El teléfono móvil, más comunista de lo que usted imagina.

Imagen

Para Karl Marx, en la “Crítica al programa de Gotha”, el bienestar de los obreros es un objetivo de la sociedad comunista

“¡Dice que es comunista pero usa un Iphone!” ¿Quién no escuchó esta frase nunca, generalmente en tono histérico o irónico, de este o aquel ignorante derechista metido a conocedor de la historia y de la obra de Marx? La revelación que hará este artículo dejará a muchos lame-botas de los capitalistas inquietos, tal vez incluso irritados. Ciertamente, al usar un cliché tan ridículo, ellos ignoran que un invento que están acostumbrados a usar fue concebido orginalmente en un país socialista.

Según la leyenda, “el primer teléfono móvil fue inventado en los EE.UU”. La misma insiste en que el 3 de abril de 1973, el director de la compañia Motorola, Martin Kutcher, presentó en Manhattan un dispositivo de telefonía móvil en una exposición. Hasta 1979, la Travel Electronics no pasaría a comercializarlo. Pesaba casi 1 kilo y su valor era de aproximadamente unos 3700,00$. El coste de la conexión era de 24 a 40 centavos por minuto.

Cualquiera que busque algo relacionado con el nombre de Leonid Ivanovich Kupriyanovich se dará cuenta de que apenas sabe una parte de la historia. El inventor comunista ruso era un famoso ingeniero, conocido por sus inventos en el área de comunicación. En 1955, publicó en una revista científica para amantes de la radio, una descripción de su aparato walkie-talkie, capaz de hacer conexiones de hasta 1,5 km de distancia. Pesaba cerca de 1,2 kilos y funcionaba con dos tubos de vacío.

En 1957 presentó la misma versión de su walkie-talkie, pero esta vez con un alcance de 2 km de distancia y con un peso de 50 gramos. Pero el ingeniero comunista no se detuvo ahí, en el mismo año presentó el LK-1, un teléfono móvil que usaba ondas de radio, tenía un alcance de 20 a 30 km de distancia y una bateria que duraba de 20 a 30 horas. El dispositivo manual pesaba cerca de 3 kilos y dependía de una estación. Según Leonid Ivanovich, la estación podía servir a varios clientes a la vez. El inventor soviético patentó su teléfono móvil en 1957 (Certificado Nº115494, 1.11.1957). En 1958, en el Instituto de Investigación Científica de Voronej (VNIIS), Kupriyanovich comenzó la búsqueda de un sistema propio de comunicación móvil. Sus descubrimientos científicos eran constantemente publicados en la revista más famosa sobre tecnología editada en la Unión Soviética, la “Nauza i Jizn” (Ciencia y Vida).

ImagenKupriyanov experimenta con su LK-1 mientras lee un libro en el coche

En 1958, Leonid Kupriyanovich fue más allá, encogiendo su invento a un tamaño lo suficientemente pequeño para coger en un bolsillo. El aparato del ingeniero comunista no sólo permitía hacer conexiones, si no también recibirlas de telefonos residenciales y de cabinas telefónicas. Tenía aproximadamente el tamaño de un paquete de tabaco, como la mayoría de los teléfonos móviles actuales.

ImagenKupriyanovich prueba y exhibe su invento: el teléfono móvil

En 1961, el ingeniero comunista de la Unión Soviética desarrolló un dispositivo aún menor, que cogía en la palma de la mano y tenía un alcance de más de 30 km. En el mismo año fue planteada la fabricación de ese objeto a larga escala, según una entrevista dada por Leonid a la agencia de noticias APN. El inventor también habló sobre el planteamiento de construir estaciones de telefonía móvil.

ImagenTelefónos móviles en la década de los 50 y posteriores en la URSS, compatibles con una cazadora/chaqueta o un traje

El primer dispositivo de telefonía móvil nacional acabó siendo el “Altay”, distribuído comercialmente a partir de 1963, y en 1970 ya estaba presente en más de 114 ciudades de la URSS. Muchos de sus dispositivos fueron inicialmente empleados por el mundo médico, en hospitales y después por taxis en el país. El sistema fue usado en países del Este Europeo como Bulgaria y exhibido en la exposición internacional Inforga-65.

