Archivo de la etiqueta: Mao Tse-Tung

La vida de Chu Teh

 

Nació en Ma-An-Chuang, en la provincia de Szechwan, al norte de China. Su apellido es Chu (Rojo). Su padre lo llamó Teh (Virtud). Siendo muy pequeño realizó, como en una profecia, esa combinación de caracteres contenidos en las dos palabras de su nombre: Chu Teh.

Chu Teh trabajó duramente en una gran casa de campesinos. Era el encargado de todo el trabajo de la granja: vigilaba y guardaba el ganado, llevaba agua a los vecinos del pueblo.

Con la misma tenacidad que demostraría más tarde como comandante en jefe del Ejército Popular de Liberación del pueblo chino, con más de 3 millones de hombres, aprendió a leer en la escuela del pueblo y perfeccionó su físico, ya robusto por la gimnasia, con el fin de convertirse en instructor de cultura física en la escuela primaria.

Desde el día en que, en 1909, ingresó en la Academia Militar de Yunán, su vida ha sido una lucha sin tregua contra los tiranos. El recuerdo de la amarga vida de los campesinos explotados no lo abandonaría jamás.

 

Contra los señores de la guerra

 

Se unió a los hombres de Tung-Hui, la primera sociedad revolucionaria fundada por Sun Yat-sen. Con ocasión de la revolución de 1911 que derrumbó la dinastía manchú y estableció la Republica en China, Chu Teh comandó una compañía de revolucionarios. Estaba al frente de un regimiento cuando la revuelta de Yenán, en 1916, ayudó a liquidar la dictadura del señor de la guerra Yuan Shi-kai.

En 1920 formó parte del levantamiento que persiguió al señor de la guerra Tang Chi-yao de Yunnan. Pero Tang resistió y regresó, y Chu Teh fue obligado a retirarse. Se marchó de Yunnan a Szechwan a través de la provincia de Sikiang.

Catorce años después, el conocimiento de ese itinerario se revelaría importantísimo cuando tuvo que dirigir al Ejército Rojo chino en la maravillosa “Gran Marcha”.
Sigue leyendo

El progreso sólo es posible con la teoría de “uno se divide en dos”

001uw1jzgy71how9kdt6b690

 

El siguiente artículo, que “Cultura Proletaria” ha traducido, ha sido escrito por Wang Ching-fan, empleado del Banco Agrícola de Pin Hsien, de Shensi, en China. (Publicado en “Ta-kung Pao“, Pekín, 24 de enero de 1965).

 

 

En la actualidad, existe un gran debate en el frente filosófico entre “uno se divide en dos” e “integrar dos en uno”. Creo que este debate es una manifestación de la agudización de la lucha de clases, una seria lucha de clases en el ámbito ideológico. Esta lucha es una defensa para proteger la dialéctica del Marxismo-Leninismo y llevar la revolución socialista hasta el final. Como soy un joven revolucionario, debo interesarme y tomar posición en este debate.

Aquí, voy a utilizar mi propia experiencia para discutir mis ideas sobre esta cuestión.

Después de graduarme en la escuela media superior en 1963, y guiado por mis maestros, me instaron a acudir al examen oral para la entrada de cuadros de la Escuela de Shensien en Comercio y Finanzas. Como no entendía correctamente el comercio y las finanzas, y me habían influenciado los hábitos de la vieja sociedad, sentí que este trabajo era demasiado simple, de poco interés y que si lo realizaba toda la vida, perdería todo el interés para mí. Pensé: “Si cojo este tipo de trabajo, habré perdido 13 años de estudio“. Al mismo tiempo, estaba cada vez más y más molesto, ya que después de haber crecido en la ciudad, temía que tuviera que dejar Sian si asistía a esta escuela. En ese momento, el individualismo ya había corroído todo mi pensamiento, era un miope que sólo veía las cosas que estaban cerca de mi casa, en Sian. No podía distinguir los niveles básicos, ni el norte ni el sur. No entendía que, para el desarrollo del socialismo y del frente comercial y financiero, se necesitaba urgentemente un gran número de personas con cierta conciencia política y conocimientos especializados. Menos aún comprendí que los niveles básicos requerían que los intelectuales jóvenes aportaran toda su fuerza y que fuera en lugares especiales. Por lo tanto, cuando fuí a rellenar un formulario para la prueba oral, y me preguntaron si estaba dispuesto a aceptar una asignación en concreto o cualquiera, rellené la casilla de “Cualquier asignación”.

Más tarde, a través de la educación en la escuela de la organización del partido, con las sinceras regañinas de los profesores, la paciente ayuda de los compañeros, y particularmente, después de estudiar las obras del presidente Mao, se libró una lucha en mi mente. Poco a poco me di cuenta de que la causa de mi error fue que me había relajado en la reforma ideológica.

Cuando vi que mis compañeros estaban dispuestos a aceptar cualquier asignación, que estaban decididos a ir a los niveles básicos a forjarse y soportar tormentas y pruebas, que eran luchadores revolucionarios proletarios dispuestos a asumir cargas pesadas y sufrir dificultades, me mostraron el heroísmo de la juventud en la era de Mao Tse-tung. Me sentí avergonzado y durante varias noches no pude dormir. Fiuras heroicas como Norman Bethune, Chang Szu-te y Lei Feng venían continuamente a mi mente.
Sigue leyendo

En refutación de la falacia de “gato blanco o gato negro”

images

 

El siguiente artículo ha sido escrito por Chin Chi-po y publicado en “Pekín Informa“, nº16, 21 de abril de 1976.

 

 

En la lucha por contragolpear el viento derechista destinado a revocar los veredictos justos, el Presidente Mao ha desenmascarado y criticado penetrantemente la naturaleza de Teng Siao-ping, seguidor del camino capitalista reacio a corregirse, que negaba tomar como clave la lucha de clases y practicaba el revisionismo. El Presidente Mao ha señalado: “Esta persona no se empeña en la lucha de clases; nunca ha mencionado esta clave. Sigue todavía con su ‘gato blanco o gato negro’, sin hacer distinción entre el imperialismo y el marxismo“. Estudiar a conciencia esta importante instrucción del Presidente Mao, criticar a fondo la reaccionaria falacia de “gato blanco o gato negro” y trazar una clara línea demarcatoria entre el marxismo y el revisionismo y entre el socialismo por una parte y el capitalismo y el imperialismo por la otra, es de enorme significación para que nos adhiramos a la línea fundamental del Partido y llevemos hasta el fin la revolución socialista.

 

 

El fondo de la aparición del absurdo “gato blanco o gato negro” y su esencia

 

La reaccionaria falacia de “un gato, blanco o negro, es bueno con tal que cace ratones” apareció en 1961. En aquel tiempo, debido al sabotaje de la renegada camarilla soviética de Jruschov y a las graves calamidades naturales, China se encontraba con dificultades económicas temporales, y la lucha entre las dos clases, los dos caminos y las dos líneas era muy aguda y enconada. Los enemigos de clase de dentro y fuera del país, que se sentían regocijados por nuestras dificultades temporales, nos calumniaban diciendo que la economía china se hallaba “al borde del colapso” y creían que la China socialista se arruinaría pronto. Cantando a coro con ellos, los cabecillas de la linea revisionista dentro de nuestro Partido hicieron todo lo posible por distorsionar la causa real de esas dificultades temporales atribuyéndola al sistema socialista y a la linea, principios y medidas politicas del Partido, sin mencionar en absoluto el sabotaje del revisionismo soviético ni las graves calamidades naturales. Hicieron una valoración errónea de la situación y, pensando que ya estaba en sazón la oportunidad de restaurar el capitalismo, lanzaron furiosos ataques contra el socialismo. El renegado agente enemigo y vendeobreros Liu Shao-chi se desgañitó gritando que “la industria debe retroceder hasta un grado suficiente y la agricultura también debe hacer lo mismo. Esto incluye fijar las cuotas de producción en base a la familia campesina y trabajar individualmente“. También pregonó celosamente que entre los diversos tipos de relaciones de producción en el mundo, “debemos escoger uno que pueda elevar la producción”. Lo que intentaba realmente era restaurar las relaciones de producción capitalistas. Fue en estas circunstancias que Teng Siao-ping salió ala palestra para preconizar con gran fervor su “gato blanco o gato negro”. Temiendo que la gente no lo entendiera explicó: “iCuál tipo de relaciones de producción es mejor? Parece que tenemos que tomar esta actitud: adoptar en cualquier lugar cualquier tipo que facilite la restauración y el desarrollo de la producción“. Dijo además: “También se permite el trabajo individual siempre que aumente la producción“. Evidentemente, a sus ojos, el sistema socialista ya no sirve y no es capaz de “cazar ratones“‘ mientras el sistema capitalista es bueno porque puede hacerlo. Se esforzó al máximo por convertir la economía colectiva en individual y desviar del camino socialista a la Nueva China para conducirla de nuevo al capitalista.
Sigue leyendo

Enver Hoxha refutado

enver_1979

 

[El siguiente artículo ha sido escrito por N. Sanmugathasan, Secretario General del Partido Comunista de Ceilán y está tomado de la primera edición preliminar de “Un mundo que ganar“, publicada antes de que la revista se convirtiera en la voz oficial del Movimiento Revolucionario Internacionalista (MRI). El tema es etiquetado como N º1, con fecha de mayo de 1981. El texto de este artículo se ha comprobado y corregido de acuerdo con la forma en que originalmente apareció allí.]

 

 

Desde su origen, el marxismo ha sido internacionalista en su forma y contenido. Por eso Marx y Engels pusieron fin a su famoso “Manifiesto Comunista” en 1848 con la llamada agitación: “¡Trabajadores del mundo, uníos!” También dieron forma organizativa a este concepto mediante la formación de la Asociación Internacional Trabajadores, que ha llegado a ser conocido como la Primera Internacional. Fue esta organización la responsable de la difusión de las semillas del marxismo entre los obreros avanzados de Europa y América del Norte.

