Archivo de la etiqueta: PCCh

Nuestro estudio y la situación actual

20121217023601541

 

De 1942 a 1944, el organismo dirigente central y los cuadros superiores del Partido Comunista de China realizaron discusiones sobre la historia del Partido, especialmente respecto al período que va de principios de 1931 a fines de 1934. Estas discusiones contribuyeron enormemente a la unidad ideológica dentro del Partido sobre la base del marxismo-leninismo. La reunión ampliada del Buró Político del Comité Central del Partido, celebrada en enero de 1935 en Tsunyi, provincia de Kuichou, rectificó la errónea línea de “izquierda” que había prevalecido desde principios de 1931 hasta fines de 1934, cambió la composición del organismo dirigente central, estableció una dirección encabezada por el camarada Mao Tse-tung y encauzó la línea del Partido por el correcto camino marxista-leninista. Con todo, muchos cuadros del Partido no comprendían a fondo la naturaleza de las líneas erróneas del pasado. Para elevar más el nivel ideológico marxista-leninista de los cuadros del Partido, el Buró Político llevó a cabo en 1942 y 1943 varias discusiones sobre la historia del Partido y, más tarde, en 1943 y 1944, condujo discusiones semejantes entre los cuadros superiores de todo el Partido. Todas estas discusiones fueron una importante preparación para el VII Congreso Nacional del Partido, realizado en 1945, pues contribuyeron a lograr en él una unidad ideológica y política sin precedentes en la historia del Partido. El presente artículo fue una conferencia a propósito de esas discusiones, dada por el camarada Mao Tse-tung en una reunión de los cuadros superiores en Yenán.

 

 

Desde el invierno pasado, los cuadros superiores de nuestro Partido han venido estudiando la cuestión de las dos líneas en la historia del Partido, lo cual ha elevado considerablemente el nivel político de numerosos cuadros superiores. En el curso del estudio, los camaradas han planteado muchos problemas; respecto a algunos de los importantes, el Buró Político del Comité Central ha llegado a las siguientes conclusiones:

1) Sobre la actitud que se debe tomar en el estudio de nuestra experiencia histórica. El Comité Central considera que se debe ayudar a los cuadros a adquirir, en lo ideológico, una comprensión perfectamente clara de los problemas surgidos en la historia del Partido, y, al mismo tiempo, adoptar una política de clemencia al tomar decisiones sobre aquellos camaradas que cometieron errores en el pasado, de modo que, por un lado, los cuadros conozcan a fondo la experiencia histórica de nuestro Partido y eviten la repetición de errores, y, por el otro, se pueda unir a todos los camaradas para el trabajo común. La historia de nuestro Partido registra las grandes luchas contra las erróneas líneas de Chen Tu-siu y de Li Li-san; estas luchas fueron absolutamente necesarias. Pero los métodos empleados adolecieron de defectos: por una parte, no se condujo a los cuadros a adquirir, en lo ideológico, una comprensión cabal de las causas de aquellos errores, las circunstancias en que se produjeron y las medidas precisas para corregirlos, de suerte que más tarde volvieron a cometerse errores de la misma naturaleza; por la otra, se subrayó demasiado la responsabilidad individual, por lo cual no se logró unir para el trabajo común a un mayor número de camaradas. Estos dos defectos deben servirnos de lección. En la presente ocasión, al tratar los problemas surgidos en la historia del Partido, se debe hacer hincapié no en la responsabilidad individual de algunos camaradas, sino en el análisis de las circunstancias en que se cometieron los errores, en el contenido de éstos y en sus raíces sociales, históricas e ideológicas, y seguir la orientación de “sacar lecciones de los errores pasados para evitarlos en el futuro, y tratar la enfermedad para salvar al paciente”, con el fin de lograr los dos objetivos: aclarar en lo ideológico los problemas y unir a los camaradas. Una actitud cuidadosa al resolver los casos individuales, sin tratar a la ligera los errores ni tampoco perjudicar a los camaradas, constituye uno de los signos de la vitalidad y el florecimiento de nuestro Partido.
Sigue leyendo

Anuncios

¡Continuar la Revolución bajo la Dictadura del Proletariado!

url

 

El desarrollo del Marxismo ha sido un proceso dialéctico, impulsado por contradicciones, superando con grandes saltos las crisis en que lo ha sumergido el oportunismo, caracterizándose su movimiento zigzagueante por un desarrollo a manera de espiral, en últimas progresivo. El desarrollo del Marxismo, no podía ser de otra forma pues es el reflejo consciente del propio desarrollo de las contradicciones de la sociedad y de la naturaleza, cuyo movimiento tampoco es rectilíneo sino dialéctico. El desarrollo del Marxismo va de la mano del progreso o descenso de la lucha de clases en la sociedad.

Fue la continuidad de la lucha de clases bajo el socialismo, la causa social de la gran crisis precipitada por el revisionismo moderno en las décadas de los 50 y 60, pero al propio tiempo, la lucha contra el revisionismo moderno, -reflejo de la lucha de clases en la superestructura- fue el terreno fértil sobre el cual fructificó el Maoísmo -llamado con más exactitud: Marxismo Leninismo Maoísmo- portentoso salto en el desarrollo del Marxismo Leninismo durante las últimas cuatro décadas.

La Gran Revolución Cultural Proletaria, esto es, la comprensión consciente de la necesidad que tiene el proletariado de continuar la revolución bajo su dictadura, ha sido el producto más cualificado de la lucha contra el revisionismo. Ha sido el más profundo desarrollo logrado por el proletariado en la cuestión fundamental de la revolución proletaria, en la esencia del Marxismo: LA DICTADURA DEL PROLETARIADO.

Con el desarrollo maoísta del Marxismo Leninismo, se corroboró y se avanzó en teória y práctica en la comprensión y ejercicio de esa gran verdad del Leninismo: la Dictadura del Proletariado, como la piedra de toque para diferenciar entre el Marxismo y el Revisionismo.

El reconocimiento de «Continuar la Revolución bajo la Dictadura del Proletariado» como la más importante contribución del Maoísmo en el desarrollo del Marxismo Leninismo, es parte fundamental de la base de unidad sobre la cual se ha ido construyendo el Movimiento Revolucionario Internacionalista -MRI.
Sigue leyendo

El Presidente Mao discute veinte manifestaciones de burocracia

513px-Mao_Zedong_in_front_of_crowd

 

1) Al más alto nivel hay escaso conocimiento; los en él situados no comprenden la opinión de las masas; no investigan ni estudian; no captan la política concreta; no realizan trabajo ideológico ni político; están divorciados de la realidad, de las masas y de la dirigencia del Partido; constantemente emiten órdenes, y estas órdenes son por lo regular erróneas; ciertamente conducen mal al país y al pueblo; por lo menos obstaculizan la adhesión consistente al Partido, a su línea y a su política, y son incapaces de tratar con el pueblo.

