Archivo de la etiqueta: Entrevista

Entrevista al blog “Cultura Proletaria” sobre las experiencias revolucionarias de China

banner-cultura-proletaria2

 

Entrevista realizada por Óscar Díaz (colaborador de RedPress) a nuestro blog, acerca de las experiencias revolucionarias que se dieron en China. También podéis verla en su blog mecaienunbarril.blogspot.com.es/

 

 

1.¿Qué fue la revolución de Xinhai y quienes la apoyaron?

La Revolución de Xinhai (la Revolución China de 1911) fue una revolución burguesa antimonárquica liderada por Sun Yat-sen, que derrocó a la dinastía manchú y proclamó la República. Fue apoyada por terratenientes, chinos ricos que estaban cada vez más enfrentados a la monarquía. Pero esta revolución no fue capaz de solucionar los dos grandes problemas históricos planteados (el problema de la tierra y la liberación) y fue traicionada.

 

2.¿Como vivía la población China con la última dinastía de emperadores chinos, los Manchu?

Los manchúes basaban su poder en la represión, sobretodo contra las minorías étnicas (llevaron a cabo una segregación étnica). Les obligaban a vender sus tierras a los terratenientes y trabajar para ellos. También les humillaban afeitándoles la cabeza, dejando en la nuca una ridícula coleta. Hubo varias rebeliones, pero no llegaron a buen puerto ya que fueron rápidamente aplastadas.

 

3.¿Quienes eran los señores de la guerra y que papel tenían en la nueva República China?

Los señores de la guerra eran camarillas de militares y terratenientes apoyados por potencias imperialistas. Su papel no era otro que explotar las riquezas locales, reclutar a campesinos y llevar a cabo una cruenta guerra civil.

 

4.¿Quién era Sun Yat-sen y qué papel tenía en la nueva República China?

Sun Yat-sen fue un intelectual nacionalista chino que se vio obligado a huir varias veces del país, perseguido por las autoridades, debido a sus conatos de insurreción. Fue el fundador de la República China y presidente del Kuomitang hasta su muerte en 1925. Tenía como objetivo luchar contra la dominación imperialista y mantener la unión del país, y para ello contribuyó a la cooperación entre el PCCh y el Kuomitang desarrollando los “Tres Principios del Pueblo”.
Sigue leyendo

Anuncios

Entrevista a la Camarada Janaki (Anuradha Ghandhy)

Imagen

Entrevista realizada por el periódico “Poru Mahila”, órgano de la KAMS (Organización de Mujeres Revolucionarias Adivasis) de Dandakaranya. Fue publicada en el número de Marzo de 2001.

Poru Mahila: Camarada Janaki, ¿podría explicarnos la opresión a que se enfrenta la mujer urbana?

Camarada Janaki: Aunque todas las mujeres en la India se encuentran bajo la opresión feudal, capitalista, imperialista y patriarcal, ésta aparece en varias formas en áreas distintas, las áreas urbanas y las rurales. Las mujeres de la clase obrera y las mujeres de la clase media en las zonas urbanas tienen algunos problemas específicos.

En primer lugar, si contemplamos los problemas en el seno de la familia, incluso en áreas urbanas, las mujeres están oprimidas por la cultura feudal.

Aunque la opresión de esta cultura puede resultar menos severa, todavía la mayoría de las niñas y mujeres no gozan del derecho a tomar decisiones importantes en relación con su vida familiar. Las muchachas solteras están bajo la presión de casarse con hombres de la misma casta y misma religión según las decisiones de la familia. Si una muchacha decide casarse con un hombre de su elección de otra casta o religión, se verá sometida a una gran presión. Se enfrentará a una severa oposición por parte de la familia. Incluso si una mujer desea trabajar fuera del hogar, necesitará tener el permiso del padre, hermano o marido. A algunas personas de castas y religiones (por ejemplo, los musulmanes y kshatriyas) no le gusta que sus mujeres trabajen. Por lo tanto se convierte en inevitable para las mujeres luchar incluso por su independencia económica.

