Archivos Mensuales: junio 2014

Curso Básico de Marxismo-Leninismo-Maoísmo

Imagen

Este documento ha sido redactado por el PCI(Maoísta) de la India y es utilizado como guía de estudio por sus cuadros.

Table of Contents:

Chapter 1: Introduction

Chapter 2: What is Marxism-Leninism-Maoism

Chapter 3: Socio-economic Conditions Leading to the Birth of Marxism

Chapter 4: Early Life of Marx and Engels Until They Became Marxists

Chapter 5: The Three Sources of Marxism

Chapter 6: The Basic Foundations of Marxist Philosophy – Dialectical and Historical Materialism

Chapter 7: Struggle Against Utopian Socialism and the Establishment of Scientific Socialism

Chapter 8: Marxist Political Economy

Chapter 9: Marxism Fuses Its Links with the Working Class

Chapter 10: The Lessons of the Paris Commune

Chapter 11: Spread of Marxism and Rise of Opportunism

Chapter 12: Marxism in Russia – Early Life of Lenin

Chapter 13: Lenin and the Proletarian Party of a New Type

Chapter 14: Russian Bourgeois Revolution of 1905 – Development of Proletarian Tactics

Chapter 15: World War I – Opportunism v/s Revolutionary Tactics

Chapter 16: Lenin’s Analysis of Imperialism, the Highest Stage of Capitalism

Chapter 17: The Great October Socialist Revolution

Chapter 18: The Formation of the Third International

Chapter 19: The National and Colonial Question

Chapter 20: Early Life and Revolutionary Contributions of Stalin upto the 1917 Revolution

Chapter 21: Socialist Construction – the Russian Experience

Chapter 22: Fight against Trotskyism and Other Opportunist Trends

Chapter 23: Tactics During World War II

Chapter 24: Mao’s Early Years

Chapter 25: Mao’s Fight Against Right and ‘Left’ Lines and Victory of the Chinese Revolution

Chapter 26: The Path of Revolution for the Colonies and Semi-Colonies

Chapter 27: Mao on Philosophy

Chapter 28: Mao on The Party

Chapter 29: Socialist Construction – The Chinese Experience

Chapter 30: The Great Debate – Mao’s Fight Against Kruschev’s Modern Revisionism

Chapter 31: The Great Proletarian Cultural Revolution

Chapter 32: After The Death of Mao

Introduction

Most of us revolutionary activists are ‘practical’ people. We feel, “Why bother about ideology, and theory, and such other things, … that is for the scholars and ‘intellectuals’, … the most important thing is to get on with the job”.  The lower level activists and members feel that it is sufficient that the Central Committee and the higher committees do study and provide guidance; and often, many members in the higher committees also feel that other work is too pressing to ‘allow’ much time for theory.

On the other hand, there are a few others who feel it is necessary to know every work of the Great Teachers in order to work ‘properly’.  They spend a large amount of time in trying to read everything. They also have a tendency to treat everything they read as dogma.

It is necessary to avoid both these attitudes in our study. All comrades should give sufficient time and attention to study in order to understand the essence of our ideology — Marxism-Leninism-Maoism (MLM). Rather than knowing by heart a large number of books, it is necessary to understand deeply the essential and basic aspects of our guiding ideology. If we do this and learn to apply it in our day to day work we can greatly improve our practice, both, as individual activists, as well as, of the party as a whole. Very often we understand and analyse the world around us only according to our own limited experiences and therefore arrive at wrong conclusions. A proper understanding of MLM can help us overcome such errors. At other times a superficial understanding can lead to going by only the letter of certain party decisions and stands and not understanding their essence and spirit. Such mistakes can also be avoided by a deeper grasp of MLM. By our study of MLM, we learn from the positive and negative experiences of World Revolution; we learn to absorb the good in it, and we learn to differentiate between the good and the bad in our own practice. We thus learn to recognise, criticise, and fight all types of opportunism. In short, MLM is a must to mould our practice in the light of theory.

This Basic Course in MLM is intended to present to activists an understanding of the principal aspects of our ideology. Our ideology is, first and foremost, a ‘practical’ theory, meant to be implemented and put into practice. The theory itself emerged in the course of numerous class struggles. It is therefore essential to understand the concrete material conditions and social practice through which the Great Teachers of the proletariat – Marx, Engels, Lenin, Stalin and Mao – discovered and formulated its basic principles. Thus, this book has been presented by relating the historical process of the growth and development of MLM. The basic concepts have been presented in short by, wherever possible, linking to the socioeconomic conditions, main political events and class struggles that gave birth to them. In order to understand any particular aspect in detail, more particular study would be necessary. This Basic Course however is meant to provide an essential basis for understanding the dynamic process of the development of our ideology and in what historical conditions and circumstances certain stands and theory came into being.

Come; let’s begin our study.
Sigue leyendo

Anuncios

El surgimiento de la filosofía

Imagen

La filosofía surge no de una intrépida curiosidad de las horas de ocio, sino de una aguda y verdadera necesidad de desenvolverse racionalmente en los agudos problemas que tenía […] la sociedad ante sí. Precisamente por eso la filosofía tampoco tiene en los primeros momentos el semblante de monólogo de aire pensativo del sabio, en la soberbia soledad del mundo contemplado. Al contrario, toda ella está en la disputa, en el diálogo polémico, apasionado, con el sistema mítico y religioso de concepciones del mundo y de la vida.

No hace falta tener una gran sagacidad para ver en los fragmentos poéticos filosóficos de Heráclito (“El mundo, uno en su todo, no fue creado de ninguna manera por los dioses ni por los hombres…”, “La guerra es el padre de todo y en todo rige: determinó que unos fueran dioses y otros hombres, unos esclavos y otros libres”) la antítesis cosmovisiva directa de las convicciones expresadas clásicamente en los versos del cantor del primitivo idilio de Hesíodo:

Dios en efecto por ley estableció tanto la fiera como el pájaro como el pez
Para que se devoraran unos a otros. Encima les negó la Verdad.
Fue entonces que al hombre Dios le envió la Verdad…

Contra la vieja “verdad” de la mitología religiosa los primeros filósofos levantaron la nueva sobria verdad (“desnuda y sin pintura”), nacida del mundo de la lucha diaria y a toda hora de los hombres, del mundo de la enemistad y del divorcio, donde no se salva nada tradicional, donde los viejos dioses son tan impotentes como los preceptos de la vida por ellos prescrita. El griego de la época de Tales fue puesto ante la necesidad de revalorar radicalmente todas las anteriores normas de vida y sus fundamentos. La filosofía nace entonces como órgano de este trabajo crítico.

Sin contar con esta circunstancia no puede entenderse absolutamente nada de la esencia de aquel problema para cuya solución los hombres se vieron obligados a crear la filosofía. Interviniendo por vez primera en la arena de la vida social, la filosofía no se ocupa en absoluto de la construcción de sistemas lógicamente pensados de la comprensión del “mundo en general”, como pudiera parecer a primera vista, divorciados de las condiciones sociales de su surgimiento; sino que se ocupa, ante todo, de la destrucción de la tradicional cosmovisión, no adecuada al modo de vida que cambiaba de la forma más radical, a las condiciones del ser social de los hombres. Sus propias (positivas) visiones se van formando directamente en el transcurso de la reconsideración crítica y de la transformación de aquel material espiritual que fue legado a los hombres como herencia del desarrollo anterior. Naturalmente que, en primera instancia, la filosofía se encuentra relacionada con los límites de este material, se encuentra en fortísima (aunque negativa) dependencia respecto de éste.

(…) la Filosofía desde el principio se elabora en los límites de la forma religiosa de conciencia y así, de un lado, elimina la religión como tal, y de otro, por su propio contenido positivo se mueve ella misma en la esfera idealizada de la religión, traducida al lenguaje de las ideas”.(1)

Precisamente por esto la filosofía interviene desde el comienzo no como una ciencia peculiar, no como una peculiar esfera del saber que delimite claramente un objeto de investigación, un círculo de problemas especiales, sino como “amor a la sabiduría” o “sabiduría en general”; ella contempla todo lo que cae bajo el campo visual del ser pensante. Su objeto se confunde con el objeto del pensamiento en general: el “mundo en general”, sin ningún tipo de precisiones ni limitaciones. Naturalmente, aquí la “filosofía” interviene en calidad de sinónimo absoluto de cosmovisión científica en general (como tendencia, se sobreentiende). Para un estadio temprano del desarrollo de la filosofía esto es inevitable y natural a la vez. Todo lo que existe en la tierra, en los cielos y en el mar constituye su objeto: tanto la construcción de instrumentos musicales, como los “meteoros”, el surgimiento de los peces, los eclipses de sol y de luna, las cuestiones acerca de la inconmensurabilidad de la diagonal del cuadrado con uno de sus lados, la dependencia entre la estación invernal y la recogida de los olivos en otoño… Todo. Todo esto se llama filosofía, cualquier pensamiento sobre el mundo en general.

