Archivos Mensuales: enero 2017

Felices recuerdos de una infancia soviética

la-cura-de-arboles-y-los-campamentos-de-pioneros-eran-pasatiempos-habituales-entre-los-ninos-de-la-urss

 

Dicen que la infancia es una de las mejores épocas de la vida, un periodo sin preocupaciones ni problemas. Es cuando aún no debes pasarte el día trabajando y puedes dedicarte a jugar con tus amigos, comer, dormir y disfrutar mientras creces. ¿Qué daríamos por volver a esa época de nuestra vida, libre de preocupaciones?

Yo tengo la impresión que la infancia en la URSS era más gratificante que la de los niños de hoy en día.

Probablemente eso se deba más bien a la época, tanto de la vida individual como histórica, que al régimen político en sí. No teníamos preocupaciones ni miedos. Pasábamos el día entero jugando al aire libre, montando en bicicleta, patinando o simplemente dando una vuelta. No había móviles, ni guardas de seguridad y podíamos ir donde quisiéramos sin decírselo a nuestros padres.

Ahora volvamos a los soviéticos. El Partido Comunista entrenaba a sus seguidores desde una edad muy temprana. Para empezar, en el primer año a los niños se les daba el título de “Oktiabrenok”, que significa “El niño del Octubre Rojo”. Nos daban un pequeño pin en forma de estrella con la imagen de Lenin cuando era niño. Para nosotros eso no tenía mucha importancia.

El momento de ser admitidos en los Pioneros (el siguiente paso para convertirnos en comunistas) era muy importante. Cuando terminábamos el tercer grado nos evaluaban para convertirnos en pioneros. Los chicos mayores y los profesores comprobaban las notas, el comportamiento, los éxitos y demás. El acto de admisión era imponente y emocionante. Los compañeros pioneros nos ataban al cuello un tipo de bandana formando una lazada y, a partir de aquel momento, ya podíamos convertirnos en comprometidos jóvenes, miembros del Partido Comunista.

Nos enseñaban a cuidar y proteger la naturaleza. Puede parecer una tontería, pero literalmente debíamos cuidar la naturaleza. ¡Una de nuestras actividades favoritas era jugar a los “enfermeros” y curar árboles! Teníamos que llevar un bolso de la Cruz Roja lleno de material médico: vendas, tijeras, algodón, desinfectante y nos poníamos en marcha, bien cargados, para llevar a cabo el proyecto “Curar a los árboles”.

Debíamos ir en busca de ramas rotas, tallos cortados, arbustos doblados, y aplicarles una solución desinfectante y poner vendajes. Era una actividad estupenda que desarrollaba el sentido de la atención.
Sigue leyendo

¿Hubo hambre en la URSS en 1931-32?

%d0%bf%d0%bb%d0%b0%d0%ba%d0%b0%d1%82-%d0%bf%d1%80%d0%be%d1%82%d0%b8%d0%b2-%d0%ba%d1%83%d0%bb%d0%b0%d1%87%d0%b5%d1%81%d1%82%d0%b2%d0%b0

 

El siguiente documento ha sido extraído y traducido por “Cultura Proletaria” del libro “Soviet Communism: A new civilization?” (1936), de Beatrice Webb y Sidney Webb.

 

 

De un extremo a otro de la URSS, tenemos que imaginar a los Departamentos de Agricultura de las provincias y de los distritos, con los Soviets de pueblo y las estaciones de máquinas y tractores, supervisando y ayudando a las doscientas mil granjas colectivas y toda esa organización guiada y dirigida por las 3.000 Secciones de Ejecución de Normas inspiradas e impulsadas por la actividad incesante de Kaganóvich, al frente del Departamento de Agricultura del Comité Central del Partido Comunista. ¿Cuáles fueron los resultados de este intento de enfrentarse, por una parte, a las dificultades climáticas, y por el otro, a la inercia, la ignorancia y la desconfianza del campesinado de la inmensa extensión de tierras que había que trabajar? ¿Hubo o no hubo hambre en la URSS en los años 1931 y 1932?

Aquellos que creen que es fácil responder a esta pregunta ya tienen probablemente el espíritu preparado, de acuerdo a casi todas las declaraciones de las personas hostiles al comunismo soviético, a decir que efectivamente hubo hambre en la URSS y no dudan en decir el número de muertos causados por esta -ignorados por cualquier estadista-, que van de 3 millones a 6 millones y hasta 10 millones de víctimas (1). Por otro lado, un alto funcionario ya retirado del Gobierno de la India que hablaba ruso y se identificaba con la Rusia zarista, y que además administraba personalmente las zonas dominadas por el hambre en India, visitó en 1932 algunos de los lugares de la URSS, cuyas condiciones eran las peores, tal como se sabe y consta. Informó a los autores de este libro, que en aquella ocasión no había visto prueba alguna de existir o haber existido nada parecido a lo que los funcionarios de la India habían descrito como hambre.

