caso, que los representantes de estos grupos(1) asistieron a esta reunión que significó un obstáculo para la linea de Liu Shao-chi y Teng Siao-ping. A partir del 22 de agosto se generalizó la organización de estos grupos, tanto en Pekín como en todo el territorio de China. Se crearon núcleos en todos los establecimientos de enseñanza.

Uno de los reproches que se le hacían a la orientación adoptada por la práctica pedagógica, antes de la Revolución Cultural, era que desfavorecería a los alumnos de origen obrero y campesino. Éstos, por razones comprensibles, encontraban menos ayuda en su medio familiar para realizar sus estudios, cuyo carácter puramente intelectual y cortado de la práctica era ostensible. Por el contrario, los hijos de ex burgueses tenían que realizar menos esfuerzos para asimilar una enseñanza que, en múltiples aspectos, no se había liberado de la influencia de la pedagogía tradicional. Sin duda alguna, esto explica que los hijos de ex burgueses hayan sido bastante numerosos en las universidades y justifica la acusación contra los responsables de ciertos establecimientos de enseñanza en el sentido de que se habla adoptado una actitud discriminadora y hostil hacia los hijos de obreros y campesinos. Sólo estos últimos fueron autorizados a ingresar en la Guardia Roja, que practicó entonces la discriminación a la inversa.(2)
Sigue leyendo

Tres grandes luchas en el frente filosófico de China (1972) (Documentos sobre la GRCP)

14633659835739315f30b67

 

Después de 1949, año en que nació la República Popular de China, se libraron tres importantes luchas de principios en el frente filosófico de nuestro país, a saber: la lucha en torno a la cuestión de la base económica y la superestructura, la lucha en torno a la cuestión de si existe identidad entre el pensar y el ser, y la lucha en torno a la cuestión de que “uno se divide en dos” y “dos se integran en uno”.

Las tres luchas fueron provocadas, una tras otra, por Yang Sien-chen, agente del renegado, traidor oculto y vendeobreros Liu Shao-chi en los círculos filosóficos, en coyunturas cruciales de la lucha entre las dos clases (el proletariado y la burguesía), los dos caminos (el socialismo y el capitalismo) y las dos líneas (la marxista y la revisionista). Se trataba de recias batallas entre el materialismo dialéctico y el materialismo histórico, por una parte, y el idealismo y la metafísica, por la otra. Fueron un reflejo, en el frente filosófico, de la aguda lucha de clases nacional e internacional.

En su informe ante la II Sesión Plenaria del VII Comité Central del Partido Comunista de China, celebrada en marzo de 1949, el gran líder el Presidente Mao señaló que, después de conquistada la victoria de la revolución en todo el país, la contradicción principal en la sociedad china era la “contradicción entre la clase obrera y la burguesía“, y llamó al pueblo a continuar haciendo la revolución, fortalecer la dictadura democrática popular, es decir, la dictadura del proletariado y “construir un gran Estado socialista“.

A fines de 1952, el Presidente Mao dio un paso más formulando la línea general para el período de transición: llevar a cabo gradualmente la industrialización socialista y efectuar gradualmente la transformación socialista de la agricultura, la artesanía, y la industria y comercio capitalistas.

Por el contrario, Liu Shao-chi, en descarada oposición al espíritu de la II Sesión Plenaria del VII Comité Central del Partido, predicó desesperadamente desde 1949 que “la explotación tiene sus méritos” y abogó por el desarrollo del capitalismo.
Sigue leyendo

Enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung; participar activamente en la Gran Revolución Cultural Socialista (1966) (Documentos sobre la GRCP)

9cd55-img2b378

 

El Presidente Mao Tse-tung nos ha enseñado que las clases y la lucha de clases todavía existen en la sociedad socialista. Ha dicho que en China “la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía, la lucha de clases entre las diferentes fuerzas políticas y la lucha de clases en el campo ideológico entre el proletariado y la burguesía siguen siendo largas y tortuosas, y en algunos momentos se volverán incluso muy agudas“.

La lucha para promover lo proletario y erradicar lo burgués en el frente cultural es un aspecto importante de la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía, entre el camino socialista y el capitalista y entre la ideología proletaria y la burguesa. El proletariado quiere transformar el mundo de acuerdo a su propia concepción del mundo, y lo mismo pretende la burguesía. La cultura socialista debe servir a los obreros, campesinos y soldados, debe servir a la política del proletariado, debe servir a la consolidación y desarrollo del sistema socialista y a su gradual transición al comunismo. La cultura burguesa y revisionista sirve a la burguesía, a los terratenientes, campesinos ricos, contrarrevolucionarios, elementos nocivos y derechistas, y abre el camino para la restauración del capitalismo.

Si el proletariado no ocupa las posiciones de la cultura, serán ocupadas seguro por la burguesía.

Esta es una aguda lucha de clases…

Ya que en nuestro país las fuerzas remanentes de la burguesía son todavía bastante considerables, ya que tenemos todavía un número bastante grande de intelectuales burgueses, ya que la influencia de la ideología burguesa es aún bastante fuerte y que sus métodos para combatirnos se han hecho cada vez más insidiosos, indirectos y solapados, nos será difícil percibir la lucha que se está desarrollando y podremos ser víctimas de los proyectiles almibarados de la burguesía o, incluso, perder nuestras posiciones, si atenuamos nuestra vigilancia o nos relajamos en lo más mínimo.

A este respecto, aún no se ha resuelto la cuestión de “quién vencerá a quién”: el socialismo o el capitalismo. La lucha es inevitable. No conducirla en forma adecuada puede dar origen al revisionismo.

Nuestro Ejército Popular de Liberación -fuerzas armadas del pueblo creadas y dirigidas por el Partido Comunista de China y el Presidente Mao-, es el más leal instrumento del Partido y el pueblo y un importante sostén de nuestra dictadura del proletariado. Siempre ha desempeñado un importante papel en la causa revolucionaria del proletariado y debe continuar desempeñándolo en la gran revolución cultural socialista.