Cuando la mano dura de la represión cayó sobre Europa, después de la derrota de la Comuna de París en 1871, e hizo imposible el funcionamiento de la Internacional en Europa, su sede se trasladó a América del Norte, donde murió de muerte natural. Después de la muerte de Marx, la Segunda Internacional fue formada bajo la dirección de Engels. Este fue el período de emergencia de los partidos socialistas y laboristas de masas en Europa, muchos de los cuales existen en la actualidad.

Engels no vivió para ver su degeneración al oportunismo burgués al comienzo de la Primera Guerra Mundial. Lenin libró una lucha titánica contra los dirigentes revisionistas de la II Internacional, Kautsky y Bernstein, que habían reclamado el manto de Marx y Engels como líderes del partido socialdemócrata más fuerte de Alemania.

El éxito de la Revolución de Octubre en Rusia en 1917 y el fin de la Primera Guerra Mundial acabó con la exposición del oportunismo por parte de los dirigentes de la Segunda Internacional. Lenin, laboriosamente, reunió lo bueno de la vieja Internacional y en 1919, en Moscú, formó la Tercera Internacional, que, a pesar de albergar muchos defectos y errores, desempeñaría un papel histórico en el establecimiento de los partidos comunistas en casi todo el mundo. Se impusieron algunos acuerdos por diversas razones, sobre todo, la necesidad de facilitar la entrada de los partidos comunistas locales en coaliciones antifascistas nacionales que incluían, incluso, fuerzas no proletarias, que fueron disueltas en 1943.

La corrección de esta decisión continúa siendo una fuente de controversia. Lo que quizás sea más difícil de entender es el hecho de no volver a establecer la unidad del movimiento comunista internacional bajo la forma de una organización al final de la Segunda Guerra Mundial. Es cierto que el Kominform jugó el rol de eje durante un breve período. Pero no era un organismo internacional y su papel fue limitado.
Sigue leyendo

Nuestro estudio y la situación actual

20121217023601541

 

De 1942 a 1944, el organismo dirigente central y los cuadros superiores del Partido Comunista de China realizaron discusiones sobre la historia del Partido, especialmente respecto al período que va de principios de 1931 a fines de 1934. Estas discusiones contribuyeron enormemente a la unidad ideológica dentro del Partido sobre la base del marxismo-leninismo. La reunión ampliada del Buró Político del Comité Central del Partido, celebrada en enero de 1935 en Tsunyi, provincia de Kuichou, rectificó la errónea línea de “izquierda” que había prevalecido desde principios de 1931 hasta fines de 1934, cambió la composición del organismo dirigente central, estableció una dirección encabezada por el camarada Mao Tse-tung y encauzó la línea del Partido por el correcto camino marxista-leninista. Con todo, muchos cuadros del Partido no comprendían a fondo la naturaleza de las líneas erróneas del pasado. Para elevar más el nivel ideológico marxista-leninista de los cuadros del Partido, el Buró Político llevó a cabo en 1942 y 1943 varias discusiones sobre la historia del Partido y, más tarde, en 1943 y 1944, condujo discusiones semejantes entre los cuadros superiores de todo el Partido. Todas estas discusiones fueron una importante preparación para el VII Congreso Nacional del Partido, realizado en 1945, pues contribuyeron a lograr en él una unidad ideológica y política sin precedentes en la historia del Partido. El presente artículo fue una conferencia a propósito de esas discusiones, dada por el camarada Mao Tse-tung en una reunión de los cuadros superiores en Yenán.

 

 

Desde el invierno pasado, los cuadros superiores de nuestro Partido han venido estudiando la cuestión de las dos líneas en la historia del Partido, lo cual ha elevado considerablemente el nivel político de numerosos cuadros superiores. En el curso del estudio, los camaradas han planteado muchos problemas; respecto a algunos de los importantes, el Buró Político del Comité Central ha llegado a las siguientes conclusiones:

1) Sobre la actitud que se debe tomar en el estudio de nuestra experiencia histórica. El Comité Central considera que se debe ayudar a los cuadros a adquirir, en lo ideológico, una comprensión perfectamente clara de los problemas surgidos en la historia del Partido, y, al mismo tiempo, adoptar una política de clemencia al tomar decisiones sobre aquellos camaradas que cometieron errores en el pasado, de modo que, por un lado, los cuadros conozcan a fondo la experiencia histórica de nuestro Partido y eviten la repetición de errores, y, por el otro, se pueda unir a todos los camaradas para el trabajo común. La historia de nuestro Partido registra las grandes luchas contra las erróneas líneas de Chen Tu-siu y de Li Li-san; estas luchas fueron absolutamente necesarias. Pero los métodos empleados adolecieron de defectos: por una parte, no se condujo a los cuadros a adquirir, en lo ideológico, una comprensión cabal de las causas de aquellos errores, las circunstancias en que se produjeron y las medidas precisas para corregirlos, de suerte que más tarde volvieron a cometerse errores de la misma naturaleza; por la otra, se subrayó demasiado la responsabilidad individual, por lo cual no se logró unir para el trabajo común a un mayor número de camaradas. Estos dos defectos deben servirnos de lección. En la presente ocasión, al tratar los problemas surgidos en la historia del Partido, se debe hacer hincapié no en la responsabilidad individual de algunos camaradas, sino en el análisis de las circunstancias en que se cometieron los errores, en el contenido de éstos y en sus raíces sociales, históricas e ideológicas, y seguir la orientación de “sacar lecciones de los errores pasados para evitarlos en el futuro, y tratar la enfermedad para salvar al paciente”, con el fin de lograr los dos objetivos: aclarar en lo ideológico los problemas y unir a los camaradas. Una actitud cuidadosa al resolver los casos individuales, sin tratar a la ligera los errores ni tampoco perjudicar a los camaradas, constituye uno de los signos de la vitalidad y el florecimiento de nuestro Partido.
Sigue leyendo

Reunión de Mao Tse-tung con los 5 grandes líderes de los Guardias Rojos de Pekín (1968) (Documentos sobre la GRCP) (3 de 3)

33635594_2

 

Chen Boda: En la primera mitad de 1966 las cosas estaban un poco mejor. La Universidad de Pekín tuvo gran influencia en todo el país, pero eso generó pocos enfrentamientos, fue una tormenta sin incendios, hacer tormentas durante la Revolución es bueno. Ahora los cerebros crecieron, pero no son capaces de pensar por sí mismos. Parece que quieren controlar todo el país. Kuai Dafu y Han Aijing quieren intervenir en todo, pero no tienen el conocimiento ni la cultura suficiente.

El Presidente Mao: Tienen sólo veinte y tantos años. No desprecies a las personas de veinte años. Zhou Yu antes era un soldado de caballería, con 16 años ya era canciller del reino de Wu. No se debe pasar por alto su edad, ni hacerle el juego al veterano.

Chiang Ching: Nosotros, con menos de veinte años, comenzamos a ser parte de la Revolución.

El Presidente Mao: No estén tan llenos de sí mismos. Quien está lleno de sí mismo simplemente acaba hinchado, lleno de edemas.

Chen Boda: Han Aijing no ponderó lo suficiente sobre el maoísmo y sobre las declaraciones del Comité Central. Siguió adelante con chismes, hizo reuniones secretas. Si una persona quiere estar al frente de todo, puede caminar por caminos muy peligrosos.

El Presidente Mao: La primera cuestión es mi propio burocratismo, no os he podido ver ni una sola vez antes de hoy. Si no quisieseis capturar la mano oculta, no os habría invitado. Kuai Dafu, necesitas despertar.

Chen Boda: Kuai Dafu, tienes que despertar, estás en el borde de un precipicio. ¡Baja del caballo antes de caer en picado! ¡Admite tus errores!

El Presidente Mao: No ordenes “admite tus errores”.
Sigue leyendo

Reunión de Mao Tse-tung con los 5 grandes líderes de los Guardias Rojos de Pekín (1968) (Documentos sobre la GRCP) (2 de 3)

132755750_201n

 

Lin Biao: Ayer estaba conduciendo y fue a echar un vistazo a algunos carteles. Pregunté: “¿Cómo no tienen ninguno las universidades de Pekín y Tsinghua?”, Y la gente me dijo: “Están luchando con las armas”. ¿Habéis visto? Os alejásteis del pueblo, entonces el pueblo gritó pidiendo acabar con los conflictos.

El Presidente Mao: El pueblo no quiere una guerra civil.

Lin Biao: Vosotros mismos os habéis aislado del pueblo, de los obreros, de los campesinos y de los soldados.

El Presidente Mao: Hay gente que dice que las circulares oficiales publicadas en Guangxi sólo valen para Guangxi, y las publicadas en Shanxi sólo para Shanxi… Pero esta declaración es para el país entero: si alguien viola la ley, ataca al Ejército Popular de Liberación, roba el equipo del Ejército, daña el sistema de transporte, mata a gente o incendia cualquier cosa, será visto como un criminal. Si una minoría desobedece esta directiva, insiste en no corregirse, será vista como un grupo de bandidos, como agentes del Partido Nacionalista. Estas personas serán aisladas o detenidas, y en caso de que luchen y continúen resistiendo temerosamente, usaremos la pena de muerte.

Lin Biao: Actualmente hay los que son rebeldes(2) de verdad, y otros que son bandidos y nacionalistas utilizando nuestra bandera para oponerse. En Guangxi, fueron incendiadas mil casas.

El Presidente Mao: Este aviso debe ser escrito de manera clara y directa para que los estudiantes la estudien bien. Si insisten en no corregirse, serán detenidos. En los casos leves serán detenidos, en los más graves sufrirán la represión militar.

Lin Biao: En Guangxi incendiaron más de mil casas y no dejaron que la gente apagase el fuego.

