Archivos Mensuales: agosto 2016

La lucha entre las dos lineas en el Instituto de Ingenieria Mecánica de Shanghai refleja la revolución educacional en las universidades cientificas y de ingenieria (Informe de investigación) (1968) Documentos sobre la GRCP)

1008597444

 

Nota de la redacción de “Hongqi” (Bandera Roja): El siguiente es otro informe de investigación del municipio de Shanghai que publicamos ahora como referencia. ¿Cuál es la situación del personal técnico y de ingeniería de las fábricas en las ciudades industriales grandes, medianas y pequeñas de todo el país? ¿Cómo va la revolución educacional en las universidades y escuelas secundarias científicas y de ingeniería? Deseamos que los comités revolucionarios de todos los lugares envíen personas para realizar algunas investigaciones de carácter típico e informen de los resultados al Comité Central del Partido. Nuestra revista seleccionará informes de importancia para su publicación. Aquí se plantea el siguiente problema: Hay que prestar atención a la reeducación de la gran cantidad de graduados universitarios y secundarios que iniciaron su trabajo ya hace mucho o que acaban de empezar a trabajar, para que se integren con los obreros y campesinos. Con seguridad algunos de ellos han alcanzado con éxito esta integración y han hecho invenciones e innovaciones. Hay que informar sobre estas personas a fin de alentarlas. Aquellos que son realmente irremisibles, es decir, los recalcitrantes seguidores del camino capitalista y las autoridades técnicas burguesas, extremadamente odiados por el pueblo y que deben ser derrocados son sólo un número exiguo. Incluso a ellos hay que darles una salida. La política de no dar salida no es política del proletariado. Las medidas políticas arriba mencionadas deben ser aplicadas indistintamente a los intelectuales nuevos y viejos, tanto de ciencias humanísticas como de ciencias naturales.

 

 

Es realmente bueno seleccionar estudiantes de entre los obreros y campesinos que tienen experiencia práctica

 

En el informe de investigación, “La Fábrica de Máquinas-Herramientas de Shanghai muestra el camino para preparar personal de ingeniería y técnica” (véase Pekín Informa, N.° 31, pág. 9, 1968), se mencionó la Escuela de Construcción de Maquinaria de Shanghai, predecesora del Instituto de Ingeniería Mecánica de Shanghai. Dicha escuela fue fundada en 1952 y estaba directamente subordinada al Primer Ministerio de Construcción de Maquinaria del Gobierno Popular Central. Más tarde, pasó a ser un instituto de ingeniería mecánica, para formar parte del “sistema de centros de enseñanza regular”. El proceso de cambios de esta escuela proporciona mucha materia para reflexionar.

Cuando se creó la escuela, admitió 2.181 principiantes que fueron todos seleccionados de entre los obreros, campesinos o cuadros a nivel de base en el campo, a fin de preparar técnicos de entre los trabajadores para satisfacer las necesidades de la construcción económica de la patria en gran escala. Estos estudiantes, procedentes de obreros y campesinos, se habían templado en la lucha de clases durante los movimientos san fan y wu fan y la reforma agraria, y tenían cierta experiencia práctica en la producción. Seleccionados de entre los obreros y campesinos con experiencia práctica, dichos estudiantes mostraban las siguientes cualidades:

Primero, los estudiantes obreros y campesinos estudiaban con un objetivo bien definido: Decían: “Los intelectuales burgueses nos denigran diciendo que ‘los obreros y campesinos tienen bajo nivel cultural. Ya que no han aprendido el ABC, ¿cómo pueden estudiar el diseño?’ Debemos seguir la enseñanza del Presidente Mao. Nosotros, los trabajadores, debemos ser dueños de la ciencia y la cultura“. Después de entrar en la escuela, los estudiantes obreros y campesinos formularon estas consignas combativas: “Debemos ser dignos del Presidente Mao”. “No dejemos quedarse atrás a un solo hermano de clase“. Organizaron por propia iniciativa grupos de ayuda mutua y establecieron el sistema del “estudiante-maestro”. Cada grupo estaba formado por tres estudiantes. El que sabía más enseñaba a otros dos, y los tres se ayudaban y aprendían mutuamente. Por ejemplo, al estudiar química, muchos estudiantes encontraban dificultad en memorizar los símbolos de los elementos químicos, entonces compusieron una canción con los elementos químicos que facilitó la memorización.
Sigue leyendo