Debemos adquirir una comprensión más profunda de la situación de la lucha de clases en el campo ideológico. Debemos, junto con todo el pueblo, enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung, llevar firmemente hasta el fin la revolución cultural socialista y hacer que el trabajo literario y artístico de nuestras fuerzas armadas desempeñe un poderoso papel en la colocación de la política en el primer plano y en la promoción de la revolucionización del hombre.
Sigue leyendo

China, Revolución en la educación (4/4) (Documentos sobre la GRCP)

PARTE4U64P4T85D61F1583DT20070605150641

 

La educación técnica y superior

A- La revolución en la Universidad de Tsinghoua

 

El 27 de julio de 1968, en conformidad al llamamiento a la lucha lanzado por nuestro gran líder el Presidente Mao y bajo la dirección del Partido Comunista de China, el primer equipo de propaganda del pensamiento Mao Tse-tung en China, compuesto por trabajadores y combatientes del Ejército Popular de Liberación, entró con orgullo en la Universidad de Tsinghoua, escuela superior de ciencias y técnicas de fama nacional, donde los intelectuales estaban concentrados en lograr esta gran misión histórica: “El proletariado debe ejercer, en todas las áreas, su dictadura sobre la burguesía al nivel de la superestructura, incluyendo los diversos sectores de la cultura“.

Este glorioso acto revolucionario abrió una nueva era que ve al poderoso ejército de obreros de la industria, bajo la dirección del Partido Comunista, entrar a la escena de lucha-crítica-reforma en el ámbito de la superestructura.

Desde hace un año, observando estrictamente las principales disposiciones estratégicas del Presidente Mao y en respuesta a su llamamiento: “La clase obrera debe ejercer su dirección en todas la áreas“, este equipo de propaganda ocupó los cargos de la cultura y de la educación y llevó a cabo la transformación de estos a la luz del pensamiento Mao Tse-tung. Se unió a los intelectuales, los educó y los transformó. Al frente de éstos, fue de victoria en victoria siguiendo la línea revolucionaria del Presidente Mao.

 

 

Los obreros y el E.P.L. deciden intervenir en la Universidad

 

Durante la Gran Revolución Cultural Proletaria, los jóvenes combatientes de la Guardia Roja, los maestros, los estudiantes, los trabajadores y los obreros revolucionarios de la Universidad de Tsinghoua, sosteniendo la gran bandera: “Tenemos derecho a rebelarnos contra los reaccionarios“, llevando a cabo una lucha heroica contra Liu Shao-chi, este agente renegado del enemigo y traidor de la clase obrera, y contra sus agentes en esta Universidad. Golpearon duramente a las fuerzas reaccionarias burguesas. Pero después, debido a su falta de espíritu consecuente y de su actitud vacilante ante la revolución, se fueron hundiendo poco a poco en el lodo del fraccionismo burgués que dejó la Revolución Cultural en la Universidad de Tsinghoua y la vanguardia de la evolución de la situación general del país . En esta universidad, como en otros sitios, los hechos demostraron que los intelectuales, por sí solos, no sabrían cómo llevar a cabo la revolución proletaria en la educación ni las grandes tareas históricas de lucha-crítica-reforma en las áreas de la superestructura y que, para ello, era necesaria la participación de los trabajadores y de los combatientes del EPL, así como la firme dirección de la clase obrera.

En este importante e histórico momento de la Gran Revolución Cultural Proletaria, el Presidente Mao, nuestro gran dirigente, lanzó esta consigna a la clase obrera: “Asaltar los sectores de la superestructura“. Esto marcó el impulso del movimiento de lucha-crítica-reforma en la Gran Revolución Cultural Proletaria. ¡También fue una nueva y gran disposición estratégica hecha por el Presidente Mao!

Al oír esta gran llamamiento, los obreros revolucionarios de la imprenta Sinhoua de Pekín, que imprimían día y noche las obras del Presidente Mao, lo estudiaron inmediatamente, lo discutieron y encontraron puntos para actuar en consecuencia. Declararon: “El llamamiento del Presidente Mao refleja la voluntad de la clase obrera. ¡Estamos decididos a aplicarlo plena y firmemente!“.

Esa misma noche, los representantes de los trabajadores procedentes de 61 fábricas y empresas de Pekín se reunieron rápidamente en la imprenta Singhoua para discutir la aplicación de este gran llamamiento del Presidente Mao.

Bastaron poco más de diez horas para que este llamamiento fuese transformado en un acto revolucionario de la clase obrera, que sacudió cielo y tierra. En la mañana del 27 de julio de 1968, poniendo bien alto los retratos del Presidente Mao, blandiendo el libro rojo de las Citas del Presidente Mao Tse-tung, los trabajadores de la industria de Pekín y los combatientes del E.P.L. se dirigieron a la Universidad de Tsinghoua.
Sigue leyendo

China, Revolución en la educación (3/4) (Documentos sobre la GRCP)

PARTE3t01472faf34c295bec2

La educación secundaria

A- Las grandes líneas de la revolución en la educación secundaria

 

La decisión del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria (8 de agosto), escrita bajo la dirección personal del Presidente Mao, dice: “Reformar el antiguo sistema educativo, así como los antiguos principios y métodos de enseñanza, es una tarea extremadamente importante para la gran revolución cultural proletaria en curso“.

En esta revolución sin precedentes para la reforma del antiguo sistema educativo, los proletarios revolucionarios de todo el país adoptan como programa supremo la directriz del 7 de mayo del Presidente Mao: “Los estudiantes, dedicándose principalmente a los estudios, deben adquirir al mismo tiempo otros conocimientos. Deben instruirse no sólo en un plano cultural, sino también en los planos industrial, agrícola y militar; también deben criticar a la burguesía. La escolarización debe ser reducida y se debe llevar a cabo una revolución en la educación. El dominio de nuestras escuelas por los intelectuales burgueses no puede durar más tiempo“. Con la ayuda del EPL, los revolucionarios continúan dando pruebas de espíritu revolucionario que consiste en atreverse a pensar, hablar y actuar, entran en ciertos caminos nunca antes transitados y emprenden acciones nunca efectuadas hasta entonces. Inspirados en las enseñanzas del Presidente Mao: “No hay construcción sin destrucción, la destrucción trae consigo la construcción“, rompen con las viejas convenciones, los viejos sistemas, manuales y reglamentos yendo al encuentro del Presidente Mao Tse-tung en materia de educación . Se muestran muy valientes en la práctica y en la invención, luchan por la creación de un sistema de educación proletaria absolutamente nuevo. Los siguientes informes están dedicados a este asunto.

