Archivo de la etiqueta: Revolución Cultural

Viejo comunista pekinés habla sobre Mao Tse-tung y la Gran Revolución Cultural Proletaria

Viejo comunista pekinés habla sobre Mao Tse-tung y la Gran Revolución Cultural Proletaria.

Activar subtítulos.

Anuncios

Las tesis de Carrillo sobre la Gran Revolución Cultural Proletaria

prensa_0026

 

El siguiente texto ha sido extraído de la revista “Bandera Roja” (Órgano Central de la OMLE). Número Suplementario de 1972.

 

 

Nos dicen:
La Revolución Cultural es una revolución política en el seno de un sistema socialista“. Parece un buen comienzo. Lógicamente, cabría esperar que de ahí se seguiría el reconocimiento de la persistencia de la lucha de clases después de la toma del poder por la clase obrera, los intentos de la burguesía de reconquistar el poder, tantas veces prevenidos por Lenin, Stalin y Mao, y consecuencia de lo cual ha sido esta revolución en la superestructura. Nada de eso. A este comienzo relativamente bueno, Carrillo no duda oponer lo que llamaremos su primera tesis:

El carácter de la GRCP ha sido el de “una lucha entre los intereses de las grandes masas del pueblo y del desarrollo del socialismo, y las superestructuras creadas hasta entonces“. (pág. 11 del nº 68 de “Nuestra Bandera“, revista teórica y política del partido “comunista” de España).

Es decir, que las “superestructuras heredadas hasta entonces”, “en el seno de un país socialista” terminan oponiéndose al desarrollo del socialismo. Así nos explica Carrillo la causa de la GRCP.

Si tenemos en cuenta que las superestructuras (culturales, políticas e ideológicas) no son más que instituciones a través de las cuales se asegura el dominio de una clase sobre las demás, imponiendo las relaciones de producción y sociales que convienen a los intereses de esa clase, la tesis de Carrillo significaría que la clase obrera (la clase dominante de un país socialista) crearía superestructuras contrarias a sus propios intereses (lo que es un contrasentido) o bien que las superestructuras, de una manera misteriosa, se desarrollarían por sí mismas escapando al dominio de la clase obrera y oponiéndose a ésta. Tal es precisamente la concepción, burguesa de las leyes, el Estado, etc.., como cosas autónomas, que representan intereses abstractos, al margen de las clases y por encima y al margen de la lucha de clases, con lo cual, naturalmente, pudieran llegar a oponerse a la clase dominante. Hace tanto tiempo que Marx y Engels enviaron semejantes teorías al basurero de la ideología burguesa que se hace increíble oir tales sandeces a estas alturas.

Por otra parte, ¿cómo puede pretenderse que una clase sea dominante si los medios por los que ejerce su dominio no responden a sus intereses? ¿cómo puede pretenderse que una clase desarrolle superestructuras opuestas a sus intereses y, por tanto, favorables a los de sus enemigos?
Sigue leyendo

El grandioso éxito de la Revolución Cultural

grc

 

Desde todos los puntos de vista, la Revolución Cultural Proletaria tiene una Importancia decisiva, no sólo para el desarrollo de la revolución socialista en China, sino también para toda revoluctón en el resto del mundo.

En el terreno nacional, es decir, en China, la Revolución Cultural Proletaria ha significado un salto cualitativo en la construcción de la sociedad socialista y por lo tanto un paso dado en el avance del pueble chino hacia el comunismo. La Revolución Cultural Proletaria ha consolidado la dictadura del proletariado, lo que constituye un triunfo importante del proletariado chino y de todas las masas populares que, aliadas con él, construyen la nueva sociedad china. Naturalmente, no se puede asegurar que todos los problemas hayan sido resueltos, ya que en el futuro, ante nuevas condiciones y circunstancias, surgirán nuevas contradicciones; ya el camarada Mao Tse-tung ha dicho que el pueblo chino, en su marcha hacia el comunismo, ha de realizar no una, sino muchas revoluciones culturales. Pero el triunfo en los momentos actuales de la Revolución Cultural Proletaria significa por encima de todo la seguridad de la continuación de la revolución socialista, pues el Poder Político de la dictadura del proletariado ha quedado más firmemente en manos de la clase obrera. La Revolución Cultural Proletaria ha significado también que el marxismo-leninismo-pensamiento de Mao Tse-tung, se ha convertido en la ideología de todo el pueblo chino, que la concepción comunista del mundo se ha materializado en la conciencia de todo el pueblo y que es esa ideología la que une y crea una comunidad de objetivos para todas las amplias masas populares chinas.

Nuestra patria entra ahora en una nueva época en la cual los obreros, campesinos y soldados dominan el marxismo-leninismo-pensamiento de Mao Tse-tung. Una vez dominado por las amplias masas, el pensamiento de Mao Tse-tung se convertirá en una fuerza inagotable, en una bomba atómica espiritual de infinita potencia“. (Lin Piao. “Prólogo al Libro Rojo“).

Esta potencia se ha manifestado ya en los grandes avances económicos y técnicos que ha tenido últimamente la China Popular y en la democratización de los órganos de la dictadura del proletariado, en su revolucionarización y en su fortalecimiento.

En el terreno internacional, la Revolución Cultural Proletaria ha significado que la principal base de la revolución lundial se ha fortalecido y consolidado, y ha asegurado al mismo tiempo que esta base roja no cambiará de color y que continuará siendo el bastión revolucionario de todos los pueblos que luchan por su liberación y el socialismo; que su luz y sus energías seguirán irradiándose por todo el mundo, y que todos los pueblos pueden contar con la ayuda de esa base irreductible del socialismo. Por otra parte, ha hecho añicos las esperanzas imperialistas y revisionistas de la degeneración de la dictadurara del proletariado en China, y les ha colocado frente a un poderoso Estado proletario dispuesto a cualquier esfuerzo y sacrificio para continuar su revolución socialista y apoyar la revolución en todo el mundo.
Sigue leyendo

¡Viva el espíritu de rebeldía revolucionaria del proletariado! (1966) (Documentos sobre la GRCP)

tumblr_lyl90eamfb1r5hcqzo3_250

 

El día 24 de junio de 1966 apareció el “primer documento” de la existencia de los guardias rojos, en forma de dazibao, que reproducimos a continuación:

 

La revolución es rebelión y el alma del pensamiento de Mao Tse-tung es la rebelión. Decimos que se debe prestar gran atención a la palabra “aplicación”, es decir, principalmente a la palabra “rebelión”. Atreverse a pensar, hablar, actuar, abrirse camino y a hacer la revolución, en una palabra, atreverse a rebelarse es la cualidad más fundamental y más preciosa de los revolucionarios proletarios. ¡Este es el principio fundamental del espíritu del partido proletario! ¡No rebelarse es revisionismo, ciento por ciento!

El revisionismo ha tenido bajo su control la escuela durante 17 años, ¿si no nos levantamos en rebelión hoy, cuando lo vamos a hacer?

Algunas personas osadas que estaban contra la rebelión, ahora se han vuelto repentinamente tímidas y cautelosas, murmurando y balbuceando incesantemente que somos demasiado unilaterales, demasiado arrogantes, demasiado bruscos y de que vamos demasiado lejos.

¡Todo esto es absurdo! Si están contra nosotros díganlo. ¿Para qué ser tan tímido?

Puesto que nosotros queremos la rebelión, ¡las cosas ya no están en manos de ustedes! Queremos precisamente hacer muy pesado el aire con el acre olor de la pólvora. Lanzarles granadas y bombas, empezar una gran pelea y una gran batalla.
Sigue leyendo

La prostitución en China (Documentos sobre la GRCP)

china7489595834

 

El 20 de sepiembre (1966), conversé con una mujer de 48 años, casada, con una hija de 10 años y que trabaja de secretaria en el Departamento Administrativo de la Municipalidad de Shanghai. Se llama Yang Tsi-chen. Desde el invierno de 1949 hasta 1957, había sido jefa del Departamento contra la Prostitución de la Municipalidad de Shanghai.