Sobre la lucha de los Proletarios Revolucionarios para tomar el poder (Documentos sobre la GRCP)

6598260537809426741

 

Publicamos algunos fragmentos de este texto tan importante dentro del proceso de la Revolución Cultural China, que fue parcialmente escrito y enérgicamente promovido por el propio Mao Tse-tung, para condensar en él las lecciones principales de la experiencia inicial de los obreros de Shangai dentro de dicha revolución, experiencia que Mao proponía generalizar a toda China. Fue publicado originalmente en el diario “Bandera Roja“, nº3, 1967 y traducido al español e incluido en el libro de D. Milton, N. Milton y F. Schurmann, “China Popular“, Ed. Fondo de Cultura Económica, México, 1977, tomo 1, pp.455-465.

 

 

Los revolucionarios proletarios se unen para quitar el poder al puñado de miembros del Partido con autoridad que han tomado la vía capitalista. Esta es la tarea estratégica para la nueva fase de la Gran Revolución Cultural Proletaria. Es la batalla decisiva entre el proletariado y las masas del pueblo trabajador, por una parte. y la burguesia y sus agentes en e! Partido por la otra.

Esta poderosa tormenta revolucionaria comenzó en Shangai. Las masas revolucionarias de Shangai la han llamado la”‘Gran Revolución de Enero”. Nuestro gran líder, el presidente Mao, le dio inmediatamente su apoyo más resuelto. El presidente Mao pidió a los obreros, campesinos, estudiantes revolucionarios, intelectuales revolucionarios y cuadros revolucionarios que estudiaran y analizaran la experiencia de los rebeldes revolucionarios deShangai, y asimismo ordenó al Ejército de Liberación que apoyara activamente y ayudara al proletariado revolucionario en su lucha por la toma del poder. La experiencia de Shangai, de la provincia de Shansi y otros lugares nos enseña que, en el curso de la lucha por la toma del poder, hemos de prestar especial atención a las siguientes cuestiones:

 

 

I

 

(…) El presidente Mao nos enseña: “Estratégicamente, debemos despreciar a todos nuestros enemigos. pero tácticamente debemos tomarlos muy en serio“. El puñado de miembros del Partido con autoridad que han tomado la vía capitalista nunca verá realizados sus proyectos, que están destinados irremediablemente al fracaso. Debemos despreciarlos. No obstante, hemos de tratar con ellos seriamente y nunca trivialmente o a la ligera.

Los revolucionarios proletarios han de comprender enteramente que la lucha por la toma del poder y la contralucha de éste, entre nosotros y el puñado de miembros del Partido con autoridad que han tomado la vía capitalista, es una batalla a vida o muerte entre el proletariado y la burguesía. Es una contradicción entre nosotros y nuestros enemigos.

La orientación general para los revolucionarios proletarios es la de formar una alianza y quitarles el poder que retienen los miembros del Partido con autoridad que han tomado la vía capitalista. Todos los camaradas revolucionarios deberán proceder de acuerdo con esta orientación general y atenerse a ella al considerar y manejar todos los asuntos. De no hacerlo así, tomarán el camino equivocado, que puede conducidos al lado opuesto.
Sigue leyendo

Discurso del jefe de la delegación china en las Naciones Unidas (1971) (Documentos sobre la GRCP)

004hzbjVzy6IFj33PmC3e&690

 

Como es sabido por todos, China es uno de los miembros fundadores de las Naciones Unidas.

En 1949 el pueblo chino derrocó el régimen reaccionario de la camarilla de Chiang Kai-shek y estableció la República Popular China.

Desde entonces, los derechos legítimos de China en las Naciones Unidas deberían haber pasado como cosa natural a la República Popular China.