 

 

¿Cúal es el curso más importante?

 

En marzo de 1967, profesores y estudiantes de la escuela secundaria de Chekingchan, en Pekín, regresaron a las clases continuando, sin embargo, la revolución. Con la ayuda de los mandos y combatientes de una unidad de los ferrocarriles del EPL, establecieron, antes de nada, el curso sobre el pensamiento de Mao Tse-tung. Todas las clases establecieron la regla de estudiar diariamente las obras del Presidente Mao. Todas las semanas tiene lugar un curso piloto de las obras del Presidente Mao; todos los meses, una reunión para la aplicación creativa de sus obras; cada seis meses, una conferencia de los elementos activos en este estudio. En esta escuela, y durante la gran crítica revolucionaria de la línea revisionista en materia de educación, más de 170 personas se distinguieron en el estudio y la aplicación creadora de las obras del Presidente Mao; se incluyen, además, muchas clases y grupos de estudio de vanguardia.

Los alumnos son todos de origen obrera y campesina; viven en la región industrial de Chekingchan o en las comunas populares de los alrededores. Tienen un profundo sentimiento de clase para con el Presidente Mao y, todos los días, al llegar a la escuela, lo primero que hacen es desearle una larga vida. Todas las mañanas consultan sus obras con miras a los problemas surgidos durante la Gran Revolución Cultural Proletaria y la revolución de la educación. Todas las noches hacen un examen de lo sucedido durante el día para ver si sus ideas, en el trabajo y en el estudio, están o no de acuerdo con el pensamiento de Mao Tse-tung.

Los profesores y estudiantes adoptan como tarea fundamental de la revolución de la educación, la colocación de este pensamiento en el puesto de mando. Además del curso piloto de las obras del Presidente Mao, introdujeron un curso para combatir el egoísmo y refutar el revisionismo y otro para la educación de clase. El curso de chino y el de las lenguas extranjeras se basan en las obras del Presidente Mao. Las matemáticas y las ciencias también son enseñadas de acuerdo al pensamiento de Mao Tse-tung, tanto desde el punto de vista ideológico como de contenido. Con la ayuda de los trabajadores de la Compañía Siderúrgica de Cheoutou y la de los profesores y estudiantes de la escuela normal superior de Pekín, algunos profesores y estudiantes revolucionarios de la escuela rompieron la separación de las disciplinas y fusionaron en un sólo curso el álgebra, la geometría y la trigonometría. Así crearon, a grandes rasgos, un sistema de disciplinas vinculado a la práctica de la producción.
Sigue leyendo

China, Revolución en la educación (2/4) (Documentos sobre la GRCP)

PARTE2LiKL111221036

 

La educación primaria

A- La revolución de la educación en una comuna popular

 

El sol proyectaba los primeros rayos sobre la comuna popular de Choueiyuan, distrito de Yingkeou, provincia de Liaoning. Los miembros del equipo de propaganda del pensamiento Mao Tse-tung ya estaban reunidos en la entrada de una de las aldeas. Con fotos del Presidente Mao y ondeando banderas rojas, estos campesinos pobres, mensajeros de la esperanza de todos sus hermanos de clase, iban a tomar la dirección de las escuelas de la comuna popular.

De acuerdo con la gran directriz del Presidente Mao: “En el campo corresponde a los campesinos pobres y medios de la capa inferior, los aliados más seguros de la clase obrera, administrar las escuelas“, las 24 brigadas de producción de esta comuna llevaron a cabo en las escuelas un sistema de administración, confiando la dirección a los campesinos pobres y medios de la capa inferior y teniendo en cuenta a los profesores y a los estudiantes revolucionarios. El hecho de haber subido, sin miedo alguno, al palco de la enseñanza, puso fin al reinado de los intelectuales burgueses en las escuelas y transformó radicalmente la educación en las zonas rurales.

 

 

El papel de los campesinos pobres y medios de la capa inferior en la transformación de la educación

 

La Gran Revolución Cultural Proletaria se lanzó a combatir la línea revisionista en materia de educación. La directriz del Presidente Mao: “Se debe hacer una revolución en la educación“, entusiasmó a los campesinos pobres y medios de la capa inferior así como a los profesores y estudiantes revolucionarios de la comuna popular de Choueiyuan y los instó a reflexionar. ¿Cómo hacer esta revolución en la educación? Al principio algunos maestros pensaron que, al estar los campesinos poco instruidos y serle extraña la educación, bastaría con configurar un programa y hacer que las brigadas de producción lo adoptase. Se encerraron entre cuatro paredes y trataron de trazar un nuevo programa y compilar textos. Había algunos que estaban contentos con los viejos manuales, a los que simplemente querían añadirle alguna cosa, eliminando además unas pocas líneas y, así, creían librarse del trabajo. Los campesinos pobres y medios de la capa inferior se limitaron a sacudir la cabeza diciendo: “No es una revolución, es sólo reformismo estéril“.

En ese momento, un equipo de propaganda del pensamiento Mao Tse-tung compuesto por miembros del Ejército Popular de Liberación (EPL) llegó a la comuna popular de Choueiyuan. A su llegada, el equipo ayudó a los maestros, se organizaron en grupos de estudio del pensamiento Mao Tse-tung y los invitó a prestar mucha atención a las enseñanzas del Presidente Mao: “Los obreros y campesinos son las fuerzas revolucionarias fundamentales” y “Si los intelectuales no se unen a las masas de trabajadores y campesinos, nada llegará“, así como a las recientes directrices del Presidente Mao sobre la revolución en la educación. Esto hizo comprender a los maestros que era necesario, para llevar a buen término la reforma en la educación, salir de las escuelas y convertirse en alumnos de los campesinos pobres y medios de la capa inferior.
Sigue leyendo

China, Revolución en la educación (1/4) (Documentos sobre la GRCP)

PARTE17e000446aa38011fe8

 

Los grandes principios

 

A – Discusión en todo el país sobre la revolución en la educación primaria y secundaria

 