Y la prostitución es un problema que uno no puede evitar como tema en China. Por una razón muy sencilla: no hay prostitución. Para un occidental, acostumbrado a vivir en sociedades donde la prostitución es un fenómeno normal, que va desde la modesta hija de cesantes hasta la dama de alta sociedad, en que la primera se prostituye para poder comer, y la segunda para divertirse, lo que ocurre en China es simplemente extraordinario.

La ciudad de Shanghai era, antes de 1949, la base utilizada por los imperialistas norteamericanos, ingleses, franceses y japoneses para invadir China, y era también el centro de acción del Kuomintang. Como resultado de esta situación, Shanghai era la ciudad china que más problemas sociales tenía. Entre ellos, las prostitutas y los bandidos.

Había más de 30.000 prostitutas y más de 90.000 bandidos, los que tenían organizaciones de gangsters a todo nivel, como se estila en Chicago, en los Estados Unidos, ahora. Esta delincuencia era notoria principalmente en los centros públicos y comerciales. Cada distrito de Shanghai tenía su propio “capo”, jefe de banda de gangsters, y se repartían la ciudad equitativamente.

Había más de 800 burdeles públicos, es decir, con registro del Gobierno. Pero había miles más que funcionaban al margen de la ley del Kuomintang.

El mayor número de centros de prostitución estaban en el Nanking Road, alrededor del Gran Mundo (edificio de cuatro pisos, cuyas características señalaré más adelante). Allí estaba el 90% de los burdeles. Le llamaban el Barrio Rojo, conocido en toda la tierra como el lugar más corrompido del orbe.

Las mujeres comenzaban su comercio sexual a partir de las nueve de la mañana, desde la calle Tibetana hasta la Plaza del Pueblo. El Gran Mundo era el centro de toda esta actividad. Este sitio era regentado por Yuan Chin-yun, hombre fuerte de los bajos fondos, con enormes conexiones políticas, al punto de que Chiang Kai-shek lo llamó una vez “mi padre adoptivo“. Por eso, Yuan, coludido con las autoridades, manejaba el negocio de la prostitución y amparaba a los gangsters que en el Gran Mundo tenían algo así como su cuartel general, y un local para firmar “tratados de paz” o “declaraciones de guerra” entre las pandillas.
Sigue leyendo

Reunión de Mao Tse-tung con los 5 grandes líderes de los Guardias Rojos de Pekín (1968) (Documentos sobre la GRCP) (3 de 3)

33635594_2

 

Chen Boda: En la primera mitad de 1966 las cosas estaban un poco mejor. La Universidad de Pekín tuvo gran influencia en todo el país, pero eso generó pocos enfrentamientos, fue una tormenta sin incendios, hacer tormentas durante la Revolución es bueno. Ahora los cerebros crecieron, pero no son capaces de pensar por sí mismos. Parece que quieren controlar todo el país. Kuai Dafu y Han Aijing quieren intervenir en todo, pero no tienen el conocimiento ni la cultura suficiente.

El Presidente Mao: Tienen sólo veinte y tantos años. No desprecies a las personas de veinte años. Zhou Yu antes era un soldado de caballería, con 16 años ya era canciller del reino de Wu. No se debe pasar por alto su edad, ni hacerle el juego al veterano.

Chiang Ching: Nosotros, con menos de veinte años, comenzamos a ser parte de la Revolución.

El Presidente Mao: No estén tan llenos de sí mismos. Quien está lleno de sí mismo simplemente acaba hinchado, lleno de edemas.

Chen Boda: Han Aijing no ponderó lo suficiente sobre el maoísmo y sobre las declaraciones del Comité Central. Siguió adelante con chismes, hizo reuniones secretas. Si una persona quiere estar al frente de todo, puede caminar por caminos muy peligrosos.

El Presidente Mao: La primera cuestión es mi propio burocratismo, no os he podido ver ni una sola vez antes de hoy. Si no quisieseis capturar la mano oculta, no os habría invitado. Kuai Dafu, necesitas despertar.

Chen Boda: Kuai Dafu, tienes que despertar, estás en el borde de un precipicio. ¡Baja del caballo antes de caer en picado! ¡Admite tus errores!

El Presidente Mao: No ordenes “admite tus errores”.
Sigue leyendo

Reunión de Mao Tse-tung con los 5 grandes líderes de los Guardias Rojos de Pekín (1968) (Documentos sobre la GRCP) (1 de 3)

20130619030557205

 

Este documento fue publicado originalmente bajo el título “召见 首都 红 代 会 负责 人 的 谈话” (“Zhaojian Shoudu Hong dai hui fuzeren Tanhua“, “Conversación entre los responsables y representantes de los Guardias Rojos de la capital“), en las páginas 687-716 del libro titulado “毛泽东思想 万岁” (“Mao Zedong Sixiang Wangsui“, “Larga vida al pensamiento de Mao Tse-tung“), publicado en 1969. El volumen “Larga vida al pensamiento de Mao Tse-tung” es una publicación no oficial atribuida a una organización de Guardias Rojos no identificada, que contiene la mayoría de los textos de Mao de la época de la Revolución Cultural. El texto utilizado como base para esta traducción integra una edición electrónica del libro “Larga vida al pensamiento de Mao Tse-tung“, y fue comparado con otras versiones del documento transcritas en archivos electrónicos de documentos de la Revolución Cultural. El documento es una transcripción de una reunión celebrada el 28 de julio de 1968.

 

Encuentro con los cinco principales líderes de los Guardias Rojos, ocurrido el 28 de julio de 1968, a las 3 de la madrugada, en la Sala Hunan de la Gran Sala del Pueblo. En este día, el Presidente Mao celebró una reunión con los representantes de los Guardias Rojos de Pekín, los “cinco principales líderes”: Kuai Dafu, de la Universidad de Qinghua, Nie Yuanzi, de la Universidad de Pekín, Han Aijing, del Insituto de Aeronáutica de Pekín, Tan Houlan, de la Universidad de Magisterio [Shifan] y Wang Dabing, del Instituto de Geología de Pekín. La reunión duró más de cinco horas. En la reunión estuvieron presentes otros dirigentes del Comité Central: el Vice-Presidente del Comité Central del Partido Comunista y Ministro de Defensa, el Mariscal Lin Biao; el Primer Ministro Chou En-lai; el Presidente del Grupo Central de la Revolución Cultural (GCRC), Chen Boda; el Asesor del GCRC, Kang Sheng; la Vicepresidenta del GCRC y esposa del Presidente Mao, Chiang Ching; el miembro del GCRC, Yao Wenyuan; la esposa de Lin Biao, Ye Qun; el líder del Grupo Central del Regimiento de la Guardia Roja, Wang Dongxing; el Vice-Primer Ministro, Jefe de Seguridad Pública, responsable del Comité Revolucionario de Pekín y Comisario Político Regional de Pekín, Xie Fuzhi; el Jefe del Estado Mayor del Ejército Popular de la Liberación, Huang Yongsheng; el Comandante de la Fuerza Aérea, Wu Faxian; el Comandante de la Guarnición de Pekín y Vice-Jefe del Estado Mayor, Wen Yucheng; el Comisario Político de la Guarnición de Pekín, Huang Zuozhen; el Co-Responsable del Comité Revolucionario de Pekín, Ren Wude.(1)

El tema principal de la reunión fueron las consecuencias del agotamiento político de los guardias rojos. En agosto de 1966, habían sido aclamados como “nuevas formas de organización creadas por el pueblo”, lo que tendría un “carácter permanente” de innovación institucional y política (como se indica en la decisión del PCCh del 8 de agosto de 1966, también llamada “Documentos de los dieciséis puntos”, el principal documento programático de la Revolución Cultural). Sin embargo, especialmente durante el último año, los Guardias Rojos se habían descompuesto en pequeños grupos paramilitares carentes de toda distinción política, metidos de lleno en peleas cada vez más grotescas para establecer la supremacía absoluta de sus propias facciones.