2) Son presuntuosos, satisfechos de sí y discuten de política si propósito. No captan su trabajo; son subjetivamente unilaterales, descuidados; no escuchan al pueblo y son truculentos y arbitrarios; fuerzan las órdenes; les tiene sin cuidado la realidad; mantienen un control ciego. Esta es la burocracia autoritaria.

3) Estos sujetos están muy ocupados desde la mañana hasta la noche; trabajan todo el año; no examinan a la gente ni investigan los asuntos; no estudian política; no confían en las masas; no preparan sus declaraciones ni planean su trabajo. Así es la burocracia sin cerebro y desorientada. En otras palabras, esto es el rutinismo.

4) Su actitud burocrática es inmensa; no pueden tener ninguna dirección; son egoístas; golpean sus gongos para alumbrar su camino; hacen que la gente se atemorice por el simple hecho de mirarlos; cometen toda clase de abusos contra el pueblo; su estilo de trabajo es basto; no tratan a la gente igualitariamente. Esta es la burocracia de los superseñores.

5) Son ignorantes; se avergüenzan de preguntar cualquier cosa, son exagerados y mienten, son falsos a más no poder; atribuyen los errores a los demás, pero los méritos a sí mismos; engañan y defraudan al gobierno central; mienten a quienes están por encima de ellos y burlan a los que están más abajo; ocultan las faltas y atenúan las equivocaciones. Esta es la burocracia sin honra.
Sigue leyendo

Grandes éxitos de la Revolución Cultural

GRCP

 

Artículo de Pedro Pomar, histórico dirigente del PC de Brasil, publicado en “A Classe Operária”, Órgano del C.C. del PCB, 1968. Traducido por “Cultura Proletaria”.

 

 

 

Las victorias de la Revolución Cultural Proletaria en China constituyen un valioso impulso a la lucha de la clase obrera y de los pueblos oprimidos por su independencia, por la democracia y el socialismo. Significa, al mismo tiempo, una contundente derrota de la coalición mundial contrarrevolucionaria del imperialismo, de la reacción y del revisionismo contemporáneo.

Al movilizar masas de cientos de millones, en un movimiento de envergadura sin precedentes, la Revolución Cultural Proletaria, en menos de dos años, se ha extendido por toda China y desbarató el complot revisionista burgués, dirigido a la restauración del capitalismo. Siguiendo la justa orientación del camarada Mao Tse-tung, la abrumadora mayoría del proletariado, de los campesinos, del Ejército Popular de Liberación y de los cuadros, se unieron estrechamente, fortalecieron la dictadura del proletariado, pusieron la superestructura política e ideológica en una mejor correspondencia con la base económica socialista y desarrollaron aún más la producción y la experimentación científica. La idea de que cada ciudadano se debe interesar por los problemas del Estado y la campaña para combatir el egoísmo y criticar el revisionismo tomaron un carácter concreto y adquirieron aspecto real de masas. Finalmente, continúa con pleno éxito el esfuerzo para transformar toda institución, fábrica, escuela o unidad militar, en un centro de estudio y de aplicación creadora del marxismo-leninismo, el pensamiento de Mao Tse-tung, la invencible bandera que guía al pueblo chino en la construcción del socialismo y en el apoyo a la revolución mundial.

Viendo este avance triunfal y sintiendo derrumbarse el sueño, que había acariciado hace mucho, de convertir China y el mundo en presas fáciles de su codicia y de su dominio, los imperialistas y la chusma despreciable de canallas de la reacción y de los revisionistas, no se cansan de acusar de las peores infamias para denigrar la Revolución Cultural Proletaria. No se dan cuenta, como enemigos declarados de los pueblos, de la importancia de tal acontecimiento para los destinos del socialismo y de la humanidad progresista.

Entre los falsificadores más cínicos de la Revolución Cultural se encuentran los revisionistas contemporáneos. Es comprensible. La Revolución Cultural Proletaria, con sus ideas y perspectivas, con sus formas y sus métodos, agudizó todos los problemas en disputa en el movimiento comunista internacional y contribuyó a revelar la repugnante traición de los revisionistas a la causa de la lucha de los pueblos contra el imperialismo, sobre todo el norteamericano. También ayuda a discernir los verdaderos de los falsos marxistas-leninistas, a desentrañar más nítidamente las posiciones revolucionarias y las oportunistas y a desenmascarar a los dirigentes revisionistas, indicando a las masas sus verdaderos partidos y líderes proletarios revolucionarios.

Los filisteos revisionistas, en su cruzada contra la Revolución Cultural, desempeñan, sin duda, misiones variadas. Los revisionistas soviéticos, por ejemplo, que son los líderes, aparecen como los más repugnantes e hipócritas. Los revisionistas franceses fingen cierta objetividad, sin esconder, sin embargo, la pedantería y el refinamiento en el engaño. Mientras que los revisionistas brasileños, sin ninguna imaginación, copian servicialmente los que les dicta la camarilla dirigente del PCUS. Sin embargo, como prueba de que el revisionismo es un fenómeno internacional y obedece a causas sociales bien definidas, todos los revisionistas conservan en los ataques a la Revolución Cultural el mismo trazo: el temor de las masas y el odio a la revolución, la apostasía al marxismo-leninismo y la capitulación ante el imperialismo. Gritan, por eso, todos a la vez, que la Revolución Cultural es una insensatez contra el humanismo y la cultura, es una acción terrorista y liberticida, una manifestación nacionalista y belicosa, expresión del culto a la persona, etc. Pero, como fariseos, hacen insistentes llamadas al pueblo chino, con la “esperanza” de que retorne al “buen camino” de la mano de los revisionistas. O, quién sabe, si estas llamadas fallasen, tendrán que hacerlo “entrar en razón” a través de bombas atómicas, que almacenan con fines humanistas…
Sigue leyendo

La naturaleza reaccionaria del espíritu de la camarilla (1968) (Documentos sobre la GRCP)

t0113862fe9aa68a9e9

 

El espíritu de la camarilla burguesa y pequeño burguesa se puede comparar con una serpiente venenosa cuya picadura es formidable.

Esta serpiente abrazó a algunos profundamente infectados.

Por lo tanto, es esencial, para despertar la vigilancia de todos los revolucionarios, enumerar los crímenes del espíritu de la camarilla.

No pone en práctica ni aplica rigurosamente las directrices del camarada Mao Tse-tung, no escucha la voz del cuartel general del proletariado. No extrae las directrices que amamos, desdibujando así el foco general de la lucha, sacudiendo las disposiciones estratégicas del cuartel general del camarada Mao Tse-tung. Tal es el primer delito de este espíritu. Rechazar el interés del pueblo, del Partido, del Estado, de la totalidad, considerando sólo su propia tendencia. Tal es el segundo crimen.