El Presidente Mao: Los nacionalistas hicieron lo mismo. Este es el tipo de ataque que hace un enemigo de clase cuando está a punto de ser derrotado. Quemar casas es un error gravísimo.
Sigue leyendo

Reunión de Mao Tse-tung con los 5 grandes líderes de los Guardias Rojos de Pekín (1968) (Documentos sobre la GRCP) (1 de 3)

20130619030557205

 

Este documento fue publicado originalmente bajo el título “召见 首都 红 代 会 负责 人 的 谈话” (“Zhaojian Shoudu Hong dai hui fuzeren Tanhua“, “Conversación entre los responsables y representantes de los Guardias Rojos de la capital“), en las páginas 687-716 del libro titulado “毛泽东思想 万岁” (“Mao Zedong Sixiang Wangsui“, “Larga vida al pensamiento de Mao Tse-tung“), publicado en 1969. El volumen “Larga vida al pensamiento de Mao Tse-tung” es una publicación no oficial atribuida a una organización de Guardias Rojos no identificada, que contiene la mayoría de los textos de Mao de la época de la Revolución Cultural. El texto utilizado como base para esta traducción integra una edición electrónica del libro “Larga vida al pensamiento de Mao Tse-tung“, y fue comparado con otras versiones del documento transcritas en archivos electrónicos de documentos de la Revolución Cultural. El documento es una transcripción de una reunión celebrada el 28 de julio de 1968.

 

Encuentro con los cinco principales líderes de los Guardias Rojos, ocurrido el 28 de julio de 1968, a las 3 de la madrugada, en la Sala Hunan de la Gran Sala del Pueblo. En este día, el Presidente Mao celebró una reunión con los representantes de los Guardias Rojos de Pekín, los “cinco principales líderes”: Kuai Dafu, de la Universidad de Qinghua, Nie Yuanzi, de la Universidad de Pekín, Han Aijing, del Insituto de Aeronáutica de Pekín, Tan Houlan, de la Universidad de Magisterio [Shifan] y Wang Dabing, del Instituto de Geología de Pekín. La reunión duró más de cinco horas. En la reunión estuvieron presentes otros dirigentes del Comité Central: el Vice-Presidente del Comité Central del Partido Comunista y Ministro de Defensa, el Mariscal Lin Biao; el Primer Ministro Chou En-lai; el Presidente del Grupo Central de la Revolución Cultural (GCRC), Chen Boda; el Asesor del GCRC, Kang Sheng; la Vicepresidenta del GCRC y esposa del Presidente Mao, Chiang Ching; el miembro del GCRC, Yao Wenyuan; la esposa de Lin Biao, Ye Qun; el líder del Grupo Central del Regimiento de la Guardia Roja, Wang Dongxing; el Vice-Primer Ministro, Jefe de Seguridad Pública, responsable del Comité Revolucionario de Pekín y Comisario Político Regional de Pekín, Xie Fuzhi; el Jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de la Liberación, Huang Yongsheng; el Comandante de la Fuerza Aérea, Wu Faxian; el Comandante de la Guarnición de Pekín y Vice-Jefe del Estado Mayor, Wen Yucheng; el Comisario Político de la Guarnición de Pekín, Huang Zuozhen; el Co-Responsable del Comité Revolucionario de Pekín, Ren Wude.(1)

El tema principal de la reunión fueron las consecuencias del agotamiento político de los guardias rojos. En agosto de 1966, habían sido aclamados como “nuevas formas de organización creadas por el pueblo”, lo que tendría un “carácter permanente” de innovación institucional y política (como se indica en la decisión del PCCh del 8 de agosto de 1966, también llamada “Documentos de los dieciséis puntos”, el principal documento programático de la Revolución Cultural). Sin embargo, especialmente durante el último año, los Guardias Rojos se habían descompuesto en pequeños grupos paramilitares carentes de toda distinción política, metidos de lleno en peleas cada vez más grotescas para establecer la supremacía absoluta de sus propias facciones.

En los meses anteriores, la mayoría de los militantes, confusos con la crisis política de sus organizaciones, habían abandonado cualquier forma de activismo y engrosaron las filas de la llamada facción de los desconectados (逍遥 派 xiaoyaopai), que en realidad no era una verdadera facción. Por otra parte, cuanto más disminuía el número de militantes, más violentos se convertian los enfrentamientos en algunos de los campus de Pekín, en particular en el de la Universidad de Tsinghua, donde las líneas duras de dos facciones (unos pocos miles de personas, en total) continuaban luchando con armas rudimentarias, pero mortales.

El día anterior, el 27 de julio, por iniciativa de Mao y llevando a cabo un seguimiento de las principales reuniones en diversas fábricas, decenas de miles de trabajadores desarmados ocuparon pacíficamente el campus de Tsinghua y, gritando consignas opuestas del conflicto armado, se pusieron entre las dos facciones de Guardias Rojos para que cesase la lucha. Los trabajadores fueron atacados violentamente por los estudiantes (cinco trabajadores murieron y cientos resultaron heridos), pero, con un extraordinario sentido de la autodisciplina, su única reacción fue continuar gritando las consignas contra el conflictos armados. Finalmente, los trabajadores lograron desarmar a las dos facciones y tomar los lugares clave del campus. En el momento de esta reunión, la batalla acababa de terminar.
Sigue leyendo

Entrevista al blog “Cultura Proletaria” sobre las experiencias revolucionarias de China

banner-cultura-proletaria2

 

Entrevista realizada por Óscar Díaz (colaborador de RedPress) a nuestro blog, acerca de las experiencias revolucionarias que se dieron en China. También podéis verla en su blog mecaienunbarril.blogspot.com.es/

 

 

1.¿Qué fue la revolución de Xinhai y quienes la apoyaron?

La Revolución de Xinhai (la Revolución China de 1911) fue una revolución burguesa antimonárquica liderada por Sun Yat-sen, que derrocó a la dinastía manchú y proclamó la República. Fue apoyada por terratenientes, chinos ricos que estaban cada vez más enfrentados a la monarquía. Pero esta revolución no fue capaz de solucionar los dos grandes problemas históricos planteados (el problema de la tierra y la liberación) y fue traicionada.

 

2.¿Como vivía la población China con la última dinastía de emperadores chinos, los Manchu?

Los manchúes basaban su poder en la represión, sobretodo contra las minorías étnicas (llevaron a cabo una segregación étnica). Les obligaban a vender sus tierras a los terratenientes y trabajar para ellos. También les humillaban afeitándoles la cabeza, dejando en la nuca una ridícula coleta. Hubo varias rebeliones, pero no llegaron a buen puerto ya que fueron rápidamente aplastadas.

 

3.¿Quienes eran los señores de la guerra y que papel tenían en la nueva República China?

Los señores de la guerra eran camarillas de militares y terratenientes apoyados por potencias imperialistas. Su papel no era otro que explotar las riquezas locales, reclutar a campesinos y llevar a cabo una cruenta guerra civil.

 

4.¿Quién era Sun Yat-sen y qué papel tenía en la nueva República China?

Sun Yat-sen fue un intelectual nacionalista chino que se vio obligado a huir varias veces del país, perseguido por las autoridades, debido a sus conatos de insurreción. Fue el fundador de la República China y presidente del Kuomitang hasta su muerte en 1925. Tenía como objetivo luchar contra la dominación imperialista y mantener la unión del país, y para ello contribuyó a la cooperación entre el PCCh y el Kuomitang desarrollando los “Tres Principios del Pueblo”.
Sigue leyendo

No olvidar nunca la lucha de clases (1968) (Documentos sobre la GRCP)

tumblr_lyl90eamfB1r5hcqzo4_500

 

La publicación de nuestro editorial “Enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung; participar activamente en la gran revolución cultural socialista” ha provocado grandes repercusiones tanto dentro como fuera de nuestro Ejército. Las amplias masas de obreros, campesinos y soldados, y los cuadros revolucionarios, mostrando elevado entusiasmo revolucionario, nos han enviado gran número de artículos y cartas. Están participando activamente en la lucha y haciendo explícita su inmensa indignación contra la línea negra antipartido y antisocialista en el campo cultural. Comprenden que la actual gran polémica en el frente cultural no es en absoluto una cuestión que concierne solamente a unos cuantos artículos, obras teatrales y películas, ni se reduce meramente a un debate académico. Se trata de una lucha de clases extremadamente aguda. Es una lucha para defender el pensamiento de Mao Tse-tung, una lucha en torno a una cuestión cardinal de principios. Es una encarnizada y prolongada lucha sobre la cuestión de “quién vencerá a quién” en el dominio de la ideología: el proletariado o la burguesía.

Debemos esforzarnos al máximo en la promoción de la ideología proletaria y en la eliminación de la ideología burguesa en el trabajo académico, la enseñanza, el periodismo, la literatura y el arte, y demás esferas de la cultura. Esta es una cuestión clave que afecta la profundización de la revolución socialista de nuestro país en la presente etapa, una cuestión que atañe a la situación en su conjunto y un problema de importancia primordial que concierne al destino y al futuro de nuestros Partido y Estado, así como a la revolución mundial. Ninguno de nosotros, los combatientes revolucionarios, debe mantenerse de brazos cruzados o indiferente ante esta lucha. Respondiendo al llamado del Partido, debemos enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung, tomar parte activa en esta lucha de clases y llevar resueltamente hasta el fin la gran revolución cultural socialista.

El Presidente Mao Tse-tung nos enseña que en la sociedad socialista aún existen clases y la lucha de clases y que prosigue todavía la lucha entre el camino del socialismo y el del capitalismo.

La revolución socialista en el frente económico (en la propiedad sobre los medios de producción) no es suficiente ni se consolida por sí sola. Hace falta además una revolución socialista completa en los frentes político e ideológico.