Sin esperar convencer a esos espíritus preconcebidos, presentamos la conclusión a la que ahora nos llevan nuestras visitas de 1932 y 1934 y el posterior examen de las pruebas disponibles. Que en cada uno de los años 1931 y 1932 hubo un fracaso parcial de las cosechas en distintas partes de la vasta extensión de la Unión Soviética, es algo que, sin duda, es cierto. Como también es cierto que esto sucedió en la India inglesa y en los Estados Unidos. Ocurrió lo mismo en la URSS y en todos los países de un tamaño que merezcan una comparación con ella, en cada año sucesivo del presente siglo. En países con un área tan grande, con todo tipo de climas, siempre hay un fracaso parcial de la cosechas en alguna parte. Es imposible comprobar con seguridad la extensión y la gravedad del fracaso parcial de las cosechas en la URSS en 1931 y 1932. Por un lado, personas que raras veces tuvieron la oportunidad de visitar las zonas afectadas, afirmaron que, en toda la extensión de enormes provincias, había una completa carencia de alimentos, de manera que (como en 1891 y 1921) murieron de inanición varios millones de personas. Por otro lado, los funcionarios locales de los Soviets, de distrito en distrito, informaron a los autores de este trabajo que, si bien ha habido escasez y hambre, nunca ha habido, en ningún momento, falta alguna de pan, aunque la calidad de este se viese afectada por el uso de otros ingredientes además de la harina de trigo, y que cualquier aumento de la tasa de mortalidad resultante de las enfermedades que acompañaban la nutrición deficiente, ocurrieron sólo en un número relativamente pequeño de aldeas. Lo que puede ser más valioso que un testimonio oficial son las declaraciones de varios periodistas ingleses y norteamericanos, residentes en el país, y que viajaron en 1933 y 1934, por los distritos en que se decía que había sido más intenso el sufrimiento. Ellos declararon a los autores de este libro que no habían encontrado razones para suponer que la perturbación había sido más grave de lo que se informara oficialmente. Nuestra impresión personal, después de estudiar todas las pruebas disponibles, fue que el fracaso parcial de las cosechas se extendió, sin duda, sólo a una fracción de la URSS, posiblemente no superior a una décima parte del área geográfica. Creemos, de forma muy clara, que este fracaso parcial, por si solo, no fue lo suficientemente grave como para causar inanición, con la posible excepción de los distritos que más sufrieron, y que son relativamente pequeños. Nos parece increíblemente excesiva cualquier estimación del número total de muertes por encima de la media normal, basada en una población total de 60 millones (lo que significaría la mitad de la población rural entre el Báltico y el Pacífico), según temerariamente afirman algunos, no nos parece servir de base ni el 1/10 de tal población.

Por otro lado, parece probado que, tanto en la primavera de 1932 como en la de 1933, numerosas familias campesinas estaban desprovistas de suficiente suministro de cereales y sensiblemente necesitadas de grasa. A estos casos volveremos más adelante. Inmediatamente recordamos, sin embargo, que en países como la India, la URSS, China y hasta los EE.UU., (en los que no existe un sistema ubicuo de asistencia a la pobreza), mueren todos los años un determinado número de personas (llegando a miles en esas grandes poblaciones) de inanición o de enfermedades que, como consecuencia de esta, se vuelven endémicas; sin duda, el número crece considerablemente cada vez que hay un fracaso de las cosechas, incluso parcial. No se puede suponer, por lo tanto, que no haya sucedido en partes del sur de Ucrania, en el distrito de Kuban y Daghestan, en los inviernos de 1931 y 1932.
Sigue leyendo

INDIA: El valiente lider camarada Kappu Devaraj. Declaración del C.C. del Partido Comunista de la India (maoísta)

The Courageous leader Comrade Kuppu Devraj – Maoist Central Committee

 

CPI Maoist Party Spokesperson Abhayʹs statement full text follows.

Red Salutes to the beloved son of the proletariat class, the courageous leader of the oppressed masses of our country, Comrade Kuppu Devaraj
Communist Party of India (Maoist) pays humble homage to its member of the Central Committee Comrade Kuppu Devaraj (Ramesh/Yogesh/Rayanna) and a senior activist Comrade Ajitha. Comrade Devaraj served the revolutionary movement for almost forty years and was killed in a fake encounter along with another senior activist Comrade Ajitha on 24th December 2016. We send late but deep Condolences to the families of our beloved Comrades Devaraj and Ajitha. Comrade Devraj was 62 and Comrade Ajitha 52. We call upon all the masses, democrats, patriots and citizens of the country to condemn the brutal killing and fight against such atrocities. The presentfake encounter was conducted by the present Brahmanic Hindutva fascist Modi government and the social fascist CPM government of Kerala.
This is how the revolutionary journey of our beloved Comrade Devaraj started and went on. Inspired with the Naxalbari Armed Peasant struggle in the 1960s peasantry and intellectuals from the state of Karnataka started working among the masses. One such person was Koganuru Gonappa of Sirahatti village in Karnataka. He started arousing the poor peasants with the politics of Naxalbari struggle. He was killed by the goondas of the landlords.
Later there was a gap often years. Then the CPI(ML) (Peopleʹs War) party was formed. Revolutionary activists and individuals across the country started coming together. Thus Comrade Devaraj too came into contact with the party in 1980. Consequently part time activists developed in Karnataka and they were consolidated into party cells. Yogesh was an active member in one of the cells. He along with the others started political and organization work in workers, students and youth. In fact even before the party came into contact with him, he was working among workers with revolutionary politics like some others.
Comrade Devaraj was a worker in a factory. He belongs to the urban poor and the oppressed dalit class. His forefathers shifted to Bangalore from Tamilnadu. He had a family with wife, children, brothers and sisters. After he turned an activist, his house became a centre for party activities. Sigue leyendo

Comunicado del PCI(M) de la India: !Unidad frente a la Guerra contra el pueblo por parte del gobierno fascista de Modi y Raman Singh!

Resultado de imagen de red de blogs comunistas naxalitas

 

En uno de sus últimos comunicados, traducido por la Red de Blogs Comunistas en su esfuerzo por convertirse en la voz de la Revolución naxalita y dar a conocer su lucha en castellano, el PCI(M) de la India hace un llamamiento para que continúe fortaleciéndose la unidad frente a la guerra genocida contra el pueblo llevada a cabo por el gobierno fascista de Modi y Raman Singh, después de que la Corte Suprema misma haya denunciado a los miembros de las fuerzas policiales y paramilitares y los mandos de la policía que las comandan como directos responsables de brutales agresiones contra el pueblo.