En este estadio en general no corresponde aún hablar de la filosofía como de una ciencia particular; por la simple razón de que no hay todavía otras ciencias particulares. Hay solo retoños de conocimientos matemáticos, astronómicos y médicos, crecidos en el suelo de la experiencia práctica y orientadas por completo de forma pragmática. No es extraño que la “filosofía” desde el principio mismo incluya en sí todos estos escasos embriones del conocimiento científico y los ayude a desarrollarse en su terreno, pretendiendo liberarlos de aquellas capas de magia y curandería, con las cuales (puede que incluso junto a ellas, como hicieron los pitagóricos) fueron encuadernados dentro de la cosmovisión mitológica y religiosa. Por eso el desarrollo de la filosofía coincide aquí también por completo y enteramente con el desarrollo de la comprensión científica del mundo circundante en general.
Sigue leyendo

Falsificación de documentos soviéticos en la era Yeltsin

Vídeo en el que Viktor Ilyujin, vicepresidente del Comité de Desarrollo Constitucional del Parlamento, afirma que su grupo parlamentario dispone de información sobre la creación en los años 90 del siglo pasado, durante el mandato de la administración del presidente Yeltsin, de un poderoso equipo de expertos en falsificación de documentos históricos de la Unión Soviética y, fundamentalmente, de documentos correspondientes al período de Stalin. (Junio del 2010)

Stalin y los Kulaks – Fortalecimiento de la URSS

Imagen

 

La NEP, implantada por Lenin al inicio del nuevo sistema revolucionario en Rusia, dio lugar a que se fortaleciesen los kulaks, o sea, los campesinos ricos.

Un sector dentro del partido se opuso a que esta gente fuese neutralizada bruscamente y entendían que debería haber negociaciones pacíficas con ellos.

Sin embargo, Stalin defendía que la pretensión de este grupo era restaurar el capitalismo y que eran agentes de los campesinos ricos, por lo tanto, era necesario promover su neutralización y la de los kulaks.

Con la liquidación de los kulaks, se procedió a la colectivización total del campo. En cuanto a los excesos practicados en algunos lugares donde se impusieron medidas para las cuales los campesinos no estaban preparados, fueron criticados y remediados debidamente por Stalin.

Resuelto este problema, se llevo a cabo el primer plan quinquenal, cuya meta era la reconstrucción de todas las ramas de la economía con base en la tecnología moderna

Stalin considereba que con la liquidación de los kulaks, “triunfó la posibilidad de construir el socialismo en un solo país“.

En el segundo plan quinquenal, hubo éxito en todas las áreas: la economía, la cultura, la ciencia, la educación pública y la lucha ideológica.
Sigue leyendo

La carta que un tanquista herido en la II Guerra Mundial nunca llegó a enviar a su amada

El 22 de junio de 1941 empezó la Gran Guerra Patria, que afectó a millones de personas. En la Unión Soviética la invasión del III Reich dejó 27 millones de muertos, así como 1.710 ciudades y más de 70.000 pueblos destruidos. 73 años después del inicio del conflicto más sangriento de la historia de la humanidad, esta semana recordamos con sincero agradecimiento a los héroes que derramaron su sangre para que volviera la felicidad a nuestras vidas. Algunos de esos héroes de carne y hueso son personas cuyos nombres no quedaron grabados en los anales de la historia, pero precisamente gracias a sus hazañas se forjó la gran victoria contra la Alemania nazi.  

En honor a uno de estos héroes me gustaría compartir con ustedes la carta que escribió un tanquista herido, una carta que no logró enviar a su amada porque el soldado falleció defendiendo la patria.   

«25 de octubre 1941,

»Querida Varia:

»No, no volveremos a vernos. Ayer al mediodía atacamos otra columna de Hitler. Una granada nazi impactó contra la coraza lateral del tanque y explotó dentro. Mientras estaba conduciendo el vehículo hasta el bosque, Vasili falleció. Yo estoy herido de gravedad.

»He enterrado a Vasili Orlov en un bosque de abedules. Vasili murió sin poder decirme ni una sola palabra, no dijo nada para su hermosa Zoia ni para su [hija] María, que tiene el pelo tan rubio que parece la pelusilla de un diente de león en otoño. Así, de los tres tanquistas ha quedado solo uno. Llegué al bosque cuando empezaba a anochecer. Lo que pasé por la noche fue una tortura, he perdido mucha sangre. Ahora, no sé por qué, el dolor, que me estaba quemando el pecho, se ha calmado y siento paz en el alma.  

Imagen
 

»Es una pena que no hayamos logrado nuestro objetivo. Pero hicimos todo lo que pudimos. Nuestros camaradas perseguirán al enemigo, que no debe pisar nuestros campos ni nuestros bosques. Nunca habría podido vivir así sin ti, Varia. Me has ayudado siempre, en Jaljin Gol [en referencia a la decisiva batalla durante la guerra fronteriza no declarada entre el Imperio japonés y la Unión Soviética a mediados de 1939] y aquí. Creo que cuando uno ama trata a las personas con más bondad. ¡Gracias, mi amor!  

Imagen
 

»Las personas envejecen, pero el cielo es siempre joven, como tus ojos, que es imposible dejar de admirar. Nunca envejecerán, ni dejarán de brillar. Pasará el tiempo, las heridas cicatrizarán, se construirán nuevas ciudades, se plantarán nuevos jardines. Llegarán otras vidas, cantarán otras canciones. Pero nunca olvidéis la canción de los tres tanquistas. Tendrás hijos preciosos, volverás a querer. Pero yo me voy, os dejo sintiendo un gran amor hacia ti.

»Tu Iván Kólosov.»     

La tripulación del tanque falleció en octubre de 1941 cuando trataba de escapar del cerco nazi cerca de Viazma, en la región de Smolensk, en el oeste de Rusia. El subteniente Iván Kólosov escribió su carta a Varia sabiendo que no volvería a ver a su amada. El tanque fue hallado 25 años después del incidente. Cuando abrieron el vehículo, encontraron en su interior los restos del conductor, un mapa, una foto de su amada y cartas no enviadas. Varvara Zhuravliova las recibió 25 años después. La historia del tanquista forma parte del libro ‘Govoriat poguibshie gueroi’ (‘Hablan los héroes fallecidos’), que reúne las diferentes tragedias humanas en una historia llena de dolor, de valentía y de muerte.

 

 

Extraído de actualidad.rt.com

La VERDADERA historia de Mao Tse-Tung y la revolución comunista de China

Imagen

 

En los años 60 y 70, Mao Tsetung fue una de las personas más famosas en el mundo. Había dirigido al pueblo chino, en contra de todas las predicciones, a hacer una revolución. Para muchos millones que en esos días lucharon apasionadamente por la justicia y la liberación, la revolución china fue un faro. Y el propio Mao tiene fama en particular por negarse con impaciencia a parar la revolución a mitad del camino, por nunca contentarse, nunca dejar de luchar por un mundo sin divisiones en clases, en países, entre opresor y oprimido. Mucha gente -maestros, obreros, médicos, científicos, estudiantes y revolucionarios- de muchos países fueron a China para presenciar la sociedad socialista que se estaba construyendo bajo la dirección de Mao. Y muchos volvieron a casa, inspirados y esperanzados sobre la posibilidad de una sociedad verdaderamente liberadora.

