Archivo de la etiqueta: II Guerra Mundial

¿Cuál fue, realmente, la ayuda material angloamericana prestada a la URSS en la II Guerra Mundial?

Kukryniksy-razgromim

 

El escritor y militar soviético, Sergei Kurnakoff, publicó en la prensa soviética un interesante trabajo sobre el coste de la guerra a la URSS, del que transcribimos algunos datos.

 

 

Gastos, préstamos y arrendamientos

 

La cantidad total de materiales enviados a la URSS, bajo préstamos y arrendamientos, por los EE.UU. hasta 1945, es la siguiente:

-Artillería y municiones (poca artillería), 793.343.000$;

-Aviones y repuestos, 1.495.986.000$;

-Tanques y respuestos, 460,059,000$;

-Vehículos a motor y piezas de repuesto, 1.157.064.000$;

-Embarcaciones y material bélico, 240.591.000$.

También fueron enviados:

-Productos petrolíferos 84.878.000$;

-Productos y materiales industriales, 2.700.223.000$;

-Productos agrícolas, 1.473.000.000$.

En conjunto fueron, por lo tanto, 3.409.695.000$. Si a esto le sumamos el material recibido a través de Inglaterra, de ella misma o cedido por ella, tendremos un total general de unos 10 billones de dólares.
Sigue leyendo

Anuncios

Brujas de la Noche, el regimiento aéreo de mujeres en la Segunda Guerra Mundial

190944_600

 

Los fascistas las llamaban “brujas de la noche”, los pilotos franceses del regimiento aéreo Normandie-Niemen les pusieron el nombre de “las hechiceras de la noche”, y sus compatriotas, “hermanitas”. Las escuadrillas del regimiento femenino estaban integradas únicamente por mujeres e imponían un verdadero terror a los alemanes.

Poco después del inicio de la Segunda Guerra Mundial comenzaron a llegar numerosas cartas desde los clubes y escuelas de aviación. Eran mujeres que pedían que las enviaran al frente para luchar en las batallas igual que los hombres.

Al mismo tiempo, la heroína de la Unión Soviética Marina Raskova, conocida en todo el país por su legendario vuelo entre Moscú y Oriente Lejano sin escalas a bordo del avión ANT-37 “Ródina”, propuso la idea de formar un regimiento especial femenino. La escucharon y prometieron analizarlo, aunque fueron muchos los hombres que se opusieron a esta novedosa idea. Sin embargo, no paraban de llegar solicitudes.

Al final la piloto obtuvo el permiso de Stalin para formar un regimiento femenino y en otoño del 1941 empezó el reclutamiento de voluntarias. Tras un curso intensivo se formó el regimiento de guardia número 46, que se ha convertido la única división femenina de bombarderos nocturnos en el mundo.

La primera orden del grupo de aviación solicitaba que las mujeres se cortasen el pelo. Podían dejar sus trenzas con el permiso de Marina Raskova. El 27 de mayo de 1942 la escuadrilla aérea compuesta por 115 chicas entre 17 y 22 años de edad llegó a la frente. El primer vuelo de combate se realizó el 12 de junio.
Sigue leyendo

Banqueros anglosajones organizaron la Segunda Guerra Mundial

1_-_1_4_-3-c05b8-2-2-9ea8a

 

En ocasión del 70º aniversario de la Victoria sobre el nazismo publicamos un estudio de Valentín Katasonov sobre el financiamiento del partido nazi y el rearme del III Reich. El autor se basa en documentos publicados en 2012 que confirman que banqueros estadounidenses y británicos organizaron la Segunda Guerra Mundial, con la complicidad del presidente de Estados Unidos Franklin Roosevelt y del primer ministro británico Neville Chamberlain y con la esperanza de acabar con la Unión Soviética. Este estudio sugiere una serie de interrogantes que serán objeto de un próximo artículo.

 

 

La Segunda Guerra Mundial no fue provocada por un rabioso Fuhrer que se había apoderado de Alemania. La Segunda Guerra Mundial es obra de una oligarquía mundial, o más exactamente de los plutócratas anglo-estadounidenses.

Utilizando instrumentos como la Reserva Federal de Estados Unidos y el Banco de Inglaterra, esos elementos comenzaron a preparar el siguiente conflicto de envergadura planetaria inmediatamente después de la Primera Guerra Mundial. Su blanco era la Unión Soviética.