En los meses anteriores, la mayoría de los militantes, confusos con la crisis política de sus organizaciones, habían abandonado cualquier forma de activismo y engrosaron las filas de la llamada facción de los desconectados (逍遥 派 xiaoyaopai), que en realidad no era una verdadera facción. Por otra parte, cuanto más disminuía el número de militantes, más violentos se convertian los enfrentamientos en algunos de los campus de Pekín, en particular en el de la Universidad de Tsinghua, donde las líneas duras de dos facciones (unos pocos miles de personas, en total) continuaban luchando con armas rudimentarias, pero mortales.

El día anterior, el 27 de julio, por iniciativa de Mao y llevando a cabo un seguimiento de las principales reuniones en diversas fábricas, decenas de miles de trabajadores desarmados ocuparon pacíficamente el campus de Tsinghua y, gritando consignas opuestas del conflicto armado, se pusieron entre las dos facciones de Guardias Rojos para que cesase la lucha. Los trabajadores fueron atacados violentamente por los estudiantes (cinco trabajadores murieron y cientos resultaron heridos), pero, con un extraordinario sentido de la autodisciplina, su única reacción fue continuar gritando las consignas contra el conflictos armados. Finalmente, los trabajadores lograron desarmar a las dos facciones y tomar los lugares clave del campus. En el momento de esta reunión, la batalla acababa de terminar.
Sigue leyendo

La lucha entre las dos lineas en el Instituto de Ingenieria Mecánica de Shanghai refleja la revolución educacional en las universidades cientificas y de ingenieria (Informe de investigación) (1968) Documentos sobre la GRCP)

1008597444

 

Nota de la redacción de “Hongqi” (Bandera Roja): El siguiente es otro informe de investigación del municipio de Shanghai que publicamos ahora como referencia. ¿Cuál es la situación del personal técnico y de ingeniería de las fábricas en las ciudades industriales grandes, medianas y pequeñas de todo el país? ¿Cómo va la revolución educacional en las universidades y escuelas secundarias científicas y de ingeniería? Deseamos que los comités revolucionarios de todos los lugares envíen personas para realizar algunas investigaciones de carácter típico e informen de los resultados al Comité Central del Partido. Nuestra revista seleccionará informes de importancia para su publicación. Aquí se plantea el siguiente problema: Hay que prestar atención a la reeducación de la gran cantidad de graduados universitarios y secundarios que iniciaron su trabajo ya hace mucho o que acaban de empezar a trabajar, para que se integren con los obreros y campesinos. Con seguridad algunos de ellos han alcanzado con éxito esta integración y han hecho invenciones e innovaciones. Hay que informar sobre estas personas a fin de alentarlas. Aquellos que son realmente irremisibles, es decir, los recalcitrantes seguidores del camino capitalista y las autoridades técnicas burguesas, extremadamente odiados por el pueblo y que deben ser derrocados son sólo un número exiguo. Incluso a ellos hay que darles una salida. La política de no dar salida no es política del proletariado. Las medidas políticas arriba mencionadas deben ser aplicadas indistintamente a los intelectuales nuevos y viejos, tanto de ciencias humanísticas como de ciencias naturales.

 

 

Es realmente bueno seleccionar estudiantes de entre los obreros y campesinos que tienen experiencia práctica

 

En el informe de investigación, “La Fábrica de Máquinas-Herramientas de Shanghai muestra el camino para preparar personal de ingeniería y técnica” (véase Pekín Informa, N.° 31, pág. 9, 1968), se mencionó la Escuela de Construcción de Maquinaria de Shanghai, predecesora del Instituto de Ingeniería Mecánica de Shanghai. Dicha escuela fue fundada en 1952 y estaba directamente subordinada al Primer Ministerio de Construcción de Maquinaria del Gobierno Popular Central. Más tarde, pasó a ser un instituto de ingeniería mecánica, para formar parte del “sistema de centros de enseñanza regular”. El proceso de cambios de esta escuela proporciona mucha materia para reflexionar.

Cuando se creó la escuela, admitió 2.181 principiantes que fueron todos seleccionados de entre los obreros, campesinos o cuadros a nivel de base en el campo, a fin de preparar técnicos de entre los trabajadores para satisfacer las necesidades de la construcción económica de la patria en gran escala. Estos estudiantes, procedentes de obreros y campesinos, se habían templado en la lucha de clases durante los movimientos san fan y wu fan y la reforma agraria, y tenían cierta experiencia práctica en la producción. Seleccionados de entre los obreros y campesinos con experiencia práctica, dichos estudiantes mostraban las siguientes cualidades:

Primero, los estudiantes obreros y campesinos estudiaban con un objetivo bien definido: Decían: “Los intelectuales burgueses nos denigran diciendo que ‘los obreros y campesinos tienen bajo nivel cultural. Ya que no han aprendido el ABC, ¿cómo pueden estudiar el diseño?’ Debemos seguir la enseñanza del Presidente Mao. Nosotros, los trabajadores, debemos ser dueños de la ciencia y la cultura“. Después de entrar en la escuela, los estudiantes obreros y campesinos formularon estas consignas combativas: “Debemos ser dignos del Presidente Mao”. “No dejemos quedarse atrás a un solo hermano de clase“. Organizaron por propia iniciativa grupos de ayuda mutua y establecieron el sistema del “estudiante-maestro”. Cada grupo estaba formado por tres estudiantes. El que sabía más enseñaba a otros dos, y los tres se ayudaban y aprendían mutuamente. Por ejemplo, al estudiar química, muchos estudiantes encontraban dificultad en memorizar los símbolos de los elementos químicos, entonces compusieron una canción con los elementos químicos que facilitó la memorización.
Sigue leyendo

Sobre la lucha de los Proletarios Revolucionarios para tomar el poder (Documentos sobre la GRCP)

6598260537809426741

 

Publicamos algunos fragmentos de este texto tan importante dentro del proceso de la Revolución Cultural China, que fue parcialmente escrito y enérgicamente promovido por el propio Mao Tse-tung, para condensar en él las lecciones principales de la experiencia inicial de los obreros de Shangai dentro de dicha revolución, experiencia que Mao proponía generalizar a toda China. Fue publicado originalmente en el diario “Bandera Roja“, nº3, 1967 y traducido al español e incluido en el libro de D. Milton, N. Milton y F. Schurmann, “China Popular“, Ed. Fondo de Cultura Económica, México, 1977, tomo 1, pp.455-465.

 

 

Los revolucionarios proletarios se unen para quitar el poder al puñado de miembros del Partido con autoridad que han tomado la vía capitalista. Esta es la tarea estratégica para la nueva fase de la Gran Revolución Cultural Proletaria. Es la batalla decisiva entre el proletariado y las masas del pueblo trabajador, por una parte. y la burguesia y sus agentes en e! Partido por la otra.

Esta poderosa tormenta revolucionaria comenzó en Shangai. Las masas revolucionarias de Shangai la han llamado la”‘Gran Revolución de Enero”. Nuestro gran líder, el presidente Mao, le dio inmediatamente su apoyo más resuelto. El presidente Mao pidió a los obreros, campesinos, estudiantes revolucionarios, intelectuales revolucionarios y cuadros revolucionarios que estudiaran y analizaran la experiencia de los rebeldes revolucionarios deShangai, y asimismo ordenó al Ejército de Liberación que apoyara activamente y ayudara al proletariado revolucionario en su lucha por la toma del poder. La experiencia de Shangai, de la provincia de Shansi y otros lugares nos enseña que, en el curso de la lucha por la toma del poder, hemos de prestar especial atención a las siguientes cuestiones:

 

 

I

 

(…) El presidente Mao nos enseña: “Estratégicamente, debemos despreciar a todos nuestros enemigos. pero tácticamente debemos tomarlos muy en serio“. El puñado de miembros del Partido con autoridad que han tomado la vía capitalista nunca verá realizados sus proyectos, que están destinados irremediablemente al fracaso. Debemos despreciarlos. No obstante, hemos de tratar con ellos seriamente y nunca trivialmente o a la ligera.