En la propia China, las masas estimaron mucho a Mao, pues como líder de la vanguardia revolucionaria de China, el Partido Comunista de China, había dirigido a la victoria en una guerra de liberación de 22 años contra invasores extranjeros y reaccionarios chinos. Tras esa épica lucha, dirigió al pueblo a construir una nueva sociedad y una nueva vida en la China socialista y a avanzar más allá en la defensa de la revolución y la transformación de la sociedad durante la Gran Revolución Cultural Proletaria. Pero había aquellos que se opusieron a Mao, justamente en la dirección del Partido Comunista de China. Como Mao, se habían alistado en la revolución, y en el Partido Comunista, con una ardiente ira contra el tratamiento de China por el imperialismo. Como Mao, pelearon en la revolución por la liberación. Pero a diferencia de Mao, no tenían una visión que alcanzara el comunismo; sus objetivos no fueron más allá de construir una nación poderosa. So pretexto de construir una China fuerte y moderna, adoptaron programas y políticas que en lo esencial reforzaron las relaciones y las ideas capitalistas. Después de la muerte de Mao en 1976, estos “seguidores del camino capitalista” en el Partido Comunista tomaron el poder y derrocaron al socialismo y restauraron el capitalismo, un proceso en que arrestaron a cientos de miles y mataron a miles. Aunque el gobierno ha seguido llamándose socialista y comunista, desde entonces China ha sido un país capitalista. Han destripado los principios de Mao, lo que él representó, y los nuevos gobernantes de China han convertido a Mao en un icono nacionalista.

Hoy, hay dos generaciones de la población que han crecido en Estados Unidos que, en gran parte, no saben nada de Mao y China salvo el cuento oficial de la clase dominante y de los medios grandes. Lo que saben, en gran parte, NO ES CIERTO DE CABO A RABO. Dicen que Mao fue un despiadado “dictador ávido de poder” que cometió grandes crímenes contra el pueblo. Pera la VERDAD es que Mao Tse-tung fue un gran comunista revolucionario que dirigió a un cuarto de la población del planeta a liberar a China desde debajo de la bota de los opresores imperialistas, y que luego pasó a construir una sociedad socialista liberadora durante más de 25 años. Conocer la verdad sobre Mao es importante para todos: la revolución que dirigió fue un hito importante en la historia universal y todo mundo debe saber la verdad de tal revolución y tal personaje. Para aquellos que arden por cambiar el mundo, hay aún más en juego, porque las ideas y la práctica revolucionarias de Mao forman una parte crucial de los cimientos y el punto de partida para reconstruir un movimiento revolucionario hoy.

Esta es la VERDADERA historia de Mao Tse-tung y la revolución histórico-mundial que dirigió en China.
Sigue leyendo

La Clase de los Proletarios y el Partido de los Proletarios

Imagen

Stalin – La Clase de los Proletarios y el Partido de los Proletarios

(A propósito del primer artículo de los Estatutos del Partido)

Ha pasado ya el tiempo en que audazmente se proclamaba: “Rusia una e indivisible”. Hoy día hasta los niños saben que la Rusia “una e indivisible” no existe, que se ha dividido hace ya mucho en dos clases antagónicas: la burguesía y el proletariado. Actualmente para nadie es un secreto que la lucha entre estas dos clases es hoy el eje en torno al cual gira nuestra vida contemporánea.

Sin embargo, hasta el presente era difícil advertir todo esto, ya que hasta ahora no veíamos en la palestra más que grupos aislados, pues los que luchaban eran únicamente grupos aislados en ciudades y rincones aislados, mientras que al proletariado y a la burguesía, como tales clases, no se les veía y difícilmente se podía reparar en ellos. Pero las ciudades y las regiones se unieron, los distintos grupos del proletariado se tendieron la mano, estallaron huelgas generales y se produjeron manifestaciones, y ante nosotros apareció el grandioso panorama de la lucha entre las dos Rusias, entre !a Rusia burguesa y la Rusia proletaria. Salieron a la palestra dos grandes ejércitos: el ejército de los proletarios y el ejército de los burgueses, y la lucha entre estos dos ejércitos abarcó toda nuestra vida social.

Pero como un ejército no puede actuar sin mandos, como todo ejército ha de tener su destacamento de vanguardia, que marcha delante de él y le señala el camino, era evidente que con estos ejércitos tenían que aparecer también los respectivos grupos de dirigentes, los respectivos partidos, como suele decirse.

Así, el panorama tomó el aspecto siguiente: de un lado, el ejército de los burgueses con el partido liberal a la cabeza, y del otro lado, el ejército de los proletarios con el partido socialdemócrata a la cabeza. Cada ejército es dirigido en su lucha de clase por su propio partido(1).

Nos hemos referido a todo esto para comparar el Partido de los proletarios con la clase de los proletarios y esclarecer así en breves palabras la fisonomía general del mismo.

Lo expuesto demuestra con harta claridad que el Partido de los proletarios, como grupo combativo de dirigentes, tiene que ser, en primer lugar, mucho menos numeroso que la clase proletaria; en segundo lugar, su conciencia y su experiencia tienen que ser muy superiores a las de la clase proletaria, y en tercer lugar, debe ser una organización estrechamente unida.
Sigue leyendo

Galiza: Detenida Maria Osório, militante independentista en la clandestinidad

Ceivar
 
Durante más de un mes Maria Osório consiguió mantenerse en la clandestinidad. La noche del pasado sábado 14 de junio, la militante independentista fue detenida por la Guardia Civil española en Ponferrada, ciudad próxima al territorio galego.
 
El Organismo Popular Anti-repressivo Ceivar ha informado de que hasta el momento se desconocen los procedimientos de la detención. La militante, en libertad condicional desde febrero de 2013 después de un año y tres meses de prisión preventiva en régimen especial, ha sido trasladada a Madrid, donde se encuentra detenida a la espera de pasar ante el juez de la Audiencia Nazional, que le asignará una cárcel provisional.
 
Maria, ejemplo de dignidad para el independentismo revolucionario
 
El pasado 7 de junio, la militante participó en un acto de solidaridad convocado por Ceivar en un centro social de Santiago de Compostela, para hacer pública su posición de insumisión ante la «justicia» española y el paso a la clandestinidad para seguir luchando.
 
A pesar del fuerte dispositivo policial que tomó la capital gallega, la intención de capturar a Maria acabó frustrada, pues la comunicación se realizó a través de internet, mediante videoconferencia.
 
Durante su intervención, la militante dejó clara su postura de rechazo ante una condena injusta y totalmente desproporcionada: «No llamaré a la puerta de ninguna prisión, me declaro insumisa. No tengo por qué obedecer las leyes de un Estado del que sólo conozco represión y persecución política e ideológica». En este sentido, también denunció que las causas de esta condena no son otras que pertenecer a «una generación que optó por la lucha para dignificar su existencia».
 
Maria Osório pertenece a una generación de galegas e galegos comprometidos con la lucha por la soberanía de su pueblo, que apuestan por la organización popular de base en defensa de la identidad, el territorio y los recursos. Sólo en los últimos diez años se han fundado más de 60 centros sociales; cinco nuevas organizaciones políticas; más de 30 organizaciones juveniles, estudiantiles y ecologistas, y se crearon ocho medios de comunicación, todos de carácter soberanista.

Sigue leyendo

Películas perdidas de la URSS

Aproximadamente 70 películas fueron grabadas en la URSS en el período comprendido entre 1931 y1940. Pero la mayoría de ellas, por desgracia, se han perdido. O, al menos, se encuentran temporalmente perdidas.

Algunas de las imágenes que se muestran a continuación, tomadas de la película “Blossoming Youth“, producen una impresión indeleble por la vivacidad y la naturalidad de sus colores, lo que era muy inusual para el cine de la época.

Entre las fotos se encuentran también algunas tomadas de un evento deportivo, probablemente de 1939, en las cuales se encuentran presentes Stalin y Kalinin, entonces presidente de la URSS.

Esta increíble calidad es una evidencia del alto grado de avance de la cultura y de las artes en la URSS bajo la dirección de Stalin. Difícilmente se encontrarán producciones de un nivel similar en los países capitalistas de este período.

 

Imagen

Imagen

ImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagenImagen

El despertar de la nueva China

Imagen

 

 

Dejando de lado las consideraciones de carácter estrictamente político, tenemos el deber de mostrar las principales transformaciones que se dieron en las condiciones de vida del pueblo chino, después de la caída del Kuomintang y la implantación, en 1949, de la nueva República Popular China.
 
El cambio de la estructura económica consiguiente a las profundas alteraciones producidas en equilibrio de las fuerzas sociales por el advenimiento del nuevo régimen político, provocaron una rápida transformación de la situación de miseria, de hambre y estancamiento, retratadas en las páginas precedentes de este trabajo. El primer efecto inmediato de la liquidación del Kuomintang, fue la pacificación de China. Las guerrillas que reinaban endémicas en el país, provocadas desde siglos por los barones de la guerra, acabaron en 1949. Y con ellas, cesó una de las causas de las sangrías periódicas de la población china.