Entonces, la próxima vez que venga alguien diciendo eso de que “un comunista de verdad no usa teléfono móvil” o que “el Iphone es capitalista”, haga el favor de recordarle al pobre ignorante que el invento que usa fue creado por el comunista Leonid Ivanovich Kupriyanovich y que se creó en la URSS y no en los EE.UU. Su patente es una prueba de ello.

ImagenPatente de la invención de Kupriyanov

Estos argumentos escatológicos son facilmente refutados con investigación y lectura, con el conocimiento de los clásicos del marxismo-leninismo, que revelan que sus maestros siempre se mostraron favorables a la tecnología. Karl Marx escribió en la “Crítica al programa de Gotha” que era necesario que los trabajadores disfrutasen de confort material en el socialismo. Marx y Engels eran entusiastas del progreso industrial, pero condenaron los métodos por los cuales fue alcanzado. Lenin era un entusiasta de la tecnología, y en su obra política hace hincapié en que el comunismo dependería del poder soviético más la electrificación de todo el país (la electricidad era, entonces, tal vez la más avanzada forma de tecnología humana en su época). La era de Stalin permitió al hombre y a la mujer soviético/a dominar la fuerza que genera el sol, la energía nuclear. El Che Guevara, alumno de éste último, acostumbraba a presentar la democratización de la tecnología como una de las definiciones del socialismo. Luego, lejos de ser prohibido al obrero tener un Ipad o un Iphone, este puede tener la conciencia tranquila de que es plenamente comunista llevar un teléfono móvil (especialmente si tiene una funda comunista para irritar a los anticomunistas), un invento de un genio comunista soviético que facilita y dinamiza las telecomunicaciones.

Fuentes de búsqueda:
– Muzey Oborony Mozga (Museo de la defensa del cerebro). El teléfono soviético de Kupriyanov. Disponible en: http://brainexpo.livejournal.com/8873.html
– El primer teléfono móvil del mundo. Artículo de la página web “Rossii”. Disponible en: http://www.opoccuu.com/pervyj-mobilnik.htm
– El 9 de abril de 1957, na URSS, fue construido el primer telefóno móvil del mundo. Artículo de la página web “Za russkoe”. Disponible en: http://www.zrd.spb.ru/news/2013-01/news-0286.htm
– WIKIPEDIA. Artículo biográfico de Leonid Ivanovich Kupriyanovich. Disponible en: http://ru.wikipedia.org/wiki/%D0%9A%D1%83%D0%BF%D1%80%D0%B8%D1%8F%D0%BD%D0%BE%D0%B2%D0%B8%D1%87,_%D0%9B%D0%B5%D0%BE%D0%BD%D0%B8%D0%B4_%D0%98%D0%B2%D0%B0%D0%BD%D0%BE%D0%B2%D0%B8%D1%87

Traducido por “Cultura Proletaria” del blog “A Pagina Vermelha”.

Anuncios

34 pensamientos en “El teléfono móvil, más comunista de lo que usted imagina.

  1. eclectiktronik

    El artículo es bueno, pero no lo cuenta todo. Hay que situar el uso de esa técnología en el contexto del sistema globalizado de hoy.

    Estoy de acuerdo que el comunismo no rechaza el progreso tecnológico; es más, Lenin dijo que

    había que aprender a usar las armas del enemigo, pàra luego usarlos por el bien de la causa. El problema no es si usamos el móvil o no, sino de ser conscientes de la realidad de su producción como producto occidental de masas, para poder ser lo mas sólidarios posibles.

    Hoy en día, es evidente : hay un consumismo exacerbado en las sociedadas occidentales, cosa que se manifiesta en la tecnologia de ‘usar y tirar’ como el teléfono móvil y el ordenador.

    Las grandes marcas, los multinacionales como Samsung, Nokia, Apple, Sony y Microsoft ganan cantidades multimillionarios vendiendo aparatos cuya vida útil es

    cada vez menor. Pero ¿quien paga el coste real de esta locura? Las clases mas bajas.Estos productos han sido bañados en su sangre.