Fue sólo debido a la obstrucción del gobierno de los Estados Unidos que los legítimos derechos de la República Popular China en las Naciones Unidas fueron arrebatados durante largo tiempo y que la camarilla de Chiang Kai-shek, desde hace mucho tiempo repudiada por el pueblo chino, pudo usurpar el puesto legítimo de China en las Naciones Unidas. Esta fue una grosera interferencia en los asuntos internos de China, así como una premeditada violación de la carta de las Naciones Unidas. Ahora ha sido finalmente corregido tan injustificables estado de cosas…

Han transcurrido 26 años desde la fundación de las Naciones Unidas. 26 años son un abrir y cerrar de ojos en la historia de la humanidad. Sin embargo, durante este período han tenido lugar profundos cambios en la situación mundial. Cuando se fundaron las Naciones Unidas había 51 Estados miembros y ahora el número de miembros se ha elevado a 131. De los 80 miembros que ingresaron posteriormente, la abrumadora mayoría son países que alcanzaron la independencia después de la Segunda Guerra Mundial.

En los últimos 20 años y tanto, los pueblos de Asia, Africa y América Latina han librado decididas luchas para conquistar y salvaguardar la independencia nacional y oponerse a la agresión y la opresión extranjeras.

También en Europa, Norteamérica y Oceanía están surgiendo movimientos de masas y corrientes sociales a favor del cambio del actual estado de cosas.

Un creciente número de países medianos y pequeños se están uniendo para oponerse a las políticas de hegemonía y poder practicadas por una o dos superpotencias y para combatir por el derecho a resolver sus propios asuntos como países independientes y soberanos, y por un status de igualdad en las relaciones internacionales.
Sigue leyendo

“La verdad sobre la Revolución Cultural”. Un artículo del “Grupo Stalin”. (1968) (Documentos sobre la GRCP)

20101117073253617

 

El “Grupo Stalin”, una organización revolucionaria en la Unión Soviética que se opone a la camarilla de revisionistas jruschovistas, ha distribuido recientemente un artículo en el cual elogia con gran entusiasmo la gran revolución cultural proletaria china, iniciada y dirigida personalmente por el Presidente Mao, y condena severamente a la camarilla de renegados revisionistas soviéticos por realizar la restauración del capitalismo en la Unión Soviética y calumniar vilmente la gran revolución cultural proletaria china.

El artículo, titulado “La verdad sobre la Revolución Cultural”, ha dado expresión del heroísmo del proletariado soviético y su decisión de llevar a cabo la revolución proletaria. El artículo dice:

La época de la dictadura del proletariado es una época de tenaz y aguda lucha de clases, de lucha entre los dos caminos: el camino del proletariado y el del capitalismo. La restauración y la lucha contra ella constituye el contenido fundamental de la lucha de clases a largo de todo el período histórico de la dictadura del proletariado, del período de transición del capitalismo al comunismo“.

El artículo señala que en un país socialista existen tres vías para la restauración del capitalismo:

Primero, hasta la victoria del socialismo es todavía posible que las clases explotadoras derrocadas, pero no liquidadas, retornen al poder.

Segundo, la restauración puede producirse como resultado de una agresión imperialista.

Tercero, por la vía de la evolución pacífica.

Luchar contra las dos primeras vías de restauración es mucho más fácil porque en ambos casos tenemos ante nosotros al enemigo plenamente identificado y claramente visible y sabemos con precisión hacia dónde dirigir nuestro golpe. Otra cosa es la evolución pacífica. Este es el camino más peligroso y pérfido.

¿Por qué la evolución pacífica es especialmente peligrosa para la clase obrera y todos los trabajadores? Primero, porque tenemos que enfrentarnos a un enemígo disfrazado, enemigo que se encuentra en nuestras filas, que se encubre con nuestras consignas, y que, por consiguiente, es sumamente difícil de descubrir. Segundo, porque se subestima, por regla general, la amenaza de la evolución pacífica.

La evolución pacífica significa el cambio gradual del carácter y de la esencia del estado socialista y del Partido Comunista, como resultado de la degeneración de la dirección del partido y del estado. El resultado final de la evolución pacífica es la restauración del capitalismo“.
Sigue leyendo

¿Qué significa la Gran Revolución Cultural Proletaria?