El segundo efecto inmediato fue la abolición de los trabajos semi-coloniales que las potencias occidentales habían impuesto sucesivamente a los gobiernos anteriores, comenzando por el Tratado de Nankín, de 1842(1). Fueron múltiples las consecuencias de la revocación de estos tratados: su primera consecuencia fue la abolición de las concesiones extraterritoriales, que servían a las compañías comerciales extranjeras para conducir en forma imperialista el comercio exterior de China entre las que había prosperado entre otros, el infame tráfico del opio. A acabado así, en sus orígenes, el pernicioso vicio, causa junto con el hambre y las enfermedades de la tradicional apatía de los chinos, en seguida pudo ser erradicado con la acción local a través de la supresión de las casas de vicio, la reeducación de los elementos recuperables, y el aislamiento de los incorregibles. La segunda consecuencia de la revocación de los tratados, fue el no reconocimiento de las deudas externas contraídas por los gobiernos precedentes.

Este hecho, si por un lado provocó violentos resentimientos, por parte de ios acreedores extranjeros, especialmente los norteamericanos, por otro lado tuvo una repercusión extremadamente favorable sobre la economía del «acuario chino», permitiendo la disminución de los impuestos sobre el comercio local y sobre las actividades agrícolas. En lugar de los viejos tratados semicoloniales, China pudo firmar en pie de igualdad, nuevos tratados con la Unión Soviética, Corea, Inglaterra, India, etc. En virtud de esos tratados China se encuentra, por primera vez, en condiciones de promover grandes trueques comerciales con naciones industrialmente bien desarrolladas, y se vale de esta facultad para proceder a grandes inversiones en maquinarias e implementos esenciales a la industrialización del país. Como consecuencia de este hecho, se amplía el horizonte de trabajo para la mano de obra industrial en las ciudades, y mejora el equilibrio económico del campo.

El tercer efecto de la caída del Kuomintang fue el cambio de las relaciones de propiedad, concretada en el campo con la abolición del latifundio y la distribución de tierras a los campesinos pobres, y en las ciudades con la creación de la gran industria del Estado, y el apoyo al cooperativismo y al municipalismo en los sectores de la industria media y del comercio. Puede verse claramente el significado global de esos efectos confrontando datos de la vieja China, presentados en las páginas precedentes, con las actuales. La mortalidad infantil que en 1935 se había estabilizado en el nivel de 99%, alcanzando durante la invasión japonesa la alarmante cifra de 190%, en 1950 desciende al 77%, en 1951 al 74%, en 1952 a 53%. La mortalidad por parto, que era del 15% durante esos años de guerra, bajó a menos del 1% en 1953. El espectacular resultado se obtuvo gracias a la difusión en gran escala de cursos de higiene y asepsia, a través de los cuales casi fue eliminado uno de los más terribles flagelos de China. Según datos estadísticos oficiales, en el período 1949-1952, fueron aplicadas 214.000.000 de vacunas contra la peste, el cólera, la fiebre tifoidea y la difteria. En consecuencia, fue enormemente reducida la incidencia de esas enfermedades en China.

Basta verificar que en el caso de la peste, en que cerca de 3.000 casos eran declarados por año, en 1952 apenas surgieron algunos casos esporádicos, y en 1953 desapareció por completo este flagelo del territorio de la República Popular China. En lo que respecta a la viruela, en 1952 fueron hechas más de 500.000.000 de vacunas, lo que traduce el hecho de que, por primera vez en el país fue vacunada contra la viruela toda su población. En cuanto a las enfermedades contagiosas, pudieron ser combatidas casi exclusivamente por la aplicación, en gran escala, de conocidas medidas sanitarias; más complejo es el problema de las infecciones, entre las que se destacan las de origen fecal que, como vimos, siempre acarrearon enorme desgaste humano al país. En este caso, se hacía necesaria una mudanza radical de los hábitos de vida, capaz de alterar el ciclo evolutivo de los agentes infecciosos. Este complejo programa de una campaña sanitaria integral fue llevado a efecto con ayuda de una organización voluntaria -el Movimiento Patriótico de Higiene- que prácticamente movilizó a toda la población para medidas de profilaxis. Fueron divulgados entre los campesinos los métodos adecuados para el empleo de las heces de origen humano, después de una autodepuración biológica que elimina los agentes infecciosos, y se enseñó cómo evitar el contacto directo de la tierra con las manos y otras partes descubiertas del cuerpo, por las que se producía la contaminación de ancilostomosis. Fueron perforados y reconstruidos 1.400.000 pozos; drenados 57.000 pantanos y eliminadas 74.000.000 de toneladas de basura, que se amontonaban en torno a las comunidades. La producción local de DDT y otros insecticidas, mucho contribuyó al exterminio de los agentes transmisores de innumera-bles enfermedades endémicas en China.

Junto a estas medidas directas y urgentes de saneamiento, el Estado inició el combate sistemático en sus bases contra las causas del hambre y la desnutrición; llevado a cabo, principalmente, en el terreno de la economía. El incremento de la producción industrial ha sido enorme: mientras en 1949 representaba apenas el 17% de la producción total, en 1952 alcanzaba el 73%. Por otra parte, el área de tierras cultivadas aumentó en 12% en los últimos años, logrando un total de 122 millones de hectáreas dedicadas a cultivos alimentarios y 12 millones a cultivos industriales. Este aumento fue posible gracias a la utilización de los trabajos técnicos de recupe-ración integral de las tierras abandonadas. En 1952 fueron irrigadas 3.270.000 hectáreas de tierra, con el aprovechamiento de las aguas del río Huai, del curso medio del Yang tse-Kiang, y del río Ham, del medio y bajo curso del río Amarillo y del río de las Perlas. Los trabajos de reforestación levantaron cortinas arbóreas protectoras en una superficie de 280,000 hectáreas. Todas esas medidas vienen, necesariamente, repercutiendo favorablemente sobre la producción alimentaria del país.
 
El gran resorte psicológico de esta actividad febril, que ve cada día crecer y multiplicarse las iniciativas y medidas por todas partes, fue la reforma agraria. La abolición de los latifundios y la distribución de tierras a quienes las trabajan representaron para el campesino chino, tan hambriento de tierras, lo mismo que en la antigüedad para el campesino árabe la conquista y la ocupación de las tierras fértiles de África del Norte y de España durante la expansión del Imperio Islámico. Representaron en los dos casos el aumento inmediato de las raciones alimentarias, la disminución del hambre crónica y el alejamiento del espectro del hambre aguda. Por esta razón los campesinos musulmanes aceptaron, entonces, de buen grado, la muerte en los campos de batalla, como los campesinos chinos aceptan ahora cualquier sacrificio para obtener idénticos resultados. La producción de cereales en China alcanzó en 1952, un nivel 45% más elevado que en 1949. Tomando como índice el año 1949 igual a 100, la producción de alimentos en el país alcanzó 117 en 1950, 128 en 1951 y 145 en 1952. Los reflejos de este gigantesco avance social de 500.000.000 de personas sobre los índices de natalidad y de fecundidad de este pueblo no son aún conocidos. Como en todos los fenómenos estadísticos, es necesario esperar un cierto número de años para poder juzgar objetivamente. Estos datos serán, indudablemente, de la mayor importancia dada la extensión de la zona interesada, su variedad de climas y condiciones sociales, para la comprobación o la crítica a nuestra teoría de la superpoblación como consecuencia del hambre, el estancamiento social y la depresión económica. No se puede, empero, dejar de destacar el hecho de que la República Popular China, para combatir las plagas -el hambre, las enfermedades y la miseria- que afligían al país hace milenios, se orientó principalmente hacia una política de utilización racional de los recursos naturales y la justa distribución de la riqueza, capaces de promover el bienestar social de todos los habitantes a través de la evolución de sus patrones de vida y la progresiva eliminación del hambre y la desnutrición.

 

Notas:
(1) Tratado de Nankin. – Fue el 29 de agosto de 1842. En él se estipulaba una demanda por parte principalmente de los ingleses, sobre el opio sustraído y quemado por el propio pueblo al bloquar éste el distrito urbano en donde se habían establecido los comerciantes británicos y norteamericanos. Esta exigencia en el Tratado constituía un seguro de protección a los futuros traficantes de opio.
También en dicho Tratado se hacía la entrega de la ciudad de Hong Kong a los ingleses; desde esa fecha, Inglaterra hizo de Hong Kong la base militar, política y económica de su penetración en China. (N. de la E.).