Elimina la línea marcada entre el enemigo y nosotros, protege al enemigo de clase: todos aquellos que están de acuerdo con “mi” perspectiva son “camaradas”, incluso si son espías o traidores. Los que no están de acuerdo con “ella”, ya sean camaradas, son todos enemigos. Este es el tercer crimen.

Cuando se trata de poner orden en nuestras filas (las filas de la clase obrera), se hace en la organización opuesta; si sucede que uno descubre algunos malos elementos, generalizan inmediatamente, se alegran y aprovechan la oportunidad para negar la orientación general de toda organización revolucionaria. Por este simple hecho, no hay duda en luchar, en iniciar una “guerra civil”. Este es el cuarto crimen del espíritu de la camarilla.

La naturaleza traicionera del espíritu de la camarilla desempeña plenamente su papel al mismo tiempo que los envenenados compiten por los “mensajes”, con el fin de ser el “núcleo”. “Yo como el núcleo” es su eslogan, eslogan erróneo. La gran alianza revolucionaria, que no les importa, la que necesitan, son de “mensajes”. Este es el quinto crimen ese espíritu.
Sigue leyendo

Jen Pi-Shih

jen_pi_shi_

 

En su lucha revolucionaria contra el feudalismo y el imperialismo, el gran pueblo chino ha dado a la humanidad muchas figuras eminentes. De entre estas ha muerto recientemente el camarada Jen Pi-Shih. Cayó después de la victoria que tanto contribuyó a construir, pero después de haber visto, a lo largo de la carretera que recorrió, el nuevo  y brillante camino en el que su pueblo entra firmemente, el camino de la democracia popular y del socialismo. ¿Quién fue el camarada Jen Pi-Shih?

Jen Pi-Shih nació en una familia pobre de un maestro de escuela en Hsiang-yin, en la provincia de Hunan, el 30 de abril de 1904.

El amor al trabajo en él floreció temprano. Siendo todavía niño, en casa, durante las vacaciones, ayudaba con las tareas del hogar y preparaba el desayuno de la familia antes de que su madre se levantase. Aún en las condiciones de pobreza en las que vivía con los suyos, hizo la escuela primaria y e ingresó en la secundaria. Estudiando la secundaria se encuentra con el movimiento del 4 de mayo de 1919, destinado a jugar un papel importante en la historia de China. En esa época, varias revistas estudiantiles progresistas difundían las nuevas ideas revolucionarias. Mao Tse-Tung, que regresaba de un viaje al norte del país, era redactor jefe, en Hunan, de la Revista del Hsiang-kiang, que Jen Pi-Shih leía y estudiaba. Y el Semanario Juvenil Chino, editado por Yum Tai-Ting y Hsiao Chu-Ju, difundía las ideas del marxismo y sostenía la lucha ideológica contra los nacionalistas reaccionarios. Como resultado de la Gran Revolución Socialista de Octubre, el marxismo-leninismo comenzaba a atraer a los patriotas y demócratas interesados ​​en encontrar la solución a los problemas de China, antigua víctima del atraso y de la opresión.

Así es como el 4 de mayo de 1919 estalló el movimiento estudiantil en Pekín. 15.000 estudiantes, en grandes manifestaciones callejeras, exigían el castigo del gobierno de traición nacional que aceptara el ultimátum del Japón militarista que pasó a la historia con el nombre de “21 exigencias“. Estas incluían la entrega a Japón de las antiguas posesiones alemanas en China, la apertura de Manchuria y de Mongolia a la entrada japonesa, el control del ejército, de la marina y de las finanzas y la concesión de bases. El movimiento patriótico se extendió como un reguero de pólvora. Arrastró con sus olas a 50.000 estudiantes. Se propagó a través de los pueblos, y los campesinos participaron en ella. En las fábricas, los obreros realizaron huelgas y marchas.
Sigue leyendo

Método dialéctico para la unidad del Partido

a45ikfhgwwk

 

En lo referente al problema de la unidad, quisiera decir unas palabras sobre su método. A mi parecer, debemos tomar una actitud de unidad para con todos los camaradas, sean quienes fueren, exceptuando a los elementos hostiles y saboteadores.

En el trato con los camaradas, debemos adoptar el método dialéctico y no el metafísico.

¿Qué significa aquí el método dialéctico? Significa tratar todas las cosas de manera analítica, reconocer que todo hombre puede incurrir en errores y no descalificar completamente a alguien por el hecho de haberlos cometido.

Lenin dijo que no hay en el mundo persona alguna que no cometa errores. Toda persona necesita el apoyo de otras.

Hasta un valiente precisa la ayuda de otras tres personas y una cerca, el sostén de tres estacas.

Siendo tan bellas las flores de loto, sólo con el verdor de las hojas resalta su hermosura.

Estos son proverbios chinos.

En China hay otro proverbio que reza: Tres simples zapateros hacen un sabio Chuke Liang. Un Chuke Liang por sí solo nunca es perfecto, siempre tiene limitaciones.

Miren el caso de nuestra Declaración de doce países: Ya hemos sacado el primero, segundo, tercero y cuarto borradores, pero hasta ahora no se ha terminado de pulirla.

Pienso que es inadecuada toda idea que lo lleve a uno a echárselas de sabelotodo y omnipotente como Dios.
Sigue leyendo

Enver Hoxha saludando la Gran Revolución Cultural Proletaria

eh_1979

 

Es un hecho histórico innegable y una gran fortuna para los pueblos y el comunismo internacional que en la vanguardia de la lucha actual dirigida contra los EE.UU., el imperialismo y contra el revisionismo, con los líderes soviéticos a la cabeza, destaca, fuerte y firme, el Partido Comunista de China y la gran República Popular de China, encabezado por el destacado marxista-leninista, el camarada Mao Tse-tung.

El papel y la contribución del PCCh y de la RP de China en la lucha por la causa revolucionaria del proletariado internacional y los pueblos de todo el mundo es colosal. Hoy, China es una fortaleza invencible del socialismo, la poderosa base de la revolución, el abanderado del marxismo-leninismo, el pilar de acero y escudo probado de nuestra causa común revolucionaria.

Los imperialistas y los revisionistas están tratando de derrotar al PC de China y a la República Popular China, porque es su mayor y más poderoso enemigo, el obstáculo insuperable para la realización de sus objetivos de dominación mundial. Están tratando de separar a los pueblos, a los revolucionarios y a los marxistas-leninistas del PC de China para aislarlo más fácilmente y para liquidarnos rápidamente.