Además, desde que los valores capitalistas se han extendido ampliamente, las relaciones hombre-mujer también se han comercializado y las mujeres se enfrentan a graves problemas. La dote y otros artículos que deben darse a la familia del novio antes y después del matrimonio, se ha convertido en un gran problema para los padres que dieron a luz a niñas. Además, se hizo común en todas las comunidades acosar a las mujeres por la dote tanto física como mentalmente. Cuando la vida de la esposa se puede medir en dinero y oro, matarla en beneficio propio no queda muy lejos. Esta terrible situación se puede encontrar en muchos hogares en las zonas urbanas de hoy día. Especialmente en los últimos 25-30 años, quizás sea la India el único país donde el nuevo crimen de quemar novias por la dote se ha convertido en una moda. Sigue leyendo

Una hora con Roque Dalton

ImagenEntrevista por Mario Benedetti [Publicado en Marcha, febrero-marzo de 1969]

El jurado de poesía del Premio Casa de las Américas (integrado por Efrain Huerta, de México: José Agustín Goytisolo, de España; Antonio Cisneros, de Perú: René Depestre, de Haití: y Roberto Fernández Retamar, de Cuba) tuvo que elegir entre 221 participantes. La decisión fue sin embargo unánime, y premió, no sólo a uno de los poetas más vitales y removedores de América Latina, sino también a uno de los que mejor han sabido conjugar el compromiso político con el rigor artístico. Roque Dalton (autor de La taberna y otros poemas) nació en San Salvador, El Salvador, el 14 de mayo de 1935. Estudió antropología y derecho. Es miembro del PC salvadoreño desde los 22 años; fue dirigente estudiantil y periodista, participando activamente en la política de su país. En varias oportunidades ha estado preso por su actividad revolucionaria, y en 1961 fue expulsado de El Salvador por el gobierno militar. Posteriormente ingresó varias veces en forma clandestina. En 1964 fue nuevamente apresado, pero esta vez consiguió fugarse. En los últimos años ha residido en Checoeslovaquia y Cuba. Su obra poética y ensayística ha sido traducida a doce idiomas. Ha publicado tres libros de poemas: La ventana en el rostro, 1961; El turno del ofendido, 1963; Los testimonios, 1964.

MARIO BENEDETTI: ¿Cómo caracterizarías la trayectoria de tu poesía?
ROQUE DALTON: Al igual que un gran número de poetas latinoamericanos de mi edad, partí del mundo nerudiano, o sea de un tipo de poesía que se dedicaba a cantar, a hacer la loa, a construir el himno, con respecto a las cosas, el hombre, las sociedades. Era la poesía-canto. Si en alguna medida logré salvarme de esa actitud, fue debido a la insistencia en lo nacional. El problema nacional en El Salvador es tan complejo que me obligó a plantearme los términos de su expresión poética con cierto grado de complejidad, a partir por ejemplo de su mitología. Y luego, cierta visión del problema político, para la cual no era suficiente la expresión admirativa o condenatoria, sino que precisaba un análisis más profundo. Esto me obligó a ir cargando mi poesía de anécdotas, de personajes cada vez más individualizados. De ahí provienen ciertos aspectos narrativos de mi poesía, aunque, llegado a determinada altura, tampoco resultaron suficientes y debieron ser sustituidos por una suerte de racionalización de los acontecimientos. Viene entonces mi poesía más ideológica, más cargada de ideas.

MB: En esta etapa precisa ¿usas también la poesía de personajes?
RD: Sí, la sigo usando. Por ejemplo, el libro premiado está cargado de personajes. A veces se da el caso de que los personajes opinen en contra de lo que yo pienso. Eso lo hago para establecer una contradicción dialéctica, en el seno de la expresión poética. El lector es quien puede resolverla. Sigue leyendo

Entrevista del periódico Pravda a Stalin el 17 de febrero de 1951

Imagen

PREGUNTA – ¿Cuál es su opinión sobre la última declaración hecha por el primer ministro británico Attlee, en la Cámara de las Comunes según la cual, tras el fin de la guerra, la Unión Soviética no se habría desarmado, es decir, no tendría desmovilizadas sus tropas y seguiría aumentado constantemente sus fuerzas armadas?