Los revolucionarios proletarios han de comprender enteramente que la lucha por la toma del poder y la contralucha de éste, entre nosotros y el puñado de miembros del Partido con autoridad que han tomado la vía capitalista, es una batalla a vida o muerte entre el proletariado y la burguesía. Es una contradicción entre nosotros y nuestros enemigos.

La orientación general para los revolucionarios proletarios es la de formar una alianza y quitarles el poder que retienen los miembros del Partido con autoridad que han tomado la vía capitalista. Todos los camaradas revolucionarios deberán proceder de acuerdo con esta orientación general y atenerse a ella al considerar y manejar todos los asuntos. De no hacerlo así, tomarán el camino equivocado, que puede conducidos al lado opuesto.
Sigue leyendo

Discurso del jefe de la delegación china en las Naciones Unidas (1971) (Documentos sobre la GRCP)

004hzbjVzy6IFj33PmC3e&690

 

Como es sabido por todos, China es uno de los miembros fundadores de las Naciones Unidas.

En 1949 el pueblo chino derrocó el régimen reaccionario de la camarilla de Chiang Kai-shek y estableció la República Popular China.

Desde entonces, los derechos legítimos de China en las Naciones Unidas deberían haber pasado como cosa natural a la República Popular China.

Fue sólo debido a la obstrucción del gobierno de los Estados Unidos que los legítimos derechos de la República Popular China en las Naciones Unidas fueron arrebatados durante largo tiempo y que la camarilla de Chiang Kai-shek, desde hace mucho tiempo repudiada por el pueblo chino, pudo usurpar el puesto legítimo de China en las Naciones Unidas. Esta fue una grosera interferencia en los asuntos internos de China, así como una premeditada violación de la carta de las Naciones Unidas. Ahora ha sido finalmente corregido tan injustificables estado de cosas…

Han transcurrido 26 años desde la fundación de las Naciones Unidas. 26 años son un abrir y cerrar de ojos en la historia de la humanidad. Sin embargo, durante este período han tenido lugar profundos cambios en la situación mundial. Cuando se fundaron las Naciones Unidas había 51 Estados miembros y ahora el número de miembros se ha elevado a 131. De los 80 miembros que ingresaron posteriormente, la abrumadora mayoría son países que alcanzaron la independencia después de la Segunda Guerra Mundial.

En los últimos 20 años y tanto, los pueblos de Asia, Africa y América Latina han librado decididas luchas para conquistar y salvaguardar la independencia nacional y oponerse a la agresión y la opresión extranjeras.

También en Europa, Norteamérica y Oceanía están surgiendo movimientos de masas y corrientes sociales a favor del cambio del actual estado de cosas.

Un creciente número de países medianos y pequeños se están uniendo para oponerse a las políticas de hegemonía y poder practicadas por una o dos superpotencias y para combatir por el derecho a resolver sus propios asuntos como países independientes y soberanos, y por un status de igualdad en las relaciones internacionales.
Sigue leyendo

“La verdad sobre la Revolución Cultural”. Un artículo del “Grupo Stalin”. (1968) (Documentos sobre la GRCP)

20101117073253617

 

El “Grupo Stalin”, una organización revolucionaria en la Unión Soviética que se opone a la camarilla de revisionistas jruschovistas, ha distribuido recientemente un artículo en el cual elogia con gran entusiasmo la gran revolución cultural proletaria china, iniciada y dirigida personalmente por el Presidente Mao, y condena severamente a la camarilla de renegados revisionistas soviéticos por realizar la restauración del capitalismo en la Unión Soviética y calumniar vilmente la gran revolución cultural proletaria china.

El artículo, titulado “La verdad sobre la Revolución Cultural”, ha dado expresión del heroísmo del proletariado soviético y su decisión de llevar a cabo la revolución proletaria. El artículo dice:

La época de la dictadura del proletariado es una época de tenaz y aguda lucha de clases, de lucha entre los dos caminos: el camino del proletariado y el del capitalismo. La restauración y la lucha contra ella constituye el contenido fundamental de la lucha de clases a largo de todo el período histórico de la dictadura del proletariado, del período de transición del capitalismo al comunismo“.

El artículo señala que en un país socialista existen tres vías para la restauración del capitalismo:

Primero, hasta la victoria del socialismo es todavía posible que las clases explotadoras derrocadas, pero no liquidadas, retornen al poder.

Segundo, la restauración puede producirse como resultado de una agresión imperialista.

Tercero, por la vía de la evolución pacífica.

Luchar contra las dos primeras vías de restauración es mucho más fácil porque en ambos casos tenemos ante nosotros al enemigo plenamente identificado y claramente visible y sabemos con precisión hacia dónde dirigir nuestro golpe. Otra cosa es la evolución pacífica. Este es el camino más peligroso y pérfido.

¿Por qué la evolución pacífica es especialmente peligrosa para la clase obrera y todos los trabajadores? Primero, porque tenemos que enfrentarnos a un enemígo disfrazado, enemigo que se encuentra en nuestras filas, que se encubre con nuestras consignas, y que, por consiguiente, es sumamente difícil de descubrir. Segundo, porque se subestima, por regla general, la amenaza de la evolución pacífica.

La evolución pacífica significa el cambio gradual del carácter y de la esencia del estado socialista y del Partido Comunista, como resultado de la degeneración de la dirección del partido y del estado. El resultado final de la evolución pacífica es la restauración del capitalismo“.
Sigue leyendo

¿Qué significa la Gran Revolución Cultural Proletaria?

Grcproletaria

 

Robinson Rojas resume, en 6 puntos, lo que significa la Gran Revolución Cultural Proletaria:

1) En términos políticos, significa arrebatarles el poder a aquellos dirigentes comunistas y técnicos que se han “aburguesado”; es decir, en una frase chilena, a aquellos dirigentes comunistas y técnicos que le han tomado gusto al poder, y se quieren quedar allí, cumpliendo una especie de destino “de dirigentes”, aunque para ello tengan que renunciar a los planteamientos teóricos y morales de la revolución. Es decir, dejar de ser comunistas. Esta gente es la que ha formado un germen de costra dirigente en China, del mismo modo como se formó en Yugoslavia y en la Unión Soviética, que constituye, en términos de estructura económico-social, una “nueva clase”. Una nueva clase burócrata y tecnócrata que va olvidando los términos del juego revolucionario, y se encuentra, de improviso, con que está conspirando para continuar como clase dirigente, disfrutando del trabajo del pueblo al cual gobierna; en este caso, el pueblo chino.

2) En términos ideológicos, la revolución cultural es un intento de resolver en la práctica el problema que se les ha presentado a todos los países socialistas: la aparición de una nueva clase burócrata y tecnócrata. Los chinos intentan resolver el problema de eliminarla y de crear “sucesores” revolucionarios, que queden al margen de caer en el mismo círculo vicioso del “aburguesamiento”. Concurren factores muy variados para este fenómeno, como el hábito de siglos, la diferencia de salarios, la obligación de utilizar a la burguesía anterior, de intelectuales e industriales, para el desarrollo económico del país, y los factores de presión externa (en este caso el cerco militar norteamericano y soviético). Todo esto va gestando un proceso de creación de un tipo de dirigente corrompido, que acude al soborno y al engaño para mantenerse en su nivel o escalar mejores posiciones. (Es el caso de los actuales dirigentes soviéticos y de la camarilla china que pretendía un golpe de estado). Fundamental para combatir esto es la sublimación de los valores morales de la revolución.