El imperialismo mundial unido a los revisionistas krushchevitas, están atacando a la China Popular, difamando la Gran Revolución Cultural Proletaria. Los enemigos esperan en vano desacreditar a la gran China Popular que bajo la dirección del Partido Comunista de China y del pensamiento de Mao Tse-tung progresa triunfalmente.
Sigue leyendo

La navegación depende del timonel (1966) (Documentos sobre la GRCP)

151466975

 

En la nueva fase de la revolución socialista de nuestro país y en este momento crucial del desarrollo de la Gran Revolución Cultural Proletaria, la 11ª sesión plenaria del Comité Central del Congreso del Partido Comunista Chino se llevó a cabo bajo la presidencia del camarada Mao Tse-tung.

Esta sesión constituye el hito de la nueva fase de la revolución socialista en nuestro país.

En los países socialistas, después de completar lo esencial de la transformación socialista de la propiedad de los medios de producción, todavía subsiste esta pregunta: ¿qué dirección seguir?

¿Se debe llevar a cabo la revolución socialista y avanzar gradualmente hacia el comunismo?

¿O puede uno detenerse a mitad de camino y retroceder al capitalismo? Esta pregunta surge en nosotros de una manera aguda. Realizando la síntesis y aprovechando las experiencias positivas y negativas de la revolución china y del movimiento comunista internacional, el camarada Mao Tse-tung respondió teóricamente a esta cuestión y está en proceso de resolverse gradualmente en la práctica.

En la 10ª sesión plenaria del Comité Central del Congreso del Partido, en 1962, el camarada Mao Tse-tung, una vez más, puso de relieve la teoría relativa de las contradicciones y la lucha de clases en la sociedad socialista, y nos lanzó la gran llamada: ¡No olvidar jamás la lucha de clases!

En los últimos años, el camarada Mao Tse-tung trazó una serie de líneas políticas con visión de futuro de una importancia decisiva en la revolución y en la construcción socialista, formuló una serie de directivas importantes sobre el movimiento de educación socialista y de la Gran Revolución Cultural Proletaria, y de la importancia de la oposición al imperialismo, en la formación más amplia del frente unido internacional contra el imperialismo norteamericano y sus lacayos, en la oposición al revisionismo moderno y en el apoyo a la lucha revolucionaria de todos los pueblos y naciones oprimidas del mundo.
Sigue leyendo

La significación internacional de la teoría del camarada Mao Tse-tung sobre la Guerra Popular

1348401811381

 

La revolución china es la continuación de la gran Revolución de Octubre. El camino de la Revolución de Octubre es el camino común de la revolución de los pueblos del mundo. La revolución china y la Revolución de Octubre tienen en común los siguientes rasgos fundamentales: 1) ambas fueron dirigidas por la clase obrera con un partido marxista-leninista como su núcleo; 2) ambas tuvieron como base la alianza obrero-campesina; 3) en ambos casos se tomó el Poder por medio de la revolución violenta y se estableció la dictadura del proletariado; 4) en ambos casos se implantó el socialismo después del triunfo en la revolución y 5) ambas son parte integrante de la revolución proletaria mundial.

Por supuesto, la revolución china tuvo sus propias características. La Revolución de Octubre se produjo en la Rusia imperialista, y la revolución china, en un país semicolonial y semifeudal. Mientras la primera nació como una revolución socialista proletaria, la segunda pasó a ser socialista después de la victoria definitiva de la revolución de nueva democracia. Si la Revolución de Octubre comenzó por el levantamiento armado en las ciudades y se extendió luego al campo, la revolución china utilizó el campo para rodear las ciudades y las tomó a la postre, conquistando así la victoria en todo el país.

El gran mérito del camarada Mao Tse-tung radica en que ha integrado la verdad universal del marxismo-leninismo con la práctica concreta de la revolución china y, sobre la base de una profunda síntesis y resumen de la experiencia acumulada por el pueblo chino en su prolongada lucha revolucionaria, ha enriquecido y desarrollado el marxismo-leninismo.

La larga práctica de la revolución china demuestra que la teoría del camarada Mao Tse-tung sobre la guerra popular concuerda con las leyes objetivas de dicha guerra y conduce invariablemente a la victoria. Esta teoría no sólo es aplicable en China, sino que también constituye una gran contribución a la lucha revolucionaria de las naciones y pueblos oprimidos del mundo entero.

La guerra popular dirigida por eI Partido Comunista de China, que comprendió la Guerra de Resistencia contra el Japón y la Segunda y Tercera Guerras Civiles Revolucionarias, duró 22 largos años. Es la guerra popular más prolongada, más compleja y más rica en experiencia que se haya desarrollado bajo la dirección del proletariado en el mundo contemporáneo.
Sigue leyendo

El Maoísmo: fruto de la lucha contra el revisionismo moderno

3193441683_dcbe5e8519

 

La Era de la Revolución Proletaria Mundial fue inaugurada por el triunfo de la Revolución de Octubre.

Las ideas comunistas y la lucha política del proletariado se extendieron a lo largo y ancho del planeta, produciendo luego de la segunda guerra mundial imperialista, un cambio en la correlación de fuerzas entre el capital y el trabajo: surgió el Campo Socialista.

El impetuoso avance de la lucha revolucionaria antiimperialista en Africa, Asia y América Latina, confirmó la apreciación leninista sobre el acercamiento cada día mayor entre el frente de lucha contra el capital y el frente de lucha contra el imperialismo, como las dos grandes corrientes históricas de la nueva era.

El sistema imperialista mundial se agrietaba cada vez más, al sufrir derrotas no sólo en países capitalistas, sino también en los no capitalistas como Albania, Corea y China.

Las inmensas supervivencias del feudalismo en la sociedad china, con su correspondiente superestructura militarista burocrática, determinaron que la revolución agraria fuera la base y contenido de la Revolución Democrática Burguesa que necesitaba esa sociedad. En China, el imperialismo se constituyó en el soporte de las supervivencias feudales, apoyando y reforzando toda la maquinaria burocrática feudal. De ahí que la revolución burguesa, fuera a la vez que una revolución agraria contra el feudalismo, también una revolución antiimperialista, porque sin derrotar al imperialismo, -fuerza y aliento de los terratenientes, era imposible acabar con las supervivencias del feudalismo chino.

La vigencia de la Revolución Proletaria Mundial, la gran actividad revolucionaria del proletariado chino, la existencia de la Dictadura del Proletariado en Rusia, el auge de la revolución agraria campesina y la impotencia política de la burguesía china por su dependencia umbilical del imperialismo, fueron condiciones que permitieron y exigieron al proletariado ser el dirigente de la Revolución Democrática Burguesa como única clase garante de que una vez derrotado el feudalismo y el imperialismo, la revolución no tomara el camino capitalista sino continuara directamente hacia el socialismo.
Sigue leyendo

La juventud revolucionaria debe entrar en la escuela del Ejército Popular de Liberación (1966) (Documentos sobre la GRCP)

iahgfbodfg

 

Entrar en la escuela del Ejército Popular de Liberación, es un gran llamamiento del Presidente Mao a la gente de todo el país.