Es necesario un período muy largo para decidir quién vencerá en la lucha entre el socialismo y el capitalismo en los campos político e ideológico. Para conseguir el éxito, no bastan unos decenios, serán necesarios de cien a centenares de años. De hecho, como ha señalado el Presidente Mao, durante los 16 años transcurridos desde la liberación no ha habido un año, un mes, ni siquiera un día, en que la lucha de clases en el frente cultural haya cesado.
Sigue leyendo

Enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung; participar activamente en la Gran Revolución Cultural Socialista (1966) (Documentos sobre la GRCP)

9cd55-img2b378

 

El Presidente Mao Tse-tung nos ha enseñado que las clases y la lucha de clases todavía existen en la sociedad socialista. Ha dicho que en China “la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía, la lucha de clases entre las diferentes fuerzas políticas y la lucha de clases en el campo ideológico entre el proletariado y la burguesía siguen siendo largas y tortuosas, y en algunos momentos se volverán incluso muy agudas“.

La lucha para promover lo proletario y erradicar lo burgués en el frente cultural es un aspecto importante de la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía, entre el camino socialista y el capitalista y entre la ideología proletaria y la burguesa. El proletariado quiere transformar el mundo de acuerdo a su propia concepción del mundo, y lo mismo pretende la burguesía. La cultura socialista debe servir a los obreros, campesinos y soldados, debe servir a la política del proletariado, debe servir a la consolidación y desarrollo del sistema socialista y a su gradual transición al comunismo. La cultura burguesa y revisionista sirve a la burguesía, a los terratenientes, campesinos ricos, contrarrevolucionarios, elementos nocivos y derechistas, y abre el camino para la restauración del capitalismo.

Si el proletariado no ocupa las posiciones de la cultura, serán ocupadas seguro por la burguesía.

Esta es una aguda lucha de clases…

Ya que en nuestro país las fuerzas remanentes de la burguesía son todavía bastante considerables, ya que tenemos todavía un número bastante grande de intelectuales burgueses, ya que la influencia de la ideología burguesa es aún bastante fuerte y que sus métodos para combatirnos se han hecho cada vez más insidiosos, indirectos y solapados, nos será difícil percibir la lucha que se está desarrollando y podremos ser víctimas de los proyectiles almibarados de la burguesía o, incluso, perder nuestras posiciones, si atenuamos nuestra vigilancia o nos relajamos en lo más mínimo.

A este respecto, aún no se ha resuelto la cuestión de “quién vencerá a quién”: el socialismo o el capitalismo. La lucha es inevitable. No conducirla en forma adecuada puede dar origen al revisionismo.

Nuestro Ejército Popular de Liberación -fuerzas armadas del pueblo creadas y dirigidas por el Partido Comunista de China y el Presidente Mao-, es el más leal instrumento del Partido y el pueblo y un importante sostén de nuestra dictadura del proletariado. Siempre ha desempeñado un importante papel en la causa revolucionaria del proletariado y debe continuar desempeñándolo en la gran revolución cultural socialista.

Debemos adquirir una comprensión más profunda de la situación de la lucha de clases en el campo ideológico. Debemos, junto con todo el pueblo, enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung, llevar firmemente hasta el fin la revolución cultural socialista y hacer que el trabajo literario y artístico de nuestras fuerzas armadas desempeñe un poderoso papel en la colocación de la política en el primer plano y en la promoción de la revolucionización del hombre.
Sigue leyendo

China, Revolución en la educación (4/4) (Documentos sobre la GRCP)

PARTE4U64P4T85D61F1583DT20070605150641

 

La educación técnica y superior

A- La revolución en la Universidad de Tsinghoua

 

El 27 de julio de 1968, en conformidad al llamamiento a la lucha lanzado por nuestro gran líder el Presidente Mao y bajo la dirección del Partido Comunista de China, el primer equipo de propaganda del pensamiento Mao Tse-tung en China, compuesto por trabajadores y combatientes del Ejército Popular de Liberación, entró con orgullo en la Universidad de Tsinghoua, escuela superior de ciencias y técnicas de fama nacional, donde los intelectuales estaban concentrados en lograr esta gran misión histórica: “El proletariado debe ejercer, en todas las áreas, su dictadura sobre la burguesía al nivel de la superestructura, incluyendo los diversos sectores de la cultura“.

Este glorioso acto revolucionario abrió una nueva era que ve al poderoso ejército de obreros de la industria, bajo la dirección del Partido Comunista, entrar a la escena de lucha-crítica-reforma en el ámbito de la superestructura.

Desde hace un año, observando estrictamente las principales disposiciones estratégicas del Presidente Mao y en respuesta a su llamamiento: “La clase obrera debe ejercer su dirección en todas la áreas“, este equipo de propaganda ocupó los cargos de la cultura y de la educación y llevó a cabo la transformación de estos a la luz del pensamiento Mao Tse-tung. Se unió a los intelectuales, los educó y los transformó. Al frente de éstos, fue de victoria en victoria siguiendo la línea revolucionaria del Presidente Mao.

 

 

Los obreros y el E.P.L. deciden intervenir en la Universidad

 

Durante la Gran Revolución Cultural Proletaria, los jóvenes combatientes de la Guardia Roja, los maestros, los estudiantes, los trabajadores y los obreros revolucionarios de la Universidad de Tsinghoua, sosteniendo la gran bandera: “Tenemos derecho a rebelarnos contra los reaccionarios“, llevando a cabo una lucha heroica contra Liu Shao-chi, este agente renegado del enemigo y traidor de la clase obrera, y contra sus agentes en esta Universidad. Golpearon duramente a las fuerzas reaccionarias burguesas. Pero después, debido a su falta de espíritu consecuente y de su actitud vacilante ante la revolución, se fueron hundiendo poco a poco en el lodo del fraccionismo burgués que dejó la Revolución Cultural en la Universidad de Tsinghoua y la vanguardia de la evolución de la situación general del país . En esta universidad, como en otros sitios, los hechos demostraron que los intelectuales, por sí solos, no sabrían cómo llevar a cabo la revolución proletaria en la educación ni las grandes tareas históricas de lucha-crítica-reforma en las áreas de la superestructura y que, para ello, era necesaria la participación de los trabajadores y de los combatientes del EPL, así como la firme dirección de la clase obrera.

En este importante e histórico momento de la Gran Revolución Cultural Proletaria, el Presidente Mao, nuestro gran dirigente, lanzó esta consigna a la clase obrera: “Asaltar los sectores de la superestructura“. Esto marcó el impulso del movimiento de lucha-crítica-reforma en la Gran Revolución Cultural Proletaria. ¡También fue una nueva y gran disposición estratégica hecha por el Presidente Mao!

Al oír esta gran llamamiento, los obreros revolucionarios de la imprenta Sinhoua de Pekín, que imprimían día y noche las obras del Presidente Mao, lo estudiaron inmediatamente, lo discutieron y encontraron puntos para actuar en consecuencia. Declararon: “El llamamiento del Presidente Mao refleja la voluntad de la clase obrera. ¡Estamos decididos a aplicarlo plena y firmemente!“.

Esa misma noche, los representantes de los trabajadores procedentes de 61 fábricas y empresas de Pekín se reunieron rápidamente en la imprenta Singhoua para discutir la aplicación de este gran llamamiento del Presidente Mao.

Bastaron poco más de diez horas para que este llamamiento fuese transformado en un acto revolucionario de la clase obrera, que sacudió cielo y tierra. En la mañana del 27 de julio de 1968, poniendo bien alto los retratos del Presidente Mao, blandiendo el libro rojo de las Citas del Presidente Mao Tse-tung, los trabajadores de la industria de Pekín y los combatientes del E.P.L. se dirigieron a la Universidad de Tsinghoua.
Sigue leyendo

China, Revolución en la educación (3/4) (Documentos sobre la GRCP)

PARTE3t01472faf34c295bec2

La educación secundaria

A- Las grandes líneas de la revolución en la educación secundaria

 

La decisión del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria (8 de agosto), escrita bajo la dirección personal del Presidente Mao, dice: “Reformar el antiguo sistema educativo, así como los antiguos principios y métodos de enseñanza, es una tarea extremadamente importante para la gran revolución cultural proletaria en curso“.

En esta revolución sin precedentes para la reforma del antiguo sistema educativo, los proletarios revolucionarios de todo el país adoptan como programa supremo la directriz del 7 de mayo del Presidente Mao: “Los estudiantes, dedicándose principalmente a los estudios, deben adquirir al mismo tiempo otros conocimientos. Deben instruirse no sólo en un plano cultural, sino también en los planos industrial, agrícola y militar; también deben criticar a la burguesía. La escolarización debe ser reducida y se debe llevar a cabo una revolución en la educación. El dominio de nuestras escuelas por los intelectuales burgueses no puede durar más tiempo“. Con la ayuda del EPL, los revolucionarios continúan dando pruebas de espíritu revolucionario que consiste en atreverse a pensar, hablar y actuar, entran en ciertos caminos nunca antes transitados y emprenden acciones nunca efectuadas hasta entonces. Inspirados en las enseñanzas del Presidente Mao: “No hay construcción sin destrucción, la destrucción trae consigo la construcción“, rompen con las viejas convenciones, los viejos sistemas, manuales y reglamentos yendo al encuentro del Presidente Mao Tse-tung en materia de educación . Se muestran muy valientes en la práctica y en la invención, luchan por la creación de un sistema de educación proletaria absolutamente nuevo. Los siguientes informes están dedicados a este asunto.

 

 

¿Cúal es el curso más importante?