RESPUESTA – Considero que esta declaración del primer ministro Attlee es una calumnia a la Unión Soviética.

El mundo entero sabe que la Unión Soviética desmovilizó sus tropas después de la guerra. Como se sabe, la desmovilización se realizó en tres etapas: la primera y la segunda durante 1945, y la tercera de mayo a septiembre de 1946. También en 1946 y 1947 se procedió a la desmovilización de las categorías más antiguas del ejército soviético, y, a principios de l948 las restantes categorías antiguas fueron desmovilizadas. Tales son los hechos conocidos por todos.

Si el primer ministro Attlee conociese la ciencia de las finanzas o de la economía, habría comprendido sin dificultad, que ningún Estado, ni siquiera el Estado soviético, podrían desarrollar ampliamente la industria civil, emprender grandiosas obras tales como la construcción de centrales hidroeléctricas en el Volga, en  Dniéper y en  Amu Darya, que necesitan decenas de miles de millones de gastos presupuestarios, proseguir en una política de bajada sistemática de los precios de las mercancías de primer uso, política que también exige decenas de miles de millones de gastos presupuestarios, invertir cientos de miles de millones para el resurgimiento de la economía nacional destruida por los ocupantes alemanes y, al mismo tiempo, multiplicar sus fuerzas armadas y desarrollar la industria de la guerra. Es fácil comprender que tal política insensata llevaría a la quiebra del Estado. El primer ministro Attlee debería saber por su propia experiencia, así como por la de los Estados Unidos, que el aumento de las fuerzas armadas de un país y de la carrera armamentista llevan al desarrollo de la industria de guerra, la reducción de la industria civil, la interrupción de las grandes construcciones civiles, el aumento de impuestos y de los precios de los bienes de consumo diario. Es comprensible que si la Unión Soviética no disminuye, pero, al contrario, desarrolla la industria civil, no reduce, sino, al contrario, amplia la construcción de grandiosas centrales hidroeléctricas y sistemas de riego, no interrumpe, sino, al contrario, continúa una política de bajada de precios, ella no puede, al mismo tiempo, ampliar la industria de la guerra y multiplicar sus fuerzas armadas sin correr el riesgo de entrar en quiebra.

Y si el primer ministro Attlee, a pesar de todos estos hechos y consideraciones científicas, todavía cree que es posible calumniar abiertamente a la Unión Soviética y a su política de paz, en ese caso la única explicación posible es que él cree poder, por medio de la calumnia a la Unión Soviética,  justificar la carrera armamentista ya realizada en Gran Bretaña por el gobierno laborista.
El primer ministro Attlee tiene necesidad de mentir con respecto a la Unión Soviética, tiene necesidad de presentar la política de paz de la Unión Soviética como una política agresiva y la política agresiva del gobierno británico como una política de paz. Se trata de engañar al pueblo británico, endilgarle esta mentira contra la Unión Soviética y engañarlo, arrastrarlo a una nueva guerra mundial organizada por los círculos dirigentes de los Estados Unidos de América.

El primer ministro Attlee se dice partidario de la paz. Pero, si de verdad ama la paz, ¿por qué rehusó la propuesta de la Unión Soviética en la Organización de las Naciones Unidas, relativa a la celebración inmediata de un acuerdo de paz entre la Unión Soviética, Gran Bretaña, los Estados Unidos de América, China y Francia?

Si él realmente ama la paz, ¿por qué rehusó las propuestas de la Unión Soviética de proceder inmediatamente a la reducción de los armamentos, de prohibir inmediatamente el arma atómica?
Sigue leyendo

Creciendo en la China Revolucionaria

 

Extractos de la entrevista realizada a Bai Di en 2009.

Bai Di creció en la China socialista (antes de que se restaurara el capitalismo después de la muerte de Mao en 1976) y participó en la Revolución Cultural (1966-1976). Es co-compiladora del libro Some of Us: Chinese Women Growing Up in the Mao Era (Algunas de nosotras: Mujeres chinas que crecieron en la época de Mao) y directora de Estudios Chinos y Asiáticos en la Universidad Drew.