 

Extraído del libro de Josué de Castro “Geopolítica del hambre: ensayo sobre los problemas alimentarios y demográficos del mundo”. Buenos Aires, Solar / Hachette, 1970.

En torno al problema de la educación comunista de la juventud

Imagen

 

En torno al problema de la educación comunista de la juventud

Krupskaya

 

Para enfocar cabalmente el problema de cuál debe ser la educación comunista de la juventud, hay que tener en cuenta, ante todo, que clase de hombre ha de ser el comunista, que debe saber, a que debe aspirar y cómo debe actuar.

El comunista es, ante todo, un hombre social, con instintos sociales muy desarrollados, deseoso de que todos los hombres vivan bien y sean felices.

Los comunistas pueden proceder de todas las clases de la sociedad, pero de donde salen más comunistas es de los medios obreros. ¿Por qué? Porque las condiciones de vida de los obreros fomentan en ellos instintos sociales: el trabajo colectivo, cuyo éxito depende de los esfuerzos comunes, el ambiente común de trabajo, las impresiones comunes y la lucha común por lograr condiciones humanas de existencia. Todo ello acerca a los obreros entre sí y los une con lazos de solidaridad de clase. Tomemos la clase de los capitalistas. Las condiciones de vida de esta clase son completamente distintas. La competencia hace que cada capitalista vea en otro capitalista un competidor al que debe ponerle la zancadilla; el capitalista ve en el obrero solamente “brazos” que deben trabajar para proporcionarle beneficio. La lucha común contra la clase trabajadora cohesiona a los capitalistas, pero no existe en la clase de los capitalistas esa unidad interior, esa fusión con la colectividad que vemos en los obreros -éstos no tiene nada que repartir entre ellos-, la solidaridad capitalista está corroída por la carcoma de la competencia. De ahí que en los medios obreros abunden los hombres con instintos sociales desarrollados, mientras que en los medios capitalistas son muy escasos.

El instinto social tiene mucha importancia y contribuye con frecuencia a encontrar intuitivamente una salida acertada de la situación, a hallar el verdadero camino. Por eso, al depurar las filas del Partido Comunistas Ruso, se miraba si los militantes pertenecían o no a los medios obreros. El que pertenece a los medios obreros se corrige más fácilmente. A finales de la década del 90 y a principios del siglo XX (1896-1908), la intelectualidad rusa -viendo la facilidad con que los obreros, gracias al instinto de clase, comprendían lo que a los intelectuales les costaba gran trabajoexageraba la importancia del instinto de clase. Rabóchaia misl (“Pensamiento obrero”), uno de los periódicos socialdemócratas clandestinos, llegó a decir que los socialistas sólo podían salir de los medios obreros…

El instinto de clase -en la clase obrera coincide con el social- es una condición indispensable para ser comunista. Es indispensable, pero no suficiente.

El comunista ha de saber muchas cosas. En primer lugar, debe comprender que ocurre a su alrededor y conocer el mecanismo del régimen existente. Cuando empezó a desarrollarse el movimiento obrero en Rusia, los socialdemócratas se preocuparon, ante todo, de difundir entre las masas folletos como “De que vive cada cual y Jornada de Trabajo“, de Dyksztajn(1). Pero no basta comprender el mecanismo del régimen capitalista. El comunista debe estudiar las leyes del desenvolvimiento de la sociedad humana. Ha de conocer la historia del desarrollo de las formas económicas, del desarrollo de las formas del Estado. Debe comprender su interdependencia y saber cómo surgen las concepciones religiosas y morales en determinado régimen social. Después de conocer las leyes del desenvolvimiento de la sociedad humana, el comunista debe tener una idea clara de hacia dónde se encamina el desarrollo social. Debe concebir el comunismo no sólo como un régimen deseable, donde la felicidad de unos no se edificará sobre la desgracia de otros, ha de comprender también que el comunismo es precisamente el régimen hacia el cual marcha inevitablemente la humanidad y que los comunistas deben desbrozar el camino a este régimen y contribuir a su rápida implantación.

En los círculos obreros que surgieron en los albores del movimiento proletario de Rusia, se estudiaba economía política con el fin de conocer la estructura de la sociedad moderna e historia de la cultura (la historia de la cultura se contraponía a la exposición habitual de la historia, que no era otra cosa que un conglomerado de hechos históricos de diversa significación). Por eso, en los círculos de aquel tiempo se leía el primer tomo de “El Capital“, de Karl Marx, y “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado“, de Friedrich Engels.

En 1919 me tropecé con el siguiente fenómeno en Rabotki, pueblo de la región de Nizhni Nóvgorod. Los maestros me contaron que en la escuela secundaria explicaban economía política e historia de la cultura, porque los alumnos habían exigido unánimemente que se incluyeran estas disciplinas en el programa de las escuelas secundarias.

¿Por qué había surgido ese deseo, tan precisamente formulado, en los adolescentes campesinos de un pueblo del Volga donde todos los vecinos se dedican exclusivamente al transporte fluvial y a la agricultura? No cabe duda que el interés por la economía política y la historia de la cultura fue llevado a Rabotki por algún obrero que había asistido en otro tiempo a un círculo y había explicado a los muchachos que debían aprender.

Sin embargo, en los momentos actuales, el comunista ruso no debe saber solamente eso. La Revolución de Octubre ha dado a Rusia la posibilidad de construir en gran escala con vistas al comunismo. Mas para aprovechar esta posibilidad es preciso saber lo que hay que hacer ahora para avanzar aunque sólo sea un paso hacia el comunismo; es preciso saber que se puede lograr ahora y que no se puede lograr; es preciso saber cómo se ha de construir la nueva vida, y, sobre todo, conocer a fondo la rama de trabajo a que uno se dedica, y dominar el método comunista de enfocar los problemas. Por ejemplo, para organizar bien la sanidad en el país hay que conocer, en primer lugar, el asunto y, en segundo lugar, saber cómo estaba organizada antes en Rusia, cómo lo está en otras naciones y, por fin, hay que abordar la cuestión al estilo comunista: hacer propaganda entre los trabajadores, interesarlos, incorporarlos a la labor sanitaria. Hay que saber cómo se hace esto y saber hacerlo. Resulta que el comunista, además de saber que es el comunismo y por qué es inevitable su advenimiento, tiene que conocer bien lo que hace, saber llegar a las masas, influir en ellas y convencerlas.

En su vida personal, el comunista debe guiarse siempre por los intereses del comunismo. Esto significa que si el éxito de la causa comunista requiere dejarlo todo y marchar al sitio de más peligro, el comunista lo hace, aunque no sienta ningún deseo de abandonar las comodidades de la casa. Esto significa que por muy difícil e importante que sea la misión que se le encomiende al comunista, éste procura cumplirla en la medida de sus fuerzas y aptitudes: va a combatir al frente, a trabajar durante los Domingos Rojos, a requisar valores, etc. Esto significa que el comunista supedita siempre sus intereses personales a los intereses generales. Esto significa que el comunista no observa con indiferencia lo que pasa a su alrededor, sino que lucha activamente contra lo que perjudica a la causa del comunismo, a los intereses de los trabajadores y, por otra parte, defiende activamente estos intereses, considerándolos como suyos.

Al depurar el Partido han sido expulsados:

a) los logreros, es decir, los que ponen sus intereses personales por encima de los intereses de la causa comunista;

b) los que ven con indiferencia el comunismo y no mueven un dedo para contribuir a implantarlo, los que se han aislado de las masas y no procuran acercarse a ellas;

c) los que no gozan del respeto y del cariño de las masas;

d) los groseros, los presuntuosos, los hipócritas, etc.

Para ser comunista:

1) se ha de saber que tiene de malo el régimen capitalista, hacia dónde se encamina el desarrollo social y cómo se ha de contribuir a la rápida implantación del régimen comunista;

2) se ha de saber aplicar los conocimientos a lo que se hace;

3) se ha de ser fiel, en cuerpo y alma, a los intereses de las masas trabajadoras y al comunismo.

Pasemos ahora al problema de la educación comunista de la juventud.

La Gran Revolución y la situación revolucionaria han despertado en la juventud fogosa y entusiasta un profundo interés por la vida social. Esto atañe tanto a la juventud obrera como a la campesina y a la intelectual. La juventud se siente atraída por el comunismo.