 

En marzo de 1967, profesores y estudiantes de la escuela secundaria de Chekingchan, en Pekín, regresaron a las clases continuando, sin embargo, la revolución. Con la ayuda de los mandos y combatientes de una unidad de los ferrocarriles del EPL, establecieron, antes de nada, el curso sobre el pensamiento de Mao Tse-tung. Todas las clases establecieron la regla de estudiar diariamente las obras del Presidente Mao. Todas las semanas tiene lugar un curso piloto de las obras del Presidente Mao; todos los meses, una reunión para la aplicación creativa de sus obras; cada seis meses, una conferencia de los elementos activos en este estudio. En esta escuela, y durante la gran crítica revolucionaria de la línea revisionista en materia de educación, más de 170 personas se distinguieron en el estudio y la aplicación creadora de las obras del Presidente Mao; se incluyen, además, muchas clases y grupos de estudio de vanguardia.

Los alumnos son todos de origen obrera y campesina; viven en la región industrial de Chekingchan o en las comunas populares de los alrededores. Tienen un profundo sentimiento de clase para con el Presidente Mao y, todos los días, al llegar a la escuela, lo primero que hacen es desearle una larga vida. Todas las mañanas consultan sus obras con miras a los problemas surgidos durante la Gran Revolución Cultural Proletaria y la revolución de la educación. Todas las noches hacen un examen de lo sucedido durante el día para ver si sus ideas, en el trabajo y en el estudio, están o no de acuerdo con el pensamiento de Mao Tse-tung.

Los profesores y estudiantes adoptan como tarea fundamental de la revolución de la educación, la colocación de este pensamiento en el puesto de mando. Además del curso piloto de las obras del Presidente Mao, introdujeron un curso para combatir el egoísmo y refutar el revisionismo y otro para la educación de clase. El curso de chino y el de las lenguas extranjeras se basan en las obras del Presidente Mao. Las matemáticas y las ciencias también son enseñadas de acuerdo al pensamiento de Mao Tse-tung, tanto desde el punto de vista ideológico como de contenido. Con la ayuda de los trabajadores de la Compañía Siderúrgica de Cheoutou y la de los profesores y estudiantes de la escuela normal superior de Pekín, algunos profesores y estudiantes revolucionarios de la escuela rompieron la separación de las disciplinas y fusionaron en un sólo curso el álgebra, la geometría y la trigonometría. Así crearon, a grandes rasgos, un sistema de disciplinas vinculado a la práctica de la producción.
Sigue leyendo

China, Revolución en la educación (2/4) (Documentos sobre la GRCP)

PARTE2LiKL111221036

 

La educación primaria

A- La revolución de la educación en una comuna popular

 

El sol proyectaba los primeros rayos sobre la comuna popular de Choueiyuan, distrito de Yingkeou, provincia de Liaoning. Los miembros del equipo de propaganda del pensamiento Mao Tse-tung ya estaban reunidos en la entrada de una de las aldeas. Con fotos del Presidente Mao y ondeando banderas rojas, estos campesinos pobres, mensajeros de la esperanza de todos sus hermanos de clase, iban a tomar la dirección de las escuelas de la comuna popular.

De acuerdo con la gran directriz del Presidente Mao: “En el campo corresponde a los campesinos pobres y medios de la capa inferior, los aliados más seguros de la clase obrera, administrar las escuelas“, las 24 brigadas de producción de esta comuna llevaron a cabo en las escuelas un sistema de administración, confiando la dirección a los campesinos pobres y medios de la capa inferior y teniendo en cuenta a los profesores y a los estudiantes revolucionarios. El hecho de haber subido, sin miedo alguno, al palco de la enseñanza, puso fin al reinado de los intelectuales burgueses en las escuelas y transformó radicalmente la educación en las zonas rurales.

 

 

El papel de los campesinos pobres y medios de la capa inferior en la transformación de la educación

 

La Gran Revolución Cultural Proletaria se lanzó a combatir la línea revisionista en materia de educación. La directriz del Presidente Mao: “Se debe hacer una revolución en la educación“, entusiasmó a los campesinos pobres y medios de la capa inferior así como a los profesores y estudiantes revolucionarios de la comuna popular de Choueiyuan y los instó a reflexionar. ¿Cómo hacer esta revolución en la educación? Al principio algunos maestros pensaron que, al estar los campesinos poco instruidos y serle extraña la educación, bastaría con configurar un programa y hacer que las brigadas de producción lo adoptase. Se encerraron entre cuatro paredes y trataron de trazar un nuevo programa y compilar textos. Había algunos que estaban contentos con los viejos manuales, a los que simplemente querían añadirle alguna cosa, eliminando además unas pocas líneas y, así, creían librarse del trabajo. Los campesinos pobres y medios de la capa inferior se limitaron a sacudir la cabeza diciendo: “No es una revolución, es sólo reformismo estéril“.

En ese momento, un equipo de propaganda del pensamiento Mao Tse-tung compuesto por miembros del Ejército Popular de Liberación (EPL) llegó a la comuna popular de Choueiyuan. A su llegada, el equipo ayudó a los maestros, se organizaron en grupos de estudio del pensamiento Mao Tse-tung y los invitó a prestar mucha atención a las enseñanzas del Presidente Mao: “Los obreros y campesinos son las fuerzas revolucionarias fundamentales” y “Si los intelectuales no se unen a las masas de trabajadores y campesinos, nada llegará“, así como a las recientes directrices del Presidente Mao sobre la revolución en la educación. Esto hizo comprender a los maestros que era necesario, para llevar a buen término la reforma en la educación, salir de las escuelas y convertirse en alumnos de los campesinos pobres y medios de la capa inferior.
Sigue leyendo

China, Revolución en la educación (1/4) (Documentos sobre la GRCP)

PARTE17e000446aa38011fe8

 

Los grandes principios

 

A – Discusión en todo el país sobre la revolución en la educación primaria y secundaria

 

En este momento se lleva a cabo en todo el país una larga y minuciosa discusión sobre la revolución en la educación. Se inició en noviembre de 1968 con la publicación por parte de “Renmin Ribao” (Diario del Pueblo) de una propuesta presentada por dos maestros de escuelas primarias rurales, pidiendo que se le atribuyese la gestión de las escuelas primarias del Estado a las brigadas de producción de las comunas populares. La propuesta desencadenó inmediatamente un animado debate en todo el país y, sólo en 15 días, el periódico recibió sobre el asunto siete mil cartas o artículos de las masas revolucionarias de las ciudades y de los campos. El tema en discusión se fue extendiendo hasta abarcar, además de la gestión de las escuelas primarias rurales, la correcta gestión de las escuelas primarias y secundarias urbanas. En el pasado mayo, el mismo periódico publicó un programa de enseñanza para las escuelas primarias y secundarias rurales (Proyecto), elaborado por el comité revolucionario del distrito de Lichou, en la provincia de Kilin. Este programa, que sintetiza numerosas creaciones y sugerencias realizadas por las masas durante la Gran Revolución Cultural, llevó la discusión a una fase aún más importante. Durante los últimos diez meses “Renmin Ribao” publicó, en el epígrafe dedicado a este asunto, sesenta y cuatro grupos de cartas y artículos que también contribuyeron a impulsar aún más la discusión de otros temas como, por ejemplo, la gestión de las Universidades Socialistas.

 

 

¿Cómo hacer una revolución en la educación?

 

La Revolución Cultural Proletaria, iniciada y dirigida personalmente por el Presidente Mao, es una gran revolución política en el área de la superestructura que comprende, entre otras, la cultura, el arte y la educación. La Directiva del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria subraya que “reformar el antiguo sistema de educación, así como los viejos principios y métodos de enseñanza es una tarea de extrema importancia para la Gran Revolución Cultural Proletaria en curso“. En 1966, apenas comenzada esta revolución, los profesores y estudiantes revolucionarios, así como los jóvenes de la Guardia Roja de todo el país, poniendo en alto el lema “Tenemos razón cuando nos rebelamos contra los reaccionarios“, desencadenaron el asalto contra el antiguo sistema educativo y alcanzaron importantes victorias. Después, con la entrada de la Revolución Cultural en la fase de lucha-crítica-reforma, y de acuerdo con la consigna lanzada por el Presidente Mao: “La clase obrera debe dirigirlo todo“, la clase obrera, fuerza principal de la revolución proletaria y los campesinos pobres y medios, que constituyen su aliado más firme, entraron en las escuelas que, poco después, cambiaron considerablemente de aspecto.

¿Cómo dirigir y gestionar las escuelas? ¿Cómo reformar la educación? Estas son, para la clase obrera, campesinos pobres y medios, las tareas arduas y gloriosas, al mismo tiempo, que nunca había sido llevadas a cabo por sus predecesores: más que eso, no tenían precedentes en los que poder basarse. Sin embargo, vinculando a su propia práctica la teoría del Presidente Mao sobre la revolución en la educación y experimentando sin cesar, las masas adquieren por todo el país un cierto conocimiento, una cierta experiencia en estas áreas. Por consiguiente, para llevar hasta el final y en todo el país la revolución proletaria de la educación, es necesario “partir de las masas para volver a las masas“, es decir, desarrollar la discusión a gran escala. Las masas de obreros, campesinos y soldados, los profesores y estudiantes revolucionarios, así como los camaradas interesados de los diversos rangos de los comités revolucionarios, dedicándose a la práctica, organizaron debates y llevaron a cabo a la reforma. Las discusiones comprenden tanto exposiciones teóricas profundas como las ricas experiencias adquiridas en la práctica.
Nos detendremos a continuación sobretodo en los debates relativos a la revolución de la educación en las escuelas primarias y secundarias de las ciudades y del campo.
Sigue leyendo

50º Aniversario de la Gran Revolución Cultural Proletaria

110AU5Q-3

 

Se cumplen 50 años del inicio de la Gran Revolución Cultural Proletaria, y como muy bien señaló el MRI en su documento “¡Viva el marxismo-leninismo-maoísmo!“:

Mao Tsetung inició y dirigió la Gran Revolución Cultural Proletaria que representó un gran salto adelante en la experiencia de ejercer la dictadura del proletariado. Centenares de millones de personas se levantaron para derrocar a los seguidores del camino capitalista que habían surgido desde dentro de la sociedad socialista y que estaban especialmente concentrados en el liderato mismo del Partido. Mao dirigió al proletariado y a las masas en cuestionar a los seguidores del camino capitalista e imponer los intereses, punto de vista y voluntad de la gran mayoría en todas las esferas que, incluso en la sociedad socialista, habían seguido siendo el coto privado de las clases explotadoras y su forma de pensamiento.