3) Como este proceso es continuo y paralelo al desarrollo económico del pais, los chinos plantean la necesidad de una revolución que no se detiene con el acceso al poder del Partido Comunista, porque las clases siguen existiendo después. La necesidad de educar políticamente a las masas para, llegado el momento, insurreccionarlas en la ciudad y el campo, para dislocar esta nueva clase, y romper los diques creados por ella para impedir la corriente de poder de abajo hacia arriba, que es la clave teórica del sistema comunista futuro, generando así un cauce sin escollos para la ocurrencia de la línea de masas. Es decir, de la democracia real y efectiva.
Sigue leyendo

Rasgos particulares del Ejército Popular de Liberación (Documentos sobre la GRCP)

001EyBylty6NlZNM8QJ95&690

 

Para comprender el papel del EPL en la Revolución Cultural es necesario precisar algunas de sus características. También hay que tener cuidado con los relatos fantasiosos de los acontecimientos de febrero de 1967 aparecidos en los diarios occidentales. Después de pintar con toda exageración el cuadro semiapocalíptico de un país camino al caos, donde las fábricas casi habían cerrado sus puertas mientras los obreros querellaban o viajaban en ferrocarril, presentaron la intervención del ejército como la de capataces venidos para obligar a los huelguistas a que volviesen a tomar sus herramientas. Es de notar que en Francia el periódico “comunista” L’Humanité se distinguió particularmente en este respecto.

Una característica del ejército chino es que es el único que admite explícitamente la primacía de lo político sobre lo militar. La primacía del hombre sobre lo material y de la ideología sobre la técnica son los principios fundamentales que dirigen su acción. Aquí no puedo entrar en detalles sobre la  sigficación de estos principios, su aplicación y su alcance: basta recordar que los soldados del EPL son militantes políticos tanto como hombres armados encargados de defender las fronteras chinas. Los soldados del EPL son formados para desempeñar un papel político en la sociedad, y este papel no es secundario a sus tareas militares sino que es considerado igualmente importante. La intervención del EPL en la Revolución Cultural, en lo esencial, ha correspondido al ejercicio de su papel político. ¿Cómo comprender éste si se lo representa con los rasgos de una soldadesca que se entrega a la represión?

Al contrario, es un triunfo del régimen comunista chino el haber podido edificar un ejército que goza de gran confianza y prestigio entre la población cuando se conoce hasta qué punto los excesos seculares de los feudales de todo tipo y las innumerables exacciones de los diversos clanes militaristas que asolararon a China hasta 1949 habían hecho odiar hasta la palabra misma de soldado. Los comunistas chinos no pudieron triunfar más que manteniendo en su ejército un estilo de vida sencillo y de trabajo desinteresado, haciendo desempeñar a sus militares un papel social muy desarrollado y estableciendo relaciones de critica y autocrítica, tanto entre los cuadros del ejército y las tropas como entre el ejército y la población.
Sigue leyendo

La Revolución Cultural llega hasta las fábricas (Documentos sobre la GRCP)

6631290966564261615

 

Al invitar a los obreros a imitar a los guardias rojos y a lanzarse a la impugnación de sus cuadros, las autoridades centrales ccorrían un riesgo: el de afectar a la producción. Las fábricas no podían pararse como se habían suspendido las clases. Inclusive, hay que señalar que las primeras visitas de los guardias rojos a las fábricas trajeron consigo un cierto desorden: los guardias rojos llegaban a cualquier hora, entraban en los talleres, lanzaban proclamas y volantes y organizaban mítines improvisados allí mismo.

Cuando los primeros grupos de obreros se organizaron, también se lanzaron a ejercer la critica y elaboraron igualmente carteles manuscritos, celebraron reuniones de discusión que trastornaron un poco los planes de trabajo. Se vio entonces aparecer en la propaganda del Partido una consigna que se repetiría muy a menudo desde entonces: la libertad de reunión y de asociación de masas. Este tema se concretó aún más en una consigna especílica tomada de la Declaración en dieciséis puntos, en la que ya se había previsto el problema: “Hacer la revolución y estimular la producción“. Esta cuestión fue abordada posteriormente por Chou En-lai durante la 3ª asamblea de los guardias rojos, el 15 de septiembre de 1966. (“Pekín Informa“, nº39, 26 de septiembre de 1966.)

A partir de ese momento, las autoridades dirigentes de la Revolución Cultural harían diversas recomendaciones a los guardias rojos y a los nacientes grupos obreros para orientar sus actividades y su organización.

La primera recomendación fue la de respetar en las fábricas las medidas que fueron adoptadas como consecuencia del movimiento de los “cuatro saneamientos”, parte integrante del Movimiento de Educación Socialista. La finalidad esencial de estas medidas era la conservación y mantenimiento del material, la organización de los equipos de producción y su funcionamiento, así como el mantenimiento de las reservas, de los aprovisionamientos y las ventas.

La segunda recomendación fue la de hacer la revolución en los propios centros de trabajo. De ella se desprendía que los guardias rojos y los obreros deberían establecer sus contactos políticos fuera de las fábricas y fuera de las horas de trabajo. La tercera recomendación, que resultaba de la precedente fue la de no trasladarse a otras unidades de producción y organizarse en función de las subdivisiones administrativas utilizadas para la repartición del trabajo. Dicho de otra manera, los obreros de un taller criticaban a los cuadros de su taller y no a los de los talleres vecinos, de los que no conocían a fondo los problemas. Por el contrario, en cuanto a la critica de cuadros de niveles superiores, en la escala de la dirección, el conjunto del personal conservaba el derecho de critica.
Sigue leyendo

Sobre la reforma de los exámenes de admisión a los centros de enseñanza superior (Documentos sobre la GRCP)

Unirse para denunciar y criticar la autopromoción de Liu Shao-chi como miembro del PC

 

El oleaje de la Revolución Cultural produjo un impacto inmediato en los estudiantes jóvenes. El 6 de junio de 1966, la cuarta clase del tercer grado del segundo ciclo de la Escuela Secundaria Femenina No. 1 de Pekín, en una carta enviada al Comité Central del Partido Comunista de China y al presidente Mao(*), proponía que el antiguo sistema de matriculación de estudiantes en las instituciones docentes superiores fuera abolido, debido a la naturaleza feudal del examen de admisión, que a las alumnas de esa clase les parecía podía ser fácilmente controlado por los elementos reaccionarios. También proponían que las graduadas de la escuela mediana de último año fueran entre los obreros, los campesinos y los soldados para identificarse más con las masas y obtener un “diploma ideológico” de la clase trabajadora proletaria. El ingreso en las instituciones de enseñanza superior debería basarse en la recomendación de los obreros, los campesinos y los soldados. En respuesta a esta petición, el Comité Central y el Consejo de Estado publicaron una noticia conjunta el 13 de junio en que anunciaban la toma de una decisión para abolir el antiguo sistema de exámenes de ingreso y de matriculación de los estudiantes en las instituciones de enseñanza superior, y posponían por medio año la matriculación de estudiantes nuevos en los colegios superiores y las universidades. Esta decisión animaba a los jóvenes graduados de escuelas secundarias de segundo ciclo a participar en las tareas de la producción en el campo y las fábricas.

El Comité Central del Partido Comunista de China y el Consejo de Estado dieron a conocer una nota el 13 de junio anunciando que, para asegurar que la revolución cultural se realice exitosamente hasta el fin, y para efectuar una reforma radical del sistema educacional, han decidido cambiar el antiguo sistema de exámenes de admisión de estudiantes a los centros de enseñanza superior y posponer este año, durante seis meses, la admisión de nuevos estudiantes a los institutos y universidades.
Sigue leyendo

La pedagogía impugnada (Documentos sobre la GRCP)

201306181157367146

 

La reorganización de la enseñanza se convirtió en un punto esencial de la Revolución Cultural. Se empezaron a escuchar en las escuelas numerosas críticas contra un sistema que no había rebasado, en lo sustancial, las fórmulas y métodos consagrados por la burguesía. Desde antes, el 12 de abril de ese mismo año (1966), se había celebrado en Tsinán una conferencia de cuadros de la enseñanza superior durante la cual se subrayó vigorosamente la necesidad de colocar en primer plano a la política. También en la calle se habían expresado numerosas críticas, así como en los establecimientos de enseñanza, contra el sistema de exámemenes, los programas escolares y los métodos utilizados. Los estudiantes declaraban que la enseñanza, tal como era practicada, estaba separada de la realidad; que los estudiantes estaban aislados de la vida del pueblo y no tenían contacto con la práctica política y científica ni con la producción; que los hijos de burgueses gozaban de ventajas respecto de los hijos de obreros y campesinos, que a menudo eran molestados o ignorados; que el sistema alentaba una emulación de tipo capitalista y una selección de estilo burgués, que favorecía el servilismo y el carrierismo y en realidad formaba nuevos letrados y no servidores del pueblo. En resumen, esta enseñanza aparecía ante sus ojos como extremadamente marcada por la vestigios del pasado. La necesidad de transformarla y renovarla completamente era imperiosa.