En este momento se lleva a cabo en todo el país una larga y minuciosa discusión sobre la revolución en la educación. Se inició en noviembre de 1968 con la publicación por parte de “Renmin Ribao” (Diario del Pueblo) de una propuesta presentada por dos maestros de escuelas primarias rurales, pidiendo que se le atribuyese la gestión de las escuelas primarias del Estado a las brigadas de producción de las comunas populares. La propuesta desencadenó inmediatamente un animado debate en todo el país y, sólo en 15 días, el periódico recibió sobre el asunto siete mil cartas o artículos de las masas revolucionarias de las ciudades y de los campos. El tema en discusión se fue extendiendo hasta abarcar, además de la gestión de las escuelas primarias rurales, la correcta gestión de las escuelas primarias y secundarias urbanas. En el pasado mayo, el mismo periódico publicó un programa de enseñanza para las escuelas primarias y secundarias rurales (Proyecto), elaborado por el comité revolucionario del distrito de Lichou, en la provincia de Kilin. Este programa, que sintetiza numerosas creaciones y sugerencias realizadas por las masas durante la Gran Revolución Cultural, llevó la discusión a una fase aún más importante. Durante los últimos diez meses “Renmin Ribao” publicó, en el epígrafe dedicado a este asunto, sesenta y cuatro grupos de cartas y artículos que también contribuyeron a impulsar aún más la discusión de otros temas como, por ejemplo, la gestión de las Universidades Socialistas.

 

 

¿Cómo hacer una revolución en la educación?

 

La Revolución Cultural Proletaria, iniciada y dirigida personalmente por el Presidente Mao, es una gran revolución política en el área de la superestructura que comprende, entre otras, la cultura, el arte y la educación. La Directiva del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria subraya que “reformar el antiguo sistema de educación, así como los viejos principios y métodos de enseñanza es una tarea de extrema importancia para la Gran Revolución Cultural Proletaria en curso“. En 1966, apenas comenzada esta revolución, los profesores y estudiantes revolucionarios, así como los jóvenes de la Guardia Roja de todo el país, poniendo en alto el lema “Tenemos razón cuando nos rebelamos contra los reaccionarios“, desencadenaron el asalto contra el antiguo sistema educativo y alcanzaron importantes victorias. Después, con la entrada de la Revolución Cultural en la fase de lucha-crítica-reforma, y de acuerdo con la consigna lanzada por el Presidente Mao: “La clase obrera debe dirigirlo todo“, la clase obrera, fuerza principal de la revolución proletaria y los campesinos pobres y medios, que constituyen su aliado más firme, entraron en las escuelas que, poco después, cambiaron considerablemente de aspecto.

¿Cómo dirigir y gestionar las escuelas? ¿Cómo reformar la educación? Estas son, para la clase obrera, campesinos pobres y medios, las tareas arduas y gloriosas, al mismo tiempo, que nunca había sido llevadas a cabo por sus predecesores: más que eso, no tenían precedentes en los que poder basarse. Sin embargo, vinculando a su propia práctica la teoría del Presidente Mao sobre la revolución en la educación y experimentando sin cesar, las masas adquieren por todo el país un cierto conocimiento, una cierta experiencia en estas áreas. Por consiguiente, para llevar hasta el final y en todo el país la revolución proletaria de la educación, es necesario “partir de las masas para volver a las masas“, es decir, desarrollar la discusión a gran escala. Las masas de obreros, campesinos y soldados, los profesores y estudiantes revolucionarios, así como los camaradas interesados de los diversos rangos de los comités revolucionarios, dedicándose a la práctica, organizaron debates y llevaron a cabo a la reforma. Las discusiones comprenden tanto exposiciones teóricas profundas como las ricas experiencias adquiridas en la práctica.
Nos detendremos a continuación sobretodo en los debates relativos a la revolución de la educación en las escuelas primarias y secundarias de las ciudades y del campo.
Sigue leyendo

50º Aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria

110AU5Q-3

 

Se cumplen 50 años del inicio de la Gran Revolución Cultural Proletaria, y como muy bien señaló el MRI en su documento “¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo!“:

Mao Tsetung inició y dirigió la Gran Revolución Cultural Proletaria que representó un gran salto adelante en la experiencia de ejercer la dictadura del proletariado. Centenares de millones de personas se levantaron para derrocar a los seguidores del camino capitalista que habían surgido desde dentro de la sociedad socialista y que estaban especialmente concentrados en el liderato mismo del Partido. Mao dirigió al proletariado y a las masas en cuestionar a los seguidores del camino capitalista e imponer los intereses, punto de vista y voluntad de la gran mayoría en todas las esferas que, incluso en la sociedad socialista, habían seguido siendo el coto privado de las clases explotadoras y su forma de pensamiento.

Las grandes victorias logradas en la Revolución Cultural impidieron la restauración capitalista en China durante una década y llevaron a grandes transformaciones socialistas en la base económica, así como en la educación, la literatura y el arte, la investigación científica y otras partes de la superestructura. Bajo el liderato de Mao las masas estudiaron profundamente el terreno que engendra el capitalismo – como el derecho burgués y las tres grandes diferencias entre ciudad y campo, entre obreros y campesinos, y entre trabajo intelectual y trabajo manual.

En el curso de feroz lucha ideológica y política, millones de obreros y otras masas revolucionarias profundizaron de manera significativa su conciencia de clase y dominaron el marxismo-leninismo-maoísmo y fortalecieron su capacidad para ejercer el Poder político. La Revolución Cultural se libró como parte de la lucha internacional del proletariado y fue un campo de entrenamiento en el internacionalismo proletario.

Mao comprendió la relación dialéctica entre la necesidad de liderato revolucionario y la necesidad de levantar a las masas revolucionarias desde abajo y confiar en ellas para implantar la dictadura del proletariado. De esta forma, el fortalecimiento de la dictadura del proletariado fue también el más extenso y profundo ejercicio en democracia proletaria logrado hasta hoy en el mundo, y surgieron heroicos líderes revolucionarios tales como Chiang Ching y Chang Chun-chiao quienes se mantuvieron del lado de las masas y las dirigieron en la batalla contra los revisionistas y continuaron enarbolando la bandera del marxismo-leninismo-maoísmo ante la amarga derrota.