Nuestros jóvenes revolucionarios, educados por el Partido y el Presidente Mao, siempre han amado el Ejército Popular de Liberación y no cesan de entrar en su escuela. Desde la infancia, están decididos a convertirse en gloriosos combatientes del EPL.

En la gran revolución cultural proletaria que se está desarrollando actualmente, los jóvenes revolucionarios de las escuelas secundarias y superiores, siguiendo el ejemplo del EPL, forman la Guardia Roja y otras organizaciones revolucionarias. Nosotros apoyamos calurosamente su acción revolucionaria.

Durante esta lucha, la gran masa de jóvenes revolucionarios están decididos a aprender en la escuela del EPL y a convertirse en firmes combatientes revolucionarios.

Los jóvenes revolucionarios deben, al igual que el EPL, ser siempre leales al Partido, al Presidente Mao, al pensamiento de Mao Tse-tung y a la causa revolucionaria del pueblo. Cada uno de ellos debe “leer las obras del Presidente Mao, escuchar al Presidente Mao, actuar bajo las instrucciones del Presidente Mao y ser un buen soldado del presidente Mao”. Cada uno de ellos debe “estudiar y aplicar de forma creativa las obras del Presidente Mao, poniendo todos sus esfuerzos en su aplicación”. Actualmente, deben, en particular, estudiar concienzudamente las tesis del Presidente Mao sobre las clases y la lucha de clases en la gran revolución cultural proletaria, estudiar concienzudamente la Decisión de los 16 puntos establecidos bajo la dirección personal del Presidente Mao. Cada uno de ellos debe tener las instrucciones del Presidente Mao como guía de todas sus acciones y aplicarlas resolutivamente. Todo lo que sea conforme a las instrucciones del Presidente Mao, se debe hacer con decisión; cualquier cosa que vaya en su contra, se debe combatir resolutivamente.
Sigue leyendo

Estudiar los 16 puntos, asimilarlos, ponerlos en práctica (1966) (Documentos sobre la GRCP)

1139_200907161400581ucJI.thumb

 

Es bajo la dirección personal del camarada Mao Tse-tung que se ha redactado la Decisión del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Gran Revolución Cultural, los16 puntos.

Confiar en las masas, apoyarse en ellas, movilizarlas sin reservas, respetar el espíritu de iniciativa, tal es el significado fundamental de los 16 puntos.

Es decir que, en la gran revolución cultural proletaria, hay un método a seguir: que las masas se eduquen y se liberen ellas mismas; no debemos de ninguna manera actuar en su lugar.

Los maestros en nuestra sociedad, son las masas. La gran revolución cultural proletaria debe apoyarse en su actividad consciente, en su trabajo.

¿Es posible llevar a cabo la revolución cultural apoyándose en las masas, en su propia escuela y en su propia organización de trabajo?

¡Sí, es posible!

Todo alumno o maestro revolucionario, todo camarada revolucionario debe demostrar altas aspiraciones y ardor proletario.
Sigue leyendo

Criticamos el viejo mundo (1966) (Documentos sobre la GRCP)

d37aa792d1c0af13ef69d1fb886556ff

 

El rápido e impetuoso desarrollo de la gran revolución cultural proletaria en nuestro país ha causado una conmoción en el mundo.

Algunos dicen: “Los 700 millones de chinos son todos críticos“. Sean quienes sean los que lo han dicho, bienvenido sea, ya que estas palabras reflejan un hecho: las grandes masas de obreros, campesinos y soldados, los cuadros revolucionarios y los intelectuales revolucionarios de nuestro país, armados con el pensamiento de Mao Tse-tung, critican, en una escala sin precedentes, el viejo mundo, las viejas cosas y las viejas ideas.

Criticamos los sistemas de explotación, las clases explotadoras, el imperialismo, el revisionismo moderno, todos los reaccionarios y los terratenientes, los campesinos ricos, los contrarrevolucionarios, los malos elementos y los elementos de la derecha. Criticamos a los representantes de la burguesía, los “eruditos” y las “autoridades” de la burguesía.

Criticamos la concepción burguesa de la historia, las teorías académicas burguesas de todo tipo, la pedagogía y el periodismo de la burguesía, la concepción del arte y de la literatura, criticamos todas sus obras de teatro, y todas sus obras literarias y artísticas nefastas.

En una palabra, criticamos el viejo mundo y la vieja ideología, la vieja cultura, las viejas costumbres y hábitos que los imperialistas y todas las clases explotadoras utilizan para envenenar al pueblo trabajador; criticamos a todas las ideologías no proletarias, todas las ideas reaccionarias que son antagónicas al marxismo-leninismo y al pensamiento de Mao Tse-tung.

¿Por qué debemos criticar todo esto?
Sigue leyendo

Ser alumno de las masas antes de ser su maestro (1966) (Documentos sobre la GRCP)

p1772637a989743443

 

El camarada Mao Tse-tung dijo: “Aprender de las masas y continuar siendo un modesto alumno suyo, junto con todos los camaradas del Partido: tal es mi deseo“.

Esta actitud de nuestro gran dirigente, el Presidente Mao, que obtiene modestamente de la escuela de las masas, es un ejemplo para todos los miembros de nuestro Partido.

Todo el personal que dirige el movimiento de la revolución cultural proletaria debe considerar a las masas como sus maestros, buscar sus enseñanzas, sus alumnos. Todos aquellos que actúan de esta manera tienen la situación clara, la firme determinación, el método correcto y las masas  complenamente movilizadas y el movimiento desarrollado más sanamente.

No cargar todo a la escuela de las masas y a los “enviados imperiales” para hacer reproches, discursos, proclamar sus opiniones, establecer subjetivamente la nota dominante.

No cargar todo a la escuela de las masas y encerrarse en su despacho dando órdenes de forma oscura y hacer que sea imposible distinguir el bien del mal, el enemigo de nosotros y captar la esencia del problema.

Si esto es así, entonces será imposible dirigir adecuadamente el movimiento que sea, todo lo contrario, obstaculizará la buena marcha. Es por ello que todos los miembros del Partido Comunista deben seguir las enseñanzas del camarada Mao Tse-tung: “Despojarse de toda arrogancia y convertirse en un modesto alumno“.
Sigue leyendo

Saber manejar el arma ideológica al servicio de la Gran Revolución Cultural (1966) (Documentos sobre la GRCP)

Mao Dazibao

 

La Decisión del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria ha permitido que las masas de nuestro país escuchen la voz de nuestro gran líder el camarada Mao Tse-tung.