Grcproletaria

 

Robinson Rojas resume, en 6 puntos, lo que significa la Gran Revolución Cultural Proletaria:

1) En términos políticos, significa arrebatarles el poder a aquellos dirigentes comunistas y técnicos que se han “aburguesado”; es decir, en una frase chilena, a aquellos dirigentes comunistas y técnicos que le han tomado gusto al poder, y se quieren quedar allí, cumpliendo una especie de destino “de dirigentes”, aunque para ello tengan que renunciar a los planteamientos teóricos y morales de la revolución. Es decir, dejar de ser comunistas. Esta gente es la que ha formado un germen de costra dirigente en China, del mismo modo como se formó en Yugoslavia y en la Unión Soviética, que constituye, en términos de estructura económico-social, una “nueva clase”. Una nueva clase burócrata y tecnócrata que va olvidando los términos del juego revolucionario, y se encuentra, de improviso, con que está conspirando para continuar como clase dirigente, disfrutando del trabajo del pueblo al cual gobierna; en este caso, el pueblo chino.

2) En términos ideológicos, la revolución cultural es un intento de resolver en la práctica el problema que se les ha presentado a todos los países socialistas: la aparición de una nueva clase burócrata y tecnócrata. Los chinos intentan resolver el problema de eliminarla y de crear “sucesores” revolucionarios, que queden al margen de caer en el mismo círculo vicioso del “aburguesamiento”. Concurren factores muy variados para este fenómeno, como el hábito de siglos, la diferencia de salarios, la obligación de utilizar a la burguesía anterior, de intelectuales e industriales, para el desarrollo económico del país, y los factores de presión externa (en este caso el cerco militar norteamericano y soviético). Todo esto va gestando un proceso de creación de un tipo de dirigente corrompido, que acude al soborno y al engaño para mantenerse en su nivel o escalar mejores posiciones. (Es el caso de los actuales dirigentes soviéticos y de la camarilla china que pretendía un golpe de estado). Fundamental para combatir esto es la sublimación de los valores morales de la revolución.

3) Como este proceso es continuo y paralelo al desarrollo económico del pais, los chinos plantean la necesidad de una revolución que no se detiene con el acceso al poder del Partido Comunista, porque las clases siguen existiendo después. La necesidad de educar políticamente a las masas para, llegado el momento, insurreccionarlas en la ciudad y el campo, para dislocar esta nueva clase, y romper los diques creados por ella para impedir la corriente de poder de abajo hacia arriba, que es la clave teórica del sistema comunista futuro, generando así un cauce sin escollos para la ocurrencia de la línea de masas. Es decir, de la democracia real y efectiva.
Sigue leyendo

Rasgos particulares del Ejército Popular de Liberación (Documentos sobre la GRCP)

001EyBylty6NlZNM8QJ95&690

 

Para comprender el papel del EPL en la Revolución Cultural es necesario precisar algunas de sus características. También hay que tener cuidado con los relatos fantasiosos de los acontecimientos de febrero de 1967 aparecidos en los diarios occidentales. Después de pintar con toda exageración el cuadro semiapocalíptico de un país camino al caos, donde las fábricas casi habían cerrado sus puertas mientras los obreros querellaban o viajaban en ferrocarril, presentaron la intervención del ejército como la de capataces venidos para obligar a los huelguistas a que volviesen a tomar sus herramientas. Es de notar que en Francia el periódico “comunista” L’Humanité se distinguió particularmente en este respecto.

Una característica del ejército chino es que es el único que admite explícitamente la primacía de lo político sobre lo militar. La primacía del hombre sobre lo material y de la ideología sobre la técnica son los principios fundamentales que dirigen su acción. Aquí no puedo entrar en detalles sobre la  sigficación de estos principios, su aplicación y su alcance: basta recordar que los soldados del EPL son militantes políticos tanto como hombres armados encargados de defender las fronteras chinas. Los soldados del EPL son formados para desempeñar un papel político en la sociedad, y este papel no es secundario a sus tareas militares sino que es considerado igualmente importante. La intervención del EPL en la Revolución Cultural, en lo esencial, ha correspondido al ejercicio de su papel político. ¿Cómo comprender éste si se lo representa con los rasgos de una soldadesca que se entrega a la represión?