Lenin dijo, “Sólo es marxista quien extiende el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado”. A la luz de las invaluables lecciones y avances logrados mediante la Gran Revolución Cultural Proletaria dirigida por Mao Tsetung, esta línea divisoria ha sido mejor demarcada. Ahora puede plantarse que sólo es marxista quien extiende el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado y al reconocimiento de la existencia objetiva de las clases, de contradicciones antagónicas de clase, de la burguesía en el Partido y de la continuación de la lucha de clases bajo la dictadura del proletariado durante todo el período del socialismo hasta el comunismo. Como tan profundamente lo planteó Mao, “La falta de claridad al respecto, conducirá al revisionismo”.

La restauración capitalista luego del golpe de Estado contrarrevolucionario dirigido por Hua Kuo-feng y Deng Xiaoping en 1976, de ninguna manera niega el maoísmo ni los históricos logros y las tremendas lecciones de la Gran Revolución Cultural Proletaria; por el contrario esta derrota confirma las tesis de Mao sobre el carácter de la sociedad socialista y la necesidad de continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado.

Claramente, la Gran Revolución Cultural Proletaria representa una epopeya histórico-mundial de la revolución, una victoriosa cumbre para los comunistas y revolucionarios del mundo, un logro imperecedero. Aunque tenemos todo un proceso por delante, esa revolución nos dejó grandes lecciones que ya estamos aplicando, como, por ejemplo, el punto de que la transformación ideológica es fundamental para que nuestra clase tome el Poder.

En el curso de la revolución china Mao había desarrollado el marxismo-leninismo en muchos campos importantes. Pero fue en el crisol de la Gran Revolución Cultural Proletaria que nuestra ideología dio un salto y emergió por completo el tercer gran hito, el marxismo-leninismo-maoísmo. Desde el plano superior del marxismo-leninismo-maoísmo los comunistas revolucionarios podrán comprender aún más profundamente las enseñanzas de los anteriores grandes líderes e incluso las primeras contribuciones de Mao Tsetung adquirirán un más profundo significado. Hoy, sin maoísmo no puede haber marxismo-leninismo. En realidad, negar el maoísmo es negar el marxismo-leninismo mismo“.

En los próximos días publicaremos documentos relacionados con esta gran gesta, la Gran Revolución Cultural Proletaria. De momento, os dejamos con los ya publicados en el blog:

– La navegación depende del timonel (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/11/23/la-navegacion-depende-del-timonel-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Una gran tormenta (1968) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/02/06/una-gran-tormenta-1968-documentos-sobre-la-grcp/

– La naturaleza reaccionaria del espíritu de la camarilla (1968) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/01/21/la-naturaleza-reaccionaria-del-espiritu-de-la-camarilla-1968-documentos-sobre-la-grcp/

– La Guardia Roja, jóvenes y estudiantes revolucionarios (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/01/12/la-guardia-roja-jovenes-y-estudiantes-revolucionarios-documentos-sobre-la-grcp/

– ¿Puede servir de modelo la Comuna de París? (1967) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/11/15/puede-servir-de-modelo-la-comuna-de-paris-1967-documentos-sobre-la-grcp/

– Partir de las masas para volver a las masas (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/30/partir-de-las-masas-para-volver-a-las-masas-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– La juventud revolucionaria debe entrar en la escuela del Ejército Popular de Liberación (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/23/la-juventud-revolucionaria-debe-entrar-en-la-escuela-del-ejercito-popular-de-liberacion-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Estudiar los 16 puntos, asimilarlos, ponerlos en práctica (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/19/estudiar-los-16-puntos-asimilarlos-ponerlos-en-practica-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Criticamos el viejo mundo (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/15/criticamos-el-viejo-mundo-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Ser alumno de las masas antes de ser su maestro (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/12/ser-alumno-de-las-masas-antes-de-ser-su-maestro-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Saber manejar el arma ideológica al servicio de la Gran Revolución Cultural (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/09/saber-manejar-el-arma-ideologica-al-servicio-de-la-gran-revolucion-cultural-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Confiar en las masas, apoyarse en ellas (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/01/confiar-en-las-masas-apoyarse-en-ellas-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Los carteles revolucionarios en grandes caracteres son “espejos mágicos” que muestran todos los monstruos (1966) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/06/23/los-carteles-revolucionarios-en-grandes-caracteres-son-espejos-magicos-que-muestran-todos-los-monstruos-1966/

– ¿Quién reeduca a quién? (1969) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/05/27/quien-reeduca-a-quien/

– Chiang Ching y la Revolución Cultural. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/03/25/jiang-qing-y-la-revolucion-cultural/

– Las mujeres sostienen la mitad del cielo. https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/05/22/las-mujeres-sostienen-la-mitad-del-cielo/

– El significado mundial de la Revolución Cultural. https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/11/07/el-significado-mundial-de-la-revolucion-cultural/

– La creación artística de las masas. https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/03/25/la-creacion-artistica-de-las-masas/

– La Revolución Cultural: Logros en Educación y Cultura. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/11/12/la-revolucion-cultural-logros-en-educacion-y-cultura/

– La Revolución Cultural: Salud y Economía. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/10/16/la-revolucion-cultural-salud-y-economia/

– “Historia de la Revolución Cultural Proletaria en China”, libro de Jean Daubier. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/02/01/historia-de-la-revolucion-cultural-proletaria-en-china-jean-daubier/

– “Revolución Cultural y Organización Industrial en China”, libro de Charles Bettelheim. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/01/20/revolucion-cultural-y-organizacion-industrial-en-china-de-charles-bettelheim-1973/

– “Rompiendo con las viejas ideas”, película china rodada durante la Gran Revolución Cultural Proletaria. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/01/27/rompiendo-con-las-viejas-ideas-pelicula-subtitulada-al-espanol/

– Grandes éxitos de la Revolución Cultural (Artículo de Pedro Pomar) https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/02/01/grandes-exitos-de-la-revolucion-cultural/

– Enver Hoxha saludando la Gran Revolución Cultural Proletaria. https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/11/27/enver-hoxha-saludando-la-gran-revolucion-cultural-proletaria/

Entrevista a Weng Zheng: “Teníamos el sueño de que el mundo puede ser mejor que hoy”

wangzheng

 

El proyecto “Pongamos las cosas en claro” le hizo la siguiente entrevista a Wang Zheng, profesora de Estudios de la Mujer de la Universidad de Michigan y autora de “Women in the Chinese Enlightenment: Oral and Textual Histories” (La mujer en la Ilustración china: Historias orales y textuales) y muchas obras de investigación, como “State Feminism? Gender and Socialist Formation in Maoist China” (¿Feminismo estatal? El género y la formación socialista en la China maoísta). Sus obras ofrecen una perspectiva feminista.