En una carta dirigida al Comité Central, reproducida en la prensa, los alumnos de enseñaran media exigieron asimismo que se transformase esa enseñanza que aumentaba la diferencia entre el trabajo manual y el trabajo intelectual, entre los obreros y los campesinos, la ciudad y el campo, lo que era contrario al socialismo, cuyo objetivo es reducir las desigualdades para hacer posible el paso de toda la sociedad al comunismo.

Otros alumnos de enseñanza media de la capital, en una carta en que daban apoyo a la precedente, acusaron al sistema pedagógico en vigor de colocar la política en segundo plano, de favorecer la formación de tecnócratas y, en consecuencia, propiciar la restauración del capitalismo. Evocando la necesidadad para el socialismo de formar intelectuales de tipo nuevo, ligados al pueblo, con conciencia proletaria, estos estudiantes declaraban en su carta: “Lo que nosotros destruimos no es sólo un sistema de exámenes, sino el yugo cultural que soporta desde hace miles de años el pueblo chino; destruimos el nido en que se criaron la aristocracia intelectual y las capas sociales con salarios elevados; destruimos el trampolín que conduce al revisionismo moderno“.
Sigue leyendo

La extensión de la Revolución Cultural (Documentos sobre la GRCP)

200842520163477146

 

Al invitar a la población a que expresara libremente sus opiniones acerca de la actividad de los cuadros de las ramas locales del Partido, los órganos centrales de la capital trataban de aclarar los abusos burocráticos por una parte y las actividades oposicionistas por la otra. Las organizaciones locales del Partido debían aceptar las críticas, hacer un balance de todas ellas, corregir sus erroers y al mismo tiempo identificar a los responsables y, de acuerdo con la naturaleza de su falta, destituirlos o invitarlos a rectificar su trabajo.

El movimiento de masas debería actuar como un revelador, al mostrar cuáles eran los cuadros a los que la población otorgaba su confianza y cuáles los que rechazaba. Mao Tse-tung sabía bien, después de lo ocurrido durante el Movimiento de Educación Socialista y durante el episodio de los grupos de trabajo, que la oposición presente en las filas del Partido se esforzaría por frenar o limitar la libertad de crítica proveniente del exterior del Partido. También sabía que las tendencias burocráticas y rutinarias actuarían en el mismo sentido. El movimiento de masas podía hacer aparecer estos dos factores, y éste era precisamente el propósito que se buscaba. Después habría que tratar por separado y sin confundirlas las manifestaciones del simple burocratismo y las de la oposición política.

Nunca es sencillo el trabajo de movilizar a toda una población para comprometerla en actividades políticas.

Es preciso explicarle lo que se espera de ella, suscitar el surgimiento de sus iniciativas, encontrar militantes que la guíen. Todo esto era aún más complicado en China, debido a la pesadez del aparato del Partido y a la presencia de opositores en las filas de la organización. Evidentemente con el propósito de evitar esta dificultad y acelerar el proceso deseado la juventud estudiantil y universitaria había sido organizada y lanzada a lo largo del país para que realizara los cambios revolucionarios. Se confiaba en su espontaneidad y en su espíritu de impugnación, y el tiempo demostró la justeza de estas previsiones.
Sigue leyendo

32 Organizaciones rebeldes revolucionarias de Shanghai emiten un comunicado urgente (1967) (Documentos sobre la GRCP)

watermark

 

El Cuartel General de Rebeldía Revolucionaria de los Obreros de Shanghai y otras 31 organizaciones rebeldes revoluciónarias dieron a conocer el 9 de enero un Comunicado Urgente a través de los periódicos de Shanghai “Wenhui Bao” y “Jiefang Ribao“, luego de que 11 organizaciones rebeldes revolucionarias de esta ciudad hicieron público su “Mensaje a Todo el Pueblo de Shanghai“. Los dos periódicos publicaron, junto con este Comunicado, la siguiente cita del Presidente Mao Tse-tung: “Debemos apoyar todo lo que el enemigo combata y oponernos a todo lo que el enemigo apoye“. Cada uno de ellos publicó además una nota de la redacción.

La nota de la redación de “Wenhui Bao“, señala:

Apoyamos enteramente la proposición de diez puntos formulada en el Comunicado Urgente. Esperarnos que todos los rebeldes revolucionarlos de la ciudad cumplan a conciencia estos diez puntos.

Actualmente, la propagación de la corriente ideológica del economismo es una cuestión que merece una seria atención. Este es un nuevo contraataque lanzado por la línea reaccionaria burguesa sobre la línea revolucionaria proletaria. Dentro del Comité Municipal de Shanghai del Partido Comunista de China, tanto el puñado de elementos que ocupan puestos dirigentes y siguen el camino capitalista como el pequeñísimo número de personas que se aferran obstinadamente a la línea reaccionaria burguesa han empezado a derrumbarse políticamente. Es inevitable que lancen un nuevo ataque desde el ángulo económico. Este nuevo ataque apunta directamente al cuartel general proletario y a la política de “empeñarse en la revolución y promover la producción” formulada por el Presidente Mao. Debemos repeler con la mayor resolución este nuevo contraataque de la línea reaccionada burguesa.

Cualquier acto que sabotee la producción y las finanzas del Estado y socaven la gran revolución cultural, es contrarrevolucionario. Masas de rebeldes revolucionarios y obreros y empleados revolucionarios: ¡Entren en acción para llevar plenamente a efecto la política de “empeñarse en la revolución y promover la producción”! ¡Pongan al desnudo los nuevos complots del puñado de elementos que ocupan puestos dirigentes y siguen el camino capitalista y de aquellos que aplican obstinadamente la línea reaccionaria burguesa en el Comité Municipal del Partido de Shanghai, y, al mismo tiempo, permanezcan firmes en sus puestos de producción y construcción y realicen bien el trabajo productivo, a fin de conquistar una victoria doble en la revolución cultural y en la producción!

La nota de la redacción de “Jiefang Ribao” dice:
Sigue leyendo

Los fallos de los anarquistas (1967) (Documentos sobre la GRCP)

prc-1968-gemingweiyuanhui010

 

1) El anarquismo niega el poder del proletariado y se opone al pensamiento de Mao Tse-tung. “Nosotros no reconocemos ninguna autoridad basada en la confianza. Todas las reglas y todas las restricciones deben ser abolidas“.

Todas estas negativas vuelven a rechazar toda autoridad, incluso el poder del proletariado, y en particular el poder absoluto del pensamiento de Mao Tse-Tung.

2) El anarquismo niega toda dirección justa al pensamiento de Mao Tse-tung e invita a bombardear el cuartel general del proletariado. “¡Viva la sospecha hacia todos! Rechazar todo, invertirlo todo! ¡Abajo todos los gobernadores, eliminar todas las barreras!“¿Significa esto que la dirección del cuartel general del proletariado, representado por el Presidente Mao, deberá ser parte, también, de la sospecha?, ¿debe ser rechazada y revertida?, ¿debe considerarse también como una “barrera” y “suprimirlo”?

3) El anarquismo suprime la diferencia fundamental existente entre la dictadura del proletariado y la dictadura burguesa, se opone a la dictadura del proletariado.

¡Transformar todos los órganos actuales de la dictadura del proletariado!

¡Reformar totalmente la dictadura del proletariado! ¡Abajo con toda la burocracia, abajo todos los mandarines!