Las grandes victorias logradas en la Revolución Cultural impidieron la restauración capitalista en China durante una década y llevaron a grandes transformaciones socialistas en la base económica, así como en la educación, la literatura y el arte, la investigación científica y otras partes de la superestructura. Bajo el liderato de Mao las masas estudiaron profundamente el terreno que engendra el capitalismo – como el derecho burgués y las tres grandes diferencias entre ciudad y campo, entre obreros y campesinos, y entre trabajo intelectual y trabajo manual.

En el curso de feroz lucha ideológica y política, millones de obreros y otras masas revolucionarias profundizaron de manera significativa su conciencia de clase y dominaron el marxismo-leninismo-maoísmo y fortalecieron su capacidad para ejercer el Poder político. La Revolución Cultural se libró como parte de la lucha internacional del proletariado y fue un campo de entrenamiento en el internacionalismo proletario.

Mao comprendió la relación dialéctica entre la necesidad de liderato revolucionario y la necesidad de levantar a las masas revolucionarias desde abajo y confiar en ellas para implantar la dictadura del proletariado. De esta forma, el fortalecimiento de la dictadura del proletariado fue también el más extenso y profundo ejercicio en democracia proletaria logrado hasta hoy en el mundo, y surgieron heroicos líderes revolucionarios tales como Chiang Ching y Chang Chun-chiao quienes se mantuvieron del lado de las masas y las dirigieron en la batalla contra los revisionistas y continuaron enarbolando la bandera del marxismo-leninismo-maoísmo ante la amarga derrota.

Lenin dijo, “Sólo es marxista quien extiende el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado”. A la luz de las invaluables lecciones y avances logrados mediante la Gran Revolución Cultural Proletaria dirigida por Mao Tsetung, esta línea divisoria ha sido mejor demarcada. Ahora puede plantarse que sólo es marxista quien extiende el reconocimiento de la lucha de clases al reconocimiento de la dictadura del proletariado y al reconocimiento de la existencia objetiva de las clases, de contradicciones antagónicas de clase, de la burguesía en el Partido y de la continuación de la lucha de clases bajo la dictadura del proletariado durante todo el período del socialismo hasta el comunismo. Como tan profundamente lo planteó Mao, “La falta de claridad al respecto, conducirá al revisionismo”.

La restauración capitalista luego del golpe de Estado contrarrevolucionario dirigido por Hua Kuo-feng y Deng Xiaoping en 1976, de ninguna manera niega el maoísmo ni los históricos logros y las tremendas lecciones de la Gran Revolución Cultural Proletaria; por el contrario esta derrota confirma las tesis de Mao sobre el carácter de la sociedad socialista y la necesidad de continuar la revolución bajo la dictadura del proletariado.

Claramente, la Gran Revolución Cultural Proletaria representa una epopeya histórico-mundial de la revolución, una victoriosa cumbre para los comunistas y revolucionarios del mundo, un logro imperecedero. Aunque tenemos todo un proceso por delante, esa revolución nos dejó grandes lecciones que ya estamos aplicando, como, por ejemplo, el punto de que la transformación ideológica es fundamental para que nuestra clase tome el Poder.

En el curso de la revolución china Mao había desarrollado el marxismo-leninismo en muchos campos importantes. Pero fue en el crisol de la Gran Revolución Cultural Proletaria que nuestra ideología dio un salto y emergió por completo el tercer gran hito, el marxismo-leninismo-maoísmo. Desde el plano superior del marxismo-leninismo-maoísmo los comunistas revolucionarios podrán comprender aún más profundamente las enseñanzas de los anteriores grandes líderes e incluso las primeras contribuciones de Mao Tsetung adquirirán un más profundo significado. Hoy, sin maoísmo no puede haber marxismo-leninismo. En realidad, negar el maoísmo es negar el marxismo-leninismo mismo“.

En los próximos días publicaremos documentos relacionados con esta gran gesta, la Gran Revolución Cultural Proletaria. De momento, os dejamos con los ya publicados en el blog:

– La navegación depende del timonel (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/11/23/la-navegacion-depende-del-timonel-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Una gran tormenta (1968) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/02/06/una-gran-tormenta-1968-documentos-sobre-la-grcp/

– La naturaleza reaccionaria del espíritu de la camarilla (1968) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/01/21/la-naturaleza-reaccionaria-del-espiritu-de-la-camarilla-1968-documentos-sobre-la-grcp/

– La Guardia Roja, jóvenes y estudiantes revolucionarios (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/01/12/la-guardia-roja-jovenes-y-estudiantes-revolucionarios-documentos-sobre-la-grcp/

– ¿Puede servir de modelo la Comuna de París? (1967) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/11/15/puede-servir-de-modelo-la-comuna-de-paris-1967-documentos-sobre-la-grcp/

– Partir de las masas para volver a las masas (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/30/partir-de-las-masas-para-volver-a-las-masas-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– La juventud revolucionaria debe entrar en la escuela del Ejército Popular de Liberación (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/23/la-juventud-revolucionaria-debe-entrar-en-la-escuela-del-ejercito-popular-de-liberacion-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Estudiar los 16 puntos, asimilarlos, ponerlos en práctica (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/19/estudiar-los-16-puntos-asimilarlos-ponerlos-en-practica-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Criticamos el viejo mundo (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/15/criticamos-el-viejo-mundo-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Ser alumno de las masas antes de ser su maestro (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/12/ser-alumno-de-las-masas-antes-de-ser-su-maestro-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Saber manejar el arma ideológica al servicio de la Gran Revolución Cultural (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/09/saber-manejar-el-arma-ideologica-al-servicio-de-la-gran-revolucion-cultural-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Confiar en las masas, apoyarse en ellas (1966) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/10/01/confiar-en-las-masas-apoyarse-en-ellas-1966-documentos-sobre-la-grcp/

– Los carteles revolucionarios en grandes caracteres son “espejos mágicos” que muestran todos los monstruos (1966) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/06/23/los-carteles-revolucionarios-en-grandes-caracteres-son-espejos-magicos-que-muestran-todos-los-monstruos-1966/

– ¿Quién reeduca a quién? (1969) (Documentos sobre la GRCP) https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/05/27/quien-reeduca-a-quien/

– Chiang Ching y la Revolución Cultural. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/03/25/jiang-qing-y-la-revolucion-cultural/

– Las mujeres sostienen la mitad del cielo. https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/05/22/las-mujeres-sostienen-la-mitad-del-cielo/

– El significado mundial de la Revolución Cultural. https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/11/07/el-significado-mundial-de-la-revolucion-cultural/

– La creación artística de las masas. https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/03/25/la-creacion-artistica-de-las-masas/

– La Revolución Cultural: Logros en Educación y Cultura. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/11/12/la-revolucion-cultural-logros-en-educacion-y-cultura/

– La Revolución Cultural: Salud y Economía. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/10/16/la-revolucion-cultural-salud-y-economia/

– “Historia de la Revolución Cultural Proletaria en China”, libro de Jean Daubier. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/02/01/historia-de-la-revolucion-cultural-proletaria-en-china-jean-daubier/

– “Revolución Cultural y Organización Industrial en China”, libro de Charles Bettelheim. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/01/20/revolucion-cultural-y-organizacion-industrial-en-china-de-charles-bettelheim-1973/

– “Rompiendo con las viejas ideas”, película china rodada durante la Gran Revolución Cultural Proletaria. https://culturaproletaria.wordpress.com/2014/01/27/rompiendo-con-las-viejas-ideas-pelicula-subtitulada-al-espanol/

– Grandes éxitos de la Revolución Cultural (Artículo de Pedro Pomar) https://culturaproletaria.wordpress.com/2016/02/01/grandes-exitos-de-la-revolucion-cultural/

– Enver Hoxha saludando la Gran Revolución Cultural Proletaria. https://culturaproletaria.wordpress.com/2015/11/27/enver-hoxha-saludando-la-gran-revolucion-cultural-proletaria/

La creación artística de las masas

6598002152518508962

 

Este texto es un pequeño extracto del artículo que escribió Tsin Yen para la revista “Hongqui” el 30 de mayo de 1972, titulado: “Hacer grandes esfuerzos para desarrollar la creación literaria y artística de los obreros aficionados, campesinos y soldados“.

 

 

Las brillantes intervenciones en las conferencias sobre la literatura y arte de Yenán hechas hace 30 años por el Presidente Mao, protegen, desarrollan y dan continuidad a la concepción marxista-leninista del mundo y a la teoría marxista-leninista sobre la literatura y el arte. Resolverán las cuestiones fundamentales de saber cómo y por qué la literatura y el arte deben servir a los obreros, campesinos y soldados, y definen la línea, los principios y la política para el desarrollo de la literatura y el arte proletaria. Durante estos últimos 30 años, las “intervenciones” nos guiaron en la derrota de la línea burguesa en el campo de la literatura y el arte bajo todas sus formas, y alentaron los trabajos literarios y artísticos revolucionarios y a la gran masa de obreros, campesinos y soldados a tomar parte activa en la revolución y en la creación en el ámbito cultural.