No se debe ahogar este afán, sino, al contrario, hay que alentar y desarrollar los instintos sociales de la juventud despertados por la revolución.

¿Cómo hay que alentarlos? En primer lugar, es indispensable que el Komsomol dé a cada uno de sus afiliados la posibilidad de trabajar de una forma u otra en pro de la causa del comunismo, de no ser un observador pasivo de la construcción del comunismo, sino un artífice activo de él. La causa por la que uno trabaja y en la que pone un pedacito de su yo se hace más querida. Para que todos puedan encontrar en las filas del Komsomol una labor en consonancia con sus fuerzas y deseos, éste debe tener la suficiente vitalidad y flexibilidad, estar unido por millares de hilos con la gigante labor creadora que ahora se realiza en el país. La participación en ella proporcionará destreza y hábitos de organización que tanto necesitamos los rusos.

El Komsomol debe enseñar a sus afiliados a trabajar colectivamente, llevando a cabo en todas las partes una inteligente división del trabajo, educando en ellos el sentido de la responsabilidad por su labor ante la colectividad, fomentando la disciplina laboral e inculcándoles una actitud comunista ante la construcción de una vida nueva. El éxito de esta labor educativa depende enteramente de las proporciones del trabajo del Komsomol, de su grado de organización y del acierto con que plantee todas las cuestiones.

El Komsomol debe estudiar tanto la educación del carácter y la entereza como el saber hablar y pronunciar discursos…

A la par que educa su carácter, los instintos sociales y adquiere hábitos prácticos de trabajo, el joven militante del Komsomol debe esforzarse por formar su concepción del mundo. En Rusia este trabajo se entrelaza con la autocapacitación. Nos encontramos en condiciones más ventajosas que la juventud de Europa Occidental en el sentido de que estamos menos influidos por concepciones y prejuicios burgueses, pero tropezamos con muchas más dificultades en el sentido de que la inmensa mayoría de los jóvenes obreros y, sobre todo, de los campesinos carece del mínimo de conocimientos generales. Y sin ellos es imposible dominar el marxismo. Nuestros jóvenes tienen que estudiar y estudiar aprovechando todos los momentos libres y todas las oportunidades para superar lo que les impide ser comunistas conscientes.

Es preciso también estudiar tenazmente para adquirir los conocimientos fundamentales del marxismo científico, que son necesarios para orientarse en los problemas complejos de la realidad y no desconcertarse ante situaciones a primera vista incomprensibles.

Notas:

(1)Dyksztajn: socialdemócrata polaco, autor del famoso De que vive cada cual en el que se explica el mecanismo de obtención de la plusvalía. Este libro era muy popular en los círculos clandestinos. (Nota de N. Krúpskaia.)

De un artículo aparecido en la revista “Yuni kommunist” (“Joven comunista”) Nº 8-9, año 1921.

Maria Osório, represaliada del régimen español

Imagen

La independentista gallega que permanece en busca y captura tras ser condenada a siete años y nueve meses de cárcel por pertenencia a Resistencia Galega, María Osório, ha avisado de que “no llamará a la puerta de ninguna prisión” para que la detengan por “luchar” para vivir “con dignidad”.
Así se ha pronunciado este a través de una videoconferencia durante la rueda de prensa convocada por el organismo autodenominado “antirrepresivo” Ceivar en Santiago de Compostela, para que la independentista explicase su situación.

 

 
En el acto, que ha estado rodeado de un amplio dispositivo policial, María Osório se ha declarado “insumisa” a un Estado “represor” del que ha asegurado no conocer nada “más que agresiones”. “¿Por qué razón tengo que obedecer las leyes de un Estado del que sólo conozco represión y agresiones?”, se ha preguntado.
 
VER ESTA PÁGINA QUE SE HA CREADO PARA SOLIDARIZARSE CON MARIA OSÓRIO:
 
 
 
 
 
Extraído del blog odiodeclase.blogspot.com.es

Educación de hábitos culturales

Imagen

Incurren en un craso error los padres que piensan que la formación cultural es una obligación que incumbe solamente a la escuela y a la sociedad, y que la familia nada puede hacer en este sentido. Todos conocemos familias que dedican mucha atención a la alimentación del niño, su vestimenta y juegos, y están convencidas de que en la edad preescolar no debe hacer otra cosa que jugar, acopiar fuerza y salud, y que sólo en la escuela se pondrá en contacto con la naturaleza.

En realidad, la familia no está sólo obligada a comenzar la formación cultural lo antes posible, sino que dispone con ese fin de muchas posibilidades que deben utilizar en la mejor forma.

No se trata de un problema difícil, siempre que los padres no crean que su labor pedagógica se reduce a formar hábitos culturales en el niño y que podrán cumplirlas sin cultivarse ellos mismos. Cuando los padres no leen diarios ni libros, nunca concurren al teatro o al cine, no se interesan por las exposiciones y museos, les resultará muy difícil dirigir la formación cultural de sus hijos. En este caso, por más que se empeñen, mucho de sinceroy poco de artificioso, que el niño notará, lo que le hará pensar que no es una cuestión importante.

En la inversa, en la familia en que los padres hacen una vida cultura activa, en que el diario y el libro constituyen una necesidad, en que los problemas del teatro y del cine interesan a todos, la formación cultural tendrá lugar incluso cuando pareciera que los padres ni piensan en ella. No se debe inferir de ahí que la formación de hábitos culturales puede producirse espontáneamente, que es ésta la mejor forma de lograrlos. El automatismo en esta materia -como en otra cualquiera- puede reportar mucho daño, por cuanto desestima los efectos de la educación y ocasiona muchos errores. El automatismo suele ser, precisamente, la causa de situaciones en que los padres empiezan a preguntarse constarnados: ¿De dónde proviene eso? ¿Dónde adquirió el niño esas ideas, esos hábitos?

La formación cultural es eficaz cuando se la organiza conscientemente, con un plan, con un método acertado y un control. Debe principiar cuanto antes, cuando el niño todavía está lejos de la etapa de la lectura, en el período de su desarrollo sensorial, cuando comenzó a ver y oir con claridad y balbucear algunas palabras.
Sigue leyendo

The Black Power Mixtape 1967-1975 (Subtitulada al español)

Entre 1967 y 1975 un grupo de periodistas suecos recorrió los EE.UU. para capturar la cuasi-revolución del movimiento africano. La calidad y el interés histórico de estas imágenes y la profundidad de las entrevistas con los miembros más destacados de los Black Panthers hacen parecer imposible que las más de 200 horas de metraje se hubieran perdido en un sótano de la televisión sueca. Hasta ahora. The Black Power Mixtape entrelaza la hermosa película de hace 40 años con los comentarios mordaces de los artistas, activistas y académicos de la comunidad afroamericana contemporánea y gran parte de la música negra. Un documental imprescindible para entender las posibilidades y las contradicciones del Poder Negro americano.

Realizador: Göran Olsson

El mito del GULAG y su comparación con las tiranías capitalistas

Imagen

Es muy común encontrar en libros supuestamente de historia o mismo en debates en foros de discusión el término “GULAG”, generalmente usado de forma errada, incluso, en frases como “la URSS tenía gulags“, “¿Ha oído hablar del gulag?“, “Yo sé que eran los gulags“. ¿Quién nunca ha escuchado hablar de este o aquel individuo que “abandonó el socialismo después de saber de la existencia de los gulags”? Generalmente, la abreviatura se utiliza como una forma de propaganda anticomunista en libros sobre la Guerra Fría por irresponsables sin ningún tipo de estudio sobre el tema o en rumores que están a años luz de cualquier estudio serio sobre el tema, algo que este texto se propone hacer.