Todas estas consignas son realmente dirigidas contra el cuartel general del proletariado.

4) El anarquismo socava la gran alianza de los revolucionarios proletarios. “¡Viva la fracción revolucionaria!, ¡que cada grupo luche por lo suyo, que cada individuo luche por sí mismo! Todo estará bien cuando el desorden sea lo suficientemente grande como para forzar a todos a ser su propio grupo de combate!“. Debemos combatir la forma de disciplina revisionista burguesa. Pero jamás la disciplina revolucionaria proletaria. Debemos transformar en desorden el viejo orden burgués revisionista. Pero jamás transformar en desorden el nuevo orden proletario o la gran alianza de los revolucionarios.

5) El anarquismo trastorna la lucha por la toma del poder por los revolucionarios proletarios. “¡Negar toda forma de poder!, ¡llevar a cabo la anarquía antes de nada!, ¡obedecer las instrucciones de los dirigentes proletarios es de “mentalidad de esclavo”!

Aquellos que difunden estas ideas se oponen a la toma del poder por la revolución proletaria.
Sigue leyendo

El paso decisivo (Documentos sobre la GRCP)

200906221201086b5c9

 

Al leer el editorial de “Bandera Roja” aparecido el 3 de octubre de 1966, muchos chinos comprendieron que la Revolución Cultural proletaria tomaría desde ese momento un nuevo giro. En sus resultados finales, el verano habla sido un período indeciso. Habla tenido lugar ese extraño episodio de junio y julio, cuando los grupos de trabajo fueron bruscamente creados y puestos en funciones y después, en forma también brusca, retirados, no sin dejar tras ellos algunos recuerdos amargos. Después se empezó a hablar de otra cosa, de la Cuadrilla Negra nuevamente y de sus fechorías, de la lucha contra la tradición, de la burguesía. Y después hubo todo aquello de los guardias rojos, que iban y venían, que hacían mucho ruido y agitaban. El problema de los grupos de trabajo habla terminado y, sin embargo, su presencia en las universidades había originado varios problemas, a juzgar por las polémicas y las riñas que se habían suscitado y que aún hoy proseguían, de acuerdo con algunos rumores. Y, ¿cómo explicarse que Liu Shao-chi y Teng Siao-ping ya no sean, como en otros tiempos, fotografiados y citados al lado del presidente Mao? Algunas personas pretenden que estos dos personajes cometieron graves errores en el período de los grupos de trabajo. ¿No parece acaso verosímil que ambas cosas estén ligadas entre sí?

El número 13 de “Bandera Roja” apareció al día siguiente de la Fiesta Nacional que ese año estuvo caracterizada no por deefiles de tanques con flores o exhibiciones artísticas sino por un inmenso desfile de más de dos millones de guardias rojos y “rebeldes” que duró siete horas y que empezó a disipar la indecisión y las interrogaciones.

En las fábricas, las escuelas, las oficinas, por todas partes, se organizaron lecturas colectivas de este editonal. También se confirmaba de manera oficial que, en algunos lugares, se continuaba ejerciendo la represión contra los revolucionarios; que aquellos que habían sido falsamente acusados no habían recibido satisfacciones ni se les había rehabilitado y que algunas personas mal intencionadas continuaban incitando a los grupos de estudiantes a pelear entre sí.

Por primera vez, los lectores y auditores del editorial notaron la aparición de términos nuevos. Se hablaba de una lucha entre dos líneas en el seno del Partido. Se dejaba entender con toda claridad que, desde el inicio de la Revolución Cultural hasta ese día, se manifestaba en la dirección del Partido una verdadera corriente reaccionaria opuesta a la linea de Mao Tse-tung.

Los chinos que tenían la experiencia de las batallas que habían ocurrido desde la Liberación del acordaron del asunto Kao Kang, en 1952, y la campaña contra la derechistas en 1957. Muchas personas comprendieron que, desde ese momento, se asistiría a luchas semejantes. No todos se dieron cuenta de que las luchas que se anunciaban rebasarían en amplitud a todas aquellas que hablan sido vistas hasta entonces.
Sigue leyendo

El “primer ‘dazibao’ marxista-leninista nacional” (Documentos sobre la GRCP)

 

El 25 de mayo de 1966 se coloca en la Universidad de Pekín uno de estos cartelones(1), que causó un gran revuelo. Fue firmado por siete personas, entre ellas una profesora de filosofía, Nie Yuan-tsi. Esta maestra se convirtió más tarde en dirigente del Comité Revolucionario de Pekín hasta que fue gravemente herida durante un incidente en la primavera de 1968(2). En este dazibao podía leerse una violenta critica de dos responsables de los asuntos universitarios en la municipalidad de Pekín y del rector de la Universidad; los tres, altos cuadros del Partido y colaboradores de Peng Cheng. Los siete firmantes del cartel enumeraban las diversas limitaciones impuestas al movimiento de la Revolución Cultural en la Universidad por esas tres personas, principalmente la intención de despojar al movimiento de su carácter político para conferirle uno puramente académico, la prohibición de colgar dazibaos y la constante insistencia acerca de la necesidad de reforzar la “dirección” y darle una “justa” orientación. El dazibao denunciaba esas maniobras y afirmaba categóricamente que era indispensable movilizar a las masas sin reservas, desarrollar al máximo el empleo de cartelones, celebrar reuniones de discusión y combatir resueltamente las intrigas revisionistas de los responsables que se opusieran tanto al Partido como al socialismo.

Este cartelón, que expresaba un gran espíritu de decisión y una audacia revolucionaria para criticar a las personas aunque ocupen altos puestos, tuvo un eco considerable, puesto que el propio Mao Tse-tung, al saber de él, solicitó que fuese difundido en la radio y en los periódicos del 19 de junio. El movimiento de revuelta contra los responsables del Partido sospechosos de seguir el camino burgués recibió todo el apoyo y se convirtió en un ejemplo a imitar en todo el pais. Este suceso constituyó indudablemente un viraje de la Revolución Cultural. La audacia de la critica fue estimulada. Las universidades chinas entraron en efervescencia y se cubrieron de cartelones rebeldes. El dazibao del 25 de mayo de 1966 fue denominado “el primer dazibao marxista-leninista nacional“.
Sigue leyendo

Denunciar los engaños de paz de Johnson (1968) (Documentos sobre la GRCP)

55573325_2

 

El líder del imperialismo estadounidense, Lyndon Johnson, ha puesto en marcha lo que él llama un programa de “suspensión parcial de los bombardeos“, programa hecho para falsear la paz, pero en menos de dos semanas, incluso antes de que su complot se haya ejecutado completamente, las intenciones asesinas de Johnson salieron a la luz.

Un gran número de hechos que han demostrado que la estratagema de Johnson ha sido un truco, puro y simple, un gran engaño.

¿Qué hizo el gobierno de Johnson durante los últimos quince días?

En el momento preciso en que Johnson llamaba a “lograr la paz” en Vietnam, el gobierno estadounidense adaptaba una serie de medidas destinadas a intensificar su guerra de agresión. Llevó a cabo una llamada a las armas a 24.500 reservistas de las fuerzas terrestres, de mar y aire, se prepararon para llevar a casi 550.000 efectivos destinados a la agresión en Vietnam. El gobierno de Estados Unidos tuvo problemas para mover sus tropas y sus comandantes. Así que reemplazó a Westmoreland, comandante de las tropas de la agresión norteamericana en Vietnam por Craighton Abrams, al que la población de Vietnam del Sur también ha infligido muchas derrotas.

Por otra parte, el gobierno de Estados Unidos está preparado para llevar a cabo nuevos despliegues militares en el campo de batalla de Vietnam del Sur.

Exigió a la industria militar de Estados Unidos acelerar su producción masiva de armas, con el fin de reforzar el equipamiento de las fuerzas de agresión americanas en Vietnam, así como las fuerzas títeres de Vietnam del Sur.