Al contrario, es un triunfo del régimen comunista chino el haber podido edificar un ejército que goza de gran confianza y prestigio entre la población cuando se conoce hasta qué punto los excesos seculares de los feudales de todo tipo y las innumerables exacciones de los diversos clanes militaristas que asolararon a China hasta 1949 habían hecho odiar hasta la palabra misma de soldado. Los comunistas chinos no pudieron triunfar más que manteniendo en su ejército un estilo de vida sencillo y de trabajo desinteresado, haciendo desempeñar a sus militares un papel social muy desarrollado y estableciendo relaciones de critica y autocrítica, tanto entre los cuadros del ejército y las tropas como entre el ejército y la población.
Sigue leyendo

Unas Olimpiadas contra el pueblo

 

 

La Red de Blogs Comunistas quiere denunciar la celebración de las Olimpiadas de Río como violencia contra el pueblo brasileño, así cómo fueron también los megaeventos realizados en los últimos años en Brasil que, como el “negocio” olímpico, han supuesto una escalada en la violencia del estado contra el pueblo, en base a las siguientes consideraciones:

1) De hecho, las Olimpiadas tienen hoy día poco que ver con el deporte, siendo una oportunidad para el enriquecimiento de los capitalistas locales y, sobre todo, de las multinacionales, sin que el bienestar de las masas ni el beneficio generado llegue al pueblo, a trabajadores y campesinos.

2) Por ejemplo, un total de casi 77.206 personas, entre el año 2009, cuando Río de Janeiro fue escogido como sede de las Olimpiadas, y el 2015, de acuerdo con el informe elaborado por el Comité Popular Río – Copa y Olimpiadas, un colectivo que reúne a sindicatos, organizaciones no gubernamentales, investigadores, estudiantes, afectados por las intervenciones de la Copa y los Juegos Olímpicos.

3) Entre enero y julio de 2015, 408 personas fueron asesinadas por la Policía Militar de Río de Janeiro en incidentes registrados como “autos de resistencia” (lo que intenta aparentar una legítima defensa del policía), lo que significa un aumento del 18,6% en relación al mismo período de 2014.

4) El estado de Río de Janeiro atraviesa una gravísima crisis económica, y después de que el gobierno fluminense decretara el “estado de calamidad pública” por falencias financiera, se negoció la concesión de un crédito de 870 millones de dólares, autorizado por el presidente interino Michel Temer el último miércoles (29), destinado a la Seguridad Pública (“seguridad pública” es el eufemismo utilizado para hablar de represión y control de las protestas populares).
Sigue leyendo

La Revolución Cultural llega hasta las fábricas (Documentos sobre la GRCP)

6631290966564261615

 

Al invitar a los obreros a imitar a los guardias rojos y a lanzarse a la impugnación de sus cuadros, las autoridades centrales ccorrían un riesgo: el de afectar a la producción. Las fábricas no podían pararse como se habían suspendido las clases. Inclusive, hay que señalar que las primeras visitas de los guardias rojos a las fábricas trajeron consigo un cierto desorden: los guardias rojos llegaban a cualquier hora, entraban en los talleres, lanzaban proclamas y volantes y organizaban mítines improvisados allí mismo.

Cuando los primeros grupos de obreros se organizaron, también se lanzaron a ejercer la critica y elaboraron igualmente carteles manuscritos, celebraron reuniones de discusión que trastornaron un poco los planes de trabajo. Se vio entonces aparecer en la propaganda del Partido una consigna que se repetiría muy a menudo desde entonces: la libertad de reunión y de asociación de masas. Este tema se concretó aún más en una consigna especílica tomada de la Declaración en dieciséis puntos, en la que ya se había previsto el problema: “Hacer la revolución y estimular la producción“. Esta cuestión fue abordada posteriormente por Chou En-lai durante la 3ª asamblea de los guardias rojos, el 15 de septiembre de 1966. (“Pekín Informa“, nº39, 26 de septiembre de 1966.)