Los planes Dawes y Young, la creación del Banco de Pagos Internacionales (BPI) [1], la suspensión del pago por parte de Alemania de las reparaciones de guerra previstas en el Tratado de Versalles y la aceptación de aquella decisión por los ex aliados de Rusia, las masivas inversiones extranjeras en la economía del III Reich, la militarización de la economía alemana y las violaciones del Tratado de Versalles son etapas en el camino que conduce a la guerra.

Detrás de aquel complot se hallaban personajes claves: los Rockefeller, los Morgan, Lord Montagu Norman (gobernador del Banco de Inglaterra) y Hjalmar Schacht (presidente del Reichsbank y ministro de Economía del gobierno de Hitler). El programa estratégico de los Rockefeller y los Morgan era sojuzgar Europa económicamente, saturar Alemania de inversiones y créditos extranjeros y empujarla a asestar un golpe mortal a la Rusia soviética para que esta última volviese al capitalismo, en calidad de colonia.
Sigue leyendo

El gran vencedor

Bandera Reichstag

 

El 8 de mayo de 1945, hace 70 años, numerosos contingentes del Ejército Rojo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) tomaron la capital del Tercer Reich, Berlín, terminando prácticamente el gran conflicto mundial, uno de los episodios más sangrientos de la historia de la humanidad que dejó un rastro de destrucción y muerte sin precedentes. Derrotando definitivamente al nazismo, hasta entonces la cara más reaccionaria del poder imperialista, las fuerzas populares y antifascistas de todo el mundo, lideradas por la URSS, habían alcanzado una extraordinaria victoria. Se dieron pasos firmes y enérgicos hacia la construcción de un mundo nuevo.

Sin embargo, el verdadero gestor de los terribles conflictos que debastaron el planeta, el vientre que había producido el monstruo nazi, no fue definitivamente extirpado. El imperialismo se mantuvo vivo y con prontitud, el horror de las guerras mundiales por repartirse el mundo y la rapiña continuó desarrollándose, volviéndose más agresivo y sanguinario.

La Segunda Guerra Mundial fue, hasta hoy, el más brutal conflicto armado de la historia. En ella perdieron la vida cerca de 47 millones de personas, además de haber sido arrasadas ciudades enteras, principalmente en Europa y Asia. Iniciada oficialmente el 1 de septiembre de 1939, con la invasión de Polonia por parte del ejército nazi, este nuevo enfrentamiento había sido preparado por las potencias imperialistas desde el fin de la Primera Guerra Mundial, a mediados de 1918.

En su análisis sobre el imperialismo, Lenin, el gran jefe de la Revolución Soviética, se expresó así en relación a las guerras en la etapa imperialista: “Los acuerdos firmados al final de una guerra son el punto de partida de un próximo conflicto“. La historia confirmó la veracidad de estas palabras más rapidamente de lo que muchos imaginaban. Europa, 21 años después devastada, volvió a ser escena de otra sangrienta disputa interimperialista que, sin embargo, no se limitaba a un solo continente.
Sigue leyendo

La carta que un tanquista herido en la II Guerra Mundial nunca llegó a enviar a su amada

El 22 de junio de 1941 empezó la Gran Guerra Patria, que afectó a millones de personas. En la Unión Soviética la invasión del III Reich dejó 27 millones de muertos, así como 1.710 ciudades y más de 70.000 pueblos destruidos. 73 años después del inicio del conflicto más sangriento de la historia de la humanidad, esta semana recordamos con sincero agradecimiento a los héroes que derramaron su sangre para que volviera la felicidad a nuestras vidas. Algunos de esos héroes de carne y hueso son personas cuyos nombres no quedaron grabados en los anales de la historia, pero precisamente gracias a sus hazañas se forjó la gran victoria contra la Alemania nazi.  

En honor a uno de estos héroes me gustaría compartir con ustedes la carta que escribió un tanquista herido, una carta que no logró enviar a su amada porque el soldado falleció defendiendo la patria.   

«25 de octubre 1941,

»Querida Varia:

»No, no volveremos a vernos. Ayer al mediodía atacamos otra columna de Hitler. Una granada nazi impactó contra la coraza lateral del tanque y explotó dentro. Mientras estaba conduciendo el vehículo hasta el bosque, Vasili falleció. Yo estoy herido de gravedad.