Esta decisión hizo un balance de las nuevas experiencias acumuladas por las amplias masas en China durante la Revolución Cultural Proletaria. Refleja el espíritu de la iniciativa revolucionaria.

El camarada Mao Tse-tung dijo: “Nuestra política debe darse a conocer no sólo a los dirigentes y a los cuadros, sino también a las amplias masas“.

Una vez que sepan la verdad y fijen un objetivo común, trabajarán con un solo corazón. Cuando las masas actúen con un solo corazón, todo será más fácil. Las grandes masas de obreros, campesinos y soldados, todos los miembros del Partido Comunista, todo el personal revolucionario, los intelectuales revolucionarios, los profesores y los alumnos revolucionarios deben, todos, estudiar concienzudamente la Decisión del Comité Central del Partido.

Deben estar familiarizados con ella, conocerla a fondo y aplicarla.

A la luz de los principios y de las políticas establecidas en la Decisión, necesitan hacer un estudio comparativo de la situación de la revolución cultural en sus propias unidades en el transcurso anterior, seguir haciendo lo que es correcto, corregir resueltamente lo que está mal y tomar lo que queda por hacer. Hay dos tipos de principios, de política y de métodos opuestos de trabajo: el primer tipo, es que hay confiar en las masas, apoyarse en ellas, y ponerlas audazmente en movimiento, hacerles creer que son capaces de liberarse y de educarse a través de este movimiento, y de sostener con entusiasmo el espíritu y los actos revolucionarios. El otro, es estar al lado opuesto de las masas y reprimir su movimiento en el momento crucial de la revolución. Lo primero, es poner en práctica la línea revolucionaria del marxismo-leninismo y del pensamiento de Mao Tse-tung, mientras que lo segundo es poner en práctica la línea errónea opuesta al marxismo-leninismo y al pensamiento de Mao Tse-tung.
Sigue leyendo

Confiar en las masas, apoyarse en ellas. (1966) (Documentos sobre la GRCP)

1143632830476043990

 

El gran movimiento de masas de la revolución cultural proletaria está en pleno apogeo en todo el país. En respuesta a la convocatoria del Comité Central del Partido y del Presidente Mao, las masas revolucionarias, compuestas por decenas de millones de hombres, llevan a cabo, con el poder de un rayo, una lucha feroz contra los anti-Partido y los anti-socialistas de la burguesía.

Los espíritus malignos están rodeados por el inmenso océano de las masas populares que bloquean los golpes graves sin precedentes.

Esta es una gran iniciativa para movilizar a las grandes masas y, a través del movimiento de masas, llevar a cabo la gran revolución cultural proletaria.

Que las poderosas masas populares de cientos de millones de personas se pongan en pie para criticar el viejo mundo, es una característica esencial de esta gran revolución cultural proletaria.

El Presidente Mao dijo: “La guerra revolucionaria es la guerra de las masas y solo puede realizarse movilizando a las masas y apoyándose en ellas“.

Esta es una verdad universal. Esto se aplica a la guerra revolucionaria, es lo mismo para todas las causas del proletariado, y es, obviamente, fundamental incluso para la gran revolución cultural proletaria.

Sin movimiento de masas, no habría revolución proletaria; incluso sin movimiento de masas, no habría tampoco la gran revolución cultural proletaria. En el pasado, nos apoyábamos en las amplias masas populares que nuestro Partido condujo a las guerras revolucionarias, que llevaron a revertir la dominación del imperialismo, del feudalismo y del capitalismo burocrático.
Sigue leyendo

Los Guardias Rojos: Hong Wei Bing

Red_Guards

 

Cuando Bill Clinton fue a China pidió “respetar los derechos humanos y abrazar la democracia“, pero Estados Unidos ha apuntalado una larga serie de dictadores por todo el mundo y la CIA ha viciado montones de elecciones. Condenó al gobierno chino por “arrestar disidentes”, pero en Estados Unidos hay muchos presos políticos, como Mumia Abu-Jamal, y hay un boom de construcción de cárceles para enterrar vivos a miles de jóvenes negros y latinos.

Clinton quiere que el pueblo chino se trague que el mercado libre capitalista llevará “libertad y democracia”. Pura mentira. Para las masas, la penetración imperialista y los mercados libres han causado una mayor brecha entre los ricos y los pobres, y más inestabilidad económica.

Es el socialismo, no el capitalismo, lo que verdaderamente libera a las masas.

Cuando el gran líder revolucionario Mao Tse-tung murió en 1976, los contrarrevolucionarios tomaron el poder político y restauraron el capitalismo. Pero durante 25 años China fue un país socialista.

Bajo la dirección de Mao, las masas participaron en la lucha revolucionaria para transformar la sociedad y deshacerse de las clases, las desigualdades y la opresión. Durante la Gran Revolución Cultural Proletaria de los años 60, millones de estudiantes, trabajadores y campesinos participaron en la lucha para denunciar y tumbar a autoridades de alto nivel y dirigentes del partido que querían embarcar el país por el camino capitalista.

Mao señaló que a pesar de las nuevas relaciones socialistas, persistían vestigios de la sociedad burguesa y la base material para las desigualdades. Señaló que en la sociedad socialista siguen existiendo divisiones básicas: entre el trabajo manual e intelectual, entre campo y ciudad, entre obreros y campesinos. Dijo que bajo el socialismo surge una nueva burguesía centrada en los niveles superiores del Partido Comunista mismo, y que la lucha de clases continúa hasta que todas las clases hayan sido eliminadas y se haya establecido el comunismo en todo el mundo.
Sigue leyendo

Los carteles revolucionarios en grandes caracteres son “espejos mágicos” que muestran todos los monstruos (1966)

tooopen_10244269

 

La gran revolución cultural proletaria ha alcanzado ya un punto muy alto. Hemos de colocarnos a la vanguardia de este movimiento y guiarlo activamente.

Es indispensable movilizar con audacia a las masas y adoptar el método de expresar franca y plenamente opiniones y criterios, escribir carteles en grandes caracteres chinos (dazibaos) y realizar grandes debates. Es preciso que las masas exterioricen plenamente lo que piensan, que descubran a todos los representantes de la burguesía que se oponen al Partido Comunista, al socialismo y al pensamiento de Mao Tse-tung, que pongan en evidencia a todos los monstruos y que reduzcan a cenizas, uno por uno, a todos los bastiones reaccionarios de la burguesía.

El Presidente Mao dice: “Los carteles escritos en grandes caracteres son un nuevo tipo de arma extremadamente útil“.

¡Los carteles revolucionarios en grandes caracteres son algo muy bueno!

Son “espejos mágicos” que muestran todos los monstruos.