Wang Zheng también es editora y colaboradora de “Some of Us: Chinese Women Growing Up in the Mao Era” (Unas de nosotras: La mujer china en la época de Mao) (Rutgers University Press, 2001), una antología de autobiografías. Las nueve colaboradoras escribieron sobre la familia, la escuela, el barrio, el lugar de trabajo, la cultura popular, la campaña de ir al campo durante la Revolución Cultural y el impacto de, como dice la introducción, “la política de igualdad de género en la época de Mao”. Los ensayos van contra “la narrativa de la edad de las tinieblas” sobre el socialismo chino en general y la Revolución Cultural en particular. Como dice la portada, estos escritos “hacen trizas los estereotipos de persecución y represión, de víctimas y victimarios, en la China maoísta”.

 

PCC: Muchas personas que vivieron los años socialistas de China, la “era de Mao” (1949 a 1976), han escrito autobiografías, en particular sobre la década de la Revolución Cultural. ¿Qué las motivó a escribir Some of Us?

WZ: El libro es una autobiografía colectiva de nueve autoras, todas de la República Popular de China. Todas vinimos como estudiantes de posgrado y varias conseguimos puestos en universidades aquí. Quedamos muy asombradas con muchas autobiografías escritas por la diáspora china. Las más popularizadas o de más éxito son las que pintan la era de Mao como un tiempo “de tinieblas”: una era terrible donde solo había represión y dictadura y matanzas, todas las historias de horror y muy parciales.

No puedo decir que estén diciendo mentiras, pero en gran parte es ficción. Tomemos, por ejemplo, el libro Red Azalea (Azalea roja) de Anchee Min, muy usado aquí en las universidades. Min, cuando estaba en Estados Unidos, dijo que es una autobiografía, pero cuando se le preguntó sobre el libro en China, entre amigos y familiares y gente que la conocía y que vivía en ese ambiente, dijo que es ficción. Así que eso es un aspecto del problema.
Sigue leyendo

Saludos al Ejército Chino

лªÉçÕÕƬ,±±¾©,2007Äê6Ô£²£µÈÕ    ¡°»­¡±Ëµºì¾ü(8) Èý´óÖ÷Á¦»áʦ      1936Äê10Ô£¬ºì¾üÈý´óÖ÷Á¦ÔÚ»áÄþʤÀû»áʦ£¬±êÖ¾×ÅÀúʱÁ½ÄêµÄºì¾ü³¤Õ÷È«²¿½áÊø¡£»áÄþ»áʦÊÇÖйú¸ïÃü×ßÏòʤÀûµÄתÕ۵㣬ÊǸïÃüÁ¦Á¿µÄ´ó»ãºÏ£¬ÊǸïÃüÍŽáµÄÏóÕ÷£¬ÊÇ¿¹ÈÕÃñ×åͳһսÏßÐγɵĻù´¡£¬Êdz¤Õ÷Ê·ÉϵIJ»Ðà·á±®¡£      Öйú¹¤Å©ºì¾üµÄΰ´ó³¤Õ÷£¬×ªÕ½14¸öÊ¡£¬³åÆƹúÃñµ³¾üÊýÊ®Íò±øÁ¦µÄΧ׷¶Â½Ø£¬¿Ë·þѩɽ²ÝµØµÄÏÕ×裬ÈÌÊܼ¢º®É˲¡µÄÕÛÄ¥£¬Õ½Ê¤µ³ÄÚ·ÖÁѵÄΣ»ú£¬ÖÕÓÚÍê³ÉÁËÕ½ÂÔתÒƵļè¾ÞÈÎÎñ¡£ºì¾ü³¤Õ÷µÄʤÀû£¬³ÉΪÖйú¸ïÃüתΣΪ°²µÄ¹Ø¼ü¡£Èý´óÖ÷Á¦ºì¾üÔÚÎ÷±±»áʦ£¬Îª¿ªÕ¹¿¹ÈÕÕ½ÕùµÄоÖÃæ´´ÔìÁËÖØÒªÌõ¼þ¡£     ÕâÊÇ·´Ó³Èý´óÖ÷Á¦»áʦµÄÓÍ»­¡£              лªÉç·¢

 

El siguiente poema de Antonio Aparicio Herrero (Sevilla, 1916), fue escrito en mayo de 1938. Al no poder encontrar el poema en su formato original, se ha traducido de la revista “Fundamentos” de febrero de 1952, nº25.

 

En el país del mundo donde los ríos amarillos
como interminables serpientes silenciosas
arrastran hacia el mar siglos de lentas sombras
y venenosos pájaros de canto letárgico,
donde contra el remoto espejo de los siglos
se levantan los templos de fervor milenario
como un chorro espeso de oscuro fanatismo,
allí donde murallas obstinadas y sumisas
su misión durante siglos
oprimen y defienden a un pueblo compuesto por millones,
la guerra lanzó sus caballos de fuego
sobre los lagos de enfermedades, sobre los pestilentes pantanos
multiplicados ferozmente por el invasor
y donde un niño chino agonizaba ininterrumpidamente año tras año.

En aquel triste y viejo país abandonado en el mundo,
abandonado por la fe, donde las propias flores
no son más que corazones enfermos que extienden sus penas
al joven caminante que cruza cargando con las suyas,
de repente una tormenta, de repente, después, ahora
un nuevo viento hace perder el vuelo a las águilas imperiales,
un río gigantesco se desborda por la furiosa corriente
e incendia con sus llamas las vastas regiones del hambre,
los pantanosos campos donde crecieron la superstición y el miedo
derrumbando abismos, poblando con sinos
el silencio.

Sigue leyendo

La creación artística de las masas

6598002152518508962

 

Este texto es un pequeño extracto del artículo que escribió Tsin Yen para la revista “Hongqui” el 30 de mayo de 1972, titulado: “Hacer grandes esfuerzos para desarrollar la creación literaria y artística de los obreros aficionados, campesinos y soldados“.

