Archivo de la etiqueta: Máximo Gorki

El humanismo burgués y Gorki

41050731_A

 

Máximo Gorki no necesita presentación. En estos artículos, escritos a principios de los años 30 y publicados en periódicos soviéticos, contesta a cartas de sus lectores y defiende la construcción del socialismo en la Unión Soviética. La indignación contra las injusticias y la conciencia proletaria, ya muy presentes en sus novelas, aparece aquí de una forma más cruda y contundente. Estos dos artículos han sido extraídos del libro “¡En guardia!“.

 

 

Los humanistas

 

La Unión Internacional de Escritores Demócratas, representada por su Secretario General, M. Lucien Quinet, me honró con una invitación para colaborar en el órgano literario de la Unión. Su finalidad es “reunir a los literatos demócratas“. En la Presidencia están Romain Rolland y Upton Sinclair, que me merecen gran estima; pero, a su lado figura el profesor Albert Einstein, y en el comité el escritor Heinrich Mann. Estos dos últimos, como muchos otros humanistas, firmaron recientemente una queja en la Liga de Defensa de los Derechos Humanos contra la ejecución de 48 criminales, organizadores de la escasez alimenticia en la Unión Soviética.

Estoy absolutamente convencido de que, entre los derechos del hombre, no se encuentran el crimen, y sobre todo, el crimen perpetrado contra el pueblo trabajador. La increíble infamia de las maniobras de los 48 es perfectamente conocida. Sé que cometieron un crimen mucho más atroz y sórdido que el de los jefes de los carniceros de Chicago, descritos por Upton Sinclair en su libro “La Selva“.

Los organizadores de la escasez alimenticia suscitaron la justa ira del pueblo trabajador contra el cual era dirigido su odioso complot, y fueron ejecutados por petición unánime de los trabajadores. Pienso que esa ejecución fue prefectamente merecida. Fue la justicia aplicada por el pueblo que, viviendo en condiciones difíciles y privándose de todo para economizar sus fuerzas, se dedica valerosamente a construir un Estado proletario libre de depredadores y parásitos, como aquellos hombres cuyo humanismo sirve para encubrir el saqueo y el parasitismo.
Sigue leyendo

Anuncios

La literatura soviética es la más ideológica, la más vanguardista del mundo.

33-61-1b

 

Camaradas, en nombre del Comité Central del Partido Comunista de los Bolcheviques de la Unión Soviética y del Congreso de Comisarios Populares de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, permitidme dar al Primer Congreso de Escritores Soviéticos y, a través de él, a todos los escritores de nuestra Unión Soviética, con el gran escritor proletario Alexej Maximovich Gorkij al frente, un fervoroso saludo bolchevique.

Camaradas, vuestro congreso se reúne en un momento en el que las principales dificultades que obstaculizaban nuestro camino hacia la construcción del socialismo han sido superadas, cuando nuestro país ha asentado ya los cimientos de la economía socialista, gracias a la victoria de la política de industrialización y de creación de granjas estatales y colectivas.

Vuestro congreso se reúne en un periodo en el que, bajo la dirección del Partido Comunista, bajo la conducción genial de nuestro gran jefe y maestro, el camarada Stalin, definitiva e irrevocablemente el régimen socialista ha triunfado en nuestro país. Sucesivamente, de etapa en etapa, de victoria en victoria, del fuego de la Guerra Civil al periodo de reconstrucción y de éste al de reestructuración socialista de toda la economía nacional, nuestro partido ha conducido al país al triunfo sobre los elementos capitalistas, desplazándolos de todas las esferas económicas.

La URSS se ha convertido en un país industrial de vanguardia, en un país con la más importante agricultura socialista del mundo. La URSS se ha convertido en un país de avanzada cultura socialista, un país en el que se desarrolla y crece como una flor exuberante nuestra cultura soviética.

Como resultado del triunfo del régimen socialista, se han llevado a cabo en nuestro país la liquidación de las clases parásitas, la eliminación del desempleo, la erradicación de la miseria en las aldeas, la desaparición de los tugurios urbanos. Ha cambiado la fisonomía entera del país de los soviets. Ha cambiado de forma radical la conciencia de la gente. Para nosotros, los “personajes ilustres” son ahora los constructores del socialismo, los obreros y los campesinos de las granjas colectivas.
Sigue leyendo

“Veraneantes” Máximo Gorki

Imagen

En los albores de la “revolución” de 1905, Gorki reprochaba a una parte de la “intelligentsia” el interesarse exclusivamente en el arte puro, en problemas filosóficos, religiosos y místicos, dejando de lado temas de importancia política y social. “No tenemos necesidad alguna de idealistas y hombres perfectos”, escribía, “lo que nos hace falta son combatientes, obreros, vengadores. Más adelante, cuando hayamos arreglado nuestras cuentas, nos podremos ocupar de nuestro perfeccionamiento moral”.

El estreno de Veraneantes tuvo lugar el 10 de noviembre de 1904. Fue todo un acontecimiento, un “escándalo”, según el propio Gorki. Los representantes de la “intelligentsia” artística y literaria (Mejerovski y Diaghilev, entre otros) a quienes Gorki atacaba tan duramente en su obra, reaccionaron airadamente abucheando durante la representación y creando un gran alboroto. Otros espectadores, sensibles a la atmosfera revolucionaria, daban curso libre a su entusiasmo, aplaudiendo algunos parlamentos y ovacionando a los actores.

A pesar de las críticas, a favor y en contra, la obra tuvo un gran éxito entre el público. Permaneció dos meses en cartel hasta el 18 de enero de 1905, el Gobierno prohibió su representación, al ser arrestado Máximo Gorki.

Las funciones se reanudaron en la temporada 1905-1906. Más adelante,después de la Revolución de Octubre, “Veraneantes” recorrió los escenarios del país gozando de una excelente acogida.

En una carta a un director de escena, Gorki destacaba lo que en su opinión constituía el tema principal de la obra: “Mi intención era retratar a la “intelligentsia” rusa, surgida del pueblo pero que debido a su promoción social ha perdido todo contacto con las masas populares… La sociedad burguesa se sumerge en el misticismo, a la búsqueda de un refugio que le permita ignorar una realidad que es demasiado preocupante”

PDF Descargar: http://www.mediafire.com/view/s3qf70yk36hvdhn/Máximo_Gorki_-__Veraneantes.pdf