Archivo de la etiqueta: Tiflis

La organización bolchevique en el Transcáucaso

VhZ4_MK0qu4

 

Las ideas marxistas fueron introducidas allí a principios del decenio del 1890 por los socialdemócratas rusos que habían sido exiliados de Rusia Central y los llamados “marxistas legales”, quienes habían estado exiliados en el extranjero. En 1893 se formó el primer grupo marxista, llamado “Messameh Dassy” (el tercer grupo). Ideológicamente era un grupo liberal. Reconocía el supuesto aspecto progresista del capitalismo (sobre el feudalismo) así como la existencia y lucha de diferentes clases sociales. La mayoría del grupo estaba encabezada por Noah Jordania. La mayoría nunca llegó a un entendimiento marxista de la lucha de clases y sobre el papel dirigente del proletariado (la clase obrera). Lo que presentaban era la idea nacionalista de que la burguesía nacionalista y el proletariado deberían unirse por un renacimiento nacional de Georgia.

No todos los miembros del grupo Messameh Dassy estaban de acuerdo con la posición de Jordania. Algunos creían en el papel dirigente del proletariado en el movimiento revolucionario. Algunos creían en la necesidad de revolución proletaria y la dictadura del proletariado. En 1897 Laddo Ketskhoveli se afilió a Messameh Dassy. En 1898 Stalin se unió al grupo. Estos dos formaron un comité marxista revolucionario junto a otro miembro, Tsulukidze. Jordania había enviado a jóvenes miembros del grupo al extranjero y a Rusia central a estudiar el marxismo. Su trabajo estaba limitado a propaganda legal y pacífica y a trabajo agitacional entre círculos de obreros. No reconocían la necesidad de una prensa “ilegal”, de la agitación política masiva y de la lucha revolucionaria de la clase obrera contra el zarismo y contra los capitalistas.

Surgieron serios desacuerdos entre la mayoría del grupo y el comité dirigido por Stalin. El primer desacuerdo fue en 1898 sobre la prensa ilegal (Stalin tenía entonces 19 años de edad). Stalin y el comité arguyeron que era necesario establecer una prensa ilegal para propagar ideas revolucionarias, para organizar lucha de clases contra el zarismo y el capitalismo y para construir un partido proletario y genuinamente revolucionario. El segundo desacuerdo surgió en 1900 con la llegada de Kurnatovsky, un socialdemócrata ruso seguidor de lskra, el periódico bolchevique dirigido por Lenin. La minoría de Messameh Dassy propusó que había llegado el momento de avanzar desde círculos de estudio a agitación masiva y desde la propaganda a la lucha abierta contra el zarismo. Llamaron a transformar las huelgas económicas en huelgas políticas, a realizar protestas masivas de trabajadores y llevar la lucha política a las calles. La mayoría del grupo seguía negando la necesidad de todo eso. Desde el 1899 al 1900, antes de la visita de Kurnatovsky, el grupo de la minoría (de Stalin y otros) aumentó su influencia. Lograron ganar la organización socialdemócrata en Tiflis para que pasase desde trabajo de propaganda en círculos de estudio a agitación masiva y lucha política contra la autocracia (el zarismo). Este grupo en Tiflis fue el embrión de la socialdemocracia en Transcaucasia.

En este período las diferencias de opinión política entre la mayoría (dirigida por Jordania) y la minoría (de Stalin) se convirtieron en las diferencias generales entre el bolchevismo y el menchevismo, las cuales se endurecieron luego del Segundo Congreso del Partido afines del 1904. La mayoría en Messameh Dassy, dirigida por Jordania, adoptó la posición menchevique luego de que Plejanov se fue al lado de los mencheviques. La minoría, dirigida por Stalin y simpatizante del Iskra de Lenin, se forjó más y más en una organización bolchevique y leninista (Stalin tenía entonces 25 años de edad).
Sigue leyendo

Anuncios

La vida del bolchevique Serguéi Kirov

Sergei_Kirov

 

 

 

Infancia y Adolescencia

 

 

En una lejana y oscura ciudad del distrito de Vyatka, nacía en 1886, hace, por lo tanto, medio siglo, un hombre que más tarde se convertiría en uno de los más notables y brillantes de nuestro tiempo: el auxiliar, el colaborador y amigo de Stalin.

Esta vida surgió entre las capas miserables de la vieja sociedad, en un rincón de la ciudad y rodeada de oscura pobreza.

El distrito de Vyatka, situado en los confines septentrionales del Imperio, era muy conocido por los deportados políticos. Por la carretera de Vyatka pasaban los decembristas escoltados por guardias y, después, Herzen y Saltykov-Chetchedrine e los insurgentes polacos. Por allí pasaban también, hacia el exilio, los tejedores de Morezov. Los habitantes de Urjum todavía recuerdan el ruido que producían los grilletes de los exiliados al pasar por la carretera.

Urjum, donde nació Kirov, era una de las ciudades más abandonadas de la región de los Urales, situada entre pantanos y bosques y alejada de cualquier estación de ferrocarril. Sus habitantes estaban condenados a una vida pobre y eran muchos los que partían para ganarse el pan en el Ural o en Siberia.

Durante muchos años, Miron Kostrikov, padre de Kirov, trató en vano salir de la pobreza. Sólo le quedaba un recurso: buscar trabajo en el Ural. Y allá se fue solo, sin la familia, desapareciendo sin volver a dar señales de vida.

En aquella época, el hijo de Kostrikov, Serguéi, tenía sólo cuatro años de edad. Tenía dos hermanas, una mayor y otra más joven que él. Los niños fueron entregados a la madre, Catalina Kuzminitichna o Kusmovna, como la llamaban los vecinos. La pobre mujer se deslomaba para alimentar, apenas, a los tres niños. En aquel pequeño pueblo perdido, se dedicaba a cualquier trabajo que le apareciese; lo mismo lavaba rápidamente la ropa, que limpiaba los baños o cosía de casa en casa. Este duro trabajo, unido a las perpetuas privaciones que soportaba, terminaron matándola. Serguéi tenía siete años, cuando Catalina Kuzminitichna murió de tuberculosis.
Sigue leyendo