Karl Heinrich Marx, expresión máxima del socialismo científico, enseñó que “las ideas dominantes de una época son las ideas de la clase dominante“, en este orden de ideas, la burguesía internacional gasta millones en propaganda anti-comunista. Comparar la guerra ideológica entre la burguesía y los trabajadores es como comparar a dos personas que van a boxear. Está claro que el que tiene más dinero podrá comprar al mejor entrenador, comprar los mejores alimentos, suplementos que le darán una energía de primera calidad, los mejores guantes, el mejor protector bucal, los mejores médicos, en el caso de que tenga una lesión y todavía podrá comprar al jurado del combate. El boxeador pobre, sin embargo, tendrá que rezar para encontrar un buen entrenador dispuesto a ayudarle, no podrá comprar los mejores alimentos, faltándole una dieta adecuada, no podrá comprar los costosos suplementos, tendrá que depender de los médicos de la red de salud pública y tendrá que ser lo suficientemente bueno para convencer al jurado. Esta analogía es necesaria para que el lector entienda el poder, que es la prensa, de la burguesía, que a través de sus editoriales monopolistas publican casi exclusivamente libros de la propaganda anti-comunista, cuyas librerías presentan sólo una versión de la historia. Se sabe, sin embargo, que en la historia no faltan ejemplos de ejércitos armados sólo con hoces y martillos, de campesinos protegidos sólo con trapos y como máximo una armadura de cuero, que derrotaron a caballeros protegidos con armadura de acero, como ocurrió en Portugal. Se sabe que los campesinos de la República de Novgorod, de la vieja Rusia, lograron derrotar a la orden más poderosa de los caballeros de la Edad Media en Europa, los Caballeros Teutónicos, y que en Alemania, el pueblo trabajador, bajo el liderazgo del caballero Florian Geyer, derrotaron a la nobleza germánica. Este es la dimensión y la naturaleza de la lucha contra la ideología de la burguesía, una lucha contra la élite reaccionaria que pretende llevar a cabo el sometimiento de la clase obrera y de todos aquellos que apoyan una sociedad justa.

Dada la compresión de estas luchas, se debe hacer hincapié primero en que, contrario a la creencia común, el GULAG significa “Glavnoye Upravleniye LAGerei”, es decir, “Administración General de los Campos”. Hablar de “gulags” es lo mismo que hablar de “Sistemas Penitenciarios” en Brasil, por ejemplo, es un término impreciso, incoherente, que revela claramente la ignorancia del que habla sobre el tema y su completa falta de epistemología y de preparación para los debates, al que se le recomienda sólo el silencio. La Administración General de los Campos era el órgano que administraba los diversos campos de trabajo en la URSS, que seguía el principio penal de que el prisionero debe dedicarse a la actividad productiva como medio para su recuperación. Este sistema, presente en monarquías y repúblicas, en sistemas autoritarios y libertarios, son una constante en prácticamente todos los sistemas penales de los países civilizados. Según Julius Frabbrini Miravete, eminente jurista brasileño, ex-abogado del Estado de Sao Paulo y miembro de la Academia de Derecho de São Paulo, y Rodrigo de Abreu Fudoli, autor de “Da remissão da pena privativa de liberdade“, el sistema penitenciario pasó por una considerable evolución a lo largo de la historia. Al comienzo, la privación de libertad partía del principio de venganza y castigo, era común, en la antigua Roma, que los presos recibiesen como pena el trabajo en las cocinas, en grandes barcos construyendo remos, después, en la época de la Ilustración, fue cuestionada la idea del castigo físico, habiendo ganado fuerza la idea de los “trabajos forzados”, de la “esclavitud” meramente como elemento de penalización, en una época en que en Europa el capitalismo ya estaba en vigor. Entre los siglos XVI y XIX se desarrolló la idea del trabajo pedagógico, moralizante y disciplinar del infractor de la ley. Al contrario de la creencia común de que “el trabajo reeduca” es un lema nazi, este es en realidad un lema del sistema penal, ya sea de un país de orientación socialista, nazi, liberal, conservador…
Sigue leyendo

La mujer china

ImagenLa lucha contra la opresión de la mujer constituía una gran parte de la Revolución Cultural de 1966 a 1976: una lucha política de masas sin precedentes dirigida por Mao Tse-tung y otros revolucionarios, para hacer retroceder las actividades de los “seguidores del camino capitalista” empecinados en restaurar el capitalismo, y para llevar a cabo mayores transformaciones de la sociedad en su conjunto. Las mujeres se pusieron al frente como líderes en todos los niveles y al hacerlo, contaron con apoyos. Arriba: Unas mujeres cuelgan cartelones de grandes caracteres para impulsar el debate político y elevar la conciencia.

 

 

En la China previa a la revolución, el estatus de la mayoría de las mujeres era poco mejor que el de los esclavos. Las desesperadas y hambrientas familias vendían a sus muy pequeñas hijas como “esposas” a los hombres de privilegio. A millones de mujeres, de las clases altas a las prostitutas, les aplastaron los huesos de los pies (“el vendaje de los pies”) para crear una apariencia supuestamente sexualmente atractiva y más “refinada”. Las mujeres gozaron de pocos o ningún derecho. Con el ascenso al poder de la revolución en China en 1949, se dio la movilización de las masas populares para cambiar todo eso.

Las nuevas leyes prohibieron los matrimonios infantiles y concertados. Se despenalizó el divorcio y se dispuso para todos. Se puso fin al vendaje de los pies. Se eliminó la humillación de aquellos que anteriormente fueron obligados a prostituirse y se les ofreció una nueva vida productiva. En poco tiempo, desapareció la prostitución como fenómeno social.

Echaron abajo las barreras económicas y sociales que impedían la plena participación de la mujer en la transformación del mundo. Mao Tse-tung, el presidente del Partido Comunista de China que dirigió la revolución, popularizó la consigna, “las mujeres sostienen la mitad del cielo”, un llamamiento a luchar por la liberación de la mujer como un elemento crucial de emancipar a toda la humanidad.

Si bien de inmediato se dieron grandes cambios en el rol de la mujer a la toma revolucionaria del poder en China, hacían faltan cambios aún más radicales. La lucha contra la opresión de la mujer constituía una gran parte de la Revolución Cultural de 1966 a 1976: una lucha política de masas sin precedentes dirigida por Mao Tse-tung y otros revolucionarios, para hacer retroceder las actividades de los “seguidores del camino capitalista” empecinados en restaurar el capitalismo, y para llevar a cabo mayores transformaciones de la sociedad en su conjunto. Al detectar los rezagos de las ideas opresivas tradicionales y la necesidad de desarraigarlas, Mao dijo que “si el Ministerio de Cultura rehúsa transformarse, tiene que cambiar su nombre por el de Ministerio de emperadores y reyes, generales y cortesanos, de letrados y beldades, o de extranjeros de museo”. En marcado contraste con la forma en que la cultura actual exhibe a las mujeres en el mundo (subordinadas a los hombres en la sociedad y en las relaciones), las nuevas obras de arte y teatro presentaron a unas mujeres fuertes, audaces y en las líneas del frente del cambio revolucionario. Millones de mujeres y hombres participaron en amplias campañas de crítica a las ideas feudales y capitalistas que defendían las divisiones explotadoras de opresión y desigualdad en la sociedad y las formas de relaciones entre las personas. Una participante en la Revolución Cultural describió que, de joven, libró una revolución cultural en su familia contra los valores y reglas patriarcales.

Extraído de revcom.us/

Tres importantes luchas en el frente filosófico de China (1949-1964)

Imagen

1976. Ediciones de Lenguas Extranjeras.

Escritos por el Grupo Redactor de Artículos para la Crítica Masiva Revolucionaria de la Escuela del Partido subordinada al Comité Central del Partido Comunista de China, salieron por primera vez por separado en Renmin Ribao (Diario del Pueblo), Hongqi (Bandera Roja) y Guangming Ribao (Diario de Kwangming). Basamos la traducción en las versiones en español del primero, tercero y cuarto artículos de Pekín Informa: “La lucha en filosofía y la lucha de clases” (No. 5, 3 de febrero de 1971); “Seria lucha en torno a la cuestión de la identidad entre el pensar y el ser” (No. 16, 21 de abril de 1971) y “La teoría de `integrar dos en uno’ es una filosofía reaccionaria para restaurar el capitalismo” (No. 19, 12 de mayo de 1971), respectivamente.

La filosofía del Partido Comunista es la filosofía de lucha”. “El marxismo sólo puede desarrollarse en la lucha; esto es cierto no sólo para el pasado y el presente, también es necesariamente cierto para el futuro“.

Entre 1949 y 1964, se libraron tres importantes luchas de principios en el frente filosófico de nuestro país, a saber: la lucha en torno a la cuestión de la base económica y la superestructura, la lucha en torno a la cuestión de si existe identidad entre el pensar y el ser, y la lucha en torno a la cuestión de que “uno se divide en dos” y “dos se integran en uno”. Las tres luchas fueron provocadas, una tras otra, por Yang Sien-chen, agente del renegado, traidor oculto y vendeobreros Liu Shao-chi en los círculos filosóficos, en coyunturas cruciales de la lucha entre las dos clases (el proletariado y la burguesía), los dos caminos (el socialismo y el capitalismo) y las dos líneas (la marxista y la revisionista). Se trataba de recias batallas entre el materialismo dialéctico y el materialismo histórico, por una parte, y el idealismo y la metafísica, por la otra. Fueron un reflejo, en el frente filosófico, de la aguda lucha de clases nacional e internacional.