En los dos años que llevamos del gobierno de la Alianza Nacional Democrática [NDA, en sus siglas en inglés] que encabeza Modi, no ha dejado de agravarse, día tras día, la agresión conjunta del terrorismo de Estado y el fascismo nacional-hinduista. El movimiento maoísta y los diferentes movimientos democráticos, los musulmanes y los cristianos, los dalits y los adivasis, las minorías nacionales, las mujeres, las personas oprimidas por su orientación sexual, los obreros, los campesinos, los intelectuales, los académicos, los estudiantes, los artistas y otros sectores de las amplias masas populares, se cuentan entre los damnificados de esta brutal agresión

PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOÍSTA)
COMITÉ CENTRAL-COMITÉ ESPECIAL DE ZONA DE DANDAKARANYA

24 de octubre de 2016

¡BOICOTEEMOS LAS CELEBRACIONES DEL 17º ANIVERSARIO DE LA CREACIÓN DEL ESTADO DE CHHATTISGARH EN PROTESTA POR LAS POLÍTICAS ANTIPOPULARES DEL GOBIERNO NACIONAL-HINDUISTA Y FASCISTA DE RAMAN SINGH!
¡EXIGIMOS QUE SE CASTIGUE CON TODO RIGOR A RAMAN SINGH, KALLURI Y OTROS CULPABLES DE COMETER CRÍMENES ATROCES CONTRA EL PUEBLO DE BASTAR!
¡EL GOBIERNO NACIONAL-HINDUISTA Y FASCISTA QUE DIRIGE MODI DEBE RENDIR CUENTAS POR LA CAMPAÑA GENOCIDA CONTRA LAS MASAS ADIVASIS!

El 25 de marzo de 2011, una fuerza conjunta de la policía de Chhattisgarh, de las fuerzas paramilitares del Estado y del Cuerpo Especial de Policía [OPS, en sus siglas en inglés] se entregó al incendio, el pillaje y el asesinato en el distrito de Dantewada, en Chhattisgarh. Asesinaron brutalmente al menos a tres aldeanos adivasis, apalearon sin piedad a otros muchos, violaron a varias mujeres e incendiaron 252 casas en las aldeas de Tadimetla, Morpalli y Timmapur en el curso de una correría genocida. Los partidos, organizaciones y distintas personalidades revolucionarios y democráticos de Chhattisgarh y de todo país condenaron rotundamente en aquel momento tanta barbarie. Exigieron una investigación imparcial y el castigo de los policías, paramilitares y soldados culpables. Sin embargo, en lugar de atender a las justas reivindicaciones populares, el gobierno de Raman Singh trató de proteger sin el menor rebozo a las bandas armadas mercenarias de terroristas del Estado, rechazando por completo su culpabilidad. El gobierno y la Policía de Chhattisgarh pretendieron en vano eludir su responsabilidad en los mencionados hechos, acusando a los maoístas de los ataques, imputación que nadie excepto los más fervientes lacayos de los imperialistas y las clases dominantes jamás creyó. Todo esto se produjo mientras los damnificados proclamaban alto y claro que las fuerzas armadas del gobierno habían cometido tales atrocidades en sus aldeas.
Sigue leyendo

El origen del sistema soviético

1236

 

El siguiente documento ha sido extraído y traducido por “Cultura Proletaria” del libro “Soviet Communism: A new civilization?” (1936), de Beatrice Webb y Sidney Webb.

 

 

El sistema soviético es una de esas numerosas creaciones del espíritu humano que parecen deber su existencia a un feliz accidente histórico. El hecho de haber logrado sobrevivir demuestra que ha sido perfectamente adaptado a las necesidades de la dictadura del proletariado, que constituye la base sobre la que se apoyan la teoría y la práctica del comunismo“. (1)

La palabra Soviet, que originariamente significaba cualquier tipo de Consejo, debe ser hoy comprendida como un Consejo de delegados o diputados elegidos por los trabajadores de distintas fábricas y otros establecimientos de una ciudad o municipio; o por los soldados de varias unidades de un ejército; o por los campesinos de un pueblo, distrito agrícola o comunidad; o, incluso, por cualquier combinación de esos grupos constituyentes. Su diferencia más obvia con cualquier otra entidad política consiste en que los mismos, confesadamente, excluyen la representación de empresarios capitalistas, es decir, propietarios de tierras, dueños de tiendas, en fin, cualquier persona que no se ocupe de un trabajo productivo, incluso cuando pertenecen a la misma tribu, raza o nacionalidad y residan dentro de la zona considerada. Soviets de esta naturaleza fueron espontáneamente organizados, en mayo y junio de 1905, en lvanovo-Vosnesensk y Kostroma con el fin de dirigir las huelgas de los trabajadores en las industrias textiles(2). Estos fueron creados, en la agitación del momento, debido sobre todo al hecho de que no existía ningún sindicato independiente y digno de confianza. Estos órganos de la clase obrera no se limitaban sólo a dirigir la huelga, también asumían algunas funciones del decrépito gobierno local. Fue, sin embargo, el Soviet formado en S. Petersburgo, en ese mismo año de 1905, el que enseño el camino al resto de Rusia. En su primera reunión, el 13 de octubre, “apenas representaba a parte de los trabajadores, comprendiendo sólo las fábricas del distrito de Nevsky. En su nombre, fue lanzada un proclama que decía: “Proponemos que cada fábrica y cada taller elija a un delegado por grupo de un centenar de trabajadores. Los delegados electos constituirán el Comité de la fábrica. Los delegados de todas las fábricas formarán el Comité General de Trabajadores de S. Petersburgo“(3).

Durante los dos meses siguientes, surgieron soviets similares a este, en un gran número, en otras ciudades rusas, desde Reval a Bakú. Pero la rápida represión ejercida por el gobierno zarista no permitió llevar a cabo el Congreso Nacional de los Soviets.