La historia es creada por el pueblo. Las grandes masas, principalmente obreras, campesinas y soldados, son las creadoras no sólo de la riqueza material de la sociedad, sino también de la riqueza espiritual. Bajo la dirección del Presidente Mao y del Partido Comunista de China, la masa de obreros, campesinos y soldados, emancipada en el plano político y económico, se convirtió en la fuerza principal en los tres grandes movimientos revolucionarios (la lucha de clases, la lucha por la producción y la experimentación científica). Ella siempre pone en juego su creatividad en la cultura y el arte. Después de la publicación de las “intervenciones”, la creación literaria y artística de la masa de obreros, campesinos y soldados se desarrolló rápidamente en perfecta coordinación con la lucha política del Partido. Esto demuestra que tal creación literaria y artística de aficionados, concebida a la luz de la línea proletaria del Presidente Mao, en el campo de la literatura y del arte, es un componente indispensable de la causa de la literatura y del arte proletarias. Actualmente, bajo la dirección unificada del Partido, debe desarrollarse más sensiblemente aún, y servir mejor a la consolidación de la dictadura del proletariado. En las “intervenciones”, el Presidente Mao califica la literatura y el arte revolucionario “un arma poderosa para unir y educar al pueblo, para atacar y aniquilar al enemigo“. Las creaciones literarias y artísticas de los obreros aficionados, campesinos y soldados, eligiendo temas de la realidad de hoy en día, son, por lo tanto, el reflejo directo y amplio de los deseos, aspiraciones y sentimientos de que el pueblo presenta pruebas en los tres grandes movimientos revolucionarios. Muy en línea con el movimiento revolucionario, actuan al servicio de las luchas políticas del proletariado. Breves, lacónicas, frescas, vivas y asumiendo formas nacionales favoritas de la gente común, son muy populares entre las masas, ganan adeptos y se inspiran en la lucha revolucionaria.

El canto revolucionario “El Este es Rojo” fue compuesto por un campesino en la base revolucionaria de Yenán durante la Guerra de Resistencia contra el Japón. Traduce los profundos sentimientos proletarios del pueblo chino hacia su gran líder, el Presidente Mao, y le anima a avanzar siempre con pasos firmes en el camino de la revolución, guiado por la línea correcta del presidente Mao. Durante la revolución democrática, obreros, campesinos y soldados de Yenán, como de otras bases revolucionarias, crearon bailes, obras de teatro, poemas y ensayos describiendo la emancipación del pueblo y el día a día del Ejército de la época. Las cinco canciones populares recientemente publicadas en revistas y cartas, de las cuales “Nuestro líder Mao Tse-tung“, “El pueblo y sus soldados en la gran campaña de producción” y “Trabajadores y campesinos, todos en armas” son obras de la época. Desempeñaron un papel importante tanto en la lucha revolucionaria como en la producción durante la segunda guerra civil, la Guerra de Resistencia contra el Japón y la guerra de liberación. Hoy en día siguen desempeñando el papel estimulante que se requiere para continuar y desarrollar el espíritu de Yenán cultivado por el Presidente Mao y para conducir a la revolución socialista hasta el final.
Sigue leyendo

¡Continuar la Revolución bajo la Dictadura del Proletariado!

url

 

El desarrollo del Marxismo ha sido un proceso dialéctico, impulsado por contradicciones, superando con grandes saltos las crisis en que lo ha sumergido el oportunismo, caracterizándose su movimiento zigzagueante por un desarrollo a manera de espiral, en últimas progresivo. El desarrollo del Marxismo, no podía ser de otra forma pues es el reflejo consciente del propio desarrollo de las contradicciones de la sociedad y de la naturaleza, cuyo movimiento tampoco es rectilíneo sino dialéctico. El desarrollo del Marxismo va de la mano del progreso o descenso de la lucha de clases en la sociedad.

Fue la continuidad de la lucha de clases bajo el socialismo, la causa social de la gran crisis precipitada por el revisionismo moderno en las décadas de los 50 y 60, pero al propio tiempo, la lucha contra el revisionismo moderno, -reflejo de la lucha de clases en la superestructura- fue el terreno fértil sobre el cual fructificó el Maoísmo -llamado con más exactitud: Marxismo Leninismo Maoísmo- portentoso salto en el desarrollo del Marxismo Leninismo durante las últimas cuatro décadas.

La Gran Revolución Cultural Proletaria, esto es, la comprensión consciente de la necesidad que tiene el proletariado de continuar la revolución bajo su dictadura, ha sido el producto más cualificado de la lucha contra el revisionismo. Ha sido el más profundo desarrollo logrado por el proletariado en la cuestión fundamental de la revolución proletaria, en la esencia del Marxismo: LA DICTADURA DEL PROLETARIADO.

Con el desarrollo maoísta del Marxismo Leninismo, se corroboró y se avanzó en teória y práctica en la comprensión y ejercicio de esa gran verdad del Leninismo: la Dictadura del Proletariado, como la piedra de toque para diferenciar entre el Marxismo y el Revisionismo.

El reconocimiento de «Continuar la Revolución bajo la Dictadura del Proletariado» como la más importante contribución del Maoísmo en el desarrollo del Marxismo Leninismo, es parte fundamental de la base de unidad sobre la cual se ha ido construyendo el Movimiento Revolucionario Internacionalista -MRI.
Sigue leyendo

El Presidente Mao discute veinte manifestaciones de burocracia

513px-Mao_Zedong_in_front_of_crowd

 

1) Al más alto nivel hay escaso conocimiento; los en él situados no comprenden la opinión de las masas; no investigan ni estudian; no captan la política concreta; no realizan trabajo ideológico ni político; están divorciados de la realidad, de las masas y de la dirigencia del Partido; constantemente emiten órdenes, y estas órdenes son por lo regular erróneas; ciertamente conducen mal al país y al pueblo; por lo menos obstaculizan la adhesión consistente al Partido, a su línea y a su política, y son incapaces de tratar con el pueblo.

2) Son presuntuosos, satisfechos de sí y discuten de política si propósito. No captan su trabajo; son subjetivamente unilaterales, descuidados; no escuchan al pueblo y son truculentos y arbitrarios; fuerzan las órdenes; les tiene sin cuidado la realidad; mantienen un control ciego. Esta es la burocracia autoritaria.

3) Estos sujetos están muy ocupados desde la mañana hasta la noche; trabajan todo el año; no examinan a la gente ni investigan los asuntos; no estudian política; no confían en las masas; no preparan sus declaraciones ni planean su trabajo. Así es la burocracia sin cerebro y desorientada. En otras palabras, esto es el rutinismo.

4) Su actitud burocrática es inmensa; no pueden tener ninguna dirección; son egoístas; golpean sus gongos para alumbrar su camino; hacen que la gente se atemorice por el simple hecho de mirarlos; cometen toda clase de abusos contra el pueblo; su estilo de trabajo es basto; no tratan a la gente igualitariamente. Esta es la burocracia de los superseñores.

5) Son ignorantes; se avergüenzan de preguntar cualquier cosa, son exagerados y mienten, son falsos a más no poder; atribuyen los errores a los demás, pero los méritos a sí mismos; engañan y defraudan al gobierno central; mienten a quienes están por encima de ellos y burlan a los que están más abajo; ocultan las faltas y atenúan las equivocaciones. Esta es la burocracia sin honra.
Sigue leyendo

Los progresos de la salud pública en la nueva China (1954)

watermark

 

Como miembro del Comité Científico Internacional, encargado de investigar los hechos relacionados con la guerra bacteriológica en Corea y China, hemos tenido la oportunidad de ponernos al día con el inmenso progreso realizado por los pueblos de la República Popular de China en el ámbito de la salud pública. Desde nuestra llegada a Pekín, quedamos impresionados con el gran orden y limpieza de las calles, parques, jardines y casas comerciales, así como por la ausencia casi absoluta de moscas y mosquitos. El contraste con el pasado es tan grande que en el informe del Comité ha quedado establecido este hecho en los siguiente términos: “Los miembros del Comité Internacional que previamente habían conocido China, no pudieron ocultar su asombro“.

El movimiento de la salud, sin embargo, no se limita sólo a Pekín o a un pequeño número de “ciudades modelo”. Informaciones dignas de todo el crédito afirman que este movimiento también se extiende por el interior de todo el país. De hecho, hemos sido testigos de este hecho durante nuestros viajes por el noreste de esta República. Recorrimos, desde Shenyang, antigua Mukden, más de 600 kilómetros en tren y en coche hasta Kan-Nah, en el extremo norte de la provincia de Heilungchiang, en los límites de la Mongolia Interior, cuando nos convencimos del orden y de la limpieza existente por dónde pasábamos, en toda zona rural.

De hecho, como se sabe muy bien, durante siglos, hasta el momento de su liberación, las ciudades y pueblos de China eran conocidos por su suciedad; eran incluso hediondas y estaban cubiertas de insectos. Y, en menos de 4 años, este país puede alcanzar un alto nivel sanitario y de salud pública, gracias al vasto movimiento de higiene personal y social, que incorporó en su seno toda la población de ese país de 475 millones de habitantes. Movimiento de tal magnitud, en favor de la salud y de la educación sanitaria del pueblo, nunca ha sido alcanzado en lugar alguno del mundo. En parte, la extensión y la importancia de este movimiento fueron consecuencia de la guerra bacteriológica que inició, a finales de 1951, la Fuerza Aérea Estadounidense en territorio chino. La respuesta de China fue el Movimiento Patriótico por la Salud, llevado a cabo por las capas más diversas de todo este inmenso país. Gracias a este, la guerra bacteriológica perdió gran parte de su eficacia y su resultado fue un incesante desarrollo de la salud, con descenso vertical de las cifras de morbilidad y mortalidad.