Llamó a todos sus cómplices en la agresión contra Vietnam a una reunión, con el fin de intensificarla.
Sigue leyendo

Declaración de cuatro organizaciones de obreros, campesinos y guardias rojos revolucionarios de Pekín para apoyar la lucha de los obreros y de los estudiantes franceses (1968) (Documentos sobre la GRCP)

45272_559090_580775

 

En este momento, en todo el mundo capitalista encabezado por el imperialismo estadounidense, la crisis política y económica se está acelerando, un basto e impetuoso movimiento de estudiantes y de obreros se levanta y está en pleno apogeo. En Francia, muchos jóvenes estudiantes que llevan en alto la gran bandera revolucionaria salieron a las calles. Los movimientos obreros y estudiantiles franceses son de una amplitud y de un poder sin precedentes desde el fin de la II Guerra Mundial. Al igual que las olas del mar embravecido, ascienden y atacan violentamente a la sociedad capitalista en descomposición.

A pesar de los innumerables ríos y montañas que separan París y Pekín, la lucha del pueblo francés está estrechamente ligada a la nuestra.

Con gran emoción seguimos cada acción revolucionaria de la clase obrera y de los estudiantes franceses. Apoyamos sinceramente cada una de sus victorias. Sean cuales sean los huracanes, dificultades y contratiempos que se encuentren los franceses a lo largo del camino de la lucha revolucionaria, siempre estaremos al lado de la clase obrera y al lado de los jóvenes estudiantes en Francia y en nuestro corazón latirá al unísono con el del pueblo francés.

La lucha de los obreros y estudiantes de Francia no es fortuita. Es el resultado inevitable del desarrollo de las contradicciones dentro de todo el sistema capitalista, con el imperialismo norteamericano a la cabeza.

Al igual que los otros países capitalistas de América del Norte y de Europa, Francia se enfrenta a una grave crisis política y económica, la burguesía refuerza la explotación y la opresión cruel de los obreros. Los pueblos trabajadores viven cada vez más en la miseria, nuestro gran líder el Presidente Mao enseña: “Donde hay opresión, hay resistencia“.

La lucha revolucionaria del pueblo francés es absolutamente inevitable, como la lucha revolucionaria de los pueblos de los diversos países capitalistas encabezados por el imperialismo norteamericano, como la lucha llevada a cabo por los pueblos de los países bajo el control de camarillas de renegados revisionistas.
Sigue leyendo

El papel desempeñado por los guardias rojos (Documentos sobre la GRCP)

112784765_31n

 

La actividad de la Guardia Roja respondió a dos objetivos principales: el primero de tipo psicológico y el segundo de carácter político. Ambos tenían como finalidad aumentar el número de participantes voluntarios en la realización de la Revolución Cultural proletaria.

En agosto de 1966, dicha participación presentaba un desarrollo muy desigual. Había suscitado debates y efervescencia en las universidades y bachilleratos, pero en menor medida en las fábricas y oficinas. Por otra parte, la Revolución Cultural se desarrollaba y concentraba sobre todo en Pekín y, en una escala menos, en Cantón y Shangai, que habían sufrido también su influencia. En consecuencia, era necesario modificar esta situación.

Para empezar, era preciso golpear las conciencias por medio de manifestaciones espectaculares y aportar pruebas palpables de que la lucha de clases entre el proletariado y la burguesía no había desaparecido todavía. Una vez que se hubiese logrado crear atmósfera, se podría incorporar más fácilmente a la población en el movimiento. Bruscamente, y con toda la fuerza que puede demostrar, el aparato de propaganda del Partido enfocó sus baterías sobre los guardias rojos de Pekín que, al salir de los recintos de sus escuelas, se esparcían por la ciudad. Una de sus primeras acciones consistió en rebautizar las caIles y los nombres de las tiendas que evocaban a la antigua China imperial y recubrir con Pintora blanca las efigies de los mandarines pintadas en los pórticos de madera del parque del Palacio de verano. Este paso tenía como objeto hacer resaltar, partiendo de un ejemplo muy simple y comprensible para todo mundo, la persistencia de las influencias feudales en el seno del régimen socialista. Esta acción provocó que los guardias rojos fueran calificados, de manera demasiado exagerada, de iconoclastas fanáticos por la prensa occidental. Sin embargo, la destrucción y el vandalismo fueron fenómenos muy limitados, porque las autoridades habían tomado la precaución de cerrar los museos y proteger los monumentos desde los primeros días de la Revolución Cultural. (1)

La segunda acción emprendida por los guardias rojos fue indagar y perquirir las casas de los antiguos capitalistas y propietarios de bienes y raíces. En sus casas confiscaron oro, joyas, pipas y reservas de opio que los antiguos propietarios conservaban, así como armas y viejos títulos de propiedad. Estos hechos fueron dados a conocer por la prensa china y los objetos requisados fueron expuestos al público y presentados como pruebas de que la burguesía seguía existiendo y que aún no habla perdido la esperanza de que volverían los “buenos tiempos”. Estas acciones de los guardias rojos fueron acompañadas en algunas ocasiones por inútiles violencias que contribuyeron a crear la imagen poco halagüeña que de ellos trazó la prensa occidental, aunque deformando y exagerando siempre los hechos y su verdadera magnitud.
Sigue leyendo

No olvidar nunca la lucha de clases (1968) (Documentos sobre la GRCP)

tumblr_lyl90eamfB1r5hcqzo4_500

 

La publicación de nuestro editorial “Enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung; participar activamente en la gran revolución cultural socialista” ha provocado grandes repercusiones tanto dentro como fuera de nuestro Ejército. Las amplias masas de obreros, campesinos y soldados, y los cuadros revolucionarios, mostrando elevado entusiasmo revolucionario, nos han enviado gran número de artículos y cartas. Están participando activamente en la lucha y haciendo explícita su inmensa indignación contra la línea negra antipartido y antisocialista en el campo cultural. Comprenden que la actual gran polémica en el frente cultural no es en absoluto una cuestión que concierne solamente a unos cuantos artículos, obras teatrales y películas, ni se reduce meramente a un debate académico. Se trata de una lucha de clases extremadamente aguda. Es una lucha para defender el pensamiento de Mao Tse-tung, una lucha en torno a una cuestión cardinal de principios. Es una encarnizada y prolongada lucha sobre la cuestión de “quién vencerá a quién” en el dominio de la ideología: el proletariado o la burguesía.

Debemos esforzarnos al máximo en la promoción de la ideología proletaria y en la eliminación de la ideología burguesa en el trabajo académico, la enseñanza, el periodismo, la literatura y el arte, y demás esferas de la cultura. Esta es una cuestión clave que afecta la profundización de la revolución socialista de nuestro país en la presente etapa, una cuestión que atañe a la situación en su conjunto y un problema de importancia primordial que concierne al destino y al futuro de nuestros Partido y Estado, así como a la revolución mundial. Ninguno de nosotros, los combatientes revolucionarios, debe mantenerse de brazos cruzados o indiferente ante esta lucha. Respondiendo al llamado del Partido, debemos enarbolar la gran bandera roja del pensamiento de Mao Tse-tung, tomar parte activa en esta lucha de clases y llevar resueltamente hasta el fin la gran revolución cultural socialista.

El Presidente Mao Tse-tung nos enseña que en la sociedad socialista aún existen clases y la lucha de clases y que prosigue todavía la lucha entre el camino del socialismo y el del capitalismo.

La revolución socialista en el frente económico (en la propiedad sobre los medios de producción) no es suficiente ni se consolida por sí sola. Hace falta además una revolución socialista completa en los frentes político e ideológico.

Es necesario un período muy largo para decidir quién vencerá en la lucha entre el socialismo y el capitalismo en los campos político e ideológico. Para conseguir el éxito, no bastan unos decenios, serán necesarios de cien a centenares de años. De hecho, como ha señalado el Presidente Mao, durante los 16 años transcurridos desde la liberación no ha habido un año, un mes, ni siquiera un día, en que la lucha de clases en el frente cultural haya cesado.
Sigue leyendo