Archivo de la etiqueta: Trotsky

Stalin sobre el “testamento” de Lenin

 

Hablemos ahora del “testamento” de Lenin. Los oposicionistas han gritado aquí –vosotros lo habéis oído– que el Comité Central del Partido ha “ocultado” el “testamento” de Lenin. Como sabéis, esta cuestión se ha examinado varias veces en el Pleno del C.C. y de la Comisión Central de Control. (Una voz: “Decenas de veces”.) Se ha demostrado y vuelto a demostrar que nadie oculta nada, que el “testamento” de Lenin iba dirigido al XIII Congreso del Partido, que este “testamento” fue leído en el Congreso (Voces: “¡Así es!”), que el Congreso decidió por unanimidad no publicarlo, porque, entre otras cosas, el propio Lenin no lo quiso ni lo pidió. La oposición sabe todo esto tan bien como todos nosotros. Y, no obstante, tiene la desfachatez de declarar que el C.C. “oculta” el “testamento”.

Si no me equivoco, del “testamento” de Lenin nos ocupamos ya en 1924. Existe un tal Eastman, en tiempos comunista norteamericano y expulsado después del Partido. Este señor, luego de codearse en Moscú con los trotskistas y de reunir algunos bulas y habladurías sobre el “testamento” de Lenin, marchó al extranjero y publicó un libro titulado “Después de la muerte de Lenin”, donde no regatea colores para difamar al Partido, al Comité Central y al Poder Soviético, y en el que todo lo basa en el supuesto de que el C.C. de nuestro Partido “oculta” el “testamento” de Lenin. Como el tal Eastman estuvo en tiempos relacionado con Trotski, los miembros del Buró Político invitamos a Trotski a que se desolidarizara de Eastman, quien, al agarrarse a Trotski y remitirse a la oposición, hacía a Trotski responsable de las calumnias dirigidas contra nuestro Partido a propósito del “testamento”. Dada la diafanidad de la cuestión, Trotski, en efecto, se desolidarizó de Eastman con la correspondiente declaración en la prensa. La declaración fue publicada en septiembre de 1925, en el núm. 16 de “Bolshevik”.

Permitidme que lea el lugar de este artículo de Trotski en el que se refiere a si el Partido y su C.C. ocultan o no el “testamento” de Lenin. Cito el artículo de Trotski:

En algunos pasajes del libro, Eastman dice que el C.C. ha “ocultado” del Partido documentos de excepcional importancia escritos por Lenin en el último período de su vida (se trata de cartas sobre la cuestión nacional, del llamado “testamento” y otros); esto no merece más calificación que la de calumnia vertida contra el C.C. de nuestro Partido*. De las palabras de Eastman puede deducirse que Vladímir Ilich destinaba a la prensa estas cartas, que tienen carácter de consejos sobre la organización interior. En realidad, eso es completamente falso. Vladímir Ilich, desde su enfermedad, dirigió más de una vez a los órganos directivos del Partido y a su Congreso proposiciones, cartas, etc. Todas estas cartas y proposiciones, naturalmente, siempre fueron transmitidas, puestas en conocimiento de los delegados al XII y al XIII Congresos del Partido y siempre, claro está, ejercieron la oportuna influencia en las decisiones del Partido; y si no todas estas cartas fueron publicadas, ello se debe a que su autor no las destinó a la prensa. Vladímir Ilich no dejó ningún “testamento”, y el mismo carácter de su actitud hacia el Partido, así como el carácter del mismo Partido, excluyen la posibilidad de tal “testamento”. Con el título de “testamento”, en la prensa burguesa y menchevique extranjera y de la emigración se menciona, por lo común (adulterándola hasta dejada desconocida), una de las cartas de Vladímir Ilich, que contiene consejos en punto a organización. El XIII Congreso del Partido estudió con la mayor atención esta carta, igual que todas las demás, y extrajo de ella las conclusiones propias de las condiciones y circunstancias del momento. Todas las disquisiciones sobre un “testamento” ocultado o infringido son un infundio malintencionado y están dirigidas por entero contra la verdadera voluntad de Vladímir Ilich* y los intereses del Partido que él creó”. (v. el artículo de Trotski “Acerca del libro de Eastman “Después de la muerte de Lenin””, “Bolshevik”, núm. 16, 1 de septiembre de 1925, pág. 68). * Subrayado por mí. J. St.

Me parece que está claro. Esto lo escribe Trotski, y nadie más que él. ¿Con qué fundamento Trotski, Zinóviev y Kámenev hablan por los codos ahora, afirmando que el Partido y su C.C. “ocultan” el “testamento” de Lenin? Se “puede” hablar por los codos, pero hay que tener sentido de la medida.
Sigue leyendo

Sobre el supuesto trotskismo del Che Guevara

che3

 

Guevara pronto entró en conflicto con la dirigencia revisionista soviética. Como hemos visto arriba, el Che reconoce diferencias de principio, tan temprano como en 1961, entre los planes de industrialización que él defendía y el modelo económico establecido en los países socialistas, como solía llamarlos. Las reformas económicas de Guevara estaban destinadas a chocar con el carácter de la reforma agraria y los planes sugeridos por la Unión Soviética – que Cuba siga siendo principalmente un productor de caña de azúcar por un tiempo mayor al anticipado por el Che. A medida que el carácter de la Revolución Cubana se consolidaba y que la dirigencia cubana se acomodaba a las relaciones económicas entre la Isla y la Unión Soviética, fue necesario que los economistas cubanos se alinearan con la nueva economía política instaurada por los revisionistas.

Los planes de Guevara pronto encontraron una evidente resistencia en Cuba. Muchos en Cuba sintieron un gran bochorno debido al empeoramiento de las relaciones de Guevara con la dirigencia soviética. De acuerdo con muchos de los biógrafos de Guevara, los soviéticos tacharon de trotskistas a las concepciones económicas de Guevara. Sólo era cuestión de tiempo para que el Che dejara su puesto de Ministro de Industrias y que sus planes para la industrialización de la Isla sean revisados en favor de un desarrollo basado en la industria de la caña de azúcar.