Si cada uno de nosotros se vale de ellos, es posible que se descubran rápidamente y desde cualquier ángulo a los verdaderos rostros de las siniestras pandillas anti-partido y antisocialistas.

Estos carteles presentan diversas opiniones y revelan contradicciones de toda especie. A través de dichas opiniones y contradicciones, debemos llegar a comprender la situación, descubrir los problemas y resolverlos.

Estos carteles plantean el problema de que justo y que es injusto en los asuntos primordiales para que todo el mundo discuta, analice y critique.

En lo referente a la educación de las masas, esto significa concentrar veinte años en un día y particularmente en lo que atañe a la elevación de la conciencia proletaria de la joven generación.
Sigue leyendo

¿Quién reeduca a quién?

640&wxfrom=5

 

El siguiente documento es de gran valor histórico, político y, sobre todo, ideológico, ya que expresa la lucha de las masas chinas por hacer la revolución en la educación, contribuyendo a la construcción del comunismo en China. Se trata de una crítica realizada por las masas chinas, dirigidas por el Partido Comunista de China y guiadas por el Presidente Mao Tse-tung, al revisionismo soviético jruschevista en el campo de la educación, a partir de un exhaustivo análisis científico de la obra “Pedagogía” de N.A. Kairov, verdadero tratado de educación revisionista en la URSS, editado después del XX Congreso del PCUS.

 

 

“¿Quién reeduca a quién?”

(Crítica al libro de N.A. Kairov, “Pedagogía”)

 

La “Decisión del Comité Central del Partido Comunista de China sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria“, elaborada por medio de la dirección personal del Presidente Mao Tse-tung, dice: “Reformar el antiguo sistema educativo, así como los antiguos principios y métodos de enseñanza, es una tarea extremadamente importante para la Gran Revolución Cultural Proletaria actualmente en marcha“. En este momento debemos proseguir esta tarea “extremadamente importante” formulada por el Presidente Mao.

Una tarea importante de la revolución proletaria en la educación, es la necesidad de persistir en la crítica revolucionaria de las masas, a través del pensamiento de Mao Tse-tung, con el fin de liquidar la perniciosa influencia de la línea revisionista contrarrevolucionaria introducida en la enseñanza por el renegado Liu Shao-chi, agente del enemigo y traidor de la clase obrera. Los fundamentos teóricos de esta línea se encuentran en el tratado “Pedagogía“, escrito por N.A. Kairov, “eminente” obra de la educación revisionista en la URSS. El primer capítulo de la edición de 1956 muestra que tal tratado contribuyó a la realización de las “nuevas tareas en el ámbito de la educación definidas por el XX Congreso” de los revisionistas soviéticos y que todas apuntan al mismo objetivo: la restauración del capitalismo. Poco después del comienzo de la revolución socialista en China, Liu Shao-chi y sus agentes en el ámbito de la cultura y la educación -Lu Ting-yi y sus secuaces- designaron tal obra de Kairov como un manual de enseñanza para las escuelas de formación docentes del país .

Buscaban, de esta manera, oponerse a la línea proletaria del Presidente Mao. En 1957 enviaron al mismo Kairov a Pekin y Shanghai, especialmente para permitirle difundir su absurda teoría. En esta ocasión, Liu Shao-chi lo recibió personalmente y tuvo una entrevista “a pecho descubierto” con él. En 1958, nuestros profesores y alumnos revolucionarios, siguiendo la línea revolucionaria proletaria del Presidente Mao, promovieron la revolución en la enseñanza y criticaron despiadadamente a Kairov y su “Pedagogía“. Lu Ting-yi salió en defensa de Kairov y trató de sabotear este potente movimiento revolucionario, afirmando, en un gran estallido, que “Pedagogía” era un “libro socialista“. Al exponer la ley de la lucha de clases durante el período socialista, el Presidente Mao dijo: “El proletariado quiere transformar el mundo según su propia concepción del mundo y la burguesía según la suya. Por lo tanto, en este sentido, no está decidido quién prevalecerá, si el socialismo o el capitalismo“. ¿Quién reeduca a quién? ¿Debemos transformar las viejas escuelas burguesas según la concepción del Presidente Mao sobre la educación proletaria o permitir que el sistema educativo de Kairov reine en nuestras escuelas? Se trata de una encarnizada lucha entre el proletariado y la burguesía al frente de la educación. Por lo tanto, es esencial analizar y criticar la obra “Pedagogía” de Kairov, con la ayuda del marxismo, del leninismo y del pensamiento Mao Tse-tung para desarrollar en profundidad la revolución en la educación.
Sigue leyendo

Chiang Ching, vive como ella

2612932208822235938

 

El 14 de mayo, los oprimidos del mundo perdieron a una gran líder. La noticia de la muerte de Chiang Ching entristeció e hizo sentir una profunda pérdida a revolucionarios de todo el mundo que aprendieron de Mao y la Revolución Cultural. Pero los de arriba han callado el significado de la vida y muerte de Chiang Ching y muchos no saben sobre ella más que las mentiras y calumnias que ven en la prensa burguesa. Está claro que la clase dominante odia todo lo que representa Chiang Ching. Pero eso debe despertar la curiosidad de los oprimidos. El pueblo necesita saber sobre porque ella fue una de los líderes revolucionarios más grandes de nuestros tiempos. Y deja un legado y espíritu de rebelión al que debemos aspirar todos los que soñamos con un mundo libre de explotación y opresión.

Chiang Ching dedicó toda la vida a los del fondo de la sociedad: las masas oprimidas de obreros y campesinos que rompieron las cadenas de la tradición, que se atrevieron no solo a tomar el Poder en China, sino a seguir revolucionando toda la sociedad, de arriba abajo.

Mao dijo: “Ser resuelto, no temer a ningún sacrificio y superar todas las dificultades para conquistar la victoria“. Y esa fue exactamente la clase de vida que vivió Chiang Ching desde el momento que empezó a ser revolucionaria hasta el día que murió. Como mujer, luchaba contra el peso de la tradición y arrastró enormes obstáculos toda la vida. Fue un verdadero ejemplo de lo que significa “desencadenar la furia de la mujer como una fuerza poderosa para la revolución“.