    El neo-imperialismo lo hace posible desde su producción hasta su ‘reciclaje’. Se explota niños en el Congo para minar coltan para fabricar los componentes; luego cuando el aparato se desecha, se envia junto con otros montones de basura electrónica, llamado ‘e-waste’ a Nigeria

    y a la India para ‘reciclar’, lo cual es mentira. Allí contamina ecosistemas, provocando

    malformaciones y reduciendo drásticamente las esperanzas de vida de los habitantes, ya viviendo

    bajo el umbral de la pobreza.

    Para mi, no hay nada mas reaccionario e insolidario que la mentalidad occidental en cuanto al uso y consumo de la tecnología. Las injusticias y los abusos ya mencionadas solo existen porque la gente compra sin pensar. Hay que exigir responsabilidades sociales a los explotadores, pero a la vez no seguir llenandoles los bolsillos comprando lo que ofrecen.

    Resiste la propaganda y el marketing! No compres nada de ‘última generación’! Usa lo que ya existe, que sea de segunda mano o Freecycle. Reparar antes de tirar, mucha gente cree erroneamente que no es posible. Cambia la batería o la pantalla, desbloquea el sistema, ponle memoria…hay que pensar antes de tirarlo al contenedor.
    Un par de referencias:
    http://www.theguardian.com/sustainable-business/blog/congo-child-labour-mobile-minerals
    http://rajyasabha.nic.in/rsnew/publication_electronic/E-Waste_in_india.pdf

    Responder
    1. Pineiden

      Muy de acuerdo, pensaba responder algo similar. Estamos en otro contexto, en que se exacerba el consumo, el desarrollo de las marcas e imperios capitalistas, la tecnología como tal es una herramienta que puede servir a causas distintas, con resultados que dependerán de como se desarrollen las visiones de cada sociedad respecto a estas
      Por eso es necesario diferenciar las tecnologías libres de las privativas, desarrollar las libres y controlar las privativas
      lsd

      Responder
  2. Rubén

    En fin, decir que un obrero lo está haciendo bien por tener un móvil de 600€ cuando hay móviles con las mismas funcionalidades con un valor mucho más reducido solo porque su inventor del móvil fue comunista… no lo veo correcto.

    Además, poner como ejemplo a Apple, enormemente conocida por como trabajan las empresas que tiene contratadas en el continente asiático… pues me parece una gran contradicción, pero bueno, cada uno es libre de decir lo que piensa.

    Responder
      1. Rubén

        Yo creo haberlo entendido; si no he comentado el resto es porque simplemente estaba de acuerdo con lo que se decía sobre que el comunismo está a favor de la investigación tecnológica, lo único que no me gustó de este artículo fue lo de poner como ejemplo una marca como Apple, (también si se usase a Sony o a Samsung como ejemplo diría lo mismo).

  3. Baez

    No es por usar un teléfono movil lo criticable, lo criticable es usar un teléfono fabricado en condiciones de esclavitud(y en esto apple es de las peores)ya seas comunista , capitalista o electricista

    Responder
    1. Francisca

      Cierto cierto, además, Apple y otras marcas venden éso; la marca, no un gran avance tecnológico en comparación con otros aparatos

      Responder
      1. Eduardo

        Yo creo que esto es erróneo. Una de las cosas que vende Apple no sólo es la marca, sino un estándar de calidad de materiales, y de soporte al propietario. Samsung por ejemplo, el mayor competidor muestra un desprecio absoluto a sus compradores que no adquieren la versión mas alta de la gama, con plásticos que podríamos encontrar en una escobilla de WC, abandono en la producción de actualizaciones de software excepto para la gama S original (nada de mini ni nada, si no eres S4 dentro de nada no tendrás actualizaciones de software).
        Con ello no quiero decir que lo que ofrece Apple tenga un precio justo ni se fabrique en condiciones adecuadas, pero ellos mismos desarrollan el SO, por lo que es un parte del producto, no como android que es un producto de un tercero, google, que basa su tienda de aplicaciones en el número sin el menor control sobre lo que se publica en ella.
        Hay mas que teclas detras de los móviles de hoy en día…