A partir de ese momento, las autoridades dirigentes de la Revolución Cultural harían diversas recomendaciones a los guardias rojos y a los nacientes grupos obreros para orientar sus actividades y su organización.

La primera recomendación fue la de respetar en las fábricas las medidas que fueron adoptadas como consecuencia del movimiento de los “cuatro saneamientos”, parte integrante del Movimiento de Educación Socialista. La finalidad esencial de estas medidas era la conservación y mantenimiento del material, la organización de los equipos de producción y su funcionamiento, así como el mantenimiento de las reservas, de los aprovisionamientos y las ventas.

La segunda recomendación fue la de hacer la revolución en los propios centros de trabajo. De ella se desprendía que los guardias rojos y los obreros deberían establecer sus contactos políticos fuera de las fábricas y fuera de las horas de trabajo. La tercera recomendación, que resultaba de la precedente fue la de no trasladarse a otras unidades de producción y organizarse en función de las subdivisiones administrativas utilizadas para la repartición del trabajo. Dicho de otra manera, los obreros de un taller criticaban a los cuadros de su taller y no a los de los talleres vecinos, de los que no conocían a fondo los problemas. Por el contrario, en cuanto a la critica de cuadros de niveles superiores, en la escala de la dirección, el conjunto del personal conservaba el derecho de critica.
Sigue leyendo

Sobre la reforma de los exámenes de admisión a los centros de enseñanza superior (Documentos sobre la GRCP)

Unirse para denunciar y criticar la autopromoción de Liu Shao-chi como miembro del PC

 

El oleaje de la Revolución Cultural produjo un impacto inmediato en los estudiantes jóvenes. El 6 de junio de 1966, la cuarta clase del tercer grado del segundo ciclo de la Escuela Secundaria Femenina No. 1 de Pekín, en una carta enviada al Comité Central del Partido Comunista de China y al presidente Mao(*), proponía que el antiguo sistema de matriculación de estudiantes en las instituciones docentes superiores fuera abolido, debido a la naturaleza feudal del examen de admisión, que a las alumnas de esa clase les parecía podía ser fácilmente controlado por los elementos reaccionarios. También proponían que las graduadas de la escuela mediana de último año fueran entre los obreros, los campesinos y los soldados para identificarse más con las masas y obtener un “diploma ideológico” de la clase trabajadora proletaria. El ingreso en las instituciones de enseñanza superior debería basarse en la recomendación de los obreros, los campesinos y los soldados. En respuesta a esta petición, el Comité Central y el Consejo de Estado publicaron una noticia conjunta el 13 de junio en que anunciaban la toma de una decisión para abolir el antiguo sistema de exámenes de ingreso y de matriculación de los estudiantes en las instituciones de enseñanza superior, y posponían por medio año la matriculación de estudiantes nuevos en los colegios superiores y las universidades. Esta decisión animaba a los jóvenes graduados de escuelas secundarias de segundo ciclo a participar en las tareas de la producción en el campo y las fábricas.

El Comité Central del Partido Comunista de China y el Consejo de Estado dieron a conocer una nota el 13 de junio anunciando que, para asegurar que la revolución cultural se realice exitosamente hasta el fin, y para efectuar una reforma radical del sistema educacional, han decidido cambiar el antiguo sistema de exámenes de admisión de estudiantes a los centros de enseñanza superior y posponer este año, durante seis meses, la admisión de nuevos estudiantes a los institutos y universidades.
Sigue leyendo

La pedagogía impugnada (Documentos sobre la GRCP)

201306181157367146

 