 

 

Las brillantes intervenciones en las conferencias sobre la literatura y arte de Yenán hechas hace 30 años por el Presidente Mao, protegen, desarrollan y dan continuidad a la concepción marxista-leninista del mundo y a la teoría marxista-leninista sobre la literatura y el arte. Resolverán las cuestiones fundamentales de saber cómo y por qué la literatura y el arte deben servir a los obreros, campesinos y soldados, y definen la línea, los principios y la política para el desarrollo de la literatura y el arte proletaria. Durante estos últimos 30 años, las “intervenciones” nos guiaron en la derrota de la línea burguesa en el campo de la literatura y el arte bajo todas sus formas, y alentaron los trabajos literarios y artísticos revolucionarios y a la gran masa de obreros, campesinos y soldados a tomar parte activa en la revolución y en la creación en el ámbito cultural.

La historia es creada por el pueblo. Las grandes masas, principalmente obreras, campesinas y soldados, son las creadoras no sólo de la riqueza material de la sociedad, sino también de la riqueza espiritual. Bajo la dirección del Presidente Mao y del Partido Comunista de China, la masa de obreros, campesinos y soldados, emancipada en el plano político y económico, se convirtió en la fuerza principal en los tres grandes movimientos revolucionarios (la lucha de clases, la lucha por la producción y la experimentación científica). Ella siempre pone en juego su creatividad en la cultura y el arte. Después de la publicación de las “intervenciones”, la creación literaria y artística de la masa de obreros, campesinos y soldados se desarrolló rápidamente en perfecta coordinación con la lucha política del Partido. Esto demuestra que tal creación literaria y artística de aficionados, concebida a la luz de la línea proletaria del Presidente Mao, en el campo de la literatura y del arte, es un componente indispensable de la causa de la literatura y del arte proletarias. Actualmente, bajo la dirección unificada del Partido, debe desarrollarse más sensiblemente aún, y servir mejor a la consolidación de la dictadura del proletariado. En las “intervenciones”, el Presidente Mao califica la literatura y el arte revolucionario “un arma poderosa para unir y educar al pueblo, para atacar y aniquilar al enemigo“. Las creaciones literarias y artísticas de los obreros aficionados, campesinos y soldados, eligiendo temas de la realidad de hoy en día, son, por lo tanto, el reflejo directo y amplio de los deseos, aspiraciones y sentimientos de que el pueblo presenta pruebas en los tres grandes movimientos revolucionarios. Muy en línea con el movimiento revolucionario, actuan al servicio de las luchas políticas del proletariado. Breves, lacónicas, frescas, vivas y asumiendo formas nacionales favoritas de la gente común, son muy populares entre las masas, ganan adeptos y se inspiran en la lucha revolucionaria.

El canto revolucionario “El Este es Rojo” fue compuesto por un campesino en la base revolucionaria de Yenán durante la Guerra de Resistencia contra el Japón. Traduce los profundos sentimientos proletarios del pueblo chino hacia su gran líder, el Presidente Mao, y le anima a avanzar siempre con pasos firmes en el camino de la revolución, guiado por la línea correcta del presidente Mao. Durante la revolución democrática, obreros, campesinos y soldados de Yenán, como de otras bases revolucionarias, crearon bailes, obras de teatro, poemas y ensayos describiendo la emancipación del pueblo y el día a día del Ejército de la época. Las cinco canciones populares recientemente publicadas en revistas y cartas, de las cuales “Nuestro líder Mao Tse-tung“, “El pueblo y sus soldados en la gran campaña de producción” y “Trabajadores y campesinos, todos en armas” son obras de la época. Desempeñaron un papel importante tanto en la lucha revolucionaria como en la producción durante la segunda guerra civil, la Guerra de Resistencia contra el Japón y la guerra de liberación. Hoy en día siguen desempeñando el papel estimulante que se requiere para continuar y desarrollar el espíritu de Yenán cultivado por el Presidente Mao y para conducir a la revolución socialista hasta el final.
Sigue leyendo

¡Continuar la Revolución bajo la Dictadura del Proletariado!

url

 

El desarrollo del Marxismo ha sido un proceso dialéctico, impulsado por contradicciones, superando con grandes saltos las crisis en que lo ha sumergido el oportunismo, caracterizándose su movimiento zigzagueante por un desarrollo a manera de espiral, en últimas progresivo. El desarrollo del Marxismo, no podía ser de otra forma pues es el reflejo consciente del propio desarrollo de las contradicciones de la sociedad y de la naturaleza, cuyo movimiento tampoco es rectilíneo sino dialéctico. El desarrollo del Marxismo va de la mano del progreso o descenso de la lucha de clases en la sociedad.

Fue la continuidad de la lucha de clases bajo el socialismo, la causa social de la gran crisis precipitada por el revisionismo moderno en las décadas de los 50 y 60, pero al propio tiempo, la lucha contra el revisionismo moderno, -reflejo de la lucha de clases en la superestructura- fue el terreno fértil sobre el cual fructificó el Maoísmo -llamado con más exactitud: Marxismo Leninismo Maoísmo- portentoso salto en el desarrollo del Marxismo Leninismo durante las últimas cuatro décadas.

La Gran Revolución Cultural Proletaria, esto es, la comprensión consciente de la necesidad que tiene el proletariado de continuar la revolución bajo su dictadura, ha sido el producto más cualificado de la lucha contra el revisionismo. Ha sido el más profundo desarrollo logrado por el proletariado en la cuestión fundamental de la revolución proletaria, en la esencia del Marxismo: LA DICTADURA DEL PROLETARIADO.

Con el desarrollo maoísta del Marxismo Leninismo, se corroboró y se avanzó en teória y práctica en la comprensión y ejercicio de esa gran verdad del Leninismo: la Dictadura del Proletariado, como la piedra de toque para diferenciar entre el Marxismo y el Revisionismo.

El reconocimiento de «Continuar la Revolución bajo la Dictadura del Proletariado» como la más importante contribución del Maoísmo en el desarrollo del Marxismo Leninismo, es parte fundamental de la base de unidad sobre la cual se ha ido construyendo el Movimiento Revolucionario Internacionalista -MRI.
Sigue leyendo

China y Rusia, países capitalistas e imperialistas

v251

 

China, Rusia, países capitalistas e imperialistas (Un artículo del blog miembro de RBC, Victoria de los Oprimidos y Explotados):

 

Entre los que se autoproclaman “marxistas-leninistas” hay quienes no tienen claro o buscan, de forma malintencionada, confundir a las masas respecto la realidad económica y política de China y Rusia. Estos países ya no forman parte del socialismo real desde hace décadas, no conservan ningún elemento socialista del pasado y el capitalismo se muestra a sus anchas ya sea en forma de capitalismo de Estado, zonas francas a la inversión extranjera o de libre mercado abierto.