Imagen

Li Onesto: Una persona joven que te oyó hablar sobre tus experiencias de la infancia en la China socialista me comentó que anteriormente no tenía ni idea de lo que se sentía al vivir la Revolución Cultural, entre otras cosas cómo era ser mujer en aquella época.

Bai Di: En mi generación, la mayoría de las mujeres esperábamos hacer grandes logros. Cuando éramos jóvenes, cuando éramos adolescentes, reinaban ideales revolucionarios. Trabajábamos por algunas metas. Sentíamos que nuestras vidas significaban mucho, no sólo por nosotras mismas, sino por todas esas metas sociales mayores. Eso es lo que discutíamos en aquel momento. Éramos idealistas acerca del mundo que preveíamos. Teníamos como 15 años cuando fuimos al campo, en 1972 o por ahí. En ese momento me gradué en la escuela. La escuela se había cerrado en 1966 y se abrió de nuevo como un año después. La mayoría del tiempo estudiábamos las obras del presidente Mao, también algo de matemáticas, química y física. Posteriormente hacíamos túneles en el patio de recreo debido al peligro de un ataque soviético. Tratábamos de proteger nuestro país.

Hubo más de mil alumnos en nuestro año; y fuimos cuatro las alumnas de nuestra escuela que nos juntamos y decidimos escribir un poema épico de la historia de los Guardias Rojos. Teníamos grandes ambiciones en aquel momento, ahora que me acuerdo. Hubo dos hombre que querían participar y los entrevistamos. Me acuerdo que cado uno presentó algo poético que había escrito, y las cuatro los revisamos. Decidimos no aceptarlos en el grupo de escritura porque les faltaba calidad artística. Sólo nos reíamos de sus escritos porque no llegaron a nuestro nivel. Los rechazamos totalmente. Las cuatro nos considerábamos de los mejores. Queríamos documentar nuestras hazañas con el intento de educar a los demás en las enseñanzas del presidente Mao. Organizamos el primer “Equipo de Propaganda Pensamiento Mao Tsetung” en la escuela. Sigue leyendo

Entrevista con Huey P. Newton, co-fundador del Partido Panteras Negras, en la cárcel.

Traducción:
En los EE.UU., los negros son tratados como los vietnamitas o cualquier otro pueblo que no sea blanco. Sufrimos abusos, malos tratos. La policía en nuestra comunidad ocupa nuestro espacio. Nuestra comunidad tiene una manera de ocupar territorio y la policía no está en nuestra comunidad para nuestro bienestar o para nuestra seguridad o protección, sino para dominarnos, maltratarnos y matarnos, porque reciben órdenes para hacerlo. Así como los soldados en Vietnam reciben órdenes para aniquilar a los vietnamitas. Los policías no podrían de hecho estar en nuestra comunidad para proteger nuestras propiedades porque nosotros no tenemos ninguna. Es obvio que ellos no están para cumplir el debido proceso legal porque la propia policía niega el derecho al debido proceso legal. Es evidente que la policía no está para nuestra seguridad, sino para la seguridad de los dueños de los establecimientos comerciales y también ver que el status quo está siendo mantenido. Cuando comenzamos teníamos una patrulla para vigilar a la policía y guiábamos a la sociedad de que si veíamos a la policía golpeando a alguien por esto o aquello, porque es común verla haciendo eso, nosotros controlaríamos la situación porque estábamos armados. Y si la policía detuviese a alguien, los seguiríamos hasta la cárcel, y pagaríamos la fianza. ¿Y cuál es el fin de las Panteras en eso? Ganaríamos más adeptos y entonces el pueblo de la comunidad comenzaría a hablar, el pueblo realmente se preocupa del bienestar. Pensamos que los estudiantes blancos deberían prestar más atención a la situación colonial de los negros aquí. Primero, porque a final de cuentas es nuestra tierra, y eso no quiere decir que ellos no se tengan manifestado contra las acciones de las instituciones americanas en el exterior, pero es necesario trabajar de diferente manera el mismo tema. Es importante que se de un especial énfasis en relación a la acción criminal hecha en los EE.UU., aquí en nuestra tierra.