El ejemplo, sin embargo, está aquí para todos los países, pues el desarrollo de la salud pública en la China de hoy es debido, en gran parte, a la ejecución espontánea de medidas que han sido recomendadas, más o menos en vano, por los organismos internacionales de higiene. El progreso obtenido en un tiempo tan corto habría sido imposible si el gobierno chino no contase con el concurso y el apoyo sin reservas de todas las clases de la población. Campesinos, trabajadores, científicos, grupos religiosos,instituciones, no sólo apoyaron todos las directrices del Gobierno, sino que las siguieron y ejecutaron con gran entusiasmo.
Sigue leyendo

“Black like Mao” La China Roja & La Revolución Negra

mao-and-malcolm-by-kevin-rashid

¿Por qué gran parte del movimiento negro americano se apoyó tanto en Mao Tse-tung? ¿Y por qué ese gran acercamiento del movimiento negro con el movimiento comunista después de la Revolución China? Estas y otras cuestiones tienen su respuesta en este documento.

PDF Descargar: http://www.mediafire.com/view/qy6s8d8p8lh81a5/Black%20like%20Mao.pdf

Grandes éxitos de la Revolución Cultural

GRCP

 

Artículo de Pedro Pomar, histórico dirigente del PC de Brasil, publicado en “A Classe Operária”, Órgano del C.C. del PCB, 1968. Traducido por “Cultura Proletaria”.

 

 

 

Las victorias de la Revolución Cultural Proletaria en China constituyen un valioso impulso a la lucha de la clase obrera y de los pueblos oprimidos por su independencia, por la democracia y el socialismo. Significa, al mismo tiempo, una contundente derrota de la coalición mundial contrarrevolucionaria del imperialismo, de la reacción y del revisionismo contemporáneo.

Al movilizar masas de cientos de millones, en un movimiento de envergadura sin precedentes, la Revolución Cultural Proletaria, en menos de dos años, se ha extendido por toda China y desbarató el complot revisionista burgués, dirigido a la restauración del capitalismo. Siguiendo la justa orientación del camarada Mao Tse-tung, la abrumadora mayoría del proletariado, de los campesinos, del Ejército Popular de Liberación y de los cuadros, se unieron estrechamente, fortalecieron la dictadura del proletariado, pusieron la superestructura política e ideológica en una mejor correspondencia con la base económica socialista y desarrollaron aún más la producción y la experimentación científica. La idea de que cada ciudadano se debe interesar por los problemas del Estado y la campaña para combatir el egoísmo y criticar el revisionismo tomaron un carácter concreto y adquirieron aspecto real de masas. Finalmente, continúa con pleno éxito el esfuerzo para transformar toda institución, fábrica, escuela o unidad militar, en un centro de estudio y de aplicación creadora del marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Tse-tung, la invencible bandera que guía al pueblo chino en la construcción del socialismo y en el apoyo a la revolución mundial.

Viendo este avance triunfal y sintiendo derrumbarse el sueño, que había acariciado hace mucho, de convertir China y el mundo en presas fáciles de su codicia y de su dominio, los imperialistas y la chusma despreciable de canallas de la reacción y de los revisionistas, no se cansan de acusar de las peores infamias para denigrar la Revolución Cultural Proletaria. No se dan cuenta, como enemigos declarados de los pueblos, de la importancia de tal acontecimiento para los destinos del socialismo y de la humanidad progresista.

Entre los falsificadores más cínicos de la Revolución Cultural se encuentran los revisionistas contemporáneos. Es comprensible. La Revolución Cultural Proletaria, con sus ideas y perspectivas, con sus formas y sus métodos, agudizó todos los problemas en disputa en el movimiento comunista internacional y contribuyó a revelar la repugnante traición de los revisionistas a la causa de la lucha de los pueblos contra el imperialismo, sobre todo el norteamericano. También ayuda a discernir los verdaderos de los falsos marxistas-leninistas, a desentrañar más nítidamente las posiciones revolucionarias y las oportunistas y a desenmascarar a los dirigentes revisionistas, indicando a las masas sus verdaderos partidos y líderes proletarios revolucionarios.

Los filisteos revisionistas, en su cruzada contra la Revolución Cultural, desempeñan, sin duda, misiones variadas. Los revisionistas soviéticos, por ejemplo, que son los líderes, aparecen como los más repugnantes e hipócritas. Los revisionistas franceses fingen cierta objetividad, sin esconder, sin embargo, la pedantería y el refinamiento en el engaño. Mientras que los revisionistas brasileños, sin ninguna imaginación, copian servicialmente los que les dicta la camarilla dirigente del PCUS. Sin embargo, como prueba de que el revisionismo es un fenómeno internacional y obedece a causas sociales bien definidas, todos los revisionistas conservan en los ataques a la Revolución Cultural el mismo trazo: el temor de las masas y el odio a la revolución, la apostasía al marxismo-leninismo y la capitulación ante el imperialismo. Gritan, por eso, todos a la vez, que la Revolución Cultural es una insensatez contra el humanismo y la cultura, es una acción terrorista y liberticida, una manifestación nacionalista y belicosa, expresión del culto a la persona, etc. Pero, como fariseos, hacen insistentes llamadas al pueblo chino, con la “esperanza” de que retorne al “buen camino” de la mano de los revisionistas. O, quién sabe, si estas llamadas fallasen, tendrán que hacerlo “entrar en razón” a través de bombas atómicas, que almacenan con fines humanistas…
Sigue leyendo

La naturaleza reaccionaria del espíritu de la camarilla (1968) (Documentos sobre la GRCP)

t0113862fe9aa68a9e9

 

El espíritu de la camarilla burguesa y pequeño burguesa se puede comparar con una serpiente venenosa cuya picadura es formidable.

Esta serpiente abrazó a algunos profundamente infectados.

Por lo tanto, es esencial, para despertar la vigilancia de todos los revolucionarios, enumerar los crímenes del espíritu de la camarilla.

No pone en práctica ni aplica rigurosamente las directrices del camarada Mao Tse-tung, no escucha la voz del cuartel general del proletariado. No extrae las directrices que amamos, desdibujando así el foco general de la lucha, sacudiendo las disposiciones estratégicas del cuartel general del camarada Mao Tse-tung. Tal es el primer delito de este espíritu. Rechazar el interés del pueblo, del Partido, del Estado, de la totalidad, considerando sólo su propia tendencia. Tal es el segundo crimen.

Elimina la línea marcada entre el enemigo y nosotros, protege al enemigo de clase: todos aquellos que están de acuerdo con “mi” perspectiva son “camaradas”, incluso si son espías o traidores. Los que no están de acuerdo con “ella”, ya sean camaradas, son todos enemigos. Este es el tercer crimen.

Cuando se trata de poner orden en nuestras filas (las filas de la clase obrera), se hace en la organización opuesta; si sucede que uno descubre algunos malos elementos, generalizan inmediatamente, se alegran y aprovechan la oportunidad para negar la orientación general de toda organización revolucionaria. Por este simple hecho, no hay duda en luchar, en iniciar una “guerra civil”. Este es el cuarto crimen del espíritu de la camarilla.

La naturaleza traicionera del espíritu de la camarilla desempeña plenamente su papel al mismo tiempo que los envenenados compiten por los “mensajes”, con el fin de ser el “núcleo”. “Yo como el núcleo” es su eslogan, eslogan erróneo. La gran alianza revolucionaria, que no les importa, la que necesitan, son de “mensajes”. Este es el quinto crimen ese espíritu.
Sigue leyendo

Jen Pi-Shih

jen_pi_shi_

 

En su lucha revolucionaria contra el feudalismo y el imperialismo, el gran pueblo chino ha dado a la humanidad muchas figuras eminentes. De entre estas ha muerto recientemente el camarada Jen Pi-Shih. Cayó después de la victoria que tanto contribuyó a construir, pero después de haber visto, a lo largo de la carretera que recorrió, el nuevo  y brillante camino en el que su pueblo entra firmemente, el camino de la democracia popular y del socialismo. ¿Quién fue el camarada Jen Pi-Shih?

Jen Pi-Shih nació en una familia pobre de un maestro de escuela en Hsiang-yin, en la provincia de Hunan, el 30 de abril de 1904.

El amor al trabajo en él floreció temprano. Siendo todavía niño, en casa, durante las vacaciones, ayudaba con las tareas del hogar y preparaba el desayuno de la familia antes de que su madre se levantase. Aún en las condiciones de pobreza en las que vivía con los suyos, hizo la escuela primaria y e ingresó en la secundaria. Estudiando la secundaria se encuentra con el movimiento del 4 de mayo de 1919, destinado a jugar un papel importante en la historia de China. En esa época, varias revistas estudiantiles progresistas difundían las nuevas ideas revolucionarias. Mao Tse-Tung, que regresaba de un viaje al norte del país, era redactor jefe, en Hunan, de la Revista del Hsiang-kiang, que Jen Pi-Shih leía y estudiaba. Y el Semanario Juvenil Chino, editado por Yum Tai-Ting y Hsiao Chu-Ju, difundía las ideas del marxismo y sostenía la lucha ideológica contra los nacionalistas reaccionarios. Como resultado de la Gran Revolución Socialista de Octubre, el marxismo-leninismo comenzaba a atraer a los patriotas y demócratas interesados ​​en encontrar la solución a los problemas de China, antigua víctima del atraso y de la opresión.

Así es como el 4 de mayo de 1919 estalló el movimiento estudiantil en Pekín. 15.000 estudiantes, en grandes manifestaciones callejeras, exigían el castigo del gobierno de traición nacional que aceptara el ultimátum del Japón militarista que pasó a la historia con el nombre de “21 exigencias“. Estas incluían la entrega a Japón de las antiguas posesiones alemanas en China, la apertura de Manchuria y de Mongolia a la entrada japonesa, el control del ejército, de la marina y de las finanzas y la concesión de bases. El movimiento patriótico se extendió como un reguero de pólvora. Arrastró con sus olas a 50.000 estudiantes. Se propagó a través de los pueblos, y los campesinos participaron en ella. En las fábricas, los obreros realizaron huelgas y marchas.
Sigue leyendo