La reorganización de la enseñanza se convirtió en un punto esencial de la Revolución Cultural. Se empezaron a escuchar en las escuelas numerosas críticas contra un sistema que no había rebasado, en lo sustancial, las fórmulas y métodos consagrados por la burguesía. Desde antes, el 12 de abril de ese mismo año (1966), se había celebrado en Tsinán una conferencia de cuadros de la enseñanza superior durante la cual se subrayó vigorosamente la necesidad de colocar en primer plano a la política. También en la calle se habían expresado numerosas críticas, así como en los establecimientos de enseñanza, contra el sistema de exámemenes, los programas escolares y los métodos utilizados. Los estudiantes declaraban que la enseñanza, tal como era practicada, estaba separada de la realidad; que los estudiantes estaban aislados de la vida del pueblo y no tenían contacto con la práctica política y científica ni con la producción; que los hijos de burgueses gozaban de ventajas respecto de los hijos de obreros y campesinos, que a menudo eran molestados o ignorados; que el sistema alentaba una emulación de tipo capitalista y una selección de estilo burgués, que favorecía el servilismo y el carrierismo y en realidad formaba nuevos letrados y no servidores del pueblo. En resumen, esta enseñanza aparecía ante sus ojos como extremadamente marcada por la vestigios del pasado. La necesidad de transformarla y renovarla completamente era imperiosa.

En una carta dirigida al Comité Central, reproducida en la prensa, los alumnos de enseñaran media exigieron asimismo que se transformase esa enseñanza que aumentaba la diferencia entre el trabajo manual y el trabajo intelectual, entre los obreros y los campesinos, la ciudad y el campo, lo que era contrario al socialismo, cuyo objetivo es reducir las desigualdades para hacer posible el paso de toda la sociedad al comunismo.

Otros alumnos de enseñanza media de la capital, en una carta en que daban apoyo a la precedente, acusaron al sistema pedagógico en vigor de colocar la política en segundo plano, de favorecer la formación de tecnócratas y, en consecuencia, propiciar la restauración del capitalismo. Evocando la necesidadad para el socialismo de formar intelectuales de tipo nuevo, ligados al pueblo, con conciencia proletaria, estos estudiantes declaraban en su carta: “Lo que nosotros destruimos no es sólo un sistema de exámenes, sino el yugo cultural que soporta desde hace miles de años el pueblo chino; destruimos el nido en que se criaron la aristocracia intelectual y las capas sociales con salarios elevados; destruimos el trampolín que conduce al revisionismo moderno“.
Sigue leyendo

La extensión de la Revolución Cultural (Documentos sobre la GRCP)

200842520163477146

 

Al invitar a la población a que expresara libremente sus opiniones acerca de la actividad de los cuadros de las ramas locales del Partido, los órganos centrales de la capital trataban de aclarar los abusos burocráticos por una parte y las actividades oposicionistas por la otra. Las organizaciones locales del Partido debían aceptar las críticas, hacer un balance de todas ellas, corregir sus erroers y al mismo tiempo identificar a los responsables y, de acuerdo con la naturaleza de su falta, destituirlos o invitarlos a rectificar su trabajo.

El movimiento de masas debería actuar como un revelador, al mostrar cuáles eran los cuadros a los que la población otorgaba su confianza y cuáles los que rechazaba. Mao Tse-tung sabía bien, después de lo ocurrido durante el Movimiento de Educación Socialista y durante el episodio de los grupos de trabajo, que la oposición presente en las filas del Partido se esforzaría por frenar o limitar la libertad de crítica proveniente del exterior del Partido. También sabía que las tendencias burocráticas y rutinarias actuarían en el mismo sentido. El movimiento de masas podía hacer aparecer estos dos factores, y éste era precisamente el propósito que se buscaba. Después habría que tratar por separado y sin confundirlas las manifestaciones del simple burocratismo y las de la oposición política.

Nunca es sencillo el trabajo de movilizar a toda una población para comprometerla en actividades políticas.

Es preciso explicarle lo que se espera de ella, suscitar el surgimiento de sus iniciativas, encontrar militantes que la guíen. Todo esto era aún más complicado en China, debido a la pesadez del aparato del Partido y a la presencia de opositores en las filas de la organización. Evidentemente con el propósito de evitar esta dificultad y acelerar el proceso deseado la juventud estudiantil y universitaria había sido organizada y lanzada a lo largo del país para que realizara los cambios revolucionarios. Se confiaba en su espontaneidad y en su espíritu de impugnación, y el tiempo demostró la justeza de estas previsiones.
Sigue leyendo