I

Con la fundación de la República Popular China en 1949, se terminó en lo fundamental la etapa de la revolución de nueva democracia de nuestro país y se inició la etapa de la revolución socialista. En su informe ante la II Sesión Plenaria del VII Comité Central del Partido Comunista de China, celebrada en marzo de 1949, el gran líder el Presidente Mao señaló que, después de conquistada la victoria de la revolución en todo el país, la contradicción principal en la sociedad china era la “contradicción entre la clase obrera y la burguesía“, y llamó al pueblo a continuar haciendo la revolución, fortalecer la dictadura democrática popular, es decir, la dictadura del proletariado y “construir un gran Estado socialista“. A fines de 1952, el Presidente Mao dio un paso más formulando la línea general para el período de transición: llevar a cabo gradualmente la industrialización socialista y efectuar gradualmente la transformación socialista de la agricultura, la artesanía, y la industria y comercio capitalistas.
Sigue leyendo

435 días, la huelga de hambre más larga

Documental sobre la huelga de hambre
 
Primera parte
Segunda parte
 

 

 
Contra la dispersión
El 21 de agosto de 1989 dos militantes de los GRAPO presos en Almería inician una huelga de hambre contra el aislamiento que venían padeciendo desde hacía un año, exigiendo unas condiciones dignas de reclusión, así como el cese de las vejaciones y provocaciones continuas por parte de los carceleros. Los demás presos anuncian que irán incorporándose semanalmente a la huelga en grupos de dos. Para alejarles del problema y ocultar la situación existente dentro de la prisión de Almería, el gobierno ordena el traslado de los dos primeros presos. El 1 de setiembre, durante su traslado al Hospital Penitenciario, los presos son brutalmente maltratados por los carceleros. El día 5 la huelga se extiende, declarándose en huelga de hambre otros cuatro presos políticos de la cárcel de Soria en solidaridad con sus camaradas de Almería. Un mes después están ya en huelga 25 presos en las prisiones de Madrid, Soria, Basauri, Daroca y Castellón. Sigue leyendo

El nieto de una “víctima” de Stalin cuenta quién fue el líder soviético en una tv rusa (en directo)

El Dr. Sergey Kurginyan, ruso de origen armenio, cuyo abuelo murio en la época de Stalin, cuenta en directo quién fue el líder soviético en un programa de la TV rusa, en un debate con S. Minayev y M. Barschevskiy. Observen cual fue su reacción cuando Minayev le preguntó: “¿Quién fue Stalin?”

Durante el programa, una encuesta revela los siguientes datos sobre “¿Quién fue Stalin?”:
AZUL= Un héroe
GRIS= Un criminal
ROJO= Un buen administrador

Necesaria denuncia del Fascismo e Imperialismo en Ucrania

Imagen

 

Ahora, cuando en Ucrania decenas y cientos de personas mueren victimas del fascismo apoyado por el Imperialismo de EE.UU y la U.E, muchas organizaciones siguen guardando silencio o manteniendo una postura ambigua.
 
No hay lugar para la ambigüedad y la equidistancia, ni para la neutralidad.
 
Se debe tomar postura del lado del pueblo alzado contra el Fascismo y contra el Imperialismo de EE.UU y la U.E.
 
Se debe apoyar a las Milicias Populares Antifascistas y al pueblo alzado contra la Junta golpista-fascista de Kiev al servicio del Imperialismo de EE.UU y la U.E.
 
El pueblo ucraniano es otra víctima más de un golpe de estado fascista, instigado y apoyado activamente por los EEUU y la Unión Europea, consecuencia de la contienda que tienen con la potencia imperialista rusa por el control geopolítico de la zona así como de los recursos de dicha nación.
 
 
 
Extraído del blog odiodeclase.blogspot.com.es

La historia de Ulrike Meinhof (Documental)

Este documental, realizado por un amigo de la infancia de la hija de Ulrike, está planteado como una investigación para descubrir la personalidad de Ulrike, a menudo ignorada o distorsionada por los medios de comunicación de la época, y para entender su trayectoria vital.

Ulrike Meinhof nació en la Alemania Occidental de 1934. Fue periodista y, desde 1970, líder fundadora de la RAF, Fracción del Ejército Rojo.

Contemporánea de los grandes movimientos obreros y estudiantiles, a escala mundial, de los años 60 y 70 del siglo XX, la RAF también apostó por la acción directa, armada, como forma de lucha a favor de la liberación del tercer mundo, contra el capitalismo imperialista y la explotación de la mujer.

Junto con varios miembros de la organización, Ulrike fue detenida en el año 1972. Fueron sometidos a la llamada “Tortura Blanca”, un concepto de total aislamiento, desarrollado en Alemania e Inglaterra. Por primera vez en Europa se experimentaba con una forma de tortura psicológica.

Ulrike fue asesinada por las autoridades alemanas el 9 de mayo de 1976, aunque la versión oficial de su muerte y la de otros compañeros, es la de suicidio.

Del materialismo formal al materialismo dialéctico

ImagenAugust Thalheimer

Fuentes del materialismo dialéctico

El progreso decisivo sobre el materialismo de Feuerbach fue realizado por Marx y Engels a partir del año 1840, es decir, algunos años antes de la revolución de 1848. El mismo Feuerbach había escrito en 1841, su libro “La esencia del cristianismo”, y en 1843 sus “Pensamientos sobre la filosofía del porvenir”. Pocos años faltaban para que Marx y Engels pudieran sobrepasar el punto que Feuerbach alcanzó. Feuerbach no era sino un filósofo revolucionario burgués, perteneciente a la tendencia más radical, más avanzada, de la revolución burguesa.

Marx y Engels comenzaron del mismo modo su carrera política, como revolucionarios burgueses radicales, para pasar en seguida al lado de la clase obrera y llegar a ser los fundadores del socialismo científico. Sólo convirtiéndose en revolucionarios socialistas y proletarios fue como pudieron sobrepasar la concepción burguesa radical.

Marx y Engels eran discípulos de Hegel y Feuerbach. Pero no sólo partiendo de la filosofía alemana fue como llegaron al materialismo histórico o dialéctico, sino que contribuyeron igualmente otros fenómenos de la época. Sobre todo la lucha de clases que por entonces se desarrollaba en Inglaterra. Era la época del movimiento cartista, el primer movimiento obrero moderno de gran importancia. En Inglaterra, que era en aquella época el país más desarrollado económicamente, podía advertirse fácilmente que la verdadera causa, la explicación de las luchas políticas, residía en la lucha de clases entre la burguesía y el proletariado. Por otra parte, era evidente, para quién siguiese con atención la lucha de clases en Inglaterra, que ésta se explicaba por la situación económica de las dos clases en pugna, por el hecho de que la burguesía tenía en su mano el monopolio de los medios de producción y acumulaba riquezas sobre riquezas, mientras que la clase obrera, que no poseía dichos medios, estaba condenada a vender su fuerza de trabajo. Allí había que buscar, por consecuencia, la explicación materialista de los acontecimientos de la época. Friedrich Engels pasó muchos años de su juventud en Inglaterra, donde se interesó de cerca por el movimiento obrero y donde recibió los primeros estímulos que le condujeron poco a poco al materialismo histórico.

El segundo elemento que contribuyó a la formación del materialismo histórico fue el estudio de la Revolución Francesa, que influyó particularmente sobre Marx, residente entonces en París. Los escritores burgueses de la Revolución Francesa ya habían comprendido que los acontecimientos de esta revolución encontraban su significado en la lucha entre las diferentes clases de la sociedad. La concepción de la lucha de clases como fuerza motriz de la historia política se hizo particularmente clara para Marx gracias al estudio de la historia de la Revolución Francesa, mientras que Engels, por su parte, veía con precisión la base económica de la lucha entre el proletariado y la burguesía. La reunión de estos dos hombres, Max y Engels, la aplicación que hicieron a la historia del método dialéctico que aprendieron de Hegel y el paso que dieron con Feuerbach, del idealismo al materialismo, todo esto creó la base de la formación del materialismo histórico, así como la del socialismo científico. Sigue leyendo