»He enterrado a Vasili Orlov en un bosque de abedules. Vasili murió sin poder decirme ni una sola palabra, no dijo nada para su hermosa Zoia ni para su [hija] María, que tiene el pelo tan rubio que parece la pelusilla de un diente de león en otoño. Así, de los tres tanquistas ha quedado solo uno. Llegué al bosque cuando empezaba a anochecer. Lo que pasé por la noche fue una tortura, he perdido mucha sangre. Ahora, no sé por qué, el dolor, que me estaba quemando el pecho, se ha calmado y siento paz en el alma.  

Imagen
 

»Es una pena que no hayamos logrado nuestro objetivo. Pero hicimos todo lo que pudimos. Nuestros camaradas perseguirán al enemigo, que no debe pisar nuestros campos ni nuestros bosques. Nunca habría podido vivir así sin ti, Varia. Me has ayudado siempre, en Jaljin Gol [en referencia a la decisiva batalla durante la guerra fronteriza no declarada entre el Imperio japonés y la Unión Soviética a mediados de 1939] y aquí. Creo que cuando uno ama trata a las personas con más bondad. ¡Gracias, mi amor!  

Imagen
 

»Las personas envejecen, pero el cielo es siempre joven, como tus ojos, que es imposible dejar de admirar. Nunca envejecerán, ni dejarán de brillar. Pasará el tiempo, las heridas cicatrizarán, se construirán nuevas ciudades, se plantarán nuevos jardines. Llegarán otras vidas, cantarán otras canciones. Pero nunca olvidéis la canción de los tres tanquistas. Tendrás hijos preciosos, volverás a querer. Pero yo me voy, os dejo sintiendo un gran amor hacia ti.

»Tu Iván Kólosov.»     

La tripulación del tanque falleció en octubre de 1941 cuando trataba de escapar del cerco nazi cerca de Viazma, en la región de Smolensk, en el oeste de Rusia. El subteniente Iván Kólosov escribió su carta a Varia sabiendo que no volvería a ver a su amada. El tanque fue hallado 25 años después del incidente. Cuando abrieron el vehículo, encontraron en su interior los restos del conductor, un mapa, una foto de su amada y cartas no enviadas. Varvara Zhuravliova las recibió 25 años después. La historia del tanquista forma parte del libro ‘Govoriat poguibshie gueroi’ (‘Hablan los héroes fallecidos’), que reúne las diferentes tragedias humanas en una historia llena de dolor, de valentía y de muerte.

 

 

Extraído de actualidad.rt.com

Stalin y las causas de la Segunda Guerra Mundial

Imagen

Hay muchos conceptos burgueses erróneos sobre la Segunda Guerra Mundial, pero dos son especialmente importantes para el combate.

Uno es que Stalin era “consciente de la probabilidad de un ataque” y que fue “tomado por sorpresa”.

El segundo es que el Pacto Molotov-Ribbentrop fue una traición por parte de Stalin a la clase obrera internacional.
Las dos concepciones erróneas están esencialmente vinculadas entre sí para que los historiadores burgueses puedan perpetuar la mentira y falsificar la historia.

En primer lugar, Stalin era consciente de que el mayor peligro para la paz mundial era Alemania y el imperialismo japonés. De hecho, Stalin, en una grabación en la que habla con Antony Eden, en Moscú, le llega a decir que la situación es más peligrosa que la de 1913:

“Eden… vio la situación internacional preocupante, pero no desesperada. Stalin, sin embargo, señaló que veía la situación más grave que en 1913. Cuando Eden preguntó por qué esto era así, Stalin respondió que en 1913 sólo había habido un escenario de guerra, Alemania, mientras que ahora había dos, Alemania y Japón.”
Sacado de los Archivos:Dokumenty vnesnei politiki SSSR Vol XVIII,p.247, por: Fyodor Volkov en “Secrets of Whitehall y Downing Street”; Moscú; 1980; p.231.

De hecho, incluso antes, Stalin había señalado el peligro que emanaba Occidente:

“Estamos 50 o 100 años atrasados respecto a los países avanzados. Debemos reducir esta distancia en diez años. O lo hacemos, o seremos sometidos”.
J.V.Stalin: “Las tareas del Ejecutivo” en ‘Trabajos’, Volumen 13; Moscú; 1955; p.41.
Sigue leyendo