  4. Ferran

    Responderle a alguien que acaba de utilizar esa frase “pues puedo hacerlo porque el que lo inventó era un ruso de la URSS” (Vete a saber además si el hombre siendo ingeniero y realizando patentes estaba muy de acuerdo con la política de su país) no tiene sentido. ¿Qué más dará quién lo inventara? Lo importante es que actualmente tener un móvil no tiene porqué contradecirse con la ideología de un comunista. En eso deberíamos centrar nuestro alegato al responder ante la demagogia que lleva consigo la frase. Deberíamos recordarle al sujeto que el comunismo no es más que una teoría con un conjunto de directrices para acortar la libertad del capital. Y eso no significa que los comunistas deban ser monjas con voto de pobreza (aprovecho la frase de los chicos del maíz) ni que no puedan tener nada en propiedad. La famosa frase “Lo mío es tuyo” (que desde mi punto de vista transmite más valores que política comunista) tan popularizada por la derecha para burlarse del comunismo ha sido más que tergiversada. El comunismo tiene como fin llegar a garantizar todos los derechos humanos para todo el mundo, nacionalizando empresas y regulando los disparatados márgenes de beneficios de las grandes empresas. Por tanto, el único momento en el que el comunismo entra en conflicto con la propiedad es aquel en el que dicha propiedad es una actividad económica o financiera. En estos casos un gobierno comunista debe expropiar esa actividad para evitar que una persona pueda lucrarse sin trabajar, sólo viviendo de las rentas que le producen sus negocios . Dicho esto, y que por tanto el comunismo no atenta contra aquella propiedad destinada al uso personal, ya me explicarás porqué un comunista no puede tener un teléfono móvil.

    Otro asunto completamente distinto es que ya que no vivimos en un régimen comunista aquel que es de izquierdas o que no ve justo como se enriquecen ciertas empresas debe buscar alternativas como las que comenta “eclectiktronik” (como buscar productos de comercio justo o de segunda mano) para reducir lo que se pueda los beneficios de estas empresas.

    Responder
  5. Pingback: El Teléfono Móvil, Más Comunista de lo que Usted Imagina |

  6. CamaradasRevolucionarios

    Los capitalistas siempre quieren privatizar la historia verdadera para vendernos una historia “genéticamente alterada” al estilo de (MONSATÁN), pero siempre se estrellarán por que la verdad NO se privatiza.

    Responder
  7. Internacionalista

    En primer lugar hay que dejar claro que no ha existido ninguna sociedad con un sistema económico comunista. Ni en la URSS. Por ejemplo la mal llamada comunista Corea del Norte desde el análisis marxista es un capitalismo más puro que el de EE.UU. porque su capital están concentrado en menos manos.
    El comunismo no consiste en regular márgenes de beneficios de las empresas ni en “acortar la libertad del capital” sino en cercenar la libertad del capital para dar paso a la libertad de la humanidad en una sociedad sin dinero, sin beneficios por tanto y por último sin Estado. En definitiva, el comunismo no consiste en regular el capitalismo sino en eliminarlo.
    Por otra parte se puede contestar a quienes dicen como Ruben cosas como “decir que un obrero lo está haciendo bien por tener un móvil de 600€ cuando hay móviles con las mismas funcionalidades con un valor mucho más reducido solo porque su inventor del móvil fue comunista… no lo veo correcto” lo siguiente: Que un proletario que cobra 2000€ al mes por ejemplo decida gastarse 600€ de su sueldo en X móvil no tan solo puede ser correcto sino puede ser necesario incluso para desempeñar un trabajo de agente comercial.
    Por otra parte comprar un móvil más barato no va a contribuir a eliminar el sistema capitalista. ¿Qué pasa, que no hay fábricas de móviles baratos donde se trabajen turnos de 12 horas? Resulta que sí y que muchos de esos móviles más baratos y/o de imitación se construyen en empresas con iguales o peores condiciones laborales que las de Foxconn que ensamblan los iPphone entre otros.
    Abogar por una reducción del consumo tan solo hace el juego a los empresarios que tienen la excusa perfecta para reducir los salarios argumentando que es posible vivir sin tanto o aquello de que hemos vivido “por encima de nuestras posibilidades”.
    Las posibilidades de los trabajadores son las de vivir por encima de las limitaciones de sus salarios.