Se afirma erróneamente que únicamente los EEUU son una potencia imperialista que controla un gran número de colonias y semi-colonias. Y por contra se niega que China y Rusia sean imperialistas y que tengan una gran influencia sobre un elevado número de países. La realidad es que el mapa mundi se divide entre países controlados por el imperialismo chino/ruso y el norteamericano. Así nos encontramos en Sudamérica países cuyos gobiernos están ligados al imperialismo chino/ruso como Ecuador, Bolivia, Venezuela, Cuba etc, otros mantienen un carácter vacilante entre los distintos imperialismos como es el caso de Panamá cuyo canal tiene como copropietarios al capital chino y norteamericano. En ocasiones dentro de un mismo país hay distintas fracciones burguesas, representantes de diferentes imperialismos, que se disputan el gobierno.
Sigue leyendo

El Presidente Mao discute veinte manifestaciones de burocracia

513px-Mao_Zedong_in_front_of_crowd

 

1) Al más alto nivel hay escaso conocimiento; los en él situados no comprenden la opinión de las masas; no investigan ni estudian; no captan la política concreta; no realizan trabajo ideológico ni político; están divorciados de la realidad, de las masas y de la dirigencia del Partido; constantemente emiten órdenes, y estas órdenes son por lo regular erróneas; ciertamente conducen mal al país y al pueblo; por lo menos obstaculizan la adhesión consistente al Partido, a su línea y a su política, y son incapaces de tratar con el pueblo.

2) Son presuntuosos, satisfechos de sí y discuten de política si propósito. No captan su trabajo; son subjetivamente unilaterales, descuidados; no escuchan al pueblo y son truculentos y arbitrarios; fuerzan las órdenes; les tiene sin cuidado la realidad; mantienen un control ciego. Esta es la burocracia autoritaria.

3) Estos sujetos están muy ocupados desde la mañana hasta la noche; trabajan todo el año; no examinan a la gente ni investigan los asuntos; no estudian política; no confían en las masas; no preparan sus declaraciones ni planean su trabajo. Así es la burocracia sin cerebro y desorientada. En otras palabras, esto es el rutinismo.

4) Su actitud burocrática es inmensa; no pueden tener ninguna dirección; son egoístas; golpean sus gongos para alumbrar su camino; hacen que la gente se atemorice por el simple hecho de mirarlos; cometen toda clase de abusos contra el pueblo; su estilo de trabajo es basto; no tratan a la gente igualitariamente. Esta es la burocracia de los superseñores.

5) Son ignorantes; se avergüenzan de preguntar cualquier cosa, son exagerados y mienten, son falsos a más no poder; atribuyen los errores a los demás, pero los méritos a sí mismos; engañan y defraudan al gobierno central; mienten a quienes están por encima de ellos y burlan a los que están más abajo; ocultan las faltas y atenúan las equivocaciones. Esta es la burocracia sin honra.
Sigue leyendo

Los progresos de la salud pública en la nueva China (1954)

watermark

 

Como miembro del Comité Científico Internacional, encargado de investigar los hechos relacionados con la guerra bacteriológica en Corea y China, hemos tenido la oportunidad de ponernos al día con el inmenso progreso realizado por los pueblos de la República Popular de China en el ámbito de la salud pública. Desde nuestra llegada a Pekín, quedamos impresionados con el gran orden y limpieza de las calles, parques, jardines y casas comerciales, así como por la ausencia casi absoluta de moscas y mosquitos. El contraste con el pasado es tan grande que en el informe del Comité ha quedado establecido este hecho en los siguiente términos: “Los miembros del Comité Internacional que previamente habían conocido China, no pudieron ocultar su asombro“.

El movimiento de la salud, sin embargo, no se limita sólo a Pekín o a un pequeño número de “ciudades modelo”. Informaciones dignas de todo el crédito afirman que este movimiento también se extiende por el interior de todo el país. De hecho, hemos sido testigos de este hecho durante nuestros viajes por el noreste de esta República. Recorrimos, desde Shenyang, antigua Mukden, más de 600 kilómetros en tren y en coche hasta Kan-Nah, en el extremo norte de la provincia de Heilungchiang, en los límites de la Mongolia Interior, cuando nos convencimos del orden y de la limpieza existente por dónde pasábamos, en toda zona rural.

De hecho, como se sabe muy bien, durante siglos, hasta el momento de su liberación, las ciudades y pueblos de China eran conocidos por su suciedad; eran incluso hediondas y estaban cubiertas de insectos. Y, en menos de 4 años, este país puede alcanzar un alto nivel sanitario y de salud pública, gracias al vasto movimiento de higiene personal y social, que incorporó en su seno toda la población de ese país de 475 millones de habitantes. Movimiento de tal magnitud, en favor de la salud y de la educación sanitaria del pueblo, nunca ha sido alcanzado en lugar alguno del mundo. En parte, la extensión y la importancia de este movimiento fueron consecuencia de la guerra bacteriológica que inició, a finales de 1951, la Fuerza Aérea Estadounidense en territorio chino. La respuesta de China fue el Movimiento Patriótico por la Salud, llevado a cabo por las capas más diversas de todo este inmenso país. Gracias a este, la guerra bacteriológica perdió gran parte de su eficacia y su resultado fue un incesante desarrollo de la salud, con descenso vertical de las cifras de morbilidad y mortalidad.

El ejemplo, sin embargo, está aquí para todos los países, pues el desarrollo de la salud pública en la China de hoy es debido, en gran parte, a la ejecución espontánea de medidas que han sido recomendadas, más o menos en vano, por los organismos internacionales de higiene. El progreso obtenido en un tiempo tan corto habría sido imposible si el gobierno chino no contase con el concurso y el apoyo sin reservas de todas las clases de la población. Campesinos, trabajadores, científicos, grupos religiosos,instituciones, no sólo apoyaron todos las directrices del Gobierno, sino que las siguieron y ejecutaron con gran entusiasmo.
Sigue leyendo