Chiang Ching nació en la provincia oriental de Chantun en 1914 y se unió al Partido Comunista en 1933, a los 19 años. El partido la mandó a Shanghai, donde se hizo artista de cine y teatro, trabajó con la compañía de Trabajo y Estudio de Shanghai y enseñó en una escuela nocturna para trabajadores. Pero Chiang quería crear obras culturales que se relacionaran más con la lucha revolucionaria. Así que, después de unos pocos años, pidió que la mandaran a Yenán, la base de apoyo revolucionario establecida bajo la dirección de Mao Tse-tung. Llegó a Yenán en 1937 para trabajar con la Unidad de Filmación de Documentales, y conoció a Mao. Durante 40 años serían íntimos camaradas, unidos por el odio al enemigo y el amor al pueblo.
Sigue leyendo

Rememorando el histórico IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China (1-24 de Abril de 1969)

El 24 de abril de 1969, hace ahora 46 años, se clausuró el histórico IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China, que desarrolló sus trabajos entre el 1 y el 24 de abril de 1969 en Pekín. En él se adoptaron decisiones históricas que lo señalan como un hito importantísimo no sólo de la larga historia, cuajada de luchas heroicas, del Partido Comunista de China sino también del movimiento comunista internacional. El IX Congreso sancionó la victoria de la línea roja y revolucionaria marxista-leninista-maoísta del camarada Mao Tsetung al igual que de la Gran Revolución Cultural Proletaria sobre la línea negra revisionista y contrarrevolucionaria de Liu Shao-shi y compañía. El IX Congreso alzó firmemente aún más alta la bandera roja de la revolución y el socialismo y significó un golpe demoledor para los revisionistas soviéticos, renegados de la gran causa de Lenin y Stalin.
Fueron las brillantes victorias alcanzadas por la Gran Revolución Cultural Proletaria, desencadenada y dirigida personalmente por el camarada Mao Tsetung, en los planos político, ideológico y de organización, las que prepararon las condiciones necesarias para la realización del IX Congreso Nacional del Partido Comunista de China.

Los trabajos del Congreso
La sesión de apertura del Congreso, el 1 de abril de 1969, fue presidida por el camarada Mao Tsetung, el gran dirigente del pueblo chino y guía del proletariado internacional, que pronunció un destacado discurso.
Después que el camarada Mao Tsetung declarara abierto el IX Congreso, se procedió a la elección de los 176 miembros del Presidium del Congreso, siendo elegido por unanimidad como presidente del mismo el camarada Mao Tsetung y como vicepresidente el camarada Lin Piao.
El Congreso adoptó como orden del día:
1.- Presentación del informe político por el camarada Lin Piao en nombre del Comité Central del Partido Comunista de China.
2.- Modificación de los Estatutos del Partido Comunista de China;
3.  Elección del Comité Central del Partido.

Participaron en los trabajos del Congreso 1.512 delgados. Entre ellos se encontraban revolucionarios proletarios de la vieja generación del Partido Comunista de China y un gran número de elementos avanzados del Partido que se distinguieron durante la Gran Revolución Cultural Proletaria. El número de obreros procedentes de la producción industrial y de las minas, campesinos pobres y de la capa inferior de los campesinos medios de las comunas populares y mujeres oriundas de diversos frentes de la producción, nunca fue tan importante en los congresos del PC de China. Entre los delegados procedentes del Ejército Popular de Liberación (EPL), que dieron una notable contribución a la Gran Revolución Cultural Proletaria, se encontraban veteranos del Ejército Rojo, templados en los numerosos combates y nuevos combatientes, autores de acciones heroicas en los combates en defensa de las fronteras de la patria socialista. Delegados procedentes de la Guardia Roja participaron por primera vez en un congreso del Partido. Por decisión del Comité Central, todas las organizaciones del Partido en los diversos escalones llevaron a cabo amplias consultas democráticas y escuchado largamente la opinión de las amplias masas. Aguerridos en las batallas de la Gran Revolución Cultural Proletaria se mostraron plenos de dinamismo y de combatividad traduciendo plenamente la unidad en el seno del PC de China unidad establecida sobre la base del marxismo-leninismo-pensamiento Mao Tsetung.
Sigue leyendo

Cómo estudiaba e investigaba Mao Tse-Tung

W020131213684159175815

 

Mao no fue un teórico de escritorio, ni un académico libresco, sino un hombre de acción. Se ha destacado en la historia mundial no precisamente por su labor científica, sino como un genio político y eminente estratega militar, que dirigió victoriosamente la lucha del pueblo chino por su liberación y desarrollo económico socialista, una de las proezas de mayor significación en la historia contemporánea. El Mao político es, pues, quien destaca su figura. Pero Mao ha sido, además, un intelectual de sólida cultura y un estudioso e investigador, también eminente. Es más, podría decirse que si Mao pudo realizar tal proeza fue, precisamente, porque se guió siempre, ante cada problema, de acuerdo al criterio -que se podría convertir en la síntesis de su perfil intelectual- de “quien no estudia e investiga no tiene derecho a opinar“, frase que ha gustado repetir en diversos artículos y de la cual nunca se avergonzó de haberla pronunciado, pese a los diversos ataques de que ha sido víctima por ello. (1)

Pero es por eso también que el maoísmo, como se verá, no es tan sólo “una corriente de opinión”; es algo más. Es una teoría específica de la sociedad y la revolución chinas. Porque indiscutiblemente Mao no sólo fue el principal dirigente de la revolución china, sino además su principal teórico. Precisamente, lo que se intentará exponer en este estudio, será eso que hemos denominado “el perfil intelectual y científico de Mao Tse-Tung“. Trataremos de mostrar especialmente su estilo de trabajo teórico y método de investigación. Porque lo cierto es que Mao supo hacer ciencia empírica, es decir un estudio concreto de la realidad concreta. Y lo hizo con tal pasión por la verdad, espíritu revolucionario, actitud de estudio y rigor analítico, que sus hábitos de trabajo, su vocación científica y método de investigación constituyen, en su conjunto, un modelo de trabajo intelectual digno de ser emulado.

La exposición se ha dividido en dos partes. La primera trata de exponer sus hábitos y forma de estudio, su actitud ante el marxismo, la ciencia y la cultura, y de comunicar, al mismo tiempo, el rigor con que realizaba sus estudios teóricos. La segunda parte pretende disecar algunos rasgos del método de investigación científico, explícito o implícito, en sus investigaciones.
Sigue leyendo

Mao Tse-tung: La amistad más grande (9 de marzo 1953)

Nota – El artículo de Mao Tse-tung “La amistad más grande”, escrito con ocasión del fallecimiento del gran dirigente y maestro del proletariado soviético y del proletariado internacional José Stalin, fue publicado en el “Diario del Pueblo” el 9 de marzo de 1953 y apareció posteriomente en “Pravda” el 10 de Marzo de 1953, habiendo sido extraído del Marxists Internet Archive y que Gran Marcha Hacia el Comunismo ha traducido al español:

LA AMISTAD MÁS GRANDE
Mao Tse-tung
El camarada José Vissarionovich Stalin, el genio más grande de la época actual, el gran maestro del movimiento comunista internacional, y el camarada en armas del inmortal Lenin, partió del mundo. Sigue leyendo