Esta represión no impidió, sin embargo, que el recuerdo del hecho permaneciese en el espíritu de las masas trabajadoras. Cuando, en febrero de 1917, el régimen zarista cayó, casi debido únicamente a su propia podredumbre, los trabajadores de las fábricas de Petrogrado formaron espontánea e inmediatamente un Soviet, que no se limitó únicamente a las actividades huelguistas, sino que discutió y votó sobre diversos temas de interés público. Este ejemplo fue imitado rápidamente por los trabajadores de Moscú y por muchas otras ciudades industriales. En esa ocasión, el Soviet de Petrogrado invitó a los Soviets de todas las demás ciudades a enviar delegados para constituir un Congreso de Soviets, que indicaría un comité permanente para actuar en los intervalos entre uno y otro congreso. Esto sería, al parecer, la base para un gobierno de trabajadores con jurisdicción en todo el país. Pero esto parecía ser imposible de llevar a cabo por grupos cuya misión original era sólo la de guiar las huelgas. El Partido Bolchevique estaba siguiendo todavía las directrices del programa de 1903, que no había sido revisado y, mientras predicaba el colectivismo en lo que respectaba a la economía, admitía, en el terreno político, el simple reemplazo del gobierno zarista por la modesta novedad de una asamblea parlamentaria nítidamente democrática(4). Lenin, es cierto, reconoció inmediatamente la importancia de los “Soviets de diputados de los trabajadores“, tal como surgieron en 1905, y en los que veía “los nuevos órganos del poder popular“. En el IV Congreso el Partido Socialdemócrata de Rusia, en abril de 1906, fue aprobada una resolución, explicando que los Soviets, en el proceso de la lucha, deberían transformarse de “simples organizaciones de choque a organizaciones para lucha la lucha revolucionaria general“; que representaban el “embrión del poder revolucionario“, dependiendo “su fuerza y prestigio enteramente de la energía y éxito del levantamiento“. Así, de hecho, los Soviets eran consideados por Lenin, hasta noviembre de 1915, como simples “órganos de rebelión” (Obras Completas, Vol. XVIII, p. 312). Parece haber, pues, algún fundamento en la opinión de un sagaz historiador germano, según el cual, a pesar de que Lenin había predicho la necesidad de transformar la revolución burguésa-liberal en una revolución socialista y haber reconocido rápidamente a los Soviets como el instrumento para hacer efectiva esta transformación, a pesar de eso, solamente en marzo de 1917, al recibir, en Suiza, las primeras noticias auténticas sobre la revolución en Rusia, fue que Lenin hizo un feliz descubrimiento, convenciéndose de que el sistema de Consejos (Soviets) de soldados, campesinos y obreros constituía la expresión moderna de la inevitable revolución democrático-socialista. Lenin reconoció en los Soviets la existencia, bajo una forma elemental, de un tipo completamente nuevo de gobierno, ejercido por la clase trabajadora, gobierno que sólo podía ser históricameme comparado con la Comuna de París (1897). El estudio que Lenin hizo de los Soviets le convenció de que todo lo que había dicho Marx en su famoso ensayo sobre los aspectos políticos y constitucionales de la Comuna de París se aplicaba perfectamente a los Soviets rusos de la revolución de 1917 (5).
Sigue leyendo

Llamamiento del PCI (Maoísta) denunciando las acciones cada vez más violentas de las fuerzas armadas del Estado central y de los estados federales durante el último año

 

El largo comunicado del PCI (Maoísta) que ha traducido al castellano la Red de Blogs Comunista (RBC) y os presentamos a continuación constituye un documento de gran interés para conocer la salvaje represión que están llevando a cabo las autoridades fascistas indias no sólo contra el movimiento revolucionario, sino también contra las amplias masas de desfavorecidos de los territorios donde hay presencia naxalita.

Se trata de un llamamiento que debe mover a la solidaridad de todos los destacamentos comunistas del mundo. La RBC dice bien alto que a día de hoy no se puede ser comunista, esto es marxista-leninista, y no mantener un compromiso explícito y rotundo al lado de nuestros camaradas indios.

¡Gloria eterna a los camaradas y mártires del Partido Comunista de la India (Maoísta)!

***

PARTIDO COMUNISTA DE LA INDIA (MAOÍSTA)
COMITÉ ESPECIAL DE ZONA DE DANDAKARANYA-OFICINA DE PROPAGANDA

[El Comité Central de nuestro Partido hizo un llamamiento para organizar una semana de protestas del 5 al 11 de octubre de 2016. Con tal motivo, nuestra oficina de propaganda ha hecho público este folleto. En él se denuncian las acciones cada vez más violentas de las fuerzas armadas del Estado central y de los estados federales durante el último año.]

¡ORGANICEMOS ENÉRGICAS PROTESTAS CONTRA LAS MASACRES QUE SE SUCEDEN EN DANDAKARANYA POR CUENTA DE LAS OPERACIONES GREEN HUNT Y MISIÓN-2016! ¡ALCEMOS NUESTRAS VOCES CONTRA EL PROYECTO DE ATAQUES AÉREOS EN BASTAR! ¡APOYEMOS LOS GOBIERNOS POPULARES REVOLUCIONARIOS QUE ESTÁN DESARROLLANDO UN AUTÉNTICO MODELO DE DESARROLLO POPULAR!