    Responder
  8. Pingback: El teléfono móvil, más comunista de lo que usted imagina. | Ícaro e a Utopia Real

  9. mar

    La contradicción no es el hecho de usar un teléfono móvil, sino el costo de dicho aparato hay centenares de teléfonos económicos que una persona que se dice amante de la austeridad usaría antes que un Iphone. Allí radica la contradicción.

    Responder
    1. FranciscoJ

      Amante de la austeridad? estas leyéndote lo que escribes? desde cuando los comunistas hacen voto de castidad? te recomiendo volver a leer el texto porque no lo entendiste

      Responder
  10. Victo Páez

    El trasfondo quiere decir que el primer movil fué hecho en un país comunistas, okey no puedo refutar aquello, pero se desarrollo en un país capitalista “O como puede ser que los Comunistas le vendieron información a los EEUU”.

    Responder
  11. Pingback: Comunista con móvil | Vota y Calla

  12. Aitor

    Creo que no debemos olvidar que lo que hace al producto capitalista o comunista no es su origen, si no las condiciones de producción de este y para las relaciones productivas para las que trabaja.

    Responder
  13. Pingback: telefono movil el pais enero 2014

  14. Sergio

    Uf!!!!
    El artículo solo intenta hacer un poco de justicia frente a tantas mentiras que generalmente nos comemos por falta de información.
    Si vale la pena recalcar que los primeros pasos se dieron en la URSS porque intenta acercarnos a los modos en los cuales la ciencia se desempeñaba en esa nación.

    Responder
  15. Pingback: Comunista con móvil

  16. Samsong

    Nadie dice que un comunista no pueda usar iPhone porque los móviles son capitalistas lo dicen porque la empresa apple es la personificación del capitalismo

    Responder
  17. Redactor

    Saludos a todos.
    Es la primera ocasión que vengo por aquí y debo decir que me resulta bastante grato encontrar gente dispuesta a debatir y defender las tesis de Marx y en general de la izquierda toda. Creo que la falta de reflexión y debate sobre ellas y su potencial para la actualidad son lo que les ha generado tanto desprestigio entre la gente, incluso entre la propia gente trabajadora.
    Espero seguir por aquí y contribuir a su revalorización porque bien entendidas, expuestas y practicadas siguen siendo la mejor alternativa al capitalismo feroz que padecemos.
    En cuanto al artículo que se discute, aprecio su oportunidad, pero creo que el enfoque es limitado; por otra parte, debatirlo con profundidad nos extendería tanto que este espacio no alcanzaría.
    Si la cuestión se limitara a mostrar que el móvil fue inventado en la antigua URSS y que solamente por eso no hay contradicción alguna entre ser obrero, proletario o trabajador sin más y tener un móvil, no veo mayor problema. Se remite a quien nos juzgue a los links arriba citados y listo. Pero resulta que no, el artículo implica mucho más de lo que sugiere. Algunas han sido mencionadas por Internacionalista, Ferrán y Electiktronik.
    Personalmente lo enfocaría, entre otros aspectos, en el peso de la alienación y enajenación. Es lo que yo veo en cualquiera -no sólo un obrero- fascinado con su Iphone o Samsung: un grado de dominación ideológica brutal.
    Y aquí entra en juego una de las tesis más célebres y actuales de Marx: a toda estructura económica corresponde una súperestructura ideológica determinada.
    Si se entiende esto, no es difícil responder a la pregunta de cómo conciliar el aprovechamiento de la tecnología con una existencia plena y racional, por no decir humana.

    Responder
  18. Pingback: El teléfono móvil y la URSS | El desván

  19. David

    El artículo de verdad es patético comparando ideología con el potencial científico de los rusos que es enorme. La genialidad de los cientificos de la ex URSS se ve en muchos descubrimientos y hazañas tecnológicas como conseguir que el Buran despegara y aterrizara el solo sin interferencia humana. Parte de la culpa del parón en el campo tecnológico se debe al régimen porque consideraba mas factible robar información que investigar. Por tanto lo mejor del artículo es la información que da sobre los cientificos sovieticos que son los mejores del mundo en materializar el campo teórico en la práctica con pocos recursos. Lo demás es una perorata de un nostálgico del comunismo que no tengo claro si lo ha vivido.

    Responder
  20. Pingback: Iphone: el móvil comunista – Pymarketing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s