Usualmente se retrata a Trotsky como un “izquierdista radical”, como partidario de medidas extremas respecto de la resolución de las contradicciones tanto políticas como económicas. La supuesta campaña de Trotsky para la militarización de la economía llevó a muchos a creer que las teorías económicas trotskistas eran opuestas a las de la Nueva Política Económica (NEP), no sólo en lo tocante a las relaciones entre el productor individual y el sector estatal, sino también respecto a la liberalización del sector estatal. En esta sección trataremos de fundamentar el hecho de que la teoría económica de Trotsky no puede ser clasificada como izquierdista; muy por el contrario, él no se desvía significativamente del revisionismo derechista en las cuestiones de la edificación socialista y el rol de las relaciones monetario-mercantiles durante ese período.

El mito acerca de la supuesta posición izquierdista de Trotsky en la resolución de las contradicciones en el período de transición, oculta la verdadera esencia del trotskismo en cuestiones económicas. El pensamiento económico de Guevara no tiene nada que ver con la actitud de Trotsky hacia las relaciones y categorías monetario-mercantiles en el período de transición; los puntos de vista de ambos son diametralmente opuestos. Semejantes afirmaciones respecto al pensamiento económico de Guevara son infundadas y absurdas, por decir lo menos. Como se afirmó arriba, el pensamiento económico de Guevara adolece de serios elementos de mecanicismo; esto no lo hace trotskista, puesto que semejantes errores fueron comunes a muchos economistas en la Unión Soviética durante la época de Stalin.
Sigue leyendo

Mitos de la industrialización soviética (3º y Última Parte)

27

 

 

La industrialización soviética como “proyecto geopolítico de Occidente”

 

En nuestro país surgió una tropa entera de autores que ven la industrialización exclusivamente a través del prisma de la geopolítica o de la conspiración.

Se ha hecho muy popular la versión según la cual el proyecto de la “industrialización socialista” no fue concebido por los bolcheviques, ni por Stalin, sino por la élite financiera mundial. La misma que en la época había preparado e implementado el proyecto de la “revolución socialista en Rusia”. Pero una cosa es pagar unos cuantos millones de marcos, dólares, libras esterlinas o francos suizos a conspiradores, agentes clandestinos y rebeldes para hacer lo que hoy se llama “revoluciones naranjas”. Otra, completamente diferente, es destinar varios miles de millones de dólares de entonces (hoy serían cientos de miles de millones) a la industrialización. Las cifras difieren en varios órdenes.

La élite financiera comenzó la preparación de la II Guerra Mundial en los años 20 (no vamos a abordar ahora los fines de tal proyecto). Existen, como hechos, muchas pruebas irrefutables de que fue precisamente con ese propósito que la oligarquía financiera de Occidente (anglosajona) llevó a Adolf Hitler al poder en Alemania y más tarde prestó todo tipo de asistencia para la aceleración del desarrollo económico y la militarización del Tercer Reich, alterando completamente las condiciones del Tratado de Paz de París.
De este modo, los autores de la mencionada versión afirman que la ayuda a Hitler y a Alemania por parte de la oligarquía financiera sería sólo la mitad de su proyecto geopolítico. La otra mitad era la ayuda a Stalin y a la Unión Soviética. Afirman que el objetivo de todo esto era poner cara a cara a Alemania y Rusia en la II Guerra Mundial. No voy a detenerme en discusiones geopolíticas. Todas las versiones geopolíticas son atractivas, pero lo más frecuente es que ninguna de ellas se puede demostrar o refutar hasta el fin.

Voy a tratar sólo el aspecto económico y financiero de la cuestión. De hecho disponemos de un sinnúmero de hechos irrefutables que demuestran la ayuda financiera de Occidente a Alemania en los años 20. Esta ayuda fue prestada a través de inversiones, créditos y préstamos, e incluso a través de la reducción y suspensión temporal del pago de las reparaciones de guerra, establecidas en el Tratado de Paz de París. En particular podemos recordar el plan Dawes, aprobado en 1924 por los EE.UU., lo que llevó a Stalin a formular por primera vez en el XIV Congreso del Partido, en 1925, el slogan de la industrialización socialista, como ya hemos dicho.

En un sentido estricto, Occidente no prestó una ayuda benévola a Hitler. Occidente no tiene el hábito de prestar ayuda benévola a nadie. En lo que toca a la participación del capital anglosajón en la recuperación económica de Alemania, existen muchos libros interesantes, por ejemplo, “Wall Street and the Rise of Hitler“, del Investigador estadounidense Antony Sutton. Pero no podemos encontrar un sólo hecho que demuestre que este tipo de ayuda financiera directa fue prestada a Stalin y a la Unión Soviética.

Los partidarios de la versión “conspirativa” citan a menudo la declaración de Louis McFadden, miembro de la cámara baja del Congreso y Presidente del Comité para la Banca y Divisas en los años 20 hasta el comienzo de la Gran Depresión. He aquí su palabras:

Los banqueros internacionales tuvieron una influencia fatídica en el rumbo de la historia de Rusia (…) con la ayuda de la dirección de la Reserva Federal (…) a través del Chase Bank, el gobierno soviético recibió recursos de las arcas de los EE.UU.. Inglaterra también recibió dinero nuestro a través de la Reserva Federal y después lo prestó al gobierno soviético mediante un alto interés (…) la construcción histórica de la central hidroeléctrica de Dnipro fue financiada con dinero retirado ilegalmente de las arcas de los EE.UU. por banqueros corruptos y deshonestos de la Reserva Federal“.
Sigue leyendo

La muerte de un espía internacional

 

trotsky840

 

Editorial del periódico soviético Pravda del 24 de agosto de 1940

El telégrafo nos trajo la noticia de la muerte de Trotsky. Según los periódicos estadounidenses, Trotsky, quien pasó sus últimos años en México, fue víctima de un ataque. Su asesino, Jacques van den Mornard Dreschd, (1) uno de sus colaboradores más cercanos.

Se va a la tumba un hombre cuyo nombre los trabajadores de todo el mundo pronuncian con total desprecio y repulsa, y que durante muchos años combatió las banderas de la clase obrera y de su vanguardia, el Partido Bolchevique.(2) Las clases dominantes de los países capitalistas perdieron a un fiel servidor, y los servicios de inteligencia extranjeros fueron privados de un viejo y feroz agente que no elegía los medios para alcanzar sus objetivos contrarrevolucionarios.

Trotsky tiene una larga trayectoria de traición y deslealdad, de duplicidad política y de hipocresía. No en vano, Lenin, en 1911, le había apodado “Iúduchka“,(3), apodo al que Trotsky(4) nunca dejó de hacer justicia.

Trotsky comenzó su actividad política como un menchevique antirrevolucionario.(5) En 1903, en el II Congreso del POSDR,(6) atacó a Lenin furiosamente, defendiendo y apoyando los puntos de vista de Mártov y de otros dirigentes mencheviques antirrevolucionários.(7) Poco después, al comienzo de la guerra Ruso-Japonesa, Trotsky mostró aún más su cara renegada y antirrevolucionária (8) al caer en un empedernido defensismo, es decir, la defensa de la “patria” del zar, de los terratenientes y de los capitalistas.

Trotsky (9) recibió la revolución de 1905 con la famosa teoría de la teoría de la revolución “permanente”, teoría que desarma al proletariado y desmoviliza sus fuerzas.(10) Tras la derrota de la revolución de 1905, Trotsky comenzó a apoyar a los mencheviques liquidacionistas. Vladimir Ilyich Lenin escribió entonces estas palabras sobre Trotsky:

Trotsky se comportó como el más vil arribista y fraccionista… habla mucho del partido, pero se comporta peor que cualquier otro fraccionista“. (11)

Como se sabe, Trotsky fue el organizador del antirrevolucionario “bloque de agosto”, (12) que reunía a todos los grupos y corrientes (13) que lucharon contra Lenin.
Sigue leyendo

Declaración programática de los comunistas revolucionarios soviéticos (bolcheviques) (II Parte)

Staline

 

 

 

Stalin y la democracia proletaria

 

Si resumimos todas las acusaciones llevadas a cabo por los oportunistas contra Stalin, podríamos incluirlas, de manera general, en una única categoría: violación de la democracia proletaria. Stalin, según los oportunistas, usurpó el poder en el país y en el Partido, liquidó a los mejores y más experimentados cuadros del Partido y del Estado.

En sus críticas a Stalin, los oportunistas lo oponen a Lenin, juzgando que este es el mejor y más evidente argumento a su favor. Nosotros también estamos de acuerdo en que esta comparación es pertinente, pero, por otro lado, esta se vuelve contra los propios oportunistas. “Intransigencia”, “crueldad”, “comportamiento dictatorial”, ¿de dónde surgió todo ese vocabulario? ¿Estaremos acaso citando un editorial de “Pravda” de los últimos años dedicado al “culto a la personalidad”? No, estas son las definiciones que los oportunistas acostumbraban a hacer de la actividad de Lenin durante toda la revolución rusa. ¿Por qué la actual dirección del PCUS omite el hecho de que todo lo que en el pasado fue atribuído a Lenin está ahora repitiéndose con Stalin? ¡Y qué metamorfosis! Lenin, según los oportunistas contemporáneos, sería partidario de la tesis “no te opongas al mal con la violencia”. Para denigrar la táctica revolucionaria de Stalin, cuya crítica tiene para ellos una importancia vital directa, los oportunistas están dispuestos a olvidar el pasado y presentar a Lenin bajo una forma “ennoblecida”, conforme a su punto de vista. “¡Nosotros somos los jacobinos del proletariado!“. Estas palabras de Lenin deben ser recordadas por todos aquellos que intentan ahora rehacer a Lenin y darle la apariencia de Jesucristo.

Pero, ¿existía alguna diferencia en el carácter de las acciones de Lenin y de Stalin? Sí, existía. Al comparar a estos dos dirigentes revolucionarios, los oportunistas (en total conformidad con su visión pequeño-burguesa del mundo) reducen todo a las cualidades personales de estos dos hombres. Sin embargo, es evidente que la actividad de Lenin y de Stalin, como dirigentes del Partido y del Estado, corresponde a dos periodos diferentes del desarrollo de nuestra revolución, periodos que difieren radicalmente uno del otro. La muerte de Lenin coincidió prácticamente con el final del periodo de la ofensiva de la revolución europea, de modo que sobre los hombros de Stalin recayó la tarea de dirigir el primer Estado proletario en un momento en que estaba completamente aislado en el terreno internacional y en las condiciones en que no existía una base suficiente para la construcción del socialismo. La ruptura del eslabón más débil en la cadena del capitalismo era una debilidad de la propia revolución.
Sigue leyendo

Sobre los orígenes de la teoría del socialismo en un sólo país

lenin

 

En este artículo, examinamos los orígenes de la teoría del “socialismo en algunos, o incluso en un sólo país capitalista tomado de forma aislada”. Tal esfuerzo es necesario para contrarrestar la recurrente leyenda, creada y difundida por el trotskismo, de que tal teoría habría sido creada por Stalin en 1924, así como de que servía como expresión de la estrechez nacional de una creciente burocracia soviética conservadora. Este estudio nos revela que esta teoría ya estaba presente en la respuesta de los bolcheviques a la traición de los partidos socialdemócratas europeos al ideal de la revolución proletaria, lo que se produjo poco después del estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 (que los bolcheviques denunciaron como la guerra imperialista). La incomprensión de Trotsky, o incluso su negativa a aceptar esta concepción leninista, nos muestra que su ruptura con el menchevismo fue parcial, además de indicarnos la comprensión ultraizquierdista que tenía del proceso revolucionario mundial. Para ser breves, emplearemos el término “socialismo en un solo país” en lugar de “socialismo en algunos, o incluso en un sólo país tomado de forma aislada”.

Esta fue, de hecho, la más disputa más amarga en la historia del movimiento revolucionario marxista. En los debates que giraban en torno a la propia naturaleza del proceso revolucionario mundial, se trataba el papel que debe ser desempeñado por el socialismo, en caso de que este obtuviese la victoria solamente en algunos o incluso un sólo país capitalista. Creada principalmente en el conflicto entre Lenin y las corrientes oportunistas de la socialdemocracia, esta cuestión, más tarde, se transfiguraría en la disputa entre Stalin y Trotsky. ¿Pero por qué tal debate era tan central? La respuesta pertenece al tiempo, y puede ser encontrada en la naturaleza de la época en la que surgió.

El Partido Bolchevique, bajo la dirección de Lenin, fue el único partido de la Segunda Internacional Socialista que defendió una acción revolucionaria después del estallido de la Primera Guerra Mundial. Los demás partidos de la Internacional -cuyo Partido más notable era el socialdemócrata alemán- traicionaron la lucha por la revolución proletaria y por el socialismo al apoyar sus propias burguesías en la guerra de las potencias imperialistas. Comprometidos por su traición y expuestos ante los obreros avanzados, estos revisionistas, anteriormente ocultos, enemigos de la revolución de la clase trabajadora, necesitaban buscar justificaciones teóricas para su traición. Al peinar ciertas obras de Marx y Engels, encontraron lo que buscaban: el socialismo, decían, se debe dar a nivel internacional; o el socialismo será internacional, o no será nada.
Sigue leyendo

Terrorismo y sabotaje trotskista en la URSS: Encuentro en Berlín

new-trotsky3

 

Desde el instante en que Trotsky abandonó la tierra soviética, los agentes de los Servicios de Inteligencia extranjeros estaban ansiosos de ponerse en contacto con él y hacer uso de su organización internacional antisoviética. La Defensiva polaca, la OVRA fascista en Italia, la Inteligencia Militar Finesa, los emigrados rusos blancos, que dirigían los Servicios Secretos antisoviéticos en Rumania, Yugoslavia y Hungría, así como los elementos reaccionarios con el Servicio de Inteligencia Británico y el Deuxieme Bureau francés, todos estaban
dispuestos a tratar para su propio provecho con el Enemigo Público Número Uno de Rusia.

Fondos monetarios, servicio de mensajeros y una red completa de espionaje, todo ello estuvo a disposición de Trotsky para el sostenimiento y desarrollo de sus actividades de propaganda internacional antisoviética y para apoyar y reorganizar la maquinaria de conspiración dentro de la Rusia stalinista.

El hecho más relevante fué la creciente intimidad del líder con el Servicio de Inteligencia Militar en Alemania (Sección 11 B), que ya desde entonces, bajo la dirección del Coronel Walter Nicolai, colaboraba con Heinrich Himmler en la flamante Gestapo. . .

Allá por 1930 Kretinsky, agente de Trotsky, había recibido aproximadamente 2.000,000 de marcos de oro del Reichswehr alemán para costear las actividades trotskistas en la Rusia soviética, a cambio de los datos obtenidos por el espionaje trotskista y trasladados a la Inteligencia Militar alemana. Krestinsky reveló más tarde lo siguiente:

De 1923 a 1930 nosotros recibíamos anualmente alrededor de 250,000 marcos alemanes en oro, es decir, unos 2.000,000 de marcos. Al final de 1927 la estipulación de este acuerdo se llevaba a cabo principalmente en Moscú. Después, desde fines de 1927 hasta fines de 1928, en el transcurso de diez meses, hubo una interrupción en el dinero debido a que el trotskismo había sido aplastado, dispersado; no se sabía nada de los planes de Trotsky ni llegaban hasta nosotros informes o indicaciones de su parte… Esto continuó hasta octubre de 1928 en que me llegó una carta suya -entonces se hallaba exilado en Alma Ata… – que contenía sus instrucciones, según las cuales yo tenía que recibir de los alemanes un dinero que él se proponía entregar a Maslow o a sus amigos franceses: Roemer, Madeline Paz y otros. Me puse en contacto con el General Seeckt, que por entonces había renunciado a su puesto y no ocupaba ningún otro, que se ofreció para hablarle a Hammerstein y conseguir ese dinero, como efectivamente lo hizo. Hammerstein a la sazón era jefe del Estado Mayor en el Reichswehr, siendo ascendido en 1930 a General en Jefe del mismo“.

En 1930 Krestinsky fué designado Comisario Auxiliar de Asuntos Exteriores y trasladado de Berlín a Moscú. Su ausencia de Alemania, unida a la crisis interna que se estaba produciendo dentro del Reichswehr como resultado del creciente poder del nazismo, de nuevo detuvo temporalmente la salida de dinero alemán destinado a Trotsky, si bien este último se hallaba muy cerca de llegar a un nuevo y más amplio acuerdo con el Servicio de Inteligencia Militar en Alemania.

En febrero de 1931, su hijo, León Sedov, alquiló un apartamento en Berlín. Según su pasaporte, Sedov estaba allí como “estudiante”; ostensiblemente había venido a Berlín para asistir a “un Instituto científico alemán”, aunque existían razones más perentorias para su presencia en esa capital por aquel año…

Pocos meses antes su padre había escrito un panfleto titulado “Alemania: clave de la situación internacional“. Habían sido elegidos 107 diputados nazis al Reichstag. El Partido Nazi había obtenido 6.400,000 votos. Cuando Sedóv llegó a Berlín, en la capital alemana predominaba una especie de tensión, de expectación febril. Por las calles desfilaban tropas escogidas con camisas pardas y cantando el Horst Wessel, que destrozaban las tiendas de los judíos e irrumpían en los hogares y asociaciones de los obreros liberales. Las nazis se sentían confiados. “Jamás en mi vida he estado tan bien dispuesto, tan íntimamente contento como en estos días”, anotaba Adolf Hitler en las páginas de “Volkischer Beobachter“.

Oficialmente Alemania todavía era una democracia. El comercio entre Alemania y la Rusia soviética estaba en su apogeo. El Gobierno del Soviet compraba maquinaria a las firmas alemanas, y los técnicos de este país conseguían puestos magníficos en las empresas de minas y de electricidad de la U.R.S.S. Los ingenieros soviéticos visitaban Alemania, y los representantes del comercio de aquella nación, compradores y agentes comerciales, estaban viajando constantemente entre Moscú y Berlín, con asignaciones relacionadas con el Plan Quinquenal. Algunos de estos ciudadanos del Soviet eran seguidores o antiguos partidarios de Trotsky.

Sedov se hallaba en Berlín como representante de su padre, para gestiones de conspiración.

León estaba siempre al acecho”, escribió Trotsky posteriormente en su panfleto “León Sedov: hijo-amigo-luchador“, “escudriñando ávidamente para apoderarse de los hilos que conectasen con Rusia, cazando a los turistas que regresaban, a los estudiantes soviéticos enviados al extranjero o a los funcionarios afines del Cuerpo Diplomático“. Su principal misión en Berlín consistía en relacionarse con los antiguos miembros de la Oposición, trasmitirles las instrucciones que Trotsky deseaba darles o recoger mensajes importantes de esos individuos para su padre. “Con el fin de no comprometer a su informante y de evadir a los espías de la GPU -continúa Trotsky sobre su hijo- los perseguía durante horas por las calles de Berlín“.

Un número de trotskistas de nota se las habían arreglado para conseguir puestos en la Comisión del Comercio Exterior del Soviet. Entre ellos figuraba Ivan N. Smirnov, ex-oficial del Ejército Rojo y antiguo miembro dirigente de la Guardia de Trotsky que tras de un corto período en el destierro, había seguido la estratagema de otros compañeros, es decir, había denunciado a su antiguo jefe y pedido que lo admitiesen de nuevo en el Partido Bolchevique. Como ingeniero de profesión, pronto obtuvo un puesto secundario en la industria del transporte, y a principios de 1931 fué designado ingeniero consultor en una misión comercial que se dirigía a Berlín.

A poco de su llegada se puso en comunicación con León Sedov. Durante reuniones clandestinas en el apartamento de este último y en cantinas y cafetuchos apartados de los suburbios, Smirnov se enteró de los planes de Trotsky para la reorganización de la Oposición Secreta en colaboración con los agentes de la Inteligencia Militar Alemana.

De ahora en adelante, le dijo Sédov, la lucha contra el régimen soviético debe asumir los caracteres de una ofensiva conjunta. Deben olvidarse las viejas rivalidades y diferencias políticas entre los trotskistas, los bukharinistas, los zinovievistas, los mensheviques, los socialrevolucionarios y demás grupos y facciones antisoviéticas, para formar una oposicion completamente unida. En segundo lugar, continuó, de ahora en adelante la lucha debe asumir también un carácter militante, debiendo iniciarse por toda la nación un vasta campaña de terrorismo y sabotaje contra el sistema odiado. Es preciso cuidar cada detalle, y mediante golpes de perfecto sincronismo y de extensa repercusión, la oposición debe prepararse para lanzar al gobierno de Stalin en una desmoralización y un desconcierto irremediables. Es entonces cuando podrá apoderarse del Poder.

La tarea inmediata encomendada a Smirnov era trasmitir las instrucciones de Trotsky con respecto a la reorganización del trabajo secreto y a la preparación del terrorismo y el sabotaje a los miembros de más confianza de la Oposición en Moscú. También tenía que tomar medidas para mandar a Berlín datos generales de información, los cuales serían entregados por los mensajeros trotskistas a Sedov, quien a su vez los pasaría a su padre. La contraseña que servía de identificación a los mensajeros era la frase “He traído saludos de Galia”.

A Smirnov le pidieron algo más: que mientras aun estuviese en esta ciudad tratara de ponerse en contacto con el jefe de una Misión Comercial Soviética que había llegado a Berlín, e informar a tal personaje que Sedov también se hallaba allí y deseaba verlo para un asunto de extrema importancia.

El jefe de esta misión comercial que habia venido de Rusia era T. Yuri Leonodovich Pyatakov, antiguo adepto y admirador de Trotsky.

Alto, delgado, bien vestido, con alta frente inclinada, tez pálida y perilla rojiza y bien recortada, este individuo parecía un profesor y no el conspirador veterano que realmente era. En 1927, después del proyectado putsch, Pyatakov habia sido el primer cabecilla trotskista que rompiera con su jefe y Solicitara la readmisión en el Partido Bolchevique. Hombre de reconocida habilidad para la organización y manejo de los negocios, logró conseguir varios empleos excelentes en Ias industrias soviéticas que se expandían rápidamente, inclusive cuando aun se hallaba exilado en Siberia. A fines de 1929 fué readmitido a prueba, luego ocupó sucesivas presidencias de juntas directivas en los proyectos formativos de industrias químicas y de transporte, y en 1931 ganó un escaño en el Supremo Consejo Económico, la principal institución soviética dedicada a formar planes, siendo ese mismo año envíado a Berlín como jefe de una misión comercial especial para la compra de equipos industriales alemanes destinados al gobierno de su país.

De acuerdo con las indicaciones de Sedov, Ivan Smirnov localizó a Pyatakov en su oficina de la capital alemana, comunicándole que el primero también estaba en Berlín y tenía para él un mensaje particular de su padre. Días más tarde se reunieron los dos individuos, y he aquí cómo Pyatakov relata el encuentro:

No lejos del Jardín Zoológico de la plaza, hay un café que le llaman “Am Zoo”. Me dirigí allí y vi a León Sedov sentado delante de una pequeña mesa; nos habíamos conocido muy bien en el pasado. Dijo que no me hablaba en nombre suyo sino en el de su padre, y que éste, sabiendo que yo me encontraba en Berlín, le había dado órdenes categóricas de buscarme, verme y hablar conmigo personalmente. Afirmó que Trotsky no había desechado por un momento la idea de reanudar la lucha contra el mando de Stalin, que si bien reinaba una calma temporal, era debido en parte a los repetidos viajes del líder de un país a otro, pero que ya las hostilidades habían comenzado, lo cual quería hacerme saber éste por mediación de Sedov… Después me preguntó lisa y llanamente: “Mi padre quiere saber si usted, Pyatakov, intenta tomar parte en esta lucha. ¿Qué decide?”. Di mi consentimiento“.

Sedov pasó entonces a instruirle sobre las líneas que Trotsky se proponía seguir para reorganizar la Oposición:

…Pasó a bosquejar la índole de los nuevos métodos de lucha; no podía pensarse ni por un instante en desarrollar una lucha de masas, cualquiera que ésta fuese, de organizar ningún movimiento de masas, pero si así lo hacíamos lo íbamos a lamentar inmediatamente. Trotsky se pronunciaba firmemente por el derrocamiento forzoso del régimen de Stalin a través de procedimientos de terrorismo y sabotaje. Más adelante añadió que el jefe llamaba la atención sobre el hecho de que una lucha confinada en una sola nación resultaría absurda, y que no había posibilidad de evadir la cuestión internacional. Que en esta lucha debiamos preparar también la solución necesaria al problema internacional, o mejor dicho, de los problemas entre los Estados.
Cualquiera que relegue a lugar secundario estas cuestiones, concluyó Sedov repitiendo las mismas palabras de su padre, firma su propio testimnnitim paperatia“.

Pronto tuvo lugar una segunda entrevista entre ambos, y esta vez declaró Sedov: “Tiene que comprender, Yuri Leodonovich, que a pesar de que la lucha ya haya sido reanudada, se necesita dinero, y usted es el que puede proporcionar los fondos necesarios”. Después aclaró cómo podía hacerse semejante cosa. En su condición oficial como representante comercial del Gobierno soviético en Alemania Pyatakov podía situar tantas órdenes como fuese posible con las dos firmas alemanas Borsig y Demag. No tenía que ser “particularmente exacto en cuanto a los precios” al tratar estos asuntos, y además Trotsky ya tenía hecho un trato con Borsig y Demag. “Usted les pagará a ellos los precios más elevados -explicó Sedov- pero ese dinero servirá para nuestra labor“.

En 1931 también había otros dos oposicionistas secretos en Berlín, a los que este último puso a laborar en el nuevo aparato trotskista. Eran Alexei Shestov, ingeniero de la misión comercial que encabezaba Pyatakov y Sergei Bessonov, miembro de la Representación Comercial de la U.R.S.S. en esa ciudad.

Bessonov, antiguo socialrevolucionario, era un individuo rechoncho, de apariencia suave y trigueña, en la plenitud de los cuarenta. La Representación Comercial en Berlín, de la cual formaba parte, era la agencia comercial soviética más centralizada en Europa, ya que mantenía negociaciones de esta clase con diez naciones diferentes. Bessonov mismo se hallaba establecido permanentemente en la capital alemana, por lo que resultaba la persona indicada para servir de punto de enlace entre los trotskistas rusos y su desterrado líder. Se dispuso que las comunicaciones secretas de aquéllos, desde Rusia serían enviadas a Bessonov a Berlín, y que éste a su vez las trasladaría a Sedov o a Trotsky.

Alexei Shestov tenía una personalidad diferente, y el trabajo que le fué encomendado se avenía idealmente a su temperamento. Estaba llamado a ser uno de los principales organizadores de las células de espionaje y sabotaje alemán trotskista en Siberia, donde él era miembro de la Junta Directiva del trust del Carbón Oriental y Siberiano. Apenas había cumplido los treinta años. En 1923, siendo alumno en el Instituto de Minas de Moscú, se había sumado a la oposición trotskista, y en 1927 había dirigido una de las imprentas secretas de esa misma ciudad. Era delgado, de ojos claros y de disposición intensa y violenta, no obstante en su juventud había seguido a Trotsky con verdadero fanatismo, y le agradaba jactarse de haberse encontrado con él personalmente en varias oportunidades. Lo consideraba “el líder”, y en esta forma era como invariablemente se refería a Trotsky.

 

eon_sedov

No vale la pena ponerse a esperar tiempos mejores“, le dijo Sedov al encontrarlo en Berlín. “Tenemos que actuar con todas nuestras fuerzas, emplear todos los procedimientos de que disponemos, en una política activa para desacreditar el gobierno y la política de Stalin“. Trotsky sostenía que la única vía correcta, difícil pero segura, era eliminar por la fuerza, o sea, por el terrorismo, a Stalin y a sus jefes del Gobierno. “Verdaderamente nos hemos metido en un callejón sin salida“, convino Shestov en seguida. “¡Hay que deponer las armas o planear un nuevo camino de lucha!

Sedov le preguntó si conocía a un industrial alemán llamado Herr Dehlmann, contestando Shestov que sí lo conocía de referencias. Se trataba de uno de los directores de la casa Frolich-Klüpfel-Dehlmann, y muchos de los ingenieros de la firma estaban empleados en las minas del Oeste de Siberia, donde el propio Shestov trabajaba.

Continuó informándole que debía “ponerse en contacto con Dehlmann” antes de regresar a la Rusia Soviética. La empresa Dehlmann, explicó Sedov, pudiera ser de gran utilidad a la organización trotskista para su propósito de minar la economía del Soviet en Siberia. Herr Dehlmann ya estaba ayudando a pasar la propaganda y los agentes trotskistas a la Unión. En cambio, Shestov podía proporcionarle determinados informes referentes a las nuevas minas e industrias siberianas en las cuales estaba especialmente interesado el director alemán…

¿Me está usted aconsejando tratar con la empresa?“, preguntó Shestov, “¿Y qué hay de terrible en ello?, repuso el otro, si ellos nos hacen un favor, ¿por qué no habríamos nosotros de hacérselo a ellos suministrándoles dichos informes?” “¡Usted me está proponiendo sencillamente que me convierta en espía!”, exclamó Shestov. Su interlocutor se encogió de hombros. “Es absurdo emplear esas palabras, replicó, en una lucha como ésta no es razonable tener tantos escrúpulos. Si acepta el terrorismo, si acepta la socavación destructiva de la industria, no puedo comprender en lo absoluto por qué usted no puede estar de acuerdo con esto que le propongo”.

Transcurridos pocos días Shestov habló con Emirnov y le contó la conversación que había tenido con el hijo de Trotsky:

Me ordenó entablar relaciones con la firma Frolich- Klüpfel-Dehlmann, le dijo, abiertamente me propuso entrar en relaciones con una empresa dedicada al espionaje y también al sabotaje en el Kuzbas, en cuyo caso yo tendria que convertirme en un espía y un saboteador”. “No siga lanzando palabras tan gruesas como esas de “espía” y “saboteador”, exclamó Smirnov, el tiempo vuela y es necesario actuar… ¿Qué es lo que le sorprende en esa posibilidad, tenida en cuenta por nosotros, de derribar el gobierno de Stalin movilizando todas las fuerzas contrarrevolucionarias en el Kuzbas? ¿Qué halla de terrible en reclutar agentes alemanes para este trabajo? No hay otro camino, y tenemos que aceptarlo”.

Shestov quedó en silencio hasta que su interlocutor le preguntó: “Bueno, ¿cuál es su parecer?”, “No tengo parecer personal”, contestó. “¡Hago lo que nuestro líder nos ha señalado, prestar atención y esperar órdenes!

Antes de abandonar Berlín, Shestov se entrevistó con Herr Dehlman, director de la casa alemana que financiaba a Trotsky, y fué enganchado en el Servicio de Inteligencia Militar en Alemania con el seudónimo de Aloysha. A propósito de esto escribió:

Me entrevisté con el director de esta firma, Dehlmann, y con su ayudante Koch, y cuanto conversamos allí se puede resumir como sigue: en primer lugar, había que continuar suministrándoles informes secretos por medio de los representantes de la firma Prolich- KIüupfel-Dehlmann que trabajaban en la Represa de Kuznetsk, los cuales colaborarían junto con los trotskistas en la organización de diversas labores de destrucción. También se habló de que la empresa a su vez nos ayudaría y nos enviaría más gente para las necesidades de nuestro movimiento… nos ayudarían en todos sentidos a llevar a los partidarios de Trotsky al poder“.

Al volver a la Rusia Soviética trajo una misiva que Sedov le había dado para Pyatakov, quien había ya regresado de Moscú. Shestov la había escondido en la suela de uno de sus zapatos, y la entregó al interesado en la Comisaría de Industrias Pesadas. Era del propio Trotsky, escrita desde Prinkipo, y delineaba las “tareas inmediatas” que confrontaba la Oposición en el Soviet.

La primera de esas tareas consistía en “utilizar todos los medios posibles para hacer caer a Stalin y sus asociados“. Quería decir terrorismo.

La segunda consistía en “unificar todas las fuerzas antistalinistas”. Quería decir colaboración con la Inteligencia Militar alemana y con cualquier otra fuerza antisoviética capaz de laborar con la Oposición.

La tercera tarea era “contrarrestar todas las medidas que tomaran el Gobierno y el Partido soviéticos, especialmente en el terreno económico”. Quería decir sabotaje.

Pyatakov sería el primer lugarteniente de Trotsky. encargado de toda la maquinaria conspirativa dentro de la Rusia Soviética.

 

Asesinato en México

Para Trotsky fué un golpe muy duro la catástrofe final de la Quinta Columna rusa con el juicio del Bloque de Derechistas y Trotskistas en Moscú. En sus escritos empezó a dominar un acento de desesperación y de histeria, y su propaganda contra la Unión Soviética se volvió cada vez más temeraria, contradictoria y estrafalaria, mencionando constantemente su “propio acierto histórico”. Sus ataques contra José Stalin perdieron toda apariencia de cordura: escribía artículos donde afirmaba que el famoso líder soviético encontraba un placer sádico en “echar el humo en la cara de los niños”. Por momentos este odio que le consumía se tornaba la fuerza dominante de su existencia; puso a sus secretarios a colaborar en una “Vida de Stalin“, maciza y vituperadora, de 1.000 páginas.

En 1939 Trotsky estaba en contacto con el Comité Congresional que dirigía Martin Dies, representante de Texas. Este Comité, cuyo propósito original era la investigación de actividades contrarias a las instituciones norteamericanas, se había convertido en una tribuna de propaganda antisoviética. A Trotsky se le acercaron agentes del mismo, quienes le invitaron a declarar como “testigo experto’ sobre la amenaza de Moscú. Fué citado en el New York Times del 8 de diciembre de 1939 con relación a su afirmación de que consideraba un deber político declarar en el Comité de Dies. Se llegaron a discutir planes para que Trotsky hiciera una visita a los Estados Unidos, si bien ellos no cristalizaron…

En septiembre de 1939 llegó a los Estados Unidos en el trasatlántico francés lile de Frunce un agente trotskista europeo que viajaba con el nombre de Frank Jackson. Lo había reclutado en el movimiento, cuando era estudiante de la Sorbona, una trotskista americana llamada Sylvia Ageloff. En ese año, 1939, se había conectado en París con un representante del Buró Secreto de la Cuarta Internacional, quien le informó que tenía que ir a México para trabajar como uno de los “secretarios” de Trotsky. Se le entregó un pasaporte que originalmente había pertenecido a un ciudadano canadiense, Tony Babich, miembro del Ejército de la República española, que había sido asesinado por los fascistas en España. Los trotskistas habían conseguido su pasaporte, le habían quitado la fotografía y en su lugar habían colocado la de Jackson.

Este se encontró a su llegada a New York con Sylvia Ageloff y con otros compañeros, siendo conducido a Coyoacán, donde debía laborar con Trotsky. Más tarde declaró Jackson a la policía de México:

Trotsky me pensaba mandar a Rusia con objeto de organizar un nuevo orcen de cosas en la U.R.S.S. Me dijo que tenía que ir a Shangai en un avión chino; allí me reuniría con otros agentes en distintos barcos y juntos cruzaríamos el Manchukuo hasta llegar a Rusia. Nuestra misión consistía en desmoralizar el Ejército Rojo, así como efectuar varios actos de sabotaje en las plantas de armamentos y en otras fábricas“.

Jackson no llegó a ir nunca en su encomienda terrorista a la Unión Soviética. En la tarde del 20 de agosto de 1940, en la bien fortificada villa de Coyoacán, asesinó a su jefe León Trotsky, aplastándole la cabeza con un pico de alpinismo.

Cuando lo detuvo la policía de México, dijo que él quería casarse con Sylvia Ageloff y que Trotsky había prohibido este matrimonio. Los dos hombres habían discutido violentamente a causa de la muchacha. “En bien de ella, manifestó Jackson, decidí sacrificarme enteramente“.

En posteriores declaraciones dijo:

…En lugar de enfrentarme con un jefe político que dirigía un movimiento por la liberación de las clases proletarias, me hallé con un hombre que sólo deseaba satisfacer sus necesidades, sus deseos de venganza y de odio, que no utilizaba la lucha de los obreros más que para encubrir su propia vileza y sus despreciables cálculos”.

…En relación con esa casa que, como él muy bien dijo, había sido convertido en una fortaleza, muchas veces me pregunté a mi mismo de dónde le había venido el dinero necesario para acometer una obra semejante y quizás pudiera darnos la respuesta el cónsul de una nación extranjera que a menudo le visitaba…“.

Fué Trotsky quien destruyó mi naturaleza, mi futuro y todos mis afectos. Me convirtió en un indivio que carecía de nombre y de patria, un instrumento. Me hallaba en un callejón sin salida… él me trituraría con sus manos como si hubiere sido de papel“.

La muerte de León Trotsky sólo dejó un candidato para el papel napoleónico en Rusia: Adolfo Hitler.

 

TROTSKY-KILLERS-2

Extraído del libro “La gran conspiración contra Rusia” de Michael Sayers y Albert E. Kahn.  Ed.Páginas, La Habana, Cuba, 1946.

La propensión trotskista a “heredar” a Lenin

Imagen

Lenin y Trotsky ¿igualmente líderes?

Las historiografías capitalistas y trotskistas coinciden en rotular que “la Revolución Rusa fue liderada por Lenin y Trotsky”.

Ciertamente que Trotsky fue un muy destacado agitador en los sucesos de Octubre, y que su sobresaliente retórica seguramente alcanzó para construirle la imagen de un liderazgo prominente.

Pero la equiparación del protagonismo de Trotsky con el de Lenin se evidencia temeraria en cuanto se recuerda que, en realidad, el liderazgo de la revolución no podía asentarse en el prestigio de ningún caudillo tomado en sí mismo, sino que su dirección descansaba en otro tipo de entidad: el partido bolchevique. Y es aquí donde la distancia entre Lenin y Trotsky se vuelve sideral: Lenin había creado, inspirado y liderado al partido bolchevique; Trotsky, en cambio, no sólo nada había aportado a su construcción, sino que fue un asiduo obstáculo para su consolidación. Trotsky recién ingresa al partido bolchevique en agosto de 1917, apenas dos meses antes de la toma del poder. Trotsky, además, tampoco fue responsable de la táctica de la revolución. Basta con recordar que, en las instancias decisorias, votó en contra de la toma del Palacio de Invierno. En los hechos, Trotsky no lideró la revolución; en la realidad fue llevado a la rastra a la toma del poder.

La defensa de ese poder tampoco lo cubrió de gloria. Su tarea como comisario de Relaciones Exteriores culminó en la catástrofe diplomática de Brest-Litovsk, así como su inepta conducción lo hizo directamente culpable del desastre militar en Varsovia, otorgando credibilidad a los continuos cuestionamientos que sufrió su comandancia del Ejército Rojo.

Pero además, en el plano de sus postulaciones más generales, Trotsky era escéptico respecto a las posibilidades de la construcción de una hegemonía obrera en Rusia y la edificación socialista, sin el auxilio sustancial de un inexistente proletariado europeo en el poder. Con semejante pesimismo, ¿a quiénes podía representar Trotsky en Rusia? Sigue leyendo

Los Procesos de Moscú

Imagen

El pacto de Hitler y Trotsky

La memoria de los Procesos de Moscú son un elemento esencial de la superestructura de nuestra época. A través de estos Procesos, por su contenido y por el momento en que se realizaron, se define el móvil de la mayor represión acaecida en el primer país socialista:

¿Fue el modo de acallar disidencias a un poder dictatorial? ¿O fue la obligada defensa a una amenaza que provenía nada menos que de la Alemania nazi?

El 90% de las penas capitales dictadas en toda la existencia del estado soviético, lo fue en las circunstancias que dieron lugar a esos célebres juicios. Sin conocerlos es imposible entender la historia de la URSS y esta imposibilidad, a su vez, afecta gravemente toda comprensión de la experiencia socialista, la historia en general y, por lo tanto, la sociedad misma.

Mientras el socialismo estuvo en ascenso, estos juicios gozaron de respetabilidad como acto de justicia, no sólo entre los comunistas, sino entre la opinión democrática y progresista del mundo. Luego, esa reputación fue progresivamente desbaratada desde la propia URSS con sucesivas rehabilitaciones de los condenados. Se trató del período de la esclerosis burocrática. Finalmente, un fallo de la Corte Suprema de la URSS virtualmente consideró nulas todas las condenas.

Eran los tiempos de la Perestroika, los prolegómenos del retorno al capitalismo.

Sin embargo, no fue éste el final de la historia. La publicidad de archivos de los servicios secretos soviéticos, que se anunció como la refutación definitiva de los Procesos de Moscú, en la letra chica de sus contenidos no hizo más que ratificarlos y aún ampliar sus denuncias. Mientras tanto, Stalin se consolidó largamente como la figura histórica preferida de los rusos, en tanto que sus detractores -Trotsky, Jruschov o Gorbachov- han desaparecido de cualquier encuesta de valoración positiva. El trotskismo en Rusia se reduce a algunas decenas de personas, en su mayoría extranjeros. El retrato de Stalin acompaña las pancartas de las movilizaciones comunistas,  así como sus campañas electorales.

Toda esta reversión del proceso de “desestalinización” culmina en una expresión orgánica:

El 21 de julio de 2001, el XXXII Congreso Extraordinario del UPC-PCUS, que reúne al Partido Comunista de la Federación Rusa y el grueso de los partidos y organizaciones del movimiento comunista en Rusia, rechazó el célebre informe “Sobre el culto a la personalidad y sus consecuencias” del XX Congreso del PCUS, así como la decisión del XXII Congreso de remover del mausoleo de Lenin los restos de Stalin.

¡21 de julio de 2001!

¿Por qué nadie ha informado de esto en la Argentina?

Lo que sigue es un aporte severamente documentado, a los fines de establecer objetivamente lo que fueron los Procesos de Moscú. Sigue leyendo