Dandakaranya arde bajo las llamas de la feroz represión desencadenada por los gobiernos central y federales. La campaña fascista Misión-2016, junto con la Operación Green Hunt, está provocando una auténtica masacre con sus mortíferos ataques en la jungla, los campos de labor, ríos, colinas y caminos. La vida de los indígenas adivasis y no adivasis del pueblo de Dandakaranya se ha visto privada de paz durante el día y del sueño por las noches. No pasa un solo día sin que se oiga el sonido de las botas de los militares del gobierno. En vez de las canciones Rela[1] y del rítmico tañido de los tambores, ahora se escucha el sonido de los disparos y de la explosión de las minas. Los enfrentamientos, pero sobre todo los montajes de supuestos enfrentamientos, se han convertido en moneda corriente no sólo en las aldeas sino también en calles, casas y portales. Se ha prohibido a los moradores de la jungla entrar en ella. El Estado considera que la garrota, el arco y las flechas, el hacha y otras armas tradicionales, incluso un simple bastón, son armamento de guerra. A quienes se descubre portando esas “armas”, se les encarcela en aplicación de la Ley de Armas. Cada dos o tres kilómetros, sobre todo en las zonas donde están proyectadas la construcción de grandes plantas industriales, explotaciones mineras o presas, y como medidas de seguridad adicionales sobre el terreno, se están creando cuarteles de fuerzas paramilitares o comisarías de policía. Por los bosques pululan enjambres de policías. Los gobiernos de Modi, Ramansingh y Fadnavees han desplegado unos 150 mil soldados en el territorio de Dandakaranya, que atacan las aldeas a diario. Además de la policía estatal, de las fuerzas especiales y de la fuerzas de comandos, integran también ese contingente la Fuerza de Policía de la Reserva Central [CRPF, en sus siglas en inglés], la Fuerza Central de Seguridad Industrial [CISF], la Policía de Fronteras Indo-Tibetana [ITBP], las Fuerzas de Seguridad de Fronteras [BSF] y otras fuerzas paramilitares. Decenas de vehículos aéreos no tripulados [UAV, en sus siglas en inglés], fabricados en EEUU e Israel, sobrevuelan de continuo las cabezas de las gentes de Dandakaranya, de las fuerzas del Ejército Guerrillero de Liberación Popular [PLGA] y de los militantes maoístas. So capa de supuestos enfrentamientos, se suceden los asesinatos indiscriminados y las matanzas. Helicópteros militares, como los MI-17 de los comandos Garud de la Fuerzas Aéreas indias, recorren impacientes los cielos de Dandakaranya a la espera de recibir órdenes para efectuar ataques aéreos.

Los gobiernos central y federales no consideran otros intereses que no sean los de las grandes empresas nacionales y extranjeras, sometidas a los vaivenes de la crisis económica y financiera, y es por ello que en sus agendas tienen carácter prioritario las políticas de liberalización, privatización y globalización. “Hecho en la India”, “Hecho en Chhattisgarh”, “India Digital” y otros lemas por el estilo salen de esa agenda. Estos gobiernos, al asumir el modelo de desarrollo de las grandes empresas, favorable a la explotación de tipo neocolonial, pretenden entregar a TATA, Jindal, ESSAR, Necco Jaiswal Vedantha, Mithal, Reliance y a otras muchas compañías nacionales y extranjeras semejantes, las tierras, los bosques, los ríos y los recursos naturales del subsuelo que pertenecen a los campesinos y a las comunidades tribales del país. Con tal propósito han firmado numerosos Memoranda de Entendimiento. Por ello, las clases dominantes desean a toda costa liquidar los Janathana Sarkars [“gobiernos populares”], a sus dirigentes, al PCI (Maoísta), que los dirige, al Ejército Guerrillero de Liberación Popular y a todo el movimiento revolucionario de Dandakaranya. Con la eliminación del movimiento revolucionario desean acabar con las luchas militantes en contra de los desplazamientos.
Día tras día, la guerra multidimensional se va intensificando en interés de los imperialistas y de las grandes empresas y con su total colaboración y acuerdo.
Sigue leyendo

Las rebeliones de los cipayos

2491

 

En el siglo XVII comenzó el intenso saqueo de la India por parte de los países europeos, especialmente Inglaterra y Francia. En 1763, los británicos se convirtieron en amos virtuales de la India, después de expulsar a los franceses de casi todo el territorio.

El derecho exclusivo de comercio con la India estaba en manos de la antigua compañía “East Indian“, fundada en 1600. Esta compañía tenía a su cargo la administración de la India y tenía tropas en el territorio.

La compañía “East Indian” fue liquidada en 1823, ya que ese monopolio era contrario a los intereses de la creciente industria británica. Después de esto, las mercancías británicas inundaron la India al mismo tiempo que aumentaba la exportación de materias primas de la India. Los productos manufacturados británicos produjeron la ruina en masa de los tejedores hindúes, incapaces de hacer frente a la competencia.

En 1857, los británicos instalaron en la India 4.000 millas telegráficas y comenzaron la construcción del primer ferrocarril, todo ello con el propósito de fortalecer su dominio en el país y conquistar nuevos territorios hasta entonces intactos de la explotación europea.

En el período de 1848 a 1856, los británicos se apoderaron de 150.000 millas cuadradas de nuevos territorios, entre ellos Punyab, Burma Y Dudh (1856). Las rentas, sólo constituidas por impuestos, que los nuevos distritos anexionados a Inglaterra cedieron, se elevaban a 43 millones de rublos oro anuales.
Sigue leyendo

Mujeres combatientes en los días de la Gran Revolución de Octubre

kollontai

 

El siguiente texto fue escrito por Alexandra Kollontai en 1927.

 

 

¿Quiénes fueron las mujeres que participaron en la Gran Revolución de Octubre? ¿Fueron casos aislados? No; hubo multitudes de ellas: decenas, centenas de miles de heroínas anónimas que marcharon –codo a codo– con los obreros y campesinos, bajo la Bandera Roja y la consigna de los Soviets, pasando sobre las ruinas de la teocracia zarista hacia un nuevo futuro…

Si uno mira hacia atrás, al pasado, uno puede verlas: masas de heroínas anónimas que Octubre encontró viviendo en ciudades desfallecientes, en aldeas empobrecidas saqueadas por la guerra… Una bufanda en la cabeza (raras veces una pañoleta roja), un vestido gastado, un abrigo de invierno remendado. Jóvenes y adultas, obreras y campesinas esposas de soldados y amas de casa pobres de la ciudad. Muy raro, mucho más raro en aquellos días: mujeres trabajadoras de oficina y profesionales, educadas y cultas. Pero hubo también mujeres de la intellingentsia entre las que llevaron la Bandera Roja a la victoria en Octubre – maestras, empleadas de oficina, jóvenes estudiantes de las escuelas secundarias y universidades, doctoras. Marchaban alegres, desprendidas y resueltas. Iban a donde se les enviara. ¿Al frente? Se ponían una gorra de soldado y se convertían en combatientes del Ejército Rojo. Si portaban el brazalete rojo, entonces iban con prisa a las unidades de primeros auxilios para ayudar al frente Rojo contra Kerensky en Gatchina. Trabajaban también en las comunicaciones del ejército. Trabajaban alegres, con la convicción de que algo trascendental estaba ocurriendo y que todos éramos pequeños engranajes de una revolución única en su clase.

En las aldeas, las campesinas (sus esposos habían sido enviados al frente) tomaron la tierra de los terratenientes y sacaron a la aristocracia de los nidos donde habían vivido durante siglos.

Cuando uno recuerda los eventos de Octubre, no ve rostros individuales sino masas. Incontables masas, oleadas de humanidad. Dondequiera que se mire se ve hombres -en reuniones, mítines, manifestaciones…

Todavía no están seguros de lo que quieren, por qué están luchando, pero saben una cosa: no soportarán más la guerra. Tampoco quieren a los terratenientes y a los ricos… En el año 1917, el gran océano humano se levanta y se mueve, y en gran parte ese océano está formado por mujeres.

Algún día, la historia escribirá sobre las proezas de estas heroínas anónimas de la revolución que murieron en el frente, que fueron asesinadas por los Blancos y que soportaron las innumerables privaciones de los primeros años de la revolución pero continuaron enarbolando la Bandera Roja del poder soviético y el comunismo.
Sigue leyendo

La heroica lucha del pueblo coreano

tn

 

El siguiente artículo fue escrito por Pak Hen Yen (en Julio-Agosto de 1950), entonces ministro de asuntos exteriores. Pak Hen Yen fue uno de los héroes de la lucha por la reunificación de su país. Combatió a los invasores imperialistas americanos y la sanguinaria colonización japonesa.

 

 

El pueblo coreano fue liberado del yugo del imperialismo japonés por las fuerzas del valiente ejército soviético que desempeñó un papel decisivo en el aplastamiento de los agresores fascistas, tanto en Occidente como en Oriente.

Es gracias a la Unión Soviética, que lleva a cabo una lucha consecuente por una democracia verdadera y defiende la independencia, la libertad y la soberanía de los pueblos, grandes y pequeños, que se abrió para el pueblo coreano, es decir, 27 millones de personas, el camino de una vida libre y feliz, la posibilidad del resurgimiento y del desarrollo de su estado nacional.

A raíz de este importante cambio en la vida coreana, las fuerzas creadoras de pueblo coreano, aplastadas por la bota el militarismo japonés, despertaron y el pueblo coreano se lanzó decididamente a la realización de sus aspiraciones seculares: crear el Estado democrático independiente de Corea. Aún no había transcurrido un mes de la liberación y los coreanos ya habían instaurado, en todas las regiones del país, comités populares -órganos verdaderamente democráticos del poder- y proclamaban la fundación de su estado soberano: la República Popular de Corea. Los comités populares, teniendo en sus manos el poder, destruyeron hasta las raíces el aparato de administración colonial de los invasores japoneses e introdujeron sin demora nuevas leyes democráticas.

A la vanguardia de la lucha patriótica del pueblo coreano estaba el Partido Comunista, consecuente defensor de los intereses nacionales del pueblo coreano y organizador de su lucha por una completa independencia y desarrollo democrático de la patria. Bajo la dirección del Partido Comunista, el pueblo coreano se unió en torno a los comités populares, y los enemigos del pueblo, los elementos pro-japoneses, traidores del país, temieron por su suerte ante esta temible fuerza popular.

Con la creación de la República Popular de Corea, fueron ejecutadas transformaciones democráticas fundamentales: reforma agraria, nacionalización de las principales ramas de la industria; leyes progresistas del trabajo; libertad de palabra, de prensa, de reunión y de organización; igualdad de derechos para las mujeres: extensión de la educación pública: renacimiento de la cultura nacional.

Al entrar en Corea del Norte en agosto de 1945 para aplastar a los ocupantes japoneses, el gran ejército soviético no sólo alentó las aspiraciones patrióticas y las reivindicaciones democráticas del pueblo coreano, sino que lo ayudó de todos las formas y de manera desinteresada, al realizar esas reivindicaciones. Durante su permanencia en territorio coreano, el ejército soviético se presentó al pueblo coreano como el fiel ejecutor de los grandes principios de la política exterior leninista-stalinista, del respeto a la soberanía de los pueblos, grandes y pequeños. El pueblo coreano adquirió la convicción de que el ejército soviético no tiene otra finalidad que asegurar su independencia y su desarrollo democrático. Cuando entró en Corea, y cuando salió del país, fue recibido por el pueblo como un ejército amigo, un ejército liberador.
Sigue leyendo

Las enseñanzas de la crisis

lenin1917

 

Lenin, 22 de abril (5 de mayo) de 1917. Publicado el 6 de mayo (23 de abril) de 1917 en el nº 39 del diario “Pravda”. T. 31, págs. 324-327.

 

 

Petrogrado y toda Rusia han vivido una seria crisis política, la primera crisis política desde la revolución.

El 18 de abril, el Gobierno Provisional aprobó su nota, tristemente célebre, confirmando los rapaces objetivos anexionistas de la guerra con claridad suficiente para provocar la indignación de las amplias masas, que habían creído honradamente en los deseos (y la capacidad) de los capitalistas de “renunciar a las anexiones”. El 20 y 21 de abril Petrogrado era un hervidero. Las calles estaban llenas de gente; día y noche se formaban por doquier pequeños y grandes grupos y se celebraban mítines de variadas proporciones; no cesaban las manifestaciones y demostraciones de masas. Según parece, la crisis, o al menos su primera etapa, ha terminado ayer, el 21 de abril, por la noche. El Comité Ejecutivo del Soviet de diputados obreros y soldados, y a continuación el propio Soviet, han declarado satisfactorias las “explicaciones”, las enmiendas a la nota, las “aclaraciones” del gobierno (que se reducen a frases quo no dicen absolutamente nada, ni cambian nada, ni obligan a nada) y han dado por “terminado el incidente”.

El futuro mostrará si las amplias masas del pueblo consideran “terminado el incidente”. Nuestra misión consiste ahora en estudiar atentamente qué fuerzas, qué clases se han revelado en la crisis y sacar de ello enseñanzas para el partido del proletariado. Porque la gran importancia de toda crisis consiste en que pone al descubierto lo oculto, deja a un lado lo convencional, lo superficial y mezquino, barre la escoria política y revela los verdaderos resortes de la lucha de clases que se libra en realidad.

Con su nota del 18 de abril, el gobierno de los capitalistas no hizo más, en rigor, que reiterar sus notas anteriores, en las que recubría la guerra imperialista con salvedades diplomáticas. Las masas de soldados se indignaron, pues creían honradamente en la sinceridad y en el deseo de paz de los capitalistas. Las manifestaciones empezaron como manifestaciones de soldados con una consigna contradictoria, inconsciente e incapaz de conducir a parte alguna: “¡Abajo Miliukov!” (¡como si un cambio de personas o de grupos pudiera cambiar la esencia de la política!).

Esto significa que la gran masa inestable y vacilante, la más próxima al campesinado y pequeñoburguesa en un sentido científico clasista, se apartó de los capitalistas y se puso de lado de los obreros revolucionarios. Esta fluctuación o movimiento de las masas, capaces por su fuerza de decidirlo todo, es precisamente lo que produjo la crisis.
Sigue leyendo

Las relaciones entre la ciencia, la tecnología y la economía bajo el capitalismo y en la Unión Soviética

p9ijsx_lzns

 

El siguiente texto es un resumen del informe presentado por M. Rubinstein en el II Congreso Internacional de Historia de la Ciencia de Londres, en 1931.

 

 

Las relaciones entre la ciencia, la tecnología y la economía bajo las condiciones de la sociedad capitalista, y bajo el sistema socialista que se está construyendo en la Unión Soviética, son ostensiblemente distintas y, en varios aspectos, diametralmente opuestas.

El sistema capitalista de producción y de relaciones sociales es contradictorio por su propia naturaleza. Paralelamente a su desarrollo y expansión crecen y se desarrollan las profundas contradicciones intrínsecas que se manifiestan en todos los ámbitos de la existencia humana sin excepción. El propósito de este informe es presentar el desarrollo de estas contradicciones en el ámbito del trabajo científico y técnico, y mostrar cómo estas contradicciones se desvanecen y desaparecen bajo las condiciones del nuevo sistema de relaciones sociales que está siendo actualmente construido en la Unión Soviética.

Es inútil describir ante esta audiencia los colosales éxitos de la ciencia y la tecnología durante el último siglo. El informe se refiere solo a los tramos básicos de este desarrollo, a sus resultados actuales más importantes.

El progreso del desarrollo técnico y el triunfo del hombre sobre las fuerzas de la naturaleza se ha acelerado a medida que pasan las décadas. En definitiva, para la ciencia moderna y la tecnología no existen problemas irresolubles, y cuando, en su cincuenta aniversario, la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos adoptó este eslogan: “No hay nada imposible”(1), lo hizo de manera totalmente apropiada.

El desarrollo de la tecnología en la época del capitalismo se apoya en los grandes éxitos y el incremento de la aplicación práctica de la ciencia. Las ciencias exactas, la aplicación de las matemáticas, de las leyes de la mecánica y la investigación de las transformaciones químicas y físicas de las sustancias, la penetración en la esencia de los procesos orgánicos del mundo vegetal y animal, han ocupado el lugar que antes correspondía al arte y a la experiencia.

Cada descubrimiento, cada avance en la ciencia natural, ha abierto nuevas posibilidades de desarrollo industrial, nuevas conquistas para la tecnología. Este informe ofrece una serie de ejemplos de modernas influencias de este tipo, que se han puesto de manifiesto de manera predominante en el dominio de la química y la electrotecnia.

Como dice Marx, la producción mecánica a gran escala, que constituye la más completa e impresionante encarnación de las tendencias del desarrollo técnico, por su propia naturaleza, “supone la sustitución de la energía humana por las fuerzas de la naturaleza, y de los métodos empíricos rutinarios por aplicaciones conscientes de la ciencia”. Al mismo tiempo, el rasgo más característico de todos estos cambios es su carácter fluctuante, un constante estado de movimiento, cambios revolucionarios en las bases técnicas de producción, así como en las funciones de los trabajadores y en las combinaciones sociales de los procesos de producción.
Sigue leyendo

El Partido como destacamento de vanguardia de la clase obrera

stalin6t4

 

El Partido tiene que ser, ante todo, el destacamento de vanguardia de la clase obrera. El Partido tiene que incorporar a sus filas a todos los mejores elementos de la clase obrera, asimilar su experiencia, su espíritu revolucionario, su devoción infinita a la causa del proletariado. Ahora bien, para ser un verdadero destacamento de vanguardia, el Partido tiene que estar pertrechado con una teoría revolucionaria, con el conocimiento de las leyes del movimiento, con el conocimiento de las leyes de la revolución. De otra manera, no puede dirigir la lucha del proletariado, no puede llevar al proletariado tras de sí. El Partido no puede ser un verdadero partido si se limita simplemente a registrar lo que siente y piensa la masa de la clase obrera, si se arrastra a la zaga del movimiento espontáneo de ésta, si no sabe vencer la inercia y la indiferencia política del movimiento espontáneo, si no sabe situarse por encima de los intereses momentáneos del proletariado, si no sabe elevar a las masas hasta la comprensión de los intereses de clase del proletariado. El Partido tiene que marchar al frente de la clase obrera, tiene que ver más lejos que la clase obrera, tiene que conducir tras de sí al proletariado y no arrastrarse a la zaga del movimiento espontáneo. Esos partidos de la II Internacional, que predican el “seguidismo”, son vehículos de la política burguesa, que condena al proletariado al papel de instrumento de la burguesía. Sólo un partido que se sitúe en el punto de vista del destacamento de vanguardia del proletariado y sea capaz de elevar a las masas hasta la comprensión de los intereses de clase del proletariado, sólo un partido así es capaz de apartar a la clase obrera de la senda del tradeunionismo y hacer de ella una fuerza política independiente. El Partido es el jefe político de la clase obrera.

He hablado más arriba de las dificultades de la lucha de la complejidad de las condiciones de la lucha, de la estrategia y de la táctica, de las reservas y de las maniobras, de la ofensiva y de la retirada. Estas condiciones son tan complejas, si no más, que las de la guerra. ¿Quién puede orientarse en estas condiciones?, ¿quién puede dar una orientación acertada a las masas de millones y millones de proletarios? Ningún ejército en guerra puede prescindir de un Estado Mayor experto, si no quiere verse condenado a la derrota. ¿Acaso no está claro que el proletariado tampoco puede, con mayor razón, prescindir de este Estado Mayor, si no quiere entregarse a merced de sus enemigos jurados? Pero ¿dónde encontrar ese Estado Mayor? Sólo el Partido revolucionario del proletariado puede ser ese Estado Mayor. Sin un partido revolucionario, la clase obrera es como un ejército sin Estado Mayor. El Partido es el Estado Mayor de combate del proletariado.
Sigue leyendo

100 Años de la Gran Revolución Socialista de Octubre. Su significado en los destinos históricos de la URSS

october

 

En el primer día de la victoriosa Revolución de Octubre, en la reunión del Soviet de diputados trabajadores y soldados de Petrogrado, sonaron las proféticas palabras de Lenin:

A partir de ahora comienza una nueva fase en la historia de Rusia. La tercera revolución Rusa será la cumbre de la victoria socialista“.

La Revolución de Octubre de 1917 en Rusia fue una revolución socialista. El carácter socialista de la Revolución de Octubre se demostró, sobre todo, en el hecho de que la clase obrera -la más revolucionaria de todas las clases oprimidas existentes hasta ahora- tomó el poder e inició la construcción de la sociedad socialista.

Precisamente por eso -escribe el camarada Stalin-, el triunfo de la Revolución de Octubre marca un cambio radical en la historia de la humanidad, un cambio radical en los destinos históricos del capitalismo mundial, un cambio radical en el movimiento de liberación del proletariado mundial, un cambio radical en los métodos de lucha y en las formas de organización, en el modo de vida y en las tradiciones, en la cultura y en la ideología de las masas explotadas del mundo entero“.

La Revolución de Octubre arrebató de las manos de los terratenientes y capitalistas sus medios de producción, transformándolos en propiedad socialista. El proletariado arrancó de las manos de la burguesía el nervio básico de la vida económica -los bancos- y luego efectuó la expropiación de las fábricas, centrales eléctricas y transportes que fueron entregados al gobierno socialista.

La Revolución de Octubre liquidó el sistema estatal burgués y creó un nuevo sistema: la democracia soviética. La Revolución de Octubre, bajo la bandera del internacionalismo, la amistad de los pueblos, liberó a los pueblos de Rusia de la opresión nacional-colonial y dio inicio a la creación de un Estado multinacional soviético.

La Revolución de Octubre resolvió los problemas que la revolución burguesa de febrero no podía resolver ni tampoco remediar.
Sigue leyendo

Los naxalitas toman el control de la frontera entre Kerala y Tamil Nadu

 

Las guerrillas naxalitas han tomado el control de los bosques a lo largo de la frontera de Kerala y Tamil Nadu, con el apoyo de las tribus locales, según ha informado la propia policía del régimen hindú y ha sido publicado en Times of India. Parece que se tienen pruebas en video de que se han instalado campamentos guerrilleros en la zona, a la vez de que se han ampliado las zonas campesinas en el área.

La policía sospecha que el área que se muestra en el video es la de Agali, región forestal del distrito de Palakkad. Según la policía, los videos referidos fueron recuperados de los documentos que fueron capturados después del reciente enfrentamiento con guerrilleros naxalitas en la selva de Nilambur, en el que dos líderes maoístas, Kuppu Devaraj y Ajitha, fueron asesinados.

La policía también ha publicado una nota, recuperada del sitio del choque armado, que dice que los maoístas están alentando a las tribus que viven en la zona fronteriza Kerala-Tamil Nadu a recuperar 120 acres de bosques.

Imagini pentru india naxalita

 

Según fuentes policiales, este método de recuperación de la tierra mediante la tala de bosques para instalar poblados, estableciendo nuevas áreas tribales, es habitual entre los grupos maoistas para instalar después alli sus campamentos